x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

0,867
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Index Medicus/Medline IBECS, IME, SCOPUS, Science Citation Index Expanded, Journal Citations Report, Embase/Excerpta, Medica

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Bacteriemia por Salmonella no typhi en niños: revisión de 11 años

Non-typhi Salmonella bacteremia in children: An 11-year review

R Díez Dorado a, A Tagarro García a, F Baquero-Artigao a, MªJ García-Miguel a, MªJ Uría González b, P Peña García b, F del Castillo Martín a

a Servicios de Enfermedades Infecciosas. Hospital Infantil La Paz. Madrid. España.
b Servicios de Microbiología. Hospital Infantil La Paz. Madrid. España.

Palabras Clave

Bacteriemia. Salmonella no typhi. Complicaciones. Niños.

Keywords

Bacteremia. Non-typhi Salmonella. Complications. Children.

Resumen

Objetivos: Revisar los aspectos clínicos y bacteriológicos de los pacientes pediátricos con bacteriemia por Salmonella no typhi (SNT). Métodos: Se revisaron las historias clínicas de niños menores de 14 años con hemocultivo positivo para SNT en un hospital de referencia de Madrid durante los últimos 11 años. Resultados: Se diagnosticaron un total de 29 casos de bacteriemia por SNT y fueron analizados 27 de ellos. La edad media fue de 11,1 meses (rango de 3 días a 11 años); 46 % eran menores de un año. Once niños (41 %) tenían una enfermedad de base. Éstas incluían 7 inmunodeficiencias (3 pacientes oncológicos, uno con déficit de IgA-IgG2, uno con enfermedad granulomatosa crónica, uno con infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y uno con lupus eritematoso sistémico en tratamiento con corticoides), tres enfermedades hepáticas y una encefalopatía hipóxico-isquémica. Las manifestaciones clínicas en la primera visita fueron: fiebre superior a 39 °C (86 %), diarrea (66 %), y vómitos (37 %). Dos pacientes presentaron bacteriemia oculta. Tres niños (11 %) requirieron cuidados intensivos por sepsis grave. Cinco pacientes presentaron infecciones extraintestinales focales: 2 artritis, 1 osteomielitis, 1 infección del tracto urinario y 1 neumonía. Ninguno de los niños presentó meningitis o falleció como consecuencia de la infección por Salmonella. Los serogrupos más frecuentemente aislados fueron Salmonella D9 y B4-5 (38 % cada una). Once cepas (38 %) fueron resistentes a amoxicilina y 5 (17 %) resistentes a cotrimoxazol. Sólo un paciente desarrolló bacteriemia persistente. Todos los niños se recuperaron completamente sin complicaciones. Conclusiones: La bacteriemia por SNT es una entidad infrecuente pero debe ser considerada en lactantes y niños inmunocomprometidos. Aunque pueden existir complicaciones focales, estos niños suelen recuperarse completamente con tratamiento antimicrobiano apropiado.

Artículo

Introducción

La presentación clínica habitual de la infección por Salmonella no typhi (SNT) es un cuadro autolimitado de gastroenteritis aguda (GEA). La bacteriemia por SNT puede aparecer en el contexto de la GEA, o bien manifestarse como fiebre sin foco infeccioso aparente, hablándose en este caso de bacteriemia oculta. A su vez, la bacteriemia por SNT puede persistir y causar complicaciones focales como osteomielitis, meningitis, artritis o neumonía. Estas complicaciones se producen con mayor frecuencia en pacientes inmunodeprimidos, niños menores de 3 meses y en aquellos con enfermedades crónicas1.

Se presenta una revisión retrospectiva de las características clínicas y bacteriológicas de 29 niños con bacteriemia por SNT ingresados en nuestro hospital durante un período de 11 años (1991-2002), con los objetivos de identificar las características clínicas y las complicaciones de los pacientes ingresados por bacteriemia por SNT en nuestro hospital, así como los factores de riesgo asociados a su desarrollo, y analizar las características microbiológicas de los aislamientos de SNT productora de bacteriemia en nuestro medio.

Material y métodos

Se analizaron de forma retrospectiva las historias clínicas de los pacientes hospitalizados o atendidos en el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario La Paz de Madrid con el diagnóstico de bacteriemia por SNT, desde el 1 de enero de 1992 hasta el 31 de diciembre de 2002. Este hospital es un centro de referencia que cubre una población de alrededor de un millón de niños.

El criterio de inclusión fue la presencia de bacteriemia por SNT, definida como uno o más hemocultivos positivos para SNT. Los hemocultivos y coprocultivos fueron obtenidos y procesados en los laboratorios de dicho servicio. La muestras de sangre se cultivaron en frascos pediátricos del sistema ESP® (Trek, Diagnostic Systems, Inc). Las heces se cultivaron en medio de Salmonella-Shigella (Difco) y caldo selenito (Tec Lían, S.A.). Para la identificación y sensibilidad, siguiendo las normas de National Committee for Clinical Laboratory Standards (NCCLS), se utilizó el sistema Wider® (Soria Melguizo). El serotipado se hizo con antisueros de Salmonella Difco.

Se definió como complicación la presencia de bacteriemia persistente (hallazgo de un segundo hemocultivo positivo para SNT), infección focal (osteomielitis, artritis, meningitis, infección del tracto urinario o neumonía) o shock séptico con necesidad de soporte intensivo en unidad de cuidados intensivos (UCI). No se consideró complicación la persistencia de diarrea o la presencia de otitis media aguda, sinusitis o faringoamigdalitis. Se consideró bacteriemia oculta aquel cuadro que cursó exclusivamente como fiebre sin foco aparente, y que presentó hemocultivo positivo para SNT.

Se diseñó una base de datos con soporte informático (Microsoft Access®) con los siguientes datos de cada paciente: edad, sexo, inmunodepresión o enfermedad de base, signos y síntomas principales, duración de los síntomas, duración del ingreso, datos de laboratorio, incluyendo serotipos, tratamiento antibiótico, antibiogramas, presencia de complicaciones y época del año.

Para el tratamiento de datos se utilizó el programa informático estadístico Sigma Stat 2.0®, y para la comparación entre los grupos se utilizó el test exacto t de Fischer.

Resultados

Presentaron bacteriemia por SNT un total de 29 pacientes. No se pudieron obtener los datos clínicos y de laboratorio de dos de ellos, por lo que queda un total de 27 niños para el análisis.

De los pacientes que pudieron ser analizados, 14 eran varones (52 %). La media de edad fue de 11,1 meses (rango, 3 días-11 años). Trece niños (48 %) eran menores de un año, de los cuales tres (23 %) eran menores de 3 meses.

Se encontraron entre 1-7 casos por año (fig. 1). El año con más casos (7) fue el año 2000. No se hallaron indicios de epidemia intrahospitalaria. En cuanto a la distribución anual, el 38 % de los casos ocurrió en verano, el 31 % en invierno, el 20,6 % en primavera y el 10,3 % en otoño. No se registró en ningún caso la presencia de tortugas o iguanas en las casas de los pacientes.

Figura 1. Casos registrados por año de bacteriemia por Salmonella no typhi .

Once pacientes (41 %) tenían una enfermedad de base. Siete niños (26 %) presentaban algún tipo de inmunodepresión (2 leucemias agudas linfoides CALLA + , un tumor hepático maligno, uno con déficit de IgA-IgG2, una enfermedad granulomatosa crónica, una infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y una infección por lupus eritematoso sistémico en tratamiento con corticoides). El resto de enfermedades observadas fueron un déficit de sacarasa- isomaltasa con hipertensión portal, una encefalopatía hipoxicoisquémica, una enfermedad de Byler y una hepatitis C.

Los motivos de ingreso fueron: 18 gastroenteritis febriles con afectación del estado general, dos por bacteriemia oculta y una por osteomielitis. Seis niños inmunodeprimidos presentaron fiebre y hemocultivo positivo, mientras estaban ingresados por otras razones. La duración media del ingreso fue de 9 días.

Los hallazgos clínicos obtenidos se resumen en la tabla 1. Las formas de presentación más frecuentes fueron fiebre (en el 86 % > 39 °C), diarrea y vómitos. La leucocitosis ( > 14.000 leucocitos/μ l) fue un hallazgo infrecuente (7 %). La cifra media de leucocitos fue 8.616/μ l, y la de neutrófilos 4.517/μ l.

Dos niños (7 %) tuvieron bacteriemia oculta, definida como la presencia de una bacteria en sangre sin sintomatología de sepsis y sin evidencia de foco infeccioso. Cinco pacientes con edades entre 2 meses y 2,6 años presentaron fiebre sin síntomas asociados, pero con aspecto séptico.

Dieciséis pacientes presentaron coprocultivo positivo para Salmonella aislada en sangre. La bacteriemia sin síntomas asociados se produjo principalmente (hasta el 70 %) en enfermos crónicos, mientras que la bacteriemia asociada a gastroenteritis fue más frecuente en niños sin enfermedad de base (82 %) (p = 0,015). Sólo un paciente presentó bacteriemia persistente (3,7 %).

Se observaron complicaciones en 6 pacientes (22 %), tres inmunodeprimidos (42 % de los inmunodeprimidos) y tres inmunocompetentes (17 % de los inmunocompetentes) (tabla 2). Dos niños presentaron más de una complicación. Las complicaciones focales observadas fueron: dos artritis (7 %), una osteomielitis, una infección del tracto urinario y una neumonía (4 % cada una). Tres pacientes (11 %) necesitaron ingreso en UCI por sepsis grave. Ningún paciente falleció por bacteriemia o sus complicaciones, aunque dos murieron durante el seguimiento por progresión de su enfermedad de base (leucemia linfoblástica aguda e infección por VIH con progresión a sida) 4 meses y 2 años después de las bacteriemias.

Los serotipos más frecuentemente aislados fueron Salmonella B4-5 y D9, con 11 aislamientos (38 %) cada uno, y Salmonella C1-6, con seis (20 %).

El total de resistencias a amoxicilina fue del 38 %, mientras que un 17 % de los gérmenes fueron resistentes a cotrimoxazol. Hay que señalar también la presencia de una cepa (C1-6) resistente a cefalosporinas de tercera generación y dos cepas (B4-5) con resistencia intermedia a amoxicilina-ácido clavulánico. El serotipo más resistente ha resultado ser el B4-5, con un 72 % de resistencias a amoxicilina y un 36 % de resistencias al cotrimoxazol (fig. 2). En la tabla 3 se exponen los antibióticos utilizados en los antibiogramas y el porcentaje de resistencias de cada uno.

Figura 2. Resistencias a los distintos antimicrobianos.

El 63 % de los niños fueron tratados con antibióticos intravenosos durante su ingreso, principalmente cefalosporinas de tercera generación y amoxicilina-ácido clavulánico. Siete pacientes recibieron tratamiento exclusivamente por vía oral dada su buena evolución clínica, y 3 pacientes negativizaron el hemocultivo sin tratamiento antibiótico. El 26 % de los niños tomaron algún tratamiento antibiótico antes del hemocultivo, siempre por vía oral: cotrimoxazol (3), amoxicilina (2) y amoxicilina-ácido clavulánico (2).

Discusión

La SNT es la tercera causa de GEA infantil después del rotavirus y Campylobacter jejunii 2, y la primera causa de GEA bacteriana que precisa hospitalización. La puerta de entrada de la bacteriemia por SNT es una GEA en la mayoría de los niños3-5. En nuestro estudio llama la atención que poco más de la mitad de los pacientes tenían asociada una GEA con coprocultivo positivo. También es interesante el alto porcentaje de casos con bacteriemia sin sintomatología digestiva en pacientes con enfermedades crónicas.

Esto puede explicarse por la práctica habitual de toma de hemocultivos en el paciente inmunodeprimido febril, en contraste con la escasez de hemocultivos tomados en el niño sano con GEA que precisa hospitalización. En series de GEA bacteriana con práctica sistemática de hemocultivo, la frecuencia de bacteriemia oscila entre el 6 y el 15 %5,6.

Otro dato que llama la atención es que, aunque las complicaciones extraintestinales se presentaron con más frecuencia en pacientes con inmunodepresión (3 de 7 casos, el 42 %), hubo también 3 casos en inmunocompetentes (3 de 20 casos, el 15 %). Si bien los inmunodeficientes suelen desarrollar más complicaciones focales (36 %)7, las complicaciones en el curso de una bacteriemia también aparecen en niños sanos (2,5 %)8, sobre todo en menores de 3 meses (8 %)9.

Las complicaciones focales descritas con más frecuencia son la osteomielitis, la artritis, la meningitis y la neumonía1,3,9. Como ocurre habitualmente, encontramos una mayor frecuencia de focos osteoarticulares (10 %). Es destacable que no se diagnosticara ninguna meningitis por SNT, y que sólo un niño presentó bacteriemia persistente. Esto puede explicarse porque la meningitis suele darse en menores de 3 meses1,7, que en nuestra serie representa apenas el 11 % de la población estudiada, y porque no en todos los pacientes se realizó hemocultivo de control dada la buena evolución clínica con la antibioticoterapia. La única bacteriemia persistente apareció en un niño que había recibido tratamiento antibiótico con cotrimoxazol, antimicrobiano al que era resistente la cepa aislada en su hemocultivo.

No se halló relación entre el desarrollo de complicaciones y la edad, el serotipo, el tratamiento antibiótico o las características microbiológicas, seguramente por el pequeño tamaño muestral.

En cuanto a la microbiología, encontramos que los serotipos B4-5 y D9 son los más prevalentes, de forma similar a las otras series mencionadas. Señalamos de forma especial el elevado porcentaje de resistencia a la amoxicilina (35 %), al cotrimoxazol (17 %), considerado el tratamiento de elección, y la presencia de una cepa resistente a cefalosporinas de tercera generación, considerado el tratamiento alternativo. Estos índices de resistencia podrían relacionarse con la frecuente toma de antibióticos previa al aislamiento de Salmonella en sangre (26 %). Los antibióticos a los que se encontró menores resistencias fueron amoxicilina-ácido clavulánico, cefuroxima, piperacilina-tazobactam y ampicilina-sulbactam (tabla 3). En los niños ingresados, los tratamientos empíricos más utilizados inicialmente fueron las cefalosporinas de tercera generación y la amoxicilina-ácido clavulánico.

Uno de los niños negativizó su hemocultivo tras ser tratado con amoxicilina por vía oral, fármaco al que resultó ser resistente su Salmonella , y tres más sin recibir antibioticoterapia, lo cual indica que algunas bacteriemias se pueden resolver de forma espontánea, sobre todo en niños inmunocompetentes.

Bibliografía

1.Meadow WL, Scheider H, Bemm MO. Salmonella enteritidis bacteremia in childhood. CITA
Medline
2.Baquero-Artigao F, Borque C, Ladrón de Guevara C, Del Castillo F, García Miguel M-J, De José Gómez MI. Etiología de la gastroenteritis aguda en niños hospitalizados menores de 5 años. CITA
3.Shimoni Z, Pitlik S, Leibovici L, et al. Nontyphoid Salmonella bacteremia: Age-related differences in clinical presentation, bacteriology and outcome. CITA
4.Lee SC, Yang PH, Shieh WB, Larssere R. Bacteremia due to non typhi Salmonella: Analysis of 64 cases and review. CITA
5.Torrey S, Fleisher G, Jaffe D. Incidence of Salmonella bacteremia in infants with Salmonella gastroenteritis. CITA
Medline
6.Katz B, Shapiro ED. Predictors of persistently positive blood cultures in children with occult Salmonella bacteremia. CITA
7.Zaidi E, Bachur R, Harper M. Non-typhi Salmonella bacteremia in children. CITA
Medline
8.Harper MB, Bachur R, et al. Effect of antibiotic therapy on the outcome of outpatiens with unsuspected bacteremia. CITA
Medline
9.Schutze GE, Schutze SE, Kirby RS. Extraintestinal salmonellosis in a children's hospital. CITA
Medline