x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

0,867
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Index Medicus/Medline IBECS, IME, SCOPUS, Science Citation Index Expanded, Journal Citations Report, Embase/Excerpta, Medica

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Eritema discrómico perstans

Erythema dyschromicum perstans

J Guerrero-Fernández a, J Guerrero Vázquez b, F Russo de la Torre c, M Linares Barrios c

a Clínica infantil La Paz. Madrid.
b Servicios de Pediatría. Algeciras. Hospital Punta de Europa. Instituto Social de la Marina. Servicio de Dermatología. Cádiz. España.
c Servicios de Dermatología. Algeciras. Hospital Punta de Europa. Instituto Social de la Marina. Servicio de Dermatología. Cádiz. España.

Artículo

Sr. Editor:

El eritema discrómico perstans o dermatosis cenicienta es un trastorno pigmentario de la piel de naturaleza adquirida y evolución crónica, que se caracteriza por la existencia de múltiples máculas de coloración azul-grisácea localizadas en tronco, cuello, cara y extremidades. Estas lesiones, que a veces muestran un borde activo algo eritematoso, son asintomáticas o mínimamente pruriginosas1,2. Considerada inicialmente propia de la población hispanoamericana, se ha descrito después en personas de muy diferentes orígenes raciales3. Estimando de interés su conocimiento, se describe un caso de una enfermedad probablemente infradiagnosticada4.

 

Se trata de una niña de 10 años de edad, de raza blanca, que, desde hace un año, presenta elementos maculares azul-grisáceos iniciados en la frente pero de localización preferentemente truncal en la actualidad. No se asocian a sintomatología alguna. Antecedentes familiares y personales sin interés, no existiendo evidencia de exposición a circunstancias ambientales o ingestión de sustancias de riesgo relacionables con el trastorno.

Exploración física: buen estado general, desarrollo normal, múltiples manchas azuladas, generalmente menores de 5 mm, localizadas preferentemente en el tronco con distribución en "árbol de Navidad" (fig. 1); alcanzan el cuello y son más tenues en la cara y la frente. Se observan algunos elementos en las extremidades. Las áreas palmoplantares y las mucosas se encuentran respetadas.

Figura 1. Máculas azuladas y grisáceas ocupando toda la espalda y dispuestas en "árbol de Navidad".

Exámenes complementarios: hemograma; bioquímica sérica; inmunoglobulinas; ferrocinética y estudio endocrinológico (TSH basal, T3 libre, T4 libre; cortisol basal, ACTH basal, prolactina basal), normales; ANA y anti-ADN (negativos); serología frente a virus de hepatitis A, B, C y VIH, negativos; parasitológico de heces, negativo; sistemático de orina, radiografías de tórax y ecografía abdominopélvica, normales; pruebas epicutáneas de contacto, negativas. Biopsia cutánea: acumulaciones de melanófagos en la dermis compatibles con la fase tardía del eritema discrómico perstans .

 

La entidad fue descrita en 1957 por Ramírez en El Salvador entre sujetos que presentaban lesiones maculares de la apariencia descrita a los que denominaban "cenicientos", de ahí la denominación dermatosis cenicienta. El término de eritema discrómico perstans fue acuñado posteriormente4. Su etiología es desconocida, considerándose que un contaminante ambiental, actuando por contacto, inhalación o ingestión, puede provocarlo en individuos predispuestos5. Unos autores lo asimilan al liquen plano6; otros lo relacionan con situaciones de minusvalía inmunológica, como la infección por VIH7,8; algunos, por último, consideran que probablemente sólo representa el estadio postinflamatorio de varias dermopatías, entre ellas el liquen plano3.

La edad de comienzo es variable. Puede presentarse en cualquier momento a partir de los 5 años (generalmente entre la primera y tercera década) y no parece existir diferencias en sexo2,3. Las lesiones iniciales son máculas eritematosas enmarcadas o no, por un tenue borde elevado, y suelen ser asintomáticas o mínimamente pruriginosas2,3. La morfología es redondeada, oval o, a veces, policíclicas. Conforme evolucionan, el borde suele desvanecerse y la coloración se hace grisácea o azulada. El tronco y las zonas proximales de la extremidades se ven generalmente afectadas, pero no es raro que alcancen el cuello, la cara o, incluso, zonas más distales. Las áreas palmoplantares, las uñas, el cuero cabelludo y las mucosas suelen mostrarse indemnes2,6,8. Se han descrito formas segmentarias o asimétricas2. Característicamente asintomáticas, no se asocian a repercusión sistémica ni se les conoce relación con manifestaciones internas3.

Su relación con otras enfermedades y el diagnóstico diferencial que plantea son extensos1,3 pero todas las entidades a considerar pueden descartarse mediante valoraciones clínicas apropiadas, analíticas o anatomopatológicas1. Las alteraciones histológicas no son específicas2,3 e incluyen vacuolización de la capa basal, edema de las papilas dérmicas, ligero infiltrado linfohistiocitario y melanina en los macrófagos dérmicos. Este último fenómeno justifica la coloración azul-grisácea de las lesiones. En fases tardías de la enfermedad la única anomalía puede ser la agregación de melanófagos9, tal y como hemos observado en nuestro paciente.

Respecto al pronóstico, en casi todos los casos de eritema discrómico perstans la pigmentación es permanente, aunque puede producirse una ligera atenuación a lo largo de muchos meses3.

Numerosos tratamientos, incluyendo esteroides tópicos y sistémicos y cremas blanqueadoras, se han ensayado con resultados decepcionantes. Esto no debe sorprender, ya que la causa de la coloración anómala es la melanina contenida en los macrófagos dérmicos, que resiste las estrategias antiinflamatorias o despigmentantes3. En la actualidad, son motivo de estudio los efectos inmunomoduladores de fármacos como la clofazimina10, los antivirales (interferón a y ribavirina)6 y, sobre todo, la dapsona1.

 

Correspondencia: Dr. J. Guerrero-Fernández. Isla Paragua, 19, 1.º B. 28034 Madrid. España. Correo electrónico: jguerrerof@yahoo.es

Bibliografía

1. Kontochristopoulos G, Stavropoulos F, Panteleos D, Aroni K. Erythema dyschromicum perstans: Response to dapsone therapy. CITA
Articulo
2. Osswald SS, Proffer LH, Sartori CR. Erythema dyschromicum perstans: A case report and review. CITA
Medline
3. Levine N. Ashy Dermatosis. En: Schachner LA, Hansen RC, editors. Pediatric Dermatology. New York: Churchill Livingstone CITA
4. Convit J, Kerdel-Vegas F, Rodríguez G. Erythema dyschromicum perstans: A hitherto undescribed skin disease. CITA
5. Pinkus H. Lichenoid tissue reactions: A speculative review of the clinical spectrum of epidermal basal cell damage with special reference to erythema dyschromicum perstans. CITA
Medline
Articulo
6. Kontochristopoulos GJ, Aroni G, Anagnostopoulos G, Nakapoulou L, Tassopoulos NC. Erythema dyschromicum perstans and hepatitis C virus infection. CITA
Medline
Articulo
7. Venencie PY, Foldes C, Laurian Y, Lemarchand-Venencie F, Lemay D, Verroust F. Erythema dyschromicum perstans following human immunodeficiency virus seroconversion in a child with hemophilia B [carta]. CITA
Medline
Articulo
8. Nelson MR, Lawrence MR, Staughton RC.D, Gazzaerd BG. Erythema dyschromicum perstans in an HIV antibody-positive man. CITA
Medline
9. Toussaint S, Kamino H. .ª ed. Philadelphia: Lippincott-Raven CITA
10. Piquero-Martín J, Pérez-Alfonzo R, Abrusci V, Briceno L, Gross A, Mosca W, et al. Clinical trial with clofazimine for treating erythema dyschromicum perstans: Evaluation of cell-mediated immunity. CITA
Medline