x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

0,894
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, SCOPUS, Medes, Science Citation Index Expanded.

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Apágalo. Hazlo por ti, hazlo por todos. Réplica del autor

Put it Out. Do it for Yourself, Do it for Everyone. Authors¿ Reply

M Ferran Mercadé a

a Presidente del Comité Organizador. XXIII Congreso semFYC. Barcelona, 2003.

Artículo

Desde el Comité Organizador del XXXIII congreso semFYC de Barcelona, compartimos con los autores de la Carta al Director titulada «Póntelo, pónselo» la preocupación por la falta de civismo de algunos de los congresistas al no desconectar sus móviles o ponerlos en el modo vibrador o silencioso.

Desde el Comité Organizador se valoró la posibilidad de avisar, en la totalidad de las salas y al inicio de cada actividad, de la necesidad de desconectar los teléfonos móviles para evitar ruidos molestos, que sin duda alteran la buena marcha de las sesiones al distraer a los oyentes y a los ponentes. Se optó por incluir, sólo en las salas de más audiencia, la proyección de un vídeo recordando la necesidad de desconectar los móviles, con la convicción de que era innecesario, por obvio, recordarlo en todas las salas. Dado que en la entrada de todos los recintos se dispusieron carteles con el lema «Apágalo. Hazlo por ti, hazlo por todos», se consideró que dicho lema, aunque hacía referencia a los cigarrillos, servía de recordatorio también para los teléfonos móviles. Pero, desgraciadamente, no fue suficiente y desde los Comités Organizador y Científico observamos con preocupación que en la mayoría de las salas fue habitual durante todo el congreso escuchar los molestos sonidos de los móviles y, más aún, en alguna ocasión nos fue posible seguir una conversación desde la propia butaca de alguna de las salas, sin que el receptor de la llamada se preocupase de levantarse y contestarla desde el exterior.

Desde el Comité Organizador se hizo el esfuerzo de fomentar actividades cívicas tendentes a disminuir el impacto del congreso sobre el medio ambiente. Para ello se proporcionaron bolsas de papel reciclable a los expositores para evitar el reparto indiscriminado de bolsas publicitarias de plástico, se dispusieron contenedores de reciclaje en diversos puntos y se proporcionó a los congresistas una tarjeta de transporte público. Todas estas medidas tuvieron una muy buena acogida y, aun reconociendo el fracaso de las medidas para evitar que sonasen los teléfonos móviles en las salas, hay que agradecer el civismo de la mayoría de los más de 7.000 congresistas, que sí pusieron su teléfono en el modo silencioso sin esperar que la organización se lo recordase.