x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

0,957
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, SCOPUS, Medes, Science Citation Index Expanded.

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Consumidores de cannabis: una intervención terapéutica basada en los programas de disminución de daños y riesgos

Cannabis consumers: a therapeutic intervention based on programmes of damage and risk reduction

J Royo-Isach a, M Magrané b, A Velilla b, R Martí b

a Coordinador Plan de Drogas. Ayuntamiento de Badalona. Área de Gobierno. Diputación de Barcelona. España.
b Amalgama 7. Centro de Atención Biopsicosocial para Jóvenes y Adolescentes. Barcelona. España.

Artículo

Consumidores de cannabis: algunas ideas para empezar

En los últimos años, drogas procedentes de otras culturas se han instalado progresiva y transculturalmente en un mismo medio sociocultural. El cannabis es, en la actualidad, la droga ilegal más consumida en las sociedades desarrolladas: está presente en todos los grupos socioeconómicos y étnicos, tanto en áreas urbanas como rurales1-4. ¿Legales o ilegales? Los jóvenes y adolescentes no se preocupan mucho por este tipo de distinciones, simplemente consumen las drogas que son accesibles, las que están en su mundo y a su alcance5,6. Históricamente, la drogodependencia ha sido el efecto resultante más asociado y a la vez temido, tanto por los profesionales de la salud como por la sociedad en general. Pero dados los actuales patrones socioculturales del consumo de drogas, no sólo debe preocuparnos la posible aparición del trastorno adictivo. Muchos jóvenes y adolescentes, policonsumidores de drogas, presentarán riesgos biopsicosociales importantes asociados y/o derivados de su uso/abuso sin llegar a ser, necesaria y técnicamente, adictos a ellas7. El cannabis se ha convertido en la actualidad en un centro controvertido de opiniones, rechazos y adhesiones. Interdisciplinariamente, suele ser objeto de estudio como agente multicausal. En este sentido, crece su interés como sustancia posiblemente útil para la aplicación clínica8-11, pero también genera temor como potencial inductor de trastornos amotivacionales, depresivos, psicóticos y esquizofrénicos para muchos de sus consumidores12-15. A mediados del siglo xx se consiguió, por primera vez, aislar el principio activo fundamental del cáñamo: el  9 tetrahidrocannabinol (THC, un compuesto de naturaleza no alcaloide). La planta tiene además unos 60 componentes activos reconocidos.

Efectos derivados del consumo de cannabis

El THC genera efectos depresores y psicodislépticos sobre el SNC (tabla 1), pero complementariamente a sus propiedades farmacológicas, coexisten también otras variables condicionantes de los efectos de su consumo16:

 

­ La cantidad consumida (dosificación).

­ La calidad de los derivados del cannabis (grado de pureza), que da lugar a distintas concentraciones de excipientes, de principio activo (cannabinoles) y de adulterantes (figs. 1-3).

Figura 1. Hachís (cannabis) de baja pureza. Nombre en argot: «apaleado». Fuente: Amalgama 716.

 

Figura 2. Hachís (cannabis) de calidad media. Nombre en argot: «polen». Fuente: Amalgama716.

 

Figura 3. Hachís (cannabis) de alta calidad. Nombre en argot: «bellota». Fuente: Amalgama716.

 

­ La vía de administración: aunque la vía más utilizada es la respiratoria (fumados), se usan también por vía oral (en forma de infusiones, pastelillos de marihuana o de hachís, etc.), por lo que sus efectos pueden presentar variaciones, alteraciones y hasta intoxicaciones en función del estado y las mezclas de los productos utilizados.

­ El policonsumo junto con otras drogas, básicamente tabaco, alcohol, drogas de síntesis, alucinógenos y cocaína. En este sentido, son relevantes los datos del National Household Surcey on Drug Abuse17, donde se puede constatar que sólo un 0,3% de los individuos que no consumen marihuana sí consumen cocaína y, por el contrario, de los consumidores habituales o adictivos del cannabis (los que han fumado en 200 ocasiones o más), el 77,3% ha consumido o consume cocaína.

­ Las características individuales del consumidor: peso, edad, sistema metabólico, historial biopsicopatológico, predisposición genética, etc.

­ Las características ambientales donde se produce el consumo: individual y/o compartido, espacios cerrados y multitudinarios o espacios abiertos al aire libre.

­ Frecuencia de consumo: se deberá distinguir entre el consumo experimental, ocasional, circunstancial, habitual y adictivo. Los mecanismos de tolerancia y dependencia se desarrollarán y se intensificarán también en función del tipo de frecuencias de consumo.

Detección precoz: señales, signos y síntomas de alerta

Uno de cada dos jóvenes y adolescentes de 14 a 19 años escolarizados de Cataluña manifiesta que consume o ha consumido cannabis2. Una parte de ellos, mayoritariamente los que hayan realizado un consumo experimental, ocasional o circunstancial, raramente presentarán trastornos derivados. Otros se convertirán en adictos y deberán ser tratados para ello. Finalmente, muchos consumidores, adictos o no, pueden precisar ayuda terapéutica por presentar trastornos biopsicosociales asociados y/o derivados de su consumo. En el contexto de la entrevista con el médico, es importante que se permita al paciente que él mismo identifique la frecuencia de su consumo y que, por tanto, se explore la sintomatología (tabla 1): rendimiento escolar y/o laboral, conflictos familiares y/o sociales, trastornos emocionales y/o psicopatológicos, aumento del tiempo de consumo de porros, consumo descontrolado, intoxicaciones y tiempos de máxima abstinencia al consumo, tiempos de consumo continuado, dificultad para realizar y/o mantener actividades, destinación presupuestaria, aumento de la tolerancia al consumo, recaídas, aparición de síndromes de abstinencia y aumento de los descuidos y/o los accidentes relacionados con el consumo18.

Intervención terapéutica desde el ámbito de la atención primaria (programas de disminución de daños y de riesgos)

Las actividades de promoción de la salud, el diagnóstico precoz, el apoyo terapéutico, el tratamiento de afecciones orgánicas asociadas, el seguimiento del proceso terapéutico, la articulación de las derivaciones terapéuticas, las técnicas de desintoxicación y los tratamientos sustitutivos son algunas de las actividades descritas por algunos autores19,20 como propias y posibles de realizar desde la atención primaria y dirigidas a los consumidores de drogas y/o drogodependientes; pero complementariamente a todas ellas, debemos plantearnos la oportunidad de intervenir desde los programas de disminución de daños y riesgos dirigidos a los jóvenes y adolescentes que han decidido fumar «porros» o que están en un proceso de consumo y que, en muchos casos, no habrán tomado aún la decisión de dejar de consumir cuando sean atendidos por el médico. En este sentido, sugerimos algunas recomendaciones, que se deben explicitar con un léxico comprensible. Puede ser eficaz que el médico inicie esta intervención preventiva a partir del siguiente enunciado: «Si has decidido consumir o estás fumando porros, estas reflexiones te pueden ayudar» (anexo 1).

Bibliografía

1. Hall W, Johnston L, Donneky N. The Epidemiology of Cannabis use and its consequences. En: Kalant H, Corvijal W, Swart R, editors. The health effects of Cannabis. Toronto: Addiction Research Fundation, 1998. CITA
2. Suris JC, Parera N. Enquesta de salut als adolescents escolaritzats de la Ciutat de Barcelona. 1999. Fundació Santiago Dexeus i Font. Barcelona: Generalitat de Catalunya, 2000. CITA
3. Observatorio Español sobre drogas. Informe n.º 3. Madrid: Ministerio del Interior. Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre las drogas, 2000. CITA
4. Megías E, Comas D, Elzo J, Megías I, Navarro J, Rodríguez E, et al. Los valores de la sociedad española y su relación con las drogas. Colección Estudios Sociales n.º 2. Barcelona: Fundación La Caixa, 2000. CITA
5. Royo-Isach J. Drogas y adolescentes. CITA
6. Funes J. Nosotros los adolescentes y las drogas. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo, 1990. CITA
7. Royo-Isach J. Adolescentes, jóvenes y drogas en el primer mundo: un consumo globalizado. CITA
8. Monsalve C, Gomar C. Usos terapéuticos del Cannabis. CITA
9. SAMNSA (Substance Abuse and Mental Health Services Administration). National Household Surcey on Drug Abuse: population estimates 1997. DHHS Ref. N. O. (SMA) 98-3250. Rockville: SAMNSA, Office of Applied Studies, 1998. CITA
10. British Medical Association. Therapeutic use of cannabis. London: BMA, 1997. CITA
11. García-Campayo J, Sanz Carrillo C, Jiménez-Ausejó L, El Khatib M. Efectividad del cánnabis en el tratamiento del dolor somatomorfo. CITA
12. Van Os J, Dack M, Hanssen M, Bijl R, de Graaf R, Verdoux H. Cannabis use and psicosis: a longitudinal population based study. CITA
13. Patton G, Coffey C, Carlin J, Degenhardt L, Lynskey M, Hall W. Cannabis use and mental healt in young people: colort study. CITA
Medline
14. Zammut S, Allejeck P, Andreasson S. Self reported cannabis use as a risk factor for schizophrenia in Swedish conscripts of 1969: historical cohort study. CITA
Medline
15. Arsenealt L, Cannon M, Poulton R, Murray R, Caspi A, Moffit T. Cannabis use in adolescense and risk for adult psychosis: longitudinal prospective study. CITA
Medline
16. Royo-Isach J, Magrané M, Velilla A, Relat J, Pardo C, Gómez S. Serie: principales comportamientos de riesgo de los jóvenes y de los adolescentes. Lám 1: Conceptos básicos y clasificación. Lám 2: Las drogas legales, alcohol y alcoholismo. Tabaco y tabaquismo. Lám 3: Las drogas ilegales. El Cannabis y las drogas de síntesis. Barcelona: Edigol Ediciones, 2001. CITA
17. Naciones Unidas. Precursors and chemicals prevently used in the lliat manufacture of narcotic drugs and psychotropic substances. United Nations. 1993. Document E/INCB/ vol 4. CITA
18. Royo-Isach J, Magrané M, Velilla A, Relat J, Pardo C, Gómez S. Drogas ilegales. El Cannabis. Lám 3. Barcelona: Edigol Ediciones, 2001. CITA
19. Zarco-Montejo J, Megías E, Valero J, Caudevilla F, Pánaga C. Las drogodependencias: una cuenta pendiente. XXII Congreso Nacional de Medicina de familia y comunitaria. Madrid 2002. CITA
20. Zarco-Montejo J. Drogodependencias y atención primaria: ¿una relación reconducible? CITA
Medline