x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

0,894
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, SCOPUS, Medes, Science Citation Index Expanded.

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

¿Sabemos detectar y manejar a los adolescentes con problemas derivados del uso de drogas?

Do we know how to detect drug use problems in adolescents and handle problems arising from it?

MP Orgaz Gallego a, M Segovia Jiménez b

a Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Centro de Salud de Palomarejos. Toledo. España.
b Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Santa María de Benquerencia. Toledo. España.

Palabras Clave

Alcohol. Adolescencia. Drogas.

Artículo

Sr. Director: La lectura del editorial «La medicina de familia y la adolescencia», de Jiménez Leal1, en el que se sugiere la necesidad de aumentar competencias para el tratamiento con y de los jóvenes, nos ha hecho reflexionar sobre la cuestión y plantearnos si efectivamente los médicos de familia estamos suficientemente preparados para «abordar» a los adolescentes.

La adolescencia se caracteriza por grandes cambios (físicos, cognitivos, psicológicos y sociales) y es, indiscutiblemente, la época en que la mayoría se inicia en el consumo de drogas. De igual forma, en este período se establecen ciertos hábitos de consumo que podrían perjudicar el crecimiento, maduración y evolución del joven hacia su integración social2. En los resultados publicados en la encuesta sobre drogas a población escolar 2002 3, el 26% de los escolares reconoce haber tenido algún problema o consecuencia negativa debido al consumo de alcohol. A la vista de estos datos, nos preguntamos si las manifestaciones psicopatológicas (insomnio, nerviosismo, tristeza...) no estarán indicando un posible abuso de alcohol u otras sustancias.

Creemos que debemos permanecer alerta, ya que, de ser cierta la observación anterior, nos encontraríamos ante un problema mucho más frecuente de lo que se piensa y que exigiría poner en marcha actividades para la detección temprana y la resolución de estos problemas (mediante intervenciones realmente efectivas, como las estrategias de disminución de daños y riesgos4) e intensificar acciones preventivas en este colectivo.

Los médicos de familia deberíamos mejorar nuestros conocimientos, actitudes y habilidades en el abordaje de los jóvenes, ya que la actitud desconfiada de éstos hacia la autoridad de los adultos complica muchas veces la detección del abuso de sustancias. Debemos inspirar la confianza suficiente y aprovechar el acercamiento de los jóvenes a nuestras consultas para interrogarles sobre el consumo de estas sustancias cuando exista sospecha de un posible abuso (como la presencia de algún trastorno mental en estas edades, ya que el 20% de estos pacientes presenta problemas derivados de ese abuso)5. No hay que olvidar que los trastornos afectivos, los síndromes ansiosos y los trastornos de la personalidad son co-diagnósticos frecuentes de los trastornos por consumo de alcohol6, y que ese abuso puede favorecer secundariamente el desarrollo de psicosis en la adolescencia7.

El «manejo» de los adolescentes es un reto para el que no hemos adquirido habilidades suficientes, pero nos alegra que suscite cada vez un mayor interés, en aras de una atención lo más integral posible de este colectivo que representa nuestro futuro, del que también somos responsables en parte.

Bibliografía

1. Jiménez Leal R. La medicina de familia y la adolescencia [editorial]. Aten Primaria 2003;32(10):555-6.
2. Rovira J. La adolescencia y el consumo de drogas. Aten Primaria 2003;32(Supl 1):9-13.
Medline
3. Ministerio del Interior. Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Encuesta a población escolar sobre drogas 2002 (consultado el 4-3-2004). Disponible en: http://www.mir.es/ pnd/observa/html/estudios.htm
4. Royo-Isach J, Magrané M, Velilla A, Martí R. Consumidores de cannabis: una intervención terapeútica basada en los programas de disminución de daños y riesgos. Aten Primaria 2003;32(10):590-3.
5. Mersy David J. Reconocimiento del abuso de alcohol y de sustancias. Am Fam Physician 2004;1(11):12-6.
6. García Thuring L, Fernández Pérez MC, Martín Bayón D, Gómez Zurita G. Manejo ambulatorio del paciente alcohólico. APySAM 2003;2(6):39-44.
7. Santullo Esperón C. Psicosis en niños y adolescentes: identificación en atención primaria. Psiquiatría y Atención Primaria 2003;4(4):16-20.