x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

0,894
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, SCOPUS, Medes, Science Citation Index Expanded.

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Trabajos de investigación realizados por residentes de Medicina Familiar y Comunitaria en los dos últimos congresos de la especialidad

Research studies presented by family and community medicine residents at the last two congresses on the speciality

MF Romeo Rubiales a, J Mozota Duarte b, E Prieto Ovejero c, C Navarro Gistau c

a Residente de Medicina Familiar y Comunitaria. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza. España.
b Adjunto de Urgencias y profesor asociado de la Facultad de Medicina de Zaragoza. España.Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza. España.
c Residente de Medicina Familiar y Comunitaria.Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza. España.

Artículo

Sr. Director: Todos aquellos que hemos realizado una especialidad o que en estos momentos la estamos cursando, en nuestro caso la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, sabemos el esfuerzo con que debemos afrontar los 3 años de que consta. Esfuerzo, no sólo del residente por llegar a ser un buen profesional mediante el estudio y el trabajo, sino esfuerzo también de un gran número de profesionales que desde las unidades docentes, centros hospitalarios y centros de salud (médicos, tutores, etc.) nos forman tanto en el terreno profesional como en el personal.

Así, en estos 3 años se nos alienta constantemente a que tomemos parte en trabajos de investigación participando en nuevas líneas de estudio que puedan aportar algo a nuestra formación y que se refleje en un currículo que nos facilite las salidas profesionales.

Como se recoge en el libro de evaluación del especialista en formación, los primeros 2 años de nuestra residencia los realizamos mayoritariamente en un centro hospitalario, que es donde tenemos nuestro primer contacto con la práctica médica, que no es sólo con la actividad asistencial, sino también con la actividad científica conociendo las líneas de investigación que se desarrollan en los servicios por los que rotamos.

Consideramos que en el congreso de nuestra especialidad se venía reflejando la actividad científica que realizan los residentes durante los primeros 2 años de la especialidad. Así que, con el objetivo de conocer la actividad científica realizada por los residentes en los primeros 2 años de formación, analizamos el libro de Ponencias y Publicaciones del XX y XXI Congreso Nacional de Medicina Familiar y Comunitaria1,2 y objetivamos con sorpresa la escasez de trabajos realizados por los MIR de Medicina Familiar y Comunitaria durante los primeros 2 años de la residencia (tabla 1).

Hemos observado que el porcentaje de trabajos admitidos realizados por médicos de primer y segundo año de residencia, es decir realizados en el hospital, es muy inferior al realizado en atención primaria, muchos de ellos por residentes de último año de especialidad. A la luz de los resultados se nos ocurren las siguientes reflexiones:

 

1. Es difícil que los primeros dos tercios de nuestra residencia se reflejen de forma suficiente en relación con nuestro trabajo de investigación, con tan pocos trabajos comunicados durante el congreso de nuestra especialidad, lo que puede repercutir negativamente en nuestra formación.

2. Ello influye también de forma negativa en el currículo, con lo que esto implica posteriormente para buscar salidas profesionales tras finalizar el período formativo de la especialidad.

3. La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria debería tener en cuenta estos resultados para facilitar la exposición de trabajos, aunque sean realizados en el ámbito hospitalario, siempre que sean de calidad y que hayan sido llevados a cabo por residentes de la especialidad.

4. Por esto, tanto los residentes como las unidades docentes, los tutores (hospitalarios y extrahospitalarios), etc. debemos cambiar esta tendencia para mejorar la calidad de los trabajos por el bien de la formación del residente, intentando cumplir así los objetivos marcados por las unidades docentes en el libro de Evaluación del Especialista en formación en Medicina Familiar y Comunitaria3 en relación con la motivación hacia el residente para la realización de trabajos de investigación.

Bibliografía

1. XX Congreso Nacional de Medicina Familiar y Comunitaria. Aten Primaria 2000;26(Supl 1):31-372.
2. XXI Congreso Nacional de Medicina Familiar y Comunitaria. Aten Primaria 2001;28(Supl 1):35-331.
3. Actividades científicas. En: Consejo Nacional de Especialidades Médicas. Libro de Evaluación del Especialista en Formación Medicina Familiar y Comunitaria. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo 1996; p. 149-56.