x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, SCOPUS

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/S0210-573X(06)74078-3

Síndrome de Meigs y seudo-Meigs

Meigs¿ and pseudo-Meigs¿ syndrome

EM Losa a, M Villar b, A Pascual c, T Gómez a, G Gónzalez de Merlo a

a Servicio de Obstetricia y Ginecología. Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Albacete.
b Servicio de Radiología. Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Albacete.
c Servicio de Anatomía Patológica. Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Albacete. España.

Resumen

El síndrome de Meigs consiste en la asociación de tumor benigno de ovario «tipo fibroma» con ascitis e hidrotórax, que se resuelven tras la extirpación del tumor. A veces cursa con elevación del CA 125, que también se normaliza tras la intervención. Las mismas características, pero junto con otro tipo de tumores, benignos o malignos, constituyen el falso síndrome de Meigs. Este síndrome es conocido desde hace muchos años, pero su fisiopatología no parece estar del todo clara. En el presente artículo hemos tratado de realizar una amplia recopilación de lo publicado con respecto al tema, aprovechando la comunicación de 2 casos clínicos, un verdadero y un falso síndrome de Meigs asociados respectivamente a fibroma celular de ovario y carcinoma mucinoso de ovario y endometrio.

Artículo

INTRODUCCIÓN

En 1937 Meigs y Cass presentaban 7 casos de fibromas ováricos con ascitis e hidrotórax cuyos signos y síntomas se resolvían con la extirpación del tumor. Aunque previamente, en 1934, Meigs ya había descrito 3 casos similares en su libro Tumors of the female pelvic organs1-3, fueron Rhoads y Terrell los que en 1937, tras comunicar otro caso, denominaron a esta patología «síndrome de Meigs».

Ya en el siglo xix distintos autores describieron la asociación de tumores de ovario con ascitis e hidrotórax2,3. Las primeras aportaciones fueron la de Spigelberg en 1866 y la de Cullinworth en 1879, y en ambos casos se realizó el diagnóstico de fibroma ovárico en la autopsia2,3. Posteriormente, Demons en 1887 observó que 9 de 50 pacientes con quiste de ovario, ascitis e hidrotórax se curaron tras la resección del quiste2,3. En 1888 Pascale también comunicó que 3 de 21 pacientes con quistes de ovario tenían ascitis y derrame pleural que se resolvieron tras la intervención2,3. El mismo año, Terrier informó de una mujer con fibroma bilateral de ovario, ascitis e hidrotórax, pero no se sabe si la paciente se recuperó tras la cirugía ni si el resultado histológico fue de benignidad2,3. Tait en 1892 y Demons en 1900, 1902 y 1903 publicaron los 4 primeros casos del síndrome con todas sus características, y hubo nuevas aportaciones a cargo de Hoon en 1923, de Leo en 1926 y de Salmon en 19342,3. En 1948 el doctor Funck-Brentano consideró que, debido a la importante contribución de Demons, su nombre debería preceder al de Meigs en la denominación del síndrome, de ahí que en la bibliografía francesa y rusa sea conocido como síndrome de Demons-Meigs3.

Meigs2 realizó en 1954 una revisión de las publicaciones sobre tumores abdominales con ascitis e hidrotórax y pensó que había que redefinir el síndrome y limitarlo para el tipo de tumores que fueron descritos inicialmente, y por tanto se trataría de tumores de ovario benignos fibrosos, sólidos y duros que incluían fibromas, tecomas, tumores de células de la granulosa y tumor de Brenner; las otras características del síndrome serían la ascitis y el derrame pleural, que se resolverían tras la extirpación del tumor. Definió también el «falso síndrome de Meigs» como la asociación de los mismos hallazgos con otros tumores de ovario benignos como teratomas del tipo estruma, quistes, papiloma de trompa, con tumores malignos (cistoadenoma papilar, tumor de Krukenberg, carcinoma, fibrosarcoma) e incluso con leiomiomas uterinos.

En este artículo presentamos 2 casos clínicos: un síndrome de Meigs asociado a fibroma celular y un segundo caso de falso síndrome de Meigs en una paciente con carcinoma mucinoso sincrónico de ovario (bilateral) y de endometrio.

CASOS CLÍNICOS

Caso 1: síndrome de Meigs

Paciente de 58 años que acudió a urgencias por presentar disnea de esfuerzo en progresión desde hacía 2 semanas, coincidiendo con síndrome catarral con tos, expectoración y dolor pleurítico. Como antecedentes personales destacaba hipertensión arterial en tratamiento, consumo de 10 cigarrillos/día e intolerancia al ácido acetilsalicílico, y como historia obstétrico-ginecológica tenía 5 embarazos, con 4 partos normales y 1 aborto; la menopausia se produjo a los 56 años y no se había realizado revisiones en los últimos años, salvo una mamografía hacía 6 meses, que resultó normal.

En la exploración física presentaba buen estado general, con presión arterial de 150/95 mmHg y apirética; en la auscultación pulmonar destacaba una disminución del murmullo vesicular en la base derecha. El hemograma, la bioquímica y las pruebas de coagulación fueron normales, y la gasometría arterial mostró: pO2, 68 mmHg; pCO2, 42 mmHg; bicarbonato, 28 mEq/l, y pH, 7,44. En la radiografía de tórax se encontró derrame pleural derecho (fig. 1), que se diagnosticó mediante toracocentesis como exudado linfocitario, con cultivos microbiológicos negativos. Fue ingresada en el servicio de neumología y se solicitaron marcadores tumorales (AFP, CEA, CA 15,3, CA 19,9, SCC, ß2 microglobulina y CA 125), que fueron normales, salvo un CA 125 de 175 U/ml. En la tomografía computarizada (TC) se evidenció un importante derrame pleural derecho, una pequeña cantidad de líquido libre intraperitoneal y, en fosa ilíaca izquierda, tumoración de contornos polilobulados de 13 * 9 cm, heterogénea con áreas centrales hipodensas, dependiendo del ovario izquierdo, sospechoso de cistoadenocarcinoma (fig. 2). La paciente presentó mejoría clínica de la disnea y, ante la sospecha de carcinoma de ovario, se procedió al traslado a la planta de ginecología para continuar su estudio. Una nueva toracocentesis diagnóstica mostró citología negativa para células tumorales malignas y el estudio del tubo digestivo (gastroscopia y colonoscopia) no evidenció lesiones sospechosas. La ecografía ginecológica (fig. 3) demostró la presencia de una tumoración anexial izquierda de 114 * 93 * 80 mm, irregular, ecomixta, de aspecto sólido, con zonas anecoicas y sin aumento de vascularización, y líquido libre en cantidad moderada.

Fig. 1. Caso 1 (radiografía de tórax). Derrame pleural derecho.

Fig. 2. Caso 1 (tomografía computarizada). Tumoración pélvica heterogénea de 13 * 9 cm, dependiente del anejo izquierdo.

Fig. 3. Caso 1 (ecografía transvaginal). Tumoración anexial izquierda ecomixta de 114 * 93 * 80 mm.

 

En la laparotomía se encontró una tumoración sólida dependiente de ovario izquierdo de aproximadamente 10 cm de diámetro y escasa cantidad de ascitis cuyo estudio citológico resultó negativo para células malignas; el anejo derecho y el útero eran normales. Se realizó anexectomía izquierda con biopsia intraoperatoria que indicó que se trataba de un fibroma celular.

El postoperatorio evolucionó favorablemente y al cuarto día se procedió al alta, con CA 125 de 140,2 U/ml y radiografía de control que mostraba resolución del derrame pleural. El CA 125 se normalizó al mes de la intervención (9,4 U/ml).

La anatomía patológica (fig. 4) definitiva describía una tumoración de 418 g de peso y 11 * 11 * 7 cm de diámetro, de superficie abollonada y coloración blanquecina, que presentaba al corte áreas sólidas con pequeños focos de degeneración quística. En el estudio microscópico se observaba proliferación de células fusiformes dispuestas en haces entrelazados, con leve atipia celular y hasta 3 mitosis por 10 campos de gran aumento.

Fig. 4. Caso 1 (anatomía patológica). Tumoración ovárica con superficie externa (a) abollonada y superficie de corte (b) con áreas sólidas y focos de degeneración quística. Proliferación fusocelular (c) con áreas de menor celularidad y edema intersticial (hematoxilina-eosina, aproximadamente * 100) y zonas más densamente celulares con presencia de mitosis (d) (hematoxilina-eosina, aproximadamente * 400).

Caso 2: falso síndrome de Meigs

Mujer de 50 años remitida por el servicio de aparato digestivo por cuadro de 2 semanas de evolución de anorexia, pérdida de peso, palidez mucocutánea y dolor abdominal, y hallazgo en la ecografía abdominal de masa pélvica heterogénea y ascitis; además presentaba tos seca y molestias en costado izquierdo desde hacía 1 mes. Como antecedentes personales destacaba esquizofrenia en tratamiento, y estaba intervenida de cataratas. La paciente era nuligesta y sin relaciones sexuales.

En la exploración el abdomen era globuloso y estaba a tensión; los genitales externos eran normales y no fue posible visualizar el cérvix ni realizar un tacto vaginal. La ecografía ginecológica mostraba útero de tamaño normal, regular y homogéneo, con endometrio no valorable. Se visualizaba tumoración como de 8 meses de gestación, de paredes gruesas e irregulares, multitabicada y de estructura mixta, con zonas anecoicas y otras sólidas e hiperecogénicas, sin que se comprobara aumento significativo del mapa color (fig. 5). En la radiografía de tórax aparecía un pequeño derrame pleural izquierdo (fig. 6) y en la TC éste era bilateral, aunque más llamativo en el hemitórax izquierdo. Destacaba una masa quística que ocupaba el hemiabdomen inferior y desplazaba estructuras intestinales de aparente origen ovárico (fig. 7). El epiplón mayor presentaba infiltración por la tumoración y se visualizaba ascitis en las zonas perihepática y periesplénica y en fondo de saco de Douglas. La mamografía revelaba una imagen nodular en la axila derecha y una adenopatía inespecífica en la axila izquierda. La colonoscopia no pudo completarse por dificultades técnicas, sin que se observaran lesiones hasta la porción media de sigma, y en la gastroscopia el único hallazgo era una hernia de hiato. En la analítica presentaba anemia moderada (hemoglobina de 8,7 mg/dl y hematocrito del 29,6%) y leucocitosis (13,270/µl, con 75,4% de neutrófilos), con pruebas de coagulación normales. En la bioquímica la gammaglutamiltransferasa era de 95 U/l, la fosfatasa alcalina de 363 U/l, la lactatodeshidrogenasa de 1,037 U/l y el resto, normal. Los marcadores tumorales CEA, CA 19,9, AFP y ß-HCG eran normales, y el CA 125 fue de 6.910 U/ml y ascendió hasta 16.064 a los 14 días. Se realizó toracocentesis diagnóstica extrayendo 50 ml de líquido pleural serohemático, que se catalogó de exudado de predominio mononuclear con cultivos microbiológicos negativos, incluyendo micobacterias; la citología del mismo fue negativa para células malignas, al igual que la del líquido ascítico.

Fig. 5. Caso 2 (ecografía ginecológica). Gran tumoración pélvica ecomixta y de paredes gruesas e irregulares.

Fig. 6. Caso 2 (radiografía de tórax). Derrame pleural izquierdo.

Fig. 7. Caso 2 (tomografía computarizada). Masa quística abdominal, con áreas sólidas y tabiques gruesos, que desplaza las asas intestinales e infiltra el epiplón, junto con la presencia de ascitis.



Ante la sospecha de carcinomatosis peritoneal pero con 2 citologías negativas (líquido pleural y ascítico), se realizó laparotomía exploradora, hallándose una gran tumoración dependiente del ovario izquierdo que ocupaba toda la cavidad abdominal y estaba adherida a las asas del intestino delgado y al ovario derecho con formaciones papilares de aspecto tumoral, ascitis serosa abundante, epiplón mayor con apariencia de infiltración, útero, trompas, peritoneo, recto, sigma e hígado de aspecto normal; se efectuó la disección de la tumoración del epiplón y las asas, produciéndose el desgarro parcial del asa del delgado, infiltrada por tumoración, por lo cual se realizó resección de fragmento de 10 cm con anastomosis terminoterminal. Tras la anexectomía izquierda, cuya biopsia intraoperatoria informó de carcinoma mucinoso de ovario, se procedió a completar la cirugía con histerectomía y anexectomía restante, linfadenectomía pélvica bilateral y paraaórtica, apendicectomía, omentectomía y biopsias peritoneales de canaleras cólicas. La anatomía patológica informó de carcinoma mucinoso bilateral de ovario (fig. 8), estadio FIGO I C y carcinoma mucinoso de endometrio (fig. 9), estadio FIGO II B, con citología peritoneal con infiltrado de neutrófilos y negativa para células malignas, y resto de biopsias sin infiltración tumoral.

Fig. 8. Caso 2 (anatomía patológica 1). Tumoración ovárica de 3.471 g de peso y 30 * 25 * 11 cm, sólido-quística, con crecimientos papilares, extensas áreas de necrosis y consistencia deleznable (a). Proliferación neoplásica epitelial, con formación de estructuras glandulares revestidas de células cilíndricas con material mucoide en el citoplasma y en las áreas quísticas (b) (hematoxilina-eosina, aproximadamente * 100). Zona moderadamente diferenciada con atipias nucleares y frecuentes mitosis (c) (hematoxilina-eosina, aproximadamente * 400).

Fig. 9. Caso 2 (anatomía patológica 2). Neoplasia de cuerpo uterino con infiltración del tejido endocervical (a). Infiltración del miometrio (b) y del cérvix (c) por una proliferación neoplásica epitelial mucinosa (hematoxilina-eosina, aproximadamente * 100).



El postoperatorio cursó sin complicaciones relevantes, salvo infección urinaria por enterobacteria, y se procedió al alta al decimocuarto día, con CA 125 de 151 U/ml y radiografía de tórax que mostraba resolución del derrame pleural. La ecografía al quinto día mostraba ascitis moderada, y en la TC de control efectuada a los 40 días, la ascitis aparecía en escasa cantidad. Tras interconsulta con el servicio de oncología se estableció el tratamiento adyuvante con quimioterapia (4 ciclos de carboplatino + taxol). Se consideró a la paciente no apta para radioterapia por agitación psicomotriz y movimientos estereotipados.

DISCUSIÓN

El síndrome de Meigs consiste en la asociación de tumor benigno de ovario (fibroma, tecoma, tumor de células de la granulosa o tumor de Brenner) con ascitis e hidrotórax, que se resuelven tras la extirpación del tumor2.

Tras la amplia revisión realizada por Meigs en 19542 (tabla I) han sido numerosas las publicaciones relacionadas con este síndrome4-36 (tabla II), al igual que para el falso síndrome de Meigs o seudo-Meigs37-77, que se ha descrito asociado a diversos tipos de tumores de ovario (tumor de células germinales, hemangioma, linfoma, tumor mucinoso, carcinoma, metástasis), fibromas de paraovario, leiomiomas uterinos, miomas intraligamentarios o adenocarcinomas de trompa (tabla III).

Nosotros presentamos un síndrome de Meigs con fibroma celular de ovario, del cual se han encontrado 4 casos en la bibliografía7,12,16, y un seudosíndrome de Meigs en el que la paciente presentaba un carcinoma mucinoso sincrónico en ovarios y endometrio, aspecto que no ha sido relatado hasta la fecha.

A pesar de que el síndrome de Meigs se conoce desde hace más de 60 años, su fisiopatología no está del todo clara; se han propuesto diversas teorías para explicar el origen de la ascitis y el hidrotórax, aunque ninguna ha sido investigada en profundidad.

Meigs2 sugirió que la causa de la ascitis podía ser la presión ejercida por el propio tumor sobre los linfáticos, que provocaría el escape de fluido a través de los mismos y que se acumularía en la cavidad peritoneal. Por otra parte, también podría suceder que debido al edema en el estroma tumoral se produjera trasudación del líquido al peritoneo. Meigs observó además que la cantidad de ascitis no dependía del tamaño tumoral. El hidrotórax, que puede se uni o bilateral y con más frecuencia en el lado derecho (62% sólo derecho, 24% bilateral, 11% izquierdo), se formaría por difusión del líquido ascítico al espacio pleural por el diafragma a través de los linfáticos o de los intersticios entre las células2. Esta teoría de la formación del hidrotórax a partir del líquido ascítico se basaba en el hecho de que los estudios de electroforesis habían mostrado que ambos fluidos eran similares y que, mediante la inyección de un colorante (India ink), se observaba el paso del líquido ascítico desde el abdomen al tórax, y no al revés2.

Posteriormente se han realizado estudios que sugieren la participación de diversas citocinas y factores de crecimiento en la patogenia del síndrome, los cuales, al aumentar la permeabilidad capilar, también contribuyen a la formación de la ascitis y al derrame pleural en otros procesos ginecológicos como son el síndrome de hiperestimulación ovárica y el cáncer de ovario18,78. Abramov observó que los valores de interleucina (IL) 1ß, IL 6, IL 8, el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF) y de los fibroblastos (FGF), y el factor de necrosis tumoral * (TNF-*), estaban elevados en el plasma, en el líquido ascítico y en el pleural de una paciente de 62 años con fibroma ovárico y síndrome de Meigs antes de la cirugía, y que todos éstos, salvo el TNF-*, disminuían hasta valores normales en el plasma en el postoperatorio, coincidiendo con la desaparición de la ascitis y el hidrotórax18,78. Las concentraciones de los citados factores, además de resultar indetectables en 3 pacientes con fibromas benignos de ovario pero sin síndrome de Meigs, fueron más elevadas en el líquido ascítico que en el plasma, lo cual sugiere una secreción local, más que sistémica, por parte del tumor, mediando un aumento de la permeabilidad en la vascularización peritoneal y del tumor con la consecuente trasudación del fluido a la cavidad peritoneal y posteriormente, a través de los poros diafragmáticos, al espacio pleural; esto es apoyado por las menores concentraciones de esas sustancias vasoactivas en el líquido pleural en comparación con la ascitis18,78. También se ha comunicado que los valores de leptina se encuentran inversamente relacionados con el tamaño tumoral, la acumulación de fluidos en el tercer espacio y la situación clínica, ya que éstos aumentan en el plasma tras la cirugía, a la vez que se resuelven el derrame pleural y la ascitis79.

El síndrome de Meigs puede cursar con elevación del CA 125; en términos generales, un gran aumento en los valores de un marcador tumoral se corresponde con el diagnóstico de malignidad, aunque no debe olvidarse que determinadas patologías, no necesariamente malignas, que cursan con irritación mesotelial ­endometriosis, cirrosis hepática, ascitis, derrame pleural o pericárdico, tumor de ovario benigno torsionado, enfermedad inflamatoria pélvica­ también presentan marcadas elevaciones del CA 12580. Buamah y Skillen81 encontraron que en una serie de 115 pacientes con tumores benignos de ovario el CA 125 estaba elevado en 14 de ellos (12,2%), con cifras que oscilaban entre 46 y 891 U/ml. Por tanto, sabemos que una elevación del CA 125 no tiene por qué indicar malignidad. En nuestro primer caso el CA 125 era de 175 U/ml (normal, < 35 U/ml) y finalmente se trataba de un tumor benigno (fibroma celular); en el caso del falso síndrome de Meigs (carcinoma mucinoso de ovario y endometrio), el CA 125 aumentó hasta 16.064 U/ml.

Se han publicado muchos casos de síndrome de Meigs y seudo-Meigs que cursan con aumento del CA 125 (tablas II y III), con valores que varían entre 42,313 y 7.000 U/ml9. El primer caso fue recogido por Jones en 1989 y se trataba de un fibrotecoma con CA 125 de 226 U/ml29. Los 4 casos descritos de fibroma celular presentaban elevación de este marcador7,12,16.

La etiología de la elevación del CA 125 no está clara. Se ha comprobado por estudios de inmunohistoquímica que la expresión del marcador se localiza en el omento y el peritoneo más que en el propio tumor, y que por tanto las células mesoteliales serían las responsables de la producción de antígeno debido a irritación mecánica por el tumor o la ascitis9,13,36; también se ha sugerido que la ascitis y el aumento del CA 125 podrían ser resultado de un proceso común con origen en el peritoneo9.

La resolución del derrame pleural y de la ascitis se produce por lo general varios días después de la cirugía. Meigs observó que el derrame pleural desaparecía entre 3 y 14 días tras la intervención2, aunque puede tardar hasta 6 meses13; lo mismo sucede con el CA 12513, debido a la hiperplasia mesotelial producida.

En nuestro caso de síndrome de Meigs, el CA 125 se normalizó al mes de la cirugía y el derrame pleural se resolvió al tercer día. En el seudo-Meigs el CA 125 descendió a los 14 días hasta 151 U/ml (previo, 16.064 U/ml) y el hidrotórax desapareció a los 12 días.

La evaluación preoperatoria con el CA 125, la ecografía y la TC raramente sugerirá que se trate de un síndrome de Meigs. Meigs comprobó que el diagnóstico preoperatorio se daba aproximadamente en el 37% de los casos2. Hay que sospechar un síndrome de Meigs ante la presencia de un importante derrame pleural, elevación del CA 125, citología del líquido ascítico sin células malignas y ausencia de implantes peritoneales en la TC15.

Como conclusión, podemos decir que desde el punto de vista clínico y ante una paciente con ascitis, derrame pleural y masa pélvica, es importante tener en cuenta la posibilidad de que se trate de un síndrome de Meigs, puesto que, a pesar de la sospecha de una patología maligna, a veces incluso con elevación llamativa del CA 125, nos encontraremos ante un cuadro totalmente distinto que se resolverá simplemente con la extirpación del tumor.

Bibliografía

1.Meigs JV. Fibroma of the ovary with ascites and hydrotorax. CITA
2.Meigs JV. Fibroma of the ovary with ascites and hydrotorax. Meigs' syndrome. CITA
Medline
3.Lurie S. Meigs' syndrome: the history of the eponym. CITA
Medline
4.Latta RJ, Lee PD. Meigs' syndrome in a young woman. CITA
Medline
5.Liu TH, Yan SS, Lee YN. Meigs' syndrome: a case report. CITA
Medline
6.Bierman SM, Reuter KL, Hunter RE. Meigs' syndrome and ovarian fibroma: CT findings. CITA
Medline
7.Walker JL, Manetta A, Mannel RS, Liao SY. Cellular fibroma masquerading as ovarian carcinoma. CITA
Medline
8.Le Bouedec G, Glowaczower E, De Latour M, Fondrinier E, Dauplat J. Demons-Meigs' syndrome. A case of thecoma and ovarian fibroma. CITA
9.Lin JY, Angel C, Sickel J. Meigs' syndrome with elevated serum CA 125. CITA
Medline
10.Stratan D, Socolov R. Meigs' syndrome. A case report and review of literature. CITA
Medline
11.Novoa-Vargas A, Tenorio González F, Gómez Pedroso J, Torres A. Meigs' syndrome. A clinical case and review of the literature. CITA
Medline
12.Siddiqui M, Toub DB. Cellular fibroma of the ovary with Meigs' syndrome and elevated CA 125. CITA
Medline
13.Timmerman D, Moerman P, Vergote I. Meigs' syndrome with elevated serum CA 125 levels: two case reports and review of the literature. CITA
Medline
14.Calleja MA, Roldán A, Martínez A, Álvarez de los Heros JI. Síndrome de Meigs. CITA
15.Rouzier R, Berger A, Cugnenc PH. CITA
16.Abad A, Cazorla E, Ruiz F, Aznar I, Asins E, Llixiona J. Meigs' syndrome with elevated CA 125: case report and review of the literature. CITA
Medline
17.Santangelo M, Battaglia M, Vescio G, Sammarco G, Gallelli G, Sommella L, et al. Meigs' syndrome: its clinical picture and treatment. CITA
Medline
18.Abramov Y, Anteby SO, Fasouliotis SJ, Barak V. Markedly elevated levels of vascular endothelial growth factor, fibroblast growth factor, and interleukin 6 in Meigs' syndrome. CITA
Medline
19.Kamiyama K, Moromizato H, Toma T, Kinjo T, Iwamasa T. Two cases of supernumerary ovary: one with large fibroma with Meigs' syndrome and the other with endometriosis and cystic change. CITA
Medline
20.López-Sánchez P, Laforga J, Torregrosa P, García JL, Rius J. Síndrome de Meigs: presentación de dos casos. CITA
21.Morillo M, González-Sicilia E, Martín F, Muñoz V, Calero M, Cordón J. Síndrome de Meigs con valores elevados de CA 125. Aportación de un caso y revisión de la bibliografía. CITA
22.Nemeth AJ, Patel SK. Meigs' syndrome revisited. CITA
Medline
23.Hopkins M, Malviya VK, Nunez C. Meigs' syndrome and ovarian thecoma in pregnancy. A case report. CITA
Medline
24.Turan YH. Elevated CA 125 in Meigs' syndrome. CITA
25.Tarnowski B, Krolewski P. True and pseudo-Meigs' syndrome. CITA
Medline
26.Bognoni V, Quartuccio A Jr, Quartuccio A. Meigs' syndrome with high blood levels of CA 125. Clinical case and review of the literature. CITA
27.Renaud MC, Plante M, Roy M. Ovarian thecoma associated with a large quantity of ascites and elevated serum CA 125 and CA 15.3. CITA
Medline
28.Vieira SC, Pimentel LH, Ribeiro JC, De Andrade Neto AF, de Santana JO. Meigs' syndrome with elevated CA 125: case report. CITA
Medline
29.Jones OW II.I, Surwit EA. Meigs' syndrome and elevated CA 125. CITA
Medline
30.López-Olmos J, Navarro P, Terrádez JJ. Síndrome de Meigs y falso síndrome de Meigs: sendos casos. CITA
31.Massoni F, Carbillon L, Azria E, Uzan M. Demons-Meigs syndrome: a propos of 1 case. CITA
Medline
32.Martin F, Brouche S, Haidar A. Demons-Meigs' syndrome. Report of a case with ovarian tumour of the granulosa. CITA
Medline
33.Papathanasiou K, Papagiorgiu C, Tsonoglou D. A case of Meigs' syndrome with a gigantic granulosa ovarian tumor. CITA
34.Pratt-Thomas HR, Kreutner A Jr, Underwood PB, Dowdeswell RH. Proliferative and malignant Brenner tumors of ovary. Report of two cases, one with Meigs' syndrome, review of literature, and ultraestructural comparisons. CITA
Medline
35.Aoshima M, Tanaka H, Takahashi M, Nakamura K, Makino I. Meigs' syndrome due to Brenner tumor mimicking lupus peritonitis in a patient with systemic lupus erythematosus. CITA
Medline
36.Buttin BM, Cohn DE, Herzog TJ. Meigs' syndrome with an elevated CA 125 from benign Brenner tumors. CITA
Medline
37.Kazanov L, Ander DS, Enriquez E, Jaggi FM. Pseudo-Meigs' syndrome. CITA
Medline
38.Hurlow RA, Greening WP, Krantz E. Ascites and hydrothorax in association with struma ovarii. CITA
Medline
39.Morell ND, Frost D, Ziel HK. Pseudo Meigs' syndrome. A case report. CITA
Medline
40.Devaney K, Snyder R, Norris HJ, Tavassoli FA. Proliferative and histollogically malignant struma ovarii: a clinicopathologic study of 54 cases. CITA
Medline
41.Amr SS, Hassan AA. Struma ovarii with pseudo-Meigs' syndrome: report of a case and review of the literature. CITA
Medline
42.Szyfelbein WM, Young RH, Scully RE. Struma ovarii simulating ovarian tumors of other tipes. A report of 30 cases. CITA
Medline
43.Bethune M, Quinn M, Rome R. Struma ovarii presenting as acute pseudo-Meigs syndrome with an elevated CA 125 level. CITA
Medline
44.Long CY, Chen YH, Chen SC, Lee JN, Su JH, Hsu SC. Pseudo-Meigs syndrome and elevated levels of tumors markers. CITA
Medline
45.Huh JJ, Montz FJ, Bristow RE. Struma ovarii associated with pseudo-Meigs' syndrome and elevated serum CA 125. CITA
Medline
46.Bokhari A, Rosenfeld GS, Cracchiolo B, Heller DS. Cystic struma ovarii presenting with ascites and an elevated CA 125 level. A case report. CITA
Medline
47.Bridgewater JA, Rustin GJS. Pseudo-Meigs' syndrome secondary to an ovarian germ cell tumor. CITA
Medline
48.Menzin AW. A case of pseudo-Meigs' syndrome secondary to an ovarian germ cell tumor. CITA
Medline
49.Kanetta Y, Nishino R, Asaoka K, Toyoshima K, Ito K, Kitai H. Ovarian hemangioma presenting as pseudo-Meigs' syndrome with elevated CA 125. CITA
Medline
50.Yutani C, Maeda H, Nakajim.a, Takeuchi N, Kimura M, Kitamura H. Primary ovarian lymphoma associated with Meigs' syndrome. A case report. CITA
Medline
51.Reus E, Callejo J, Alsina M, Cusi V, Lailla JM. Síndrome de Meigs y elevación del CA 125. Comentario a propósito de un caso. CITA
52.Ramondetta LM, Carlson JA Jr, Schwarting R. Atypical Meigs' syndrome and bilateral ovarian stromal hyperplasia. A case report. CITA
Medline
53.Lacson AG, Alrabeeah A, Gillis DA, Salisbury S, Grantmyre EB. Secondary massive ovarian edema with Meigs' syndrome. CITA
Medline
54.Carson SA, Mazur MT. Atypical endometrioid cystadenofibroma with Meigs' syndrome: ultraestructure and S-phase fraction. CITA
Medline
55.Maiga B, Dolo A, Dembele M, Traore HA, Leroy P, Pichard E. Meigs' syndrome. One case. CITA
Medline
56.Wiatrowska B, Krajci P, Berner A. Pseudo-Meigs' syndrome. CITA
Medline
57.Hartstein JA, Jacobs AJ, Deppe G, Moshipur J, Cohen CJ. Pseudo-Meigs syndrome with resulting papillary adenocarcinomas of the ovary and fallopian tube. CITA
Medline
58.Santopaolo O, Rotondo A, Alfe M, Canciello P, Rito Marcone G. Meigs syndrome with bilateral hydrothorax. CITA
Medline
59.Balbi GC, Musone R, Compagna R, Cirelli G, Cassese E, Delli Ponti E, et al. Meigs' syndrome and «Meigs' pseudo-syndrome». Report of two cases. Minerva Ginecol. 2001;53 Suppl 1:110-3. CITA
60.Terada S, Suzuki N, Uchide K, Akasofu K. Uterine leiomyoma associated with ascites and hydrotorax. CITA
Medline
61.Ollendorf AT, Keh P, Hoff F, Lurain JR, Fishman DA. Leiomyoma causing massive ascites, right pleural effusion and respiratory distress. A case report. CITA
Medline
62.Domingo P, Montiel JA, Monill JM, Prat J. Pseudo-Meigs' syndrome with elevated CA 125 levels. CITA
Medline
63.Dunn JS, Anderson CD, Meted MW, Brost BC. Hydropic degenerating leiomyoma presenting as pseudo-Meigs' syndrome with elevated CA 125. CITA
Medline
64.Migishima F, Jobo T, Hata H, Sato R, Ikrda Y, Arai M, et al. Uterine leiomyoma causing massive ascites and left pleural effusion with elevated CA 125: a case report. CITA
Medline
65.Amant F, Gabriel C, Timmerman D, Vergote I. Pseudo-Meigs' syndrome caused by hydropic degenerating uterine leiomyoma with elevated CA 125. CITA
Medline
66.Cuillier F, David K, Tanguy M. An atipical Demons-Meigs syndrome. CITA
Medline
67.Kebapci M, Aslan O, Kaya T, Yalcin OT, Ozalp S. Pedunculated uterine leiomyoma associated with pseudo-Meigs' syndrome and elevated CA 125 level: CT features. CITA
68.Sinawat S, Seejorn K. Pseudo-Meigs' syndrome secondary to subserous myoma uterine: case report. CITA
Medline
69.Weise M, Westhphalen S, Fayyazi A, Emons G, Krauss T. Pseudo-Meigs syndrome: uterine leiomyoma with bladder attachment associated with ascites and hydrothorax ­ a rare case of a rare syndrome. CITA
Medline
70.Buckshee K, Dhond AJ, Mittal S, Bose S. Pseudo-Meigs' syndrome secondary to broad ligament leiomyoma: a case report. CITA
Medline
71.Brown RS, Marley JL, Cassoni AM. Pseudo-Meigs' syndrome due to broad ligament leiomyoma: mimic of metastasic ovarian carcinoma. CITA
72.Chen FC, Fink RL, Jolly H. Meigs' syndrome in association with a locally invasive adenocarcinoma of the fallopian tube. CITA
Medline
73.Shigenaga T, Sugama Y, Kitamura S, Kuriki K, Saito K. Meigs' syndrome associated with adenocarcinoma of the left fallopian tube. CITA
Medline
74.Giannacopoulos K, Giannacopoulos Ch, Matalliotakis I, Neonaki M, Papanicolau N, Koumantakis E. Pseudo-Meigs' syndrome caused by paraovarian fibroma. CITA
Medline
75.Ceamanos C, García-Manero M, Idoate MA, Alcázar JL, Mínguez JA, Galán MJ, et al. Síndrome de Meigs asociado a tumor paraovárico. CITA
76.Nagakura S, Shirai Y, Hatakeyama K. Pseudo-Meigs' syndrome caused by secondary ovarian tumor from gastrointestinal cancer. A case report and review of the literature. CITA
Medline
77.Ohsawa T, Ishida H, Nakada H, Inokuma S, Hashimoto D, Kuroda E, et al. Pseudo-Meigs' syndrome caused by ovarian metastasis from a cancer: report of a case. CITA
Medline
78.Abramov Y, Anteby SO, Fasouliotis SJ, Barak V. The role of inflammatory cytokines in Meigs' syndrome. CITA
Medline
79.Abramov Y, Anteby SO, Fasouliotis SJ, Barak V. The kinetics of leptina in Meigs' syndrome. CITA
Medline
80.Ponce J, Martí MD, Balagueró L. Marcadores tumorales en cáncer ginecológico. En: Cabero L, editor. Tratado de ginecología, obstetricia y medicina de la reproducción. Madrid: Editorial Médica Panamericana, 2003. p. 1653-61. CITA
81.Buamah PK, Skillen AW. Serum CA 125 concentrations in patients with benign ovarian yumours. CITA
Medline