x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Index Medicus/Medline, CINAHL, Index de Enfermería, International Nursing Index, Indice Médico Español, Cuiden, Bibliomed, SCOPUS

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Estudio de pacientes ingresados en una unidad de Telemetría

Study of patients admitted to a telemetry unit

T Quesada a, A Ramos b, R Rodríguez c, C Torrejón d, I Gómez e, I Guerado f

a
b
c
d
e
f

Palabras Clave

Telemetría. Monitorización. Arritmias. Radiotelemetría.

Keywords

Telemetry. Monitoring. Arrythmia. Radiotelemetry.

Artículo

Artículo original


Estudio de pacientes ingresados en una unidad de Telemetría

Study of patients admitted to a telemetry unit

T. Quesada
A. Ramos
R. Rodríguez
C. Torrejón
I. Gómez
I. Guerado

Diplomadas en Enfermería.
Servicio de Medicina Intensiva.
Hospital Militar Vigil de Quiñones.

Correspondencia:
M.ª Teresa Quesada Pérez
Servicio de Medicina Intensiva
Hospital Militar Vigil de Quiñones
Avda. de Jerez, s/n
41013 Sevilla


RESUMEN

El objetivo de este estudio es analizar cuál es la situación actual de la unidad de telemetría del hospital Vigil de Quiñones; determinar cuáles han sido las indicaciones, los resultados y los problemas encontrados desde su funcionamiento; estudiar la utilidad de la monitorización telemétrica del ritmo cardíaco, con vigilancia centralizada en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), para la detección de arritmias graves, para el control del tratamiento antiarrítmico, por qué y en qué cuantía es clínicamente útil.

La telemetría es un método de monitorización de pacientes con una demanda firmemente asentada en este centro. En la mayoría de los casos se vigilaron arritmias, siendo las más frecuentes los extrasístoles ventriculares la bradicardia sinusal y la taquicardia supraventricular. La telemetría sirvió en gran medida para el tratamiento de las arritmias, así como para el seguimiento de pacientes a los que se les implantó marcapasos transitorios o definitivos. En un porcentaje significativo de pacientes (8,62%) la telemetría fue fundamental para la decisión de ingreso en UCI, lo que sin duda afectó a la supervivencia de los pacientes. En general hubo pocos problemas con la señal de transmisión.

PALABRAS CLAVE

Telemetría. Monitorización. Arritmias. Radiotelemetría.

SUMMARY

The current situation of the telemetry unit of Vigil de Quiñones Hospital was studied. Telemetry indications, results, and problems observed since the unit was inaugurated were studied to determine the usefulness of telemetric heart rate monitoring and centralized surveillance in an intensive care unit (ICU) in detecting severe arrhythmias, controlling antiarrhythmic treatment, and evaluating why and to what extent telemetry is clinically useful.

In our center, telemetry is used to monitor patients with well-established needs. In most cases, arrhythmias are monitored, most frequently premature ventricular complexes, sinus bradycardia and supraventricular tachycardia. Telemetry was useful in arrhythmia treatment and the follow-up of patients with temporary or permanent pacemakers. In a significant percentage of patients (8.62%), telemetry was the key to their ICU admission and, possibly, their survival. There were generally few problems with signal transmission.

KEY WORDS

Telemetry. Monitoring. Arrythmia. Radiotelemetry.


INTRODUCCION

La creación de las Unidades de Cuidados Intensivos y la monitorización de la frecuencia y el ritmo cardíaco a partir de la década de los sesenta significó una importante reducción en la mortalidad por arritmias de pacientes críticos, siendo muy valiosa para el diagnóstico y tratamiento de las mismas (1).

La tecnología actual permite realizar esta monitorización sin que el paciente se encuentre ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) (2).

Por esta razón se creó en 1992 en el Hospital Militar Vigil de Quiñones la unidad de radiotelemetría, cuyo fin era tener monitorizada la señal del ECG de los pacientes desde la habitación de la sala convencional a la central de monitores de la UCI, ofreciendo libertad de movimiento a la vez que se mantiene la seguridad física y aumenta el bienestar psicológico del paciente (3).

El presente estudio plantea la hipótesis de que la edad del paciente influye tanto en la incidencia de desconexión de los electrodos como en el número de transferencias a UCI.

Los objetivos de este estudio retrospectivo son:

­ Analizar cuál es la situación actual de la telemetría en esta unidad.

­ Determinar cuáles han sido las indicaciones, los resultados y los problemas encontrados a lo largo de estos años.

­ Estudiar, en un segundo tiempo, si la monitorización telemétrica del ritmo cardíaco es útil para la detección de arritmias graves, para el control del tratamiento antiarrítmico, y por qué y en qué cuantía es clínicamente útil.

MATERIAL Y MÉTODOS

El estudio se ha realizado en la Unidad de Telemetría del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Militar Vigil de Quiñones, el período de estudio está comprendido entre 1992-1997, revisándose 457 historias. La inclusión de los pacientes se hizo siguiendo las recomendaciones del American College of Cardiology (ACC) (4) (tabla 1).

 

Tabla 1 Clasificación de pacientes según las recomendaciones del American College of Cardiology (ACC) (2)

Clase Indicación

I Monitorización claramente indicada. Beneficio definitivamente establecido.
­ Sospecha de infarto agudo de miocardio o angina inestable.
­ Sospecha de angina post infarto agudo de miocardio.
­ Vigilancia post angioplastia coronaria transluminal percutánea (ACTP).
­ Vigilancia post ablación por catéter de arritmias.
­ Pacientes que han sufrido un síncope.
­ Pacientes que presentan bloqueos aurículo-ventriculares o bloqueo de rama de reciente aparición.
­ Vigilancia post implante de marcapaso definitivo.
­ Pacientes con taquiarritmias ventriculares.
­ Cualquier paciente con inestabilidad hemodinámica.
­ Fase aguda de miocarditis.
­ Intoxicación por drogas potencialmente arritmogénicas.
II Monitorización, aunque puede ser beneficiosa en algunos casos individuales, no claramente indicada.
­ Pacientes con infarto agudo de miocardio > cuarto día de alto riesgo.
­ Vigilancia post coronariografía sin ACTP.
­ Fase inicial del tratamiento con antiarrítmicos clase I o III.
­ Postoperatorio precoz de pacientes de alto-moderado riesgo.
­ Respiratorios crónicos tras su alta a planta.
­ Pacientes con síndrome de apnea del sueño.
­ Cualquier paciente de planta, que a criterio del médico responsable tenga riesgo potencial de desestabilización.
III Monitorización claramente no indicada.
­ Postoperatorio precoz de pacientes de bajo riesgo.
­ Pacientes terminales.
­ Pacientes con patología estable.

Para la monitorización del ritmo cardíaco se usó un sistema de telemetría digital UHF de la casa comercial Hewlett-Packard modelo 1403 A (5), que consta de:

­ Un transmisor digital tamaño bolsillo con un juego de tres, cuatro o cinco latiguillos extraibles, equipado con un botón de aviso a la enfermera y un compartimento para una batería de 9 voltios. El transmisor se encarga de adquirir, amplificar y digitalizar la señal del ECG del paciente; así mismo, detecta el pulso del marcapasos y luego lo envía por un canal de frecuencia ultraelevada (UHF) hacia del receptor central (Fig. 1).

Figura 1. Transmisor digital.

­ Un módulo receptor alojado en el receptor central, cada uno de ellos consta de un código de identificación interno que lo une con un transmisor específico, impidiendo que el ECG de otro paciente se transmita y se visualice por equivocación.

­ Un receptor central que consta de tres módulos en este caso, pudiéndose ampliar hasta ocho. Éste se encarga de calcular la frecuencia cardíaca de cada paciente. Debe permanecer siempre encendido para que funcionen los transmisores y receptores (Fig. 2).

Figura 2. Receptor central junto a pantalla de monitor.

­ Y un sistema de antena localizado en las plantas 10, 11 y UCI de este hospital que asegura un desarrollo uniforme a través de todo el área de cobertura.

Las variables recogidas durante el tiempo de monitorización de cada paciente seleccionado, fueron las siguientes:

­ Edad.

­ Diagnóstico.

­ Clasificación según la ACC.

­ Servicio solicitante.

­ Arritmias identificadas.

­ Bloqueo aurículo-ventricular (A-V).

­ Implantación de marcapasos.

­ Número de días de monitorización.

­ Transferencia a UCI.

­ Número registrado de desconexiones de electrodos.

La indicación de la telemetría la realiza el médico responsable del paciente mediante petición a la UCI (tabla 2), esta petición es es recibida por el personal de enfermería de la unidad, quien abre la historia en la Unidad de Telemetría, a la vez que asigna al paciente a la central de monitores.

 

Tabla 2 Petición de telemetría



El personal de enfermería de la planta de hospitalización explica el procedimiento al paciente y le coloca el transmisor (Fig. 3), recibiéndose desde este momento la señal en la central de monitores de UCI donde es continuamente vigilado, quedando recogidas las arritmias y las variaciones de la frecuencia cardíaca en la central de monitorización, pasando a soporte en papel cada 24 horas.

Figura 3. Transmisor colocado en paciente.

Si el personal de enfermería de UCI advierte algún cambio importante en el trazado de ECG se pone en contacto vía telefónica con la enfermera de planta para que realice una observación directa del paciente, anotando las observaciones en la historia.

Para el análisis de los datos de la investigación se empleó el programa estadístico SPSS 6.0 para Windows y la prueba de t de Student. Las variables cualitativas fueron analizadas según una distribución de frecuencias, mientras que las cuantitativas fueron descritas mediante la media y desviación típica.

RESULTADOS

La edad media de los pacientes monitorizados fue 70,71 años con una desviación típica de 13,33. Los diagnósticos de los pacientes ingresados en la Unidad de Telemetría y los porcentajes correspondientes a cada uno de ellos fueron:

* Cardiopatía isquémica: 18,18%

* Taquiarritmias: 30,62%

* Bradiarritmias: 16,74%

* Bloqueo aurículo-ventricular: 8,13%

* Síncope: 13,39%

* Valvulopatía: 0,95%

* Control de marcapasos implantados: 4,78%

* Intoxicación medicamentosa: 1,91%

* Tromboembolismo pulmonar: 0,47%

* Insuficiencia cardíaca: 2,87%

* Alteración del sistema nervioso central: 1,43%

* Hipertensión arterial: 0,47%

Según la clasificación del American College of Cardiology, 428 (94,3%) de los pacientes monitorizados pertenecieron a la clase I (Fig. 4).

Figura 4. Clasificación de pacientes según la ACC, 1991.

Los servicios y porcentaje en que solicitaron la monitorización telemétrica fueron los siguientes:

­ Servicio de Urgencias: 59%

­ Servicio de Cardiología: 30%

­ Servicio de Neumología: 9%

­ Servicio de Neurología: 1%

­ Otros servicios: 1%

Las arritmias que se detectaron con más frecuencia en el período estudiado fueron los extrasístoles ventriculares, la bradicardia sinusal y la taquicardia paroxística supraventricular, entre otras. La relación entre los diagnósticos que motivaron la vigilancia del ritmo cardíaco y las arritmias más frecuentemente registradas durante los días de monitorización telemétrica se muestran en la tabla 3.

 

Tabla 3 Relación de diagnósticos y arritmias. Porcentaje de aparición de arritmias más frecuentes por patología


Diagnóstico Bradicardia Taquicardia supra- ventricular Fibrilación auricular Fluter auricular Extrasístole ventricular Taquicardia ventricular Ritmo marcapasos

Cardiopatía isquémica 29,5 21,5 13,6 7,9 38,5 4,5 6,8
Insuficiencia cardíaca  30 30 30 15 60 5 15
Taquiarritmia 18 63,9 43,6 12 38,3 3,7 1,5
Bradiarritmia 88,5 11,4 30 5,7 40 5,7 14,2
Bloqueo auríc.-ventric. 56,6 20 6,7 3,3 50 16,6 46,6
Síncope 46 25,3 11,1 0 33,3 0 6,3
Intoxicación medicamentos 38,4 23 38,4 0 53,8 7,6 7,6
Alteración SNC 57,1 14,3 14,3 14,3 42,9 14,3 0

Del total de pacientes estudiados, 17 (8,56%) necesitaron implantación de marcapasos transitorio y tres (1,42%) necesitaron marcapasos definitivo.

El porcentaje global de pacientes que requirieron ingreso en UCI fue del 8,62% (n= 40). Las patologías que lo motivaron, independientemente del diagnóstico de ingreso, se recogen en la tabla 4.

 

Tabla 4 Patología de los pacientes que necesitaron ingreso en UCI


Patología N.º pacientes (%)

Bloqueo aurículo ventricular 13 33,33
Cardiopatía isquémica 7 16,66
Síncope 7 16,66
Taquiarritmias 5 11,11
Intoxicación medicamentosa 2 5,55
Hipertensión arterial 2 5,55
Control de marcapasos implantados 2 5,55
Bradiarritmias 2 5,55

El 26% de los pacientes con bloqueo AV precisaron ingreso en UCI, mientras que en el resto de las patologías nunca se superó el 8% de los casos.

El tiempo medio de monitorización según la patología fue de 5,46 días para los bloqueos AV, con una desviación típica de 2,92; 4,72 días para las bradiarritmias con desviación típica de 2,75; 4,55 días para la insuficiencia cardíaca con desviación típica de 2,81; 3,28 días para las alteraciones del SNC con desviación típica de 1,38; y 3,61 días en intoxicaciones medicamentosas con desviación típica 2,14 (Fig. 5).

Figura 5. Tiempo medio de monitorización (días) según el diagnóstico que motivó la vigilancia.

El porcentaje de desconexiones de electrodos total producidas fue de un 22%. Al relacionar esta incidencia con la edad de los pacientes se obtuvo el siguiente resultado:

­ De 45 a 54 años 4,34% de desconexiones

­ De 55 a 64 años 13,04% de desconexiones

­ De 65 a 74 años 32,60% de desconexiones

­ De 75 a 84 años 32,56% de desconexiones

­ De 85 a 94 años 19,56% de desconexiones

La contrastación estadística de la hipótesis planteada sobre la influencia de la edad en la aparición de desconexiones se verificó con un nivel de significación p= 0,03. En cambio, al relacionar las variables edad e incidencia de transferencias a UCI, no se obtuvo significación estadística.

DISCUSION

Contrastando nuestro estudio con otro realizado por Estrada et al (6), sobre el papel de la monitorización telemétrica en unidades de cuidados intermedios, se observó que en ambos casos, la telemetría fue eficaz para la detección de arritmias significativas, siendo de gran utilidad como guía del plan terapéutico en planta y en intervenciones de emergencias.

Es de destacar que en la mayoría de los casos se controlaron las taquiarritmias, bradiarritmias y se estudiaron los casos potenciales de cardiopatía isquémica, así como la utilidad de la telemetría para el seguimiento de pacientes a los que se les implantó marcapasos transitorio o definitivo.

En un número significativo de pacientes, la telemetría fue fundamental para la decisión de ingreso en UCI, lo que sin duda afectó directamente a su supervivencia.

En general, hubo pocos problemas con la señal de transmisión y, cuando los hubo, éstos fueron debidos fundamentalmente a desconexiones por el movimiento del propio enfermo, destacando la mayor incidencia de desconexiones en los pacientes de más edad.

Una vez obtenidos los resultados se comprobó que la hoja de recogida de datos de los pacientes con telemetría no aportaba la suficiente información (destino final del paciente, efectividad de la telemetría, modificaciones en el diagnóstico y tolerancia del paciente). Así pues, se ha diseñado un nuevo protocolo de recogida de datos para una mejor vigilancia y seguimiento de estos pacientes.

Finalmente, creemos necesaria la realización de un estudio prospectivo, convenientemente diseñado, con el objetivo de dar más consistencia a estos resultados.

CONCLUSIONES

A raíz de los resultados obtenidos en este estudio se ha confirmado la hipótesis de que la edad influye en el número de desconexiones de los electrodos, no así en el número de transferencias a UCI, y se ha llegado a la conclusión de que la telemetría es un método de monitorización de pacientes con una demanda firmemente asentada en este centro hospitalario, siendo su indicación fundamental para monitorización de pacientes de Clase I, según la ACC, y solicitada por los servicios de urgencias y cardiología principalmente.


BIBLIOGRAFIA

1. Brown KWG, McMillan RL, Forbath N, Melgrano F. Coronary Unit and Intensive Care Center for Acute Myocardial Infarction. Lancet 1963;2:349-54.

2. Gorfinkel HJ, Kerchel L, Lindsay J. Electrocardiographyc radiotelemetry in the early recuperative period of acute myocardial infarction. Chest 1976;69:158-63.

3. Kernick I. Telemetría. En: Williams SM. Decisiones de enfermería de cuidados críticos. Barcelona: Doyma; 1992. p. 194-7.

4. Emergengy Cardiac Care Committee members. Recommended guideliness for in hospital cardiac monitoring of adult for detection of arrythmia. J Am Coll Cardiol 1991;18:1431-3.

5. Hewlett-Packard Critical Care Network. Operating Guide, 1990, 20 Edic. EE.UU.; 1. p. 3-10.

6. Estrada CA, Rosman HS, Prasad NK, et al. Role of telemetry monitoring in the non- intensive care unit. Am J Cardiol 1995; 76:960-5.