x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Latindex, Dialnet, Bibliomed, CINAHL, Eventline, IBECS, Scopus

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.ft.2011.03.003

Estudio comparativo del índice de masa corporal y el equilibrio postural en estudiantes universitarios sanos

Comparative study of the body mass index and postural balance in young healthy university students

A.M. Gallego Gómez a, F. Hita Contreras a, R. Lomas-Vega a, A. Martínez-Amat a,

a Departamento de Ciencias de la Salud, Universidad de Jaén, Jaén, España

Palabras Clave

Balance postural. Obesidad. Equilibrio. Índice de masa corporal.

Keywords

Postural control. Obesity. Balance. Body Mass Index.

Resumen

Objetivos

El propósito de este estudio ha sido analizar en una población de jóvenes universitarios la influencia del índice de masa corporal (IMC) en el equilibrio general, antero-posterior y medio-lateral.

Material y método

Se ha trabajado con una muestra de 68 jóvenes (edad=20,82±3,46), 18 hombres y 50 mujeres, universitarios. Se analizó el IMC y el equilibrio con ojos abiertos y con ojos cerrados de cada uno de los sujetos.

Resultados

Todas las variables estabilométricas presentan fuerte evidencia contra la normalidad. Por ello se utilizó el coeficiente de correlación Rho de Spearman. En la relación del índice de masa corporal (IMC) con el índice de estabilidad antero-posterior ojos cerrados (IAPOCX) se observan resultados estadísticamente significativos (p=0,042). El coeficiente de determinación R2=0,037 indica que la influencia del IMC sobre el IAPOCX es del 3,7%. En el resto de variables relacionadas y llevadas a estudio no se obtuvieron resultados estadísticamente significativos.

Conclusiones

Podemos afirmar que en ausencia de patología relevante, cuando el sujeto se encuentra con los ojos cerrados cuanto mayor es el IMC, peor es la estabilidad en el plano sagital.

Artículo

Introducción

El mantenimiento del equilibrio es un requisito esencial para el desempeño de las tareas diarias y de las actividades deportivas1, 2.

Se define como el proceso que mantiene el centro de gravedad dentro de la base de apoyo del cuerpo y requiere ajustes constantes que son proporcionados por la actividad muscular y la posición de las articulaciones3, 4.

El mantenimiento de la postura requiere de la detección sensorial de los movimientos del cuerpo, la integración de la información sensorial-motora en el sistema nervioso central y una adecuada respuesta motora5, 6.

Es importante fijar la atención en el papel que desempeña la postura y la acción en relación con la capacidad de estabilización y como la postura-equilibrio informa de la historia del sujeto. La habilidad para usar las aferencias visuales, vestibulares y propioceptivas para el equilibrio se correlacionó con la movilidad funcional7.

El control postural se define como el control de la posición del cuerpo en el espacio con los objetivos de equilibrio y orientación8, 9.

Tradicionalmente, ha sido considerado como una tarea automática o de reflejo controlado, sugiriendo que los sistemas de control postural utilizan recursos de atención mínimos. Sin embargo, estudios recientes han evidenciado lo contrario. Éstos sugieren que hay recursos de atención significativos para el control postural y que estos requerimientos varían en función de la tarea postural, la edad del sujeto y de sus habilidades de equilibrio10.

La cantidad excesiva de grasa modifica la geometría del cuerpo mediante el acumulo de masa pasiva en las diferentes regiones, afecta a la biomecánica, generando limitaciones funcionales de las actividades de la vida diaria, y posiblemente, predisponen a la lesión11, 12.

Hay evidencia de que el peso corporal es un fuerte predictor de la estabilidad postural con perturbaciones posturales asociadas con la obesidad, y que aparecen en la adolescencia13, 14.

La obesidad está aumentando continuamente, desatando una verdadera epidemia en los países desarrollados, un hecho que parece estar relacionado, por una parte, al mayor consumo de alimentos con mayor contenido calórico, tales como los presentes en la «comida rápida» y por otro a un estilo de vida más sedentario15, 16.

En España, en los últimos 15 años ha habido un aumento del 2,2% en la prevalencia de la obesidad. La prevalencia estimada en la actualidad de la sobrecarga de peso y obesidad global para la población española es del 14,5 y el 53,5%, respectivamente17. La proporción de sujetos con obesidad es mayor en las regiones del sureste del país, por lo que Andalucía se caracteriza por estar entre las más altas con valores que llegan a un 21,5%18, 19.

El sobrepeso es la condición en la que el peso del individuo excede del promedio de la población en relación al sexo, talla y somatotipo20.

El índice de masa corporal (IMC) constituye uno de los componentes entre los métodos antropométricos para evaluar el estado nutricional, lo definen como la medición de la variación de las dimensiones físicas y composición del cuerpo en diferentes edades y grados de nutrición. Entre las variables antropométricas a tener en cuenta son la estatura y el peso corporal21.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en adultos suele establecer que un índice de masa corporal (IMC) comprendido en el intervalo de 18,5kg/m2 a 24,99kg/m2 corresponde a una situación saludable. Un IMC por debajo de 18,5kg/m2 indica malnutrición o algún problema de salud, mientras que un IMC de 25kg/m2 o superior indica sobrepeso. A partir de 30kg/m2 hay obesidad leve, y a partir de 40kg/m2 hay obesidad mórbida que puede requerir una operación quirúrgica.

La relación lineal entre la magnitud de la pérdida de peso y la mejora del equilibrio proporciona apoyo adicional a la sugerencia de que el peso corporal es un importante predictor de la estabilidad postural13.

Objetivos

Analizar en una población de jóvenes universitarios la influencia del IMC en el equilibrio general, antero-posterior y medio-lateral.

Material y método Sujetos

Los sujetos participantes en este estudio fueron 68 alumnos, con un IMC de (22,82±4,51), de ellos 50 eran mujeres (73,53%), con un IMC de (22,63±4,87) y 18 eran hombres (28,47%), con un IMC de (23,36±3,52), con un mínimo de edad de 18 años y un máximo de edad de 35 años, media de estas edades de 20,82±3,468, ninguno de ellos presenta patología relevante. Toda la muestra son estudiantes de segundo curso de fisioterapia de la universidad de Jaén (Tabla 1, Tabla 2).

Tabla 1. Distribución de la muestra por género

Sexo N %
Hombre 18 28,47
Mujer 50 73,53
Total 68 100

Tabla 2. Distribución de la muestra por IMC

Sexo N IMC Sobrepeso
Hombres 18 23,36±3,52 8
Mujeres 50 22,63±4,87 17
Total 68 22,82±4,51 25

Todos los sujetos fueron informados de los objetivos y de las características del estudio y entregaron al investigador un consentimiento informado, firmado por cada uno de ellos.

Instrumentos

Para la descripción de las características antropométricas se utilizó un báscula digital de 130kg/100g de precisión y un tallímetro para adultos “T201-T4, ASIMED”.

Para la realización de la prueba de equilibrio general, antero-posterior y medio-lateral se utilizó la plataforma estabilométrica “The Biodex Balance System SD”. El parámetro 0 es el indicativo de buen equilibrio, conforme se alejan los valores de 0, es indicativo de peor equilibrio.

Protocolo

El cálculo de IMC se realizó dividiendo el peso (kg) por la altura al cuadrado (m2).

Los datos se recogieron con ropa ligera y sin calzado.

Posteriormente se recogieron los datos estabilométricos, instruimos a los sujetos para la manutención de la proyección vertical de su centro de gravedad en el centro de la plataforma mediante la observación de un punto en una pantalla vertical situada a 30cm delante de su cara (Figura 1).

Imagen del test realizado.

Figura 1. Imagen del test realizado.

Cada sujeto realizó tres ensayos con ojos abiertos y tres con ojos cerrados, cada ensayo fue de 20 segundos de duración, con períodos de descanso de 10 segundos entre ellos. Todos los sujetos realizaron la prueba con los pies descalzos, brazos libres a lo largo del cuerpo y con ropa ligera.

Una vez obtenidos todos los datos, se registraron en una plantilla creada para tal efecto.

Variables

Se obtuvo el IMC de cada sujeto y se codificó según la clasificación de la OMS para IMC, en sujetos con peso normal, para los valores < 24,99kg/m2 y en sujetos con sobrepeso, para valores ≥ 25kg/m2.

Las variables relacionadas con el equilibrio vienen determinadas, por el plano frontal, para el índice de estabilidad medio-lateral, por el plano sagital, para el índice de estabilidad antero-posterior y el índice de estabilidad general, la suma de los dos parámetros anteriores. Para cada uno de estos índices se obtuvieron cuatro resultados:

  • • El primero indica la media de la estabilidad del sujeto, con ojos abiertos y con ojos cerrados (IEGAOX/IEGOCX), para el plano sagital (IAPOAX/IAPOCX) y para el plano frontal (IMLOAX/IMLOCX).

  • El segundo índica las oscilaciones realizadas por el sujeto para encontrar el equilibrio estático, con ojos abiertos y cerrados. (IEGOAS/IEGOCS), para el plano sagital (IAPOAS/IAPOCS) y para el plano frontal (IMLOAS/IMLOCS).

Estadística

Se ha realizado un análisis descriptivo de todas las variables de estudio, mediante frecuencia, en las variables categóricas y con medidas de tendencia central y dispersión: mínimo, máximo, media, desv. Típ. y número válido de casos, en las variables cuantitativas.

Se analizó la bondad de ajuste de las muestras a la distribución normal mediante la prueba de Kolmogorov-Smirnov.

Para la relación entre dos variables cuantitativas se utilizó el coeficiente de correlación r de Pearson cuando las variables del estudio cumplían la normalidad y el coeficiente Rho de Spearman cuando no se cumplía la normalidad.

Se trabajo a un nivel de confianza del 95%.

Resultados Análisis descriptivo de la muestra

Descriptivo de los sujetos de estudio en función al IMC del total de la muestra, en mujeres y en hombres (Tabla 3).

Tabla 3. Descriptiva del IMC del total de la muestra y dividida por género

Sexo IMC
Mujer  
N 50
Media 22,6320
Error típ. de la media 0,50115
Mínimo 16,79
Máximo 31,39
Desv. típ. 3,54363
 
Hombre  
N 18
Media 23,3617
Error típ. de la media 0,66406
Mínimo 18,05
Máximo 29,69
Desv. típ. 2,81735
 
Total  
N 68
Media 22,8251
Error típ. de la media 0,40770
Mínimo 16,79
Máximo 31,39
Desv. típ. 3,36198

Se observa un IMC muy parecido en los sujetos hombres y en los sujetos mujeres estando ambos grupos dentro del intervalo 20-25 de media.

Relación entre IMC y equilibrio

Todas las variables del índice de estabilidad antero-posterior (IAP) ojos abiertos y cerrados, presentan fuerte evidencia contra la normalidad. Por ello, en todos los análisis se utilizará el coeficiente de correlación Rho de Spearman (Tabla 4).

Tabla 4. Correlación entre valores de IMC e índices de estabilidad

      IAPOAX IAPOAS IAPOCX IAPOCS
Rho de Spearman IMC Coeficiente de correlación –0,012 0,045 0,248 a 0,206
    Sig. (bilateral) 0,925 0,717 0,042 b 0,092
    N 68 68 68 68

a La correlación es significativa al nivel 0,05 (bilateral).
b La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

En la Figura 2 se observa la relación del índice de masa corporal (IMC) con el índice de estabilidad antero-posterior ojos cerrados (IAPOCX). Esta relación muestra como aumenta el valor del índice de estabilidad antero-posterior (ojos cerrados) conforme aumenta el índice de masa corporal de los sujetos de la muestra, obteniendo resultados estadísticamente significativos (p=0,042).

Relación entre los valores de IMC y el índice de estabilidad antero-posterior ojos cerrados.

Figura 2. Relación entre los valores de IMC y el índice de estabilidad antero-posterior ojos cerrados.

El coeficiente de determinación R2=0,037 indica que la influencia del IMC sobre el IAPOCX es del 3,7% (Figura 2).

En el resto de variables relacionadas y llevadas a estudio no se obtuvieron resultados estadísticamente significativos (p>0,05).

Discusión

Son numerosos los estudios que afirman una correlación positiva entre el índice de masa corporal (IMC) y el aumento de la inestabilidad. Ledín y McGraw, en sus estudios de investigación publicados en 1993 y 2000 respectivamente, afirmaron que la acumulación de tejido graso reduce el equilibrio del cuerpo y contribuye a las caídas entres los adolescentes extremadamente obesos22, 23. Hills en su estudio publicado en 1991, afirmó, que el exceso de peso y el bajo nivel de actividad física provoca inestabilidad postural6.

Otros autores, informan que la obesidad afecta a la selección de estrategias motoras empleadas para mantener la postura23, 6, 24.

Greve en 2007 realizó un estudio a una población de hombres jóvenes, evaluando el índice de masa corporal (IMC) y el equilibrio postural en apoyo unipodal, utilizando la plataforma estabilométrica “BBS”, no obtuvo resultados estadísticamente significativos25. Nosotros hemos querido determinar la relación existente entre IMC y el equilibrio general, antero-posterior y medio-lateral en una población de jóvenes universitarios, realizando un test de equilibrio en la plataforma Biodex Balance System SD (“BBS”).

Después de realizar este estudio, podemos afirmar con resultados estadísticamente significativos (p=0,042) que el aumento del IMC hace que aumente el valor del índice de estabilidad antero-posterior al encontrarse el sujeto con los ojos cerrados, lo que indica que a mayor IMC en un sujeto, al cerrar los ojos, encuentra mayor inestabilidad antero-posterior. Respecto a otras variables estabilométricas objeto de estudio podemos observar que no hay diferencias estadísticamente significativas.

Al clasificar la muestra, según la OMS, en las distintas categorías de IMC, no obtuvimos resultados estadísticamente significativos, pero sí se ha obtenido el valor más alto en el índice de estabilidad general con los ojos cerrados, para el grupo preobesos (IAGOCX de 1,41±0,66).

Por lo tanto, se hace necesaria la realización de otros estudios e investigaciones, con protocolos similares estandarizados, de estabilometría dinámica y estática en planos inestables, para delimitar la relevancia del entorno de exploración en los hallazgos de nuestro estudio. En el futuro, este proyecto pretende ampliarse con otras poblaciones y aumentar la muestra de estudio.

Conclusiones

Podemos afirmar que el equilibrio estático de cada sujeto varía, dependiendo de los distintos valores antropométricos y biomecánicos que muestren.

En conclusión, en este estudio podemos afirmar que a mayor IMC, mayor es el valor del índice de estabilidad antero-posterior, al encontrarse el sujeto con los ojos cerrados, determinando un peor equilibrio del sujeto en el plano sagital al cerrar este los ojos.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses

Recibido 2 Diciembre 2010
Aceptado 26 Marzo 2011

Autor para correspondencia. amamat@ujaen.es

Bibliografía

1.Cote KP, Brunet ME, Gansneder BM, Shultz SJ. Effects of pronated and supinated foot postures on static and dynamic postural stability. J Athl Train. 2005; 40:41-6.
Medline
2.Murphy DF, Connolly D, Beynnon B. Risk factors for lower extremity injury: a review of the literature. Br J Sports Med. 2003; 37:13-29.
Medline
3.Arnold BL, Schmitz RJ. Examination of balance measures produced by the Biodex Stability System. J Athl Train. 1998; 33:323-7.
Medline
4.Battistella LR, Shinzato GT. Retorno à atividade física pós-tratamento do aparelho locomotor. En: Ghoroyeb N., Barros T., editors. O Exercício: por tração fisiológica avaliação médica, aspectos especiais e preventivos. São Paulo: Atheneu; 1999. 295-304.
5.Beard D, Refshauge K. Effects of ACL Reconstruction on proprioception and neuromuscular performance. En: Lephart S.M., Fu F.H., editors. Proprioception and neuromuscular control in joint stability. Philadelphia: Human Kinetics; 2000. 213-24.
6.Hills AP, Parker AW. Gait characteristics of obese children. Arch Phys Med Rehabil. 1991; 72:403-7.
Medline
7.Tang PF, Moore S, Woollacott MH. Correlation between two clinical balance measures in older adults: functional mobility and sensory organization test. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 1998; 53:M140-146.
Medline
8.Shumway-Cook A, Woollacott M. Attentional demands and postural control: the effect of sensory context. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2000; 55:M10-6.
Medline
9.Shumway-Cook A, Woollacott M. Motor Control. Theory and Practical Applications. 2ed. Baltimore, MD: Lippincott Williams and Wilkins; 2000.
10.Woollacott M, Shumway-Cook A. Attention and the control of posture and gait: a review of an emerging area of research. Gait Posture. 2002; 16:1-14.
Medline
11.De Souza SA, Faintuch J, Valezi AC, Sant’ Anna AF, Gama-Rodrigues JJ, De Batista Fonseca IC, et al. Gait cinematic analysis in morbidly obese patients. Obes Surg. 2005; 15:1238-42.
Medline
12.Wearing SC, Hennig EM, Byrne NM, Steele JR, Hills AP. The biomechanics of restricted movement in adult obesity. Obes Rev. 2006; 7:13-24.
Medline
13.Hue O, Simoneau M, Marcotte J, Berrigan F, Doré J, Marceau P, et al. Body weight is a strong predictor of postural stability. Gait Posture. 2007; 26:32-8.
Medline
14.McGraw B, McClenaghan BA, Williams HG, Dickerson J, Ward DS. Gait and postural stability in obese and nonobese prepubertal boys. Arch Phys Med Rehabil. 2000; 81:484-9.
Medline
15.Aranceta J. Community nutrition. Eur J Clin Nutr. 2003; 57:79-81.
16.Prentice AM, Jebb SA. Fast foods, energy density and obesity: a possible mechanistic link. Obes Rev. 2001; 2:141-7.
Medline
17.Entrala-Bueno A, Iglesias C, De Jesús F. Diet and physical activity. A healthful binomial. Eur J Clin Nutr. 2003; 57:63-5.
18.Aranceta Bartrina J. Prevalencia de obesidad en los países desarrollados: situación actual y perspectivas. Nutr Hosp. 2002; 17:34-41.
Medline
19.Gutiérrez-Fisac JL, Banegas Banegas JR, Artalejo FR, Regidor E. Increasing prevalence of over weight and obesity among Spanish adults, 1987-1997. Int J Obes Relat Metab Disord. 2000; 24:1677-82.
Medline
20.Bastos AA, González BR, Molinero GO, Salguero VA. Obesidad, nutrición y actividad física. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. 2005;18:75-79.
21.Monterrey P, Porrata M. Procedimiento gráfico para la evaluación del estado nutricional de los adultos según el índice de masa corporal. Revista Cubana de Alimentación y Nutrición. 2001; 15:62-7.
22.Ledin T, Odkvist LM. Effects of increased inertial load in dynamic and randomized perturbed posturography. Acta Otolaryngol. 1993; 113:249-52.
Medline
23.McGraw B, McClenaghan BA, Williams HG, Dickerson J. Gait and postural stability in obese and nonobese prepubertal boys. Arch Phys Med Rehabil. 2000; 81:484-9.
Medline
24.Kejonen P, Kauranen K, Vanharanta H. The relationship between anthropometric factors and body-balancing movements in postural balance. Arch Phys Med Rehabil. 2003; 84:17-22.
Medline
25.Greve J, Alonso A, Bordini ACPG, Camanho GL. Correlation between body mass index and postural balance. Clinics. 2007; 62:717-20.
Medline