x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Latindex, Dialnet, Bibliomed, CINAHL, Eventline, IBECS, Scopus

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/S0211-5638(07)74454-1

Hacia un enfoque clínico-científico en el diagnóstico con test neurodinámicos (tensión neural)

Toward a clinicoscientific approach to diagnosis with neurodynamic (neural tension) tests

M Shacklock a, C Giménez Donoso b, MªO Lucha López c

a M. App. Sc., Dip. Physio. Director de Neurodynamic Solutions (NDS).
b Fisioterapeuta. Máster OMT, Título de OMT-I. Profesor Titular de Fisioterapia. Unidad de Investigación en Fisioterapia. Universidad de Zaragoza.
c Fisioterapeuta. Máster OMT, Título de OMT-I. Unidad de Investigación en Fisioterapia. Universidad de Zaragoza.

Palabras Clave

Fisioterapia; Neurodinámica; Diagnóstico.

Keywords

Phisiotherapy; Neurodynamic; Diagnosis

Resumen

Durante cierto tiempo han existido múltiples ideas erróneas en cuanto al diagnóstico clínico con test neurodinámicos (tensión neural). Este artículo intenta resolver estos problemas y propone varias formas de unir las ciencias básicas y clínicas a la aplicación e interpretación de los test neurodinámicos en la práctica clínica. El objetivo es que el enfoque pueda ser más sistemático y con mayor base científica. Los nervios normalmente son mecanosensibles si se les aplica la suficiente fuerza. Esta afirmación enlaza con el hecho de que los test neurodinámicos normalmente producen respuestas neurodinámicas. Los test neurodinámicos (TND) estándar 1-3 probablemente producen la suficiente fuerza en el sistema nervioso como para evocar actividad neuronal y síntomas. Puesto que los TND son positivos, se hace necesario determinar qué es un test positivo anormal y de qué tipo puede ser (manifiesto o encubierto) en el paciente. El siguiente paso es establecer una posible causa que el test anormal no nos indica. Esto se realiza con un examen habilidoso y detallado. El paso final para proporcionar soluciones neurodinámicas a los problemas anteriores es determinar si el test anormal es relevante para el problema del paciente. El artículo termina con la afirmación de que algunos tipos de neuropatodinámica es mejor tratarlos y otros, no.

Artículo

INTRODUCCION

Los test neurodinámicos (TND) (tensión neural) existen desde hace ya algún tiempo4-8 y se han convertido actualmente en un aspecto esencial del examen físico de los desórdenes musculoesqueléticos. La literatura sobre su aplicación continúa creciendo, ilustrando las continuas mejoras en el uso clínico de los test1-3,9-15. Sin embargo, incluso en la actualidad, aún quedan problemas significativos en esta área, de tal forma que es importante desarrollar un marco científico y sistemático en el cual basar los test y ofrecer avances de modo que el área se desarrolle dentro de un ámbito bien examinado y bien fundamentado tanto para nuestra profesión como para nuestros pacientes. Por tanto, los objetivos de este artículo son los siguientes:

1. Ofrecer una valoración crítica de algunos problemas comunes a lo largo del examen neurodinámico.

2. Proporcionar soluciones a estos problemas.

3. Realizar lo anterior en un marco científico, de modo que la aplicación clínica de los test neurodinámicos pueda efectuarse de una forma más sistemática y mejor fundamentada.

PROBLEMAS CON LA REALIZACION DE LOS TEST NEURODINAMICOS

El problema principal con la evaluación neurodinámica ha sido la palabra "tensión". Esta palabra implica que el mecanismo fundamental de acción de un test neurodinámico es una fuerza de tracción, o tirón, en las estructuras neurales, de forma que cualquier anormalidad asociada al movimiento o a los síntomas se considera un fenómeno llamado "tensión neural adversa". Esto también implica que los tejidos nerviosos están muy tensos y que el tratamiento de elección son las técnicas de estiramiento. Sin duda se ha producido una gran evolución desde la aparición de esta línea de razonamiento y actualmente se considera desfasada por muchos de los partidarios de este enfoque2,3,16,17.

En lugar de que el fenómeno en cuestión sea una simple "tensión neural", actualmente se están incluyendo muchos otros aspectos en el análisis. En ello se incluye la fisiología del sistema nervioso2,3,13,14,17. Es aquí donde la sensibilidad del sistema nervioso se ha convertido en un aspecto clave en la realización y el análisis de los TND. Por ejemplo, las estructuras nerviosas pueden inflamarse y activarse más fácilmente con la aplicación de una fuerza mecánica18-20. Shacklock13 expuso la importancia de integrar la fisiología en el enfoque neural, de forma que este aspecto pudiera convertirse en parte integral de los TND. En estos aspectos incluía la sensibilidad de los tejidos neurales, los efectos de deslizamiento y los efectos de estructuras adyacentes al sistema nervioso. Shacklock13 creó el término "test neurodinámico" para estos propósitos (fig. 1).

Fig. 1. Test neurodinámicos. Basándose en los efectos de los test neuromecánicos, en la realización y análisis de los test neurodinámicos se toman en consideración muchos aspectos, además de la tensión. (Tomada de Shacklock. Oxford: Elsevier; 2005. Con permiso.)

La propuesta de que se integrase la fisiología en el análisis de los TND13,14 supuso que los terapeutas podían modificar su técnica de acuerdo con variables que podían contribuir a la sintomatología del paciente de un modo más seguro y, siendo optimistas, más efectivo. La seguridad es importante en la evaluación neurodinámica porque la provocación de los síntomas ha sido un tema clave, y ya se sabe que la compresión y la tensión reducen la circulación de los tejidos neurales21-24.

CONSIDERACIONES EPIDEMIOLOGICAS. EFICACIA DIAGNOSTICA

Los temas clave afrontados por el enfoque de la evaluación neurodinámica no consisten solamente en si un test neurodinámico es anormal, sino también en cuándo es normal y si las técnicas neurales deberían aplicarse o no en el tratamiento. De este modo, la neurodinámica debería incluir principios epidemiológicos conocidos, los cuales incluyen la respuesta a cuestiones sobre la eficacia diagnóstica. Por ejemplo, ¿qué precisión tienen los TND en el diagnóstico? Para contestar esta pregunta debemos considerar cuatro posibilidades.

1. Verdadero positivo . El test es positivo cuando el trastorno ESTÁ presente. Diagnóstico correcto.

2. Falso positivo. El test es positivo cuando el trastorno NO ESTÁ presente. Diagnóstico incorrecto.

3. Verdadero negativo. El test es negativo cuando el trastorno NO ESTÁ presente. Diagnóstico correcto.

4. Falso negativo. El test es negativo cuando el trastorno ESTÁ presente. Diagnóstico incorrecto.

Para que cualquier test diagnóstico sea efectivo debe poseer unos altos valores de sensibilidad y especificidad. La sensibilidad es un test positivo cuando el trastorno relevante está presente. La especificidad es un test negativo cuando el trastorno no está presente. Claramente, a mayor sensibilidad y especificidad, mejor es el test y más alto será su valor diagnóstico. Estudios sobre la eficacia diagnóstica de los test neurodinámicos han mostrado buenos resultados. En dos estudios llevados a cabo independientemente el uno del otro, se ha mostrado que los valores de sensibilidad para el test neurodinámico 1 del mediano en pacientes con síndrome del túnel carpiano se encontraban entre el 82 y el 75 %, respectivamente25, con resultados similares mostrados por Selvaratnam et al26. Selvaratnam et al27 mostraron que el test neurodinámico 1 del mediano discriminaba con éxito entre sujetos normales, pacientes con una alta probabilidad de dolor de hombro debido a lesiones musculoesqueléticas locales y pacientes con una alta probabilidad de dolor neuropático debido a complicaciones posquirúrgicas. Evaluando la eficacia diagnóstica de los test en pacientes con radiculopatía cervical, Wainner et al28 mostraron que produce una sensibilidad extremadamente alta y la llamaron "sensibilidad perfecta". También demostraron que la radiculopatía era descartada eficazmente cuando el test era negativo. Quintner29 encontró que el 90 % de los pacientes con dolor cervicobraquial y parestesia tras un accidente de tráfico mostraban respuestas anormales al test neurodinámico 1 del mediano. Sin embargo, antes de pasar a las bases científicas del diagnóstico, se presentarán una serie de afirmaciones para reconducir numerosas ideas equivocadas respecto a la aplicación clínica de los TND.

MITOS ACERCA DE LOS TEST NEURODINAMICOS

1. Un test neurodinámico positivo significa que el test es anormal

2. Un test neurodinámico anormal significa que el sistema nervioso tiene tensión neural adversa.

3. Puesto que los nervios tienen tensión neural adversa, deben ser estirados.

ESTUDIOS CIENTIFICOS SOBRE MECANOSENSIBILIDAD

Uno de los aspectos clave al tratar con problemas clínicos es vincular los mecanismos comprobados y ligados al conocimiento científico con el método de diagnóstico. Los aspectos que se exponen a continuación son por tanto una pequeña revisión de la investigación científica básica sobre mecanosensibilidad de los tejidos nerviosos, de modo que pueda ser emplazada en el contexto de la aplicación clínica de la evaluación neurodinámica.

La mecanosensibilidad es el mecanismo principal por el que el sistema nervioso se convierte en una fuente de dolor al movimiento y a las posturas. Es la facilidad con la cual los tejidos neurales se activan cuando se les aplica una fuerza mecánica2. Cuanto más mecanosensible es un nervio, menos fuerza es necesaria para evocar actividad.

Se ha pensado que la neuritis y la presión anormal pueden ser posibles causas de mecanosensibilidad y, en algunas circunstancias, parece ser cierto. Sin embargo, existen aspectos sutiles y complejos que, si se tienen en cuenta, pueden desafiar los mitos mencionados más arriba, y el último mito, que es: "Los nervios normales no son mecanosensibles y los anormales, sí".

Los tejidos nerviosos, aplicando la fuerza suficiente, son en realidad normalmente mecanosensibles30-38. Los estudios que lo demuestran se han realizado sobre axones de nervios periféricos tanto sanos como dañados en axones de nervios periféricos, raíces nerviosas, ganglios de la raíz dorsal y médula espinal, y se han observado las respuestas comparativamente. El modelo típico de investigación consistía en la colocación de microelectrodos en axones individuales y en la medición de las respuestas axonales a diferentes fuerzas físicas, incluyendo compresión y tensión. Los resultados muestran que las neuronas nociceptivas, simpáticas y propioceptivas se activan tanto en nervios normales como anormales. La principal diferencia es que los axones de los nervios inflamados se activan con menos fuerza que los axones del nervio normal18-20.

Clínicamente, esto significa que un nervio normal se activará y podrá producir síntomas, si se tira o presiona sobre él lo suficientemente fuerte. Además, es probable que los test neurodinámicos produzcan actividad en los tejidos neurales de sujetos normales y de pacientes con neuropatía. De hecho, los test neurodinámicos en sujetos asintomáticos producen síntomas probablemente neurales: hormigueos, parestesia y síntomas en el territorio del nervio o raíz nerviosa8,39-44. Además se ha observado que la actividad neuronal durante los test neurodinámicos (ej., nervio mediano) en pacientes con desórdenes neuropáticos aumenta durante el test45. Finalmente, Hall y Quintner17 mostraron que los pacientes que presentan evidencia de síntomas radiculares de la extremidad superior presentan sensibilidad a lo largo del recorrido de los tejidos neurales en la extremidad, sugiriendo una mecanosensibilidad aumentada.

El punto clave es que la mecanosensibilidad en los tejidos neurales no distingue lo normal de lo anormal. La distinción entre mecanosensibilidad normal y anormal se consigue mostrando que lo anormal difiere de lo conocido como normal en la evaluación neurodinámica.

¿QUÉ ES UN TEST POSITIVO?

Diferenciación estructural

La diferenciación estructural consiste en mover los tejidos neurales de forma preferente a los tejidos musculoesqueléticos vecinos, de tal modo que la técnica enfatiza el movimiento sobre el sistema nervioso2,3,15,27. Por ejemplo, en un síndrome de túnel carpiano, el nervio mediano en la muñeca puede moverse mediante una inclinación contralateral de la columna cervical. Un cambio en los síntomas con el movimiento del cuello puede sugerir un mecanismo neurodinámico en la producción de los síntomas. Este mecanismo fue verificado por McLellan y Swash46, que mostraron que el nervio mediano en el antebrazo puede moverse de forma preferente respecto a la fascia y los tendones vecinos con el movimiento de la columna cervical. En esta situación, la extremidad superior se mantiene estática mientras se emplea el movimiento del cuello para enfatizar el movimiento de los nervios en el antebrazo. Aunque se mantuvieron las estructuras musculoesqueléticas fijas, las fuerzas que se transmitían a lo largo del plexo braquial y el nervio mediano con el movimiento del cuello, produjeron un movimiento específico del nervio en el antebrazo. Hemos demostrado mediante la ecografía de alta frecuencia que esto se puede conseguir a nivel de la muñeca y también en otras partes del cuerpo, incluyendo el pie y el desfiladero torácico2,47. Sin duda, variaciones locales en la anatomía y biomecánica pueden implicar que ciertas áreas del cuerpo puedan ser testadas con más o menos precisión que otras, y se necesitan más estudios sobre este tema. En resumen, se pueden enfatizar las fuerzas aplicadas sobre los nervios como medio para diferenciar entre tejidos neurales o musculoesqueléticos en la evaluación física (es decir, diferenciación estructural). El hecho de que la maniobra de diferenciación estructural es específica para la estructura neural en cuestión está ampliamente respaldado por estudios que incluyen inyecciones intramusculares. Coppieters et al48 inyectaron solución salina hipertónica, como sustancia irritante y productora de dolor local, en los músculos de la extremidad inferior de individuos sanos y después valoraron la respuesta al test de elevación de la pierna extendida, con movimientos sensibilizantes y al test de Slump. Mostraron que la respuesta a las maniobras sensibilizantes o de diferenciación (movimientos del cuello o rotación interna y aducción de cadera) no producían un cambio significativo en los síntomas. Esto indicó que el mecanismo de producción de síntomas debido al dolor muscular no tenía probabilidades de ser neurodinámico. A nivel de mecanismos, esto respalda la especificidad de la evaluación neurodinámica en casos de dolor muscular agudo.

Es normal que un test neurodinámico normal sea positivo

Como se discute más arriba, los test neurodinámicos son normalmente positivos. Esto significa que el mecanismo de producción de síntomas normal de los TND es neurodinámico y desafía la idea de que "un test positivo significa que algo va mal en el sistema nervioso". Los test neurodinámicos son simplemente un ejemplo de aplicación de la fuerza suficiente sobre el sistema nervioso para estimular la actividad en los axones y producir síntomas.

¿Qué es una respuesta normal a la evaluación neurodinámica?

Una respuesta sintomática normal en un test neurodinámico es la producción de síntomas en el territorio de la estructura neural testada. Por lo tanto, para el test neurodinámico 127,40,49, la respuesta normal es sensación de estiramiento y en ocasiones hormigueos en el recorrido del nervio mediano. Además los síntomas cambian con una maniobra de diferenciación estructural que indica que el test es positivo27,40,49. Sin duda, sin una maniobra de diferenciación estructural, a veces puede no existir una evidencia clínica adecuada de que el test muestre una respuesta neurodinámica en lugar de una respuesta musculoesquelética (fig. 2).

Fig. 2. Diferenciación estructural durante la evaluación neurodinámica. A y B. Test neurodinámico 1 del mediano para un problema de muñeca: (A) Test estándar, (B) la inclinación contralateral provoca un movimiento proximal del nervio mediano a nivel de la muñeca y puede producir cambios en los síntomas si éstos surgen por un mecanismo neurodinámico a nivel de la muñeca (p. ej., síndrome del túnel carpiano). (C) Test de Slump en un caso de dolor lumbar benigno. (D) Flexión dorsal y (E) relajación de la flexión del cuello para diferenciar un componente neurodinámico del dolor lumbar. (Tomada de Shacklock. Oxford: Elsevier; 2005. Con permiso.)

El rango de movimiento de un test neurodinámico varía ampliamente. Por ejemplo, en el test neurodinámico 1 del mediano, el rango de extensión del codo puede ser máximo o puede estar limitado a falta de 60° para la extensión completa50.

La respuesta sintomática a otros test neurodinámicos se ha documentado con detalle en otras publicaciones1-3. La simetría de los test neurodinámicos no se ha investigado extensamente. Sin embargo, Herrington et al51 mostraron que, en el test de Slump, pueden aparecer cambios sutiles en el rango de movimiento de extensión de rodilla entre los dos lados, pero sin ser estadísticamente significativos.

¿Qué es un test neurodinámico anormal?

Una vez que un test neurodinámico se juzga como positivo mediante la diferenciación estructural, no hay información directa de si el test positivo es normal o anormal. Los factores que nos llevan a la conclusión de que un test es anormal son los siguientes:

­ Rango de movimiento diferente (a menudo reducido) en comparación con el lado sano.

­ Los síntomas difieren de aquellos de la respuesta normal conocida.

­ Mayor expansión de los síntomas de lo normal.

­ Más intensa en comparación con el lado sano.

­ La resistencia del tejido es mayor en el lado afectado que en el no afectado.

­ Durante un test neurodinámico pueden aparecer movimientos compensatorios. A veces, los cambios en la resistencia del tejido y los movimientos compensatorios son normales52, excepto si en la situación anormal, se encuentran aumentados en comparación con la normalidad53. Estos movimientos compensatorios pueden servir para proteger el tejido neural y es necesaria una comparación bilateral.

Cualquier aspecto empleado para realizar el diagnóstico de test neurodinámico anormal (por ejemplo, extensión del dolor, rango de movimiento o resistencia del tejido) debe cambiar con una maniobra de diferenciación estructural, a fin de que dicho aspecto pueda utilizarse en el diagnóstico de neurodinámica anormal (neuropatodinámica).

UN SISTEMA DE DIAGNOSTICO EN LA EVALUACION NEURODINAMICA

Conjugando la investigación básica en neurociencia con las observaciones in vivo de las respuestas de los test neurodinámicos, es posible aplicar un sistema de ejecución de la técnica y de interpretación durante la evaluación neurodinámica, el cual se explica a continuación:

Fase 1. Realización del test neurodinámico hasta la aparición de signos o síntomas (p. ej., resistencia o un cierto rango de movimiento).

Fase 2. Determinar si el test es positivo o no. Realizar la diferenciación estructural. Si no hay cambios en los signos o síntomas, el test es negativo o, en otras palabras, los signos y los síntomas pueden tener un origen musculoesquelético y el tratamiento neurodinámico puede no ser apropiado.

Fase 3. Si los signos o síntomas cambian con la diferenciación estructural, el test es positivo y puede implicar un mecanismo neurodinámico.

Fase 4. Preguntar si los signos o síntomas son al menos parte del problema clínico actual del paciente. Si la respuesta es "sí", puede considerarse como una respuesta anormal " obvia". Si la respuesta es "no", pasar al siguiente paso.

Fase 5. Se realiza una comparación detallada con el lado contralateral, por lo cual se toman en consideración pistas más sutiles y encubiertas. Esto incluye si el rango de movimiento y el comportamiento de la resistencia del tejido son normales o no, si los síntomas se encuentran en la distribución normal o si difieren de algún modo de la respuesta normal conocida. En el caso de que el test no reproduzca los síntomas clínicos del paciente, las otras dos posibilidades son que el test pueda ser un test neurodinámico normal o una forma sutil de un test anormal. Cuando el test muestra anormalidades sutiles, es decir, cambios en el rango de movimiento y la resistencia de los tejidos o los síntomas difieren de la respuesta normal conocida, el test puede ser juzgado como anormal. Sin embargo, puede ser considerado también como una respuesta anormal " encubierta " (sutil u oculta). La razón de incluir esta sutil categoría de anormalidad es que muchos pacientes que inicialmente aparecen con signos anormales "obvios" (que pueden ser un reflejo de una alteración severa, irritable o de fácil detección) y que mejoran, pasan a través de la categoría anormal "sutil" o "encubierta" antes de volver a la normalidad. Esto puede sugerir que la respuesta encubierta ocupa la parte media del espectro entre severo o detectable con facilidad y normal o no detectable fácilmente.

Siguiendo las fases anteriores sistemáticamente, el terapeuta alcanza los pasos necesarios destacados en la figura 3.

Fig. 3. Diagrama de flujo para el diagnóstico con test neurodinámicos. 1.ª parte: diferenciación estructural de signos y síntomas durante un test neurodinámico, musculoesquelético o neural. 2.ª parte: ¿son normales o no? Si lo son, descartamos lo neural. 3.ª parte: si no lo son, clasificación de respuesta anormal manifiesta (RAO: obviamente anormal) o respuesta anormal encubierta (RAE: forma sutil de anormalidad). (Tomado de Shacklock. Oxford: Elsevier; 2005. Con permiso.)

¿Qué causa un test neurodinámico anormal?

El problema de un test neurodinámico anormal es que por sí mismo no indica una causa específica. Por ejemplo, una neuritis podría producir una respuesta anormal porque los nervios inflamados responden más fácilmente a la aplicación de fuerza, incluso a niveles bajos18-20. La causa también puede residir en la interfaz mecánica y que el tejido adyacente produzca presión e irritación en la estructura neural. Esto puede aparecer en forma de disfunción mecánica del movimiento de un segmento, una protrusión discal23,24, musculatura hiperactiva54-56, o puede existir una inestabilidad articular que genera fuerzas anormales en el tejido nervioso. O puede aparecer un carcinoma secundario que invade los tejidos nerviosos. Aunque no siempre es el caso57, algunos estudios han correlacionado alteraciones de la función mecánica de los tejidos nerviosos con la presencia de síntomas23,58-63. También, en un estudio de un caso, se ha correlacionado patología alrededor del nervio periférico con test neurodinámicos anormales en donde la corrección quirúrgica produjo una mejora de los test64. Obviamente, una vez que se encuentra un test anormal, el siguiente paso en el análisis es averiguar la causa, lo cual implica una exploración física y subjetiva. Existen muchas posibilidades como causa de neuropatodinámica, desde tumores y ganglios hasta musculatura anómala que presiona sobre los nervios64.

Relevancia de un test neurodinámico anormal

Algo que es particularmente importante acerca de la neurodinámica, es el hecho de que el terapeuta no debería dejarse seducir por el tratamiento de desórdenes neurodinámicos con técnicas neurodinámicas, sin valorar críticamente si las técnicas neurales son realmente apropiadas. Por ejemplo, un paciente puede mostrar una respuesta neurodinámica anormal pero puede no estar directamente relacionada con el problema actual. De hecho, el problema neurodinámico puede haber estado presente durante mucho tiempo antes de que se desarrolle un problema agudo sin relación. Además, las técnicas de movilización pueden estar contraindicadas con la intención de proteger el flujo sanguíneo intraneural y la conductividad de forma que, en lugar de aplicar fuerzas al sistema nervioso, deberían emplearse técnicas que redujesen la presión sobre las estructuras neurales. Por ejemplo, en el caso de una radiculopatía lumbar debida a una protrusión discal, una maniobra que abra el foramen intervertebral o el canal medular puede ser más efectiva que un movimiento que aplique tensión a la raíz nerviosa, de modo que el flujo de la raíz nerviosa pueda ser mejorado2.

Sin duda, hay muchos factores implicados en las decisiones del diagnóstico de neuropatodinámica, los cuales serán naturalmente tenidos en cuenta por el clínico en la evaluación del paciente y en la aplicación del tratamiento. Éste es el primero de dos artículos relacionados. El segundo trata del tratamiento de los problemas neurodinámicos mediante el empleo de un caso clínico para ilustrar las múltiples piezas clave del tratamiento mediante neurodinámica.


Correspondencia:
Michael Shacklock
M. App. Sc., Dip. Physio.
Director Neurodynamic Solutions (NDS)
6th floor, 118 King William Street
Adelaide, Australia
E-mail: admin@neurodynamicsolutions.com

Fecha de recepción: 28/2/07
Aceptado para su publicación: 12/4/07

Bibliografía

1.Butler D. Mobilisation of the nervous system. Edinburgh: Churchill Livingstone; 1991. CITA
2.Shacklock M. Clinical neurodynamics: a new system of musculoskeletal treatment. Oxford: Elsevier; 2005. CITA
3.Butler D. The sensitive nervous system. Adelaide: Noigroup Publications; 2000. CITA
4.Marshall J. Nerve stretching for the relief or cure of pain. CITA
Medline
5.Bragard K. Die Nervendehnung als diagnostisches Prinzip ergibt eine Reihe neuer Nervenphänomene. CITA
6.Von Lanz T, Wachsmuth W. Praktische Anatomie. Ein Lehr und Hilfsbuch der anatomischen Grundlagen ärtzlichen Handelns. Berlin: Springer-Verlag; 1959. CITA
7.Breig A. Biomechanics of the central nervous system. Stockholm: Almqvist and Wiksell; 1960. CITA
8.Maitland G. Negative disc exploration: positive canal signs. CITA
9.Grieve G. Sciatica and the straight-leg raising test in manipulative treatment. CITA
Medline
10.Cyriax J. Dural pain. Lancet. 1978;1(8070):919-21. CITA
11.Elvey R. Brachial plexus tension tests and the pathoanatomical origin of arm pain. En: Idczak R, editor. Aspects of manipulative therapy. Melbourne: Lincoln Institute of Health Sciences; 1979. p. 105-10. CITA
12.Butler D, Gifford L. The concept of adverse mechanical tension in the nervous system. CITA
13.Shacklock M. Neurodynamics. CITA
14.Shacklock M. Clinical application of neurodynamics. En: Shacklock M, editor. Moving in on pain. Sydney: Butterworth-Heinemann; 1995. p. 123-31. CITA
15.Shacklock M. Improving application of neurodynamic (neural tension) testing and treatments: a message to researchers and clinicians. CITA
Medline
16.Elvey R. Treatment of arm pain associated with abnormal brachial plexus tension. CITA
17.Hall T, Quintner J. Responses to mechanical stimulation of the upper limb in painful cervical radiculopathy. CITA
18.Eliav E, Benoliel R, Tal M. Inflammation with no axonal damage of the rat saphenous nerve trunk induces ectopic discharge and mechanosensitivity in myelinated axons. CITA
Medline
19.Bove G, Ransil B, Lin HC, Leem JG. Inflammation induces ectopic mechanical sensitivity in axons of nociceptors in nervating deep tissues. CITA
Medline
20.Dilley A, Lynn B, Pang S. Pressure and stretch mechanosensitivity of peripheral nerve fibres following local inflammation of the nerve trunk. CITA
Medline
21.Lundborg G, Rydevik B. Effects of stretching the tibial nerve of the rabbit: a preliminary study of the intraneural circulation and barrier function of the perineurium. CITA
22.Ogata K, Naito M. Blood flow of peripheral nerve effects of dissection, stretching and compression. CITA
23.Kobayashi S, Suzuki Y, Asai T, Yoshizawa H. Changes in nerve root motion and intraradicular blood flow during intraoperative femoral nerve stretch test. Report of four cases. J Neurosurg. 2003;99 Suppl 3:298-305. CITA
24.Kobayashi S, Shizu N, Suzuki Y, Asai T, Yoshizawa H Changes in nerve root motion and intraradicular blood flow during an intraoperative straight-leg-raising test. CITA
Medline
25.Coveney B, Trott P, Grimmer K, Bell A, Hall R, Shacklock M. The upper limb tension test in a group of subjects with a clinical presentation of carpal tunnel syndrome. En: Proceedings of the Manipulative Physiotherapists' Association of Australia. Melbourne; 1997. p. 31-3. CITA
26.Selvaratnam P, Cook S, Matyas T. Transmission of mechanical stimulation to the median nerve at the wrist during the upper limb tension test. En: Proceedings of the Manipulative Physiotherapists. Melbourne: Association of Australia; 1997. p. 182-8. CITA
27.Selvaratnam P, Matyas T, Glasgow E. Noninvasive discrimination of brachial plexus involvement in upper limb pain. CITA
Medline
28.Wainner R, Fritz J, Irrgang J, Boninger M, Delitto A, Allison S. Reliability and diagnostic accuracy of the clinical examination and patient self-report measures for cervical radiculopathy. CITA
Medline
29.Quintner J. A study of upper limb pain and paraesthesiae following neck injury in motor vehicle accidents: assessment of the brachial plexus tension test of Elvey. CITA
Medline
30.Rosenblueth A, Buylla A, Ramos G. The responses of axons to mechanical stimuli. CITA
31.Gray J, Ritchie J. Effects of stretch on single myelinated nerve fibres. CITA
32.Lindquist B, Nilsson B, Skoglund C. Observations on the mechanical sensitivity of sympathetic and other types of small-diameter nerve fibres. CITA
Medline
33.Howe J, Calvin W, Loeser J. Impulses reflected form dorsal root ganglia and from focal nerve injuries. CITA
Medline
34.Howe J, Loeser J, Calvin W. Mechanosensitivity of dorsal root ganglia and chronically injured axons: a physiological basis for the radicular pain of nerve root compression. CITA
Medline
35.Smith K, McDonald W. Spontaneous and mechanically evoked activity due to central demyelinating lesion. CITA
Medline
36.Calvin W, Devor M, Howe J. Can neuralgias arise from minor demyelination? Spontaneous firing, mechanosensitivity, and afterdischarge from conducting axons. CITA
Medline
37.Wall P, Devor M. Sensory afferent impulses originate from dorsal root ganglia as well as from the periphery in normal and nerve injured rats. CITA
Medline
38.Burchiel K. Effects of electrical and mechanical stimulation on two foci of spontaneous activity which develop in primary afferent neurons after peripheral axotomy. CITA
Medline
39.Lew L, Puentedura E. The straight-leg raise test and spinal posture (is the straight-leg raise a tension test or a hamstring length measure in normals?). En: Proceedings of the 5th Biennial Conference of the Manipulative Therapists. Brisbane: Association of Australia; 1985. p. 183-206. CITA
40.Kenneally M, Rubenach H, Elvey R. The upper limb tension test: the SLR of the arm. En: Grant R, editor. Physical therapy of the cervical and thoracic spine. New York: Churchill Livingstone; 1988. CITA
41.Slater H. The effect of foot and ankle position on the normal response to the SLR test, in young, asymptomatic subjects. Unpublished Master of Applied Science Thesis, University of South Australia, 1988. CITA
42.Shacklock M. The plantarflexion inversion straight leg raise. Master of applied science thesis. Adelaide: University of South Australia; 1989. CITA
43.Yaxley G, Jull G. A modified upper limb tension test: An investigation of responses in normal subjects. CITA
44.Flanagan M. The normal response to the ulnar nerve bias upper limb tension. Master of Applied Science Thesis, University of South Australia; 1993. CITA
45.Nordin M, Nystrom B, Wallin U, Hagbarth K. Ectopic sensory discharges and paresthesiae in patients with disorders of peripheral nerves, dorsal roots and dorsal columns. CITA
Medline
46.McLellan D, Swash M. Longitudinal sliding of the median nerve during movements of the upper limb. CITA
47.Shacklock M, Wilkinson M. Can nerves be moved specifically? En: Proceedings of the 11th Biennial Conference of the Musculoskeletal Physiotherapists' Association of Australia. Adelaide, Australia; 2001. CITA
48.Coppieters M, Kurz K, Mortensen T, Richards N, Skaret I, McLaughlin L, Hodges P. The impact of neurodynamic testing on the perception of experimentally induced muscle pain. CITA
Medline
49.Rubenach H. The upper limb tension test. The effect of the position and movement of the contralateral arm. En: Proceedings of the 4th biennial conference of the Manipulative Therapists' Association of Australia; 1985: p. 274-83. CITA
50.Pullos J. The upper limb tension test. CITA
51.Herrington L, Bendix K, Cornwell C, Fielden N, Hankey K. What is the normal neurogenic response to Slump and SLR tests? 2nd International Conference on Movement Dysfunction, Edinburgh; 2005. CITA
52.Coppieters M, Stappaerts K, Everaert D, Staes FA. A qualitative assessment of shoulder girdle elevation during the upper limb tension test 1. CITA
Medline
53.Coppieters M, Stappaerts K, Wouters L, Janssens K. Aberrant protective force generation during neural provocation testing and the effect of treatment in patients with neurogenic cervicobrachial pain. CITA
Medline
54.Werner C, Haeffner F, Rosén. Direct recording of local pressure in the radial tunnel during passive stretch and active contraction of the supinator muscle. CITA
Medline
55.Werner C, Ohlin P, Elmqvist D. Pressures recorded in ulnar neuropathy. CITA
Medline
56.Werner C, Rosén I, Thorngren K. Clinical and neurophysiologic characteristics of the pronator syndrome. CITA
Medline
57.Erel E, Dilley A, Greening J, Morris V, Cohen B, Lynn B. Longitudinal sliding of the median nerve in patients with carpal tunnel syndrome. CITA
58.Laban M, MacKenzie J, Zemenick G. Anatomic observations in carpal tunnel syndrome as they relate to the tethered median nerve stress test. CITA
Medline
59.Nakamichi K, Tachibana S. Restricted motion of the median nerve in carpal tunnel syndrome. CITA
60.Valls-Sollé J, Álvarez R, Núñez M. Limited longitudinal sliding of the median nerve in patients with carpal tunnel syndrome. CITA
Medline
61.Levy L. MR imaging of cerebrospinal fluid flow and spinal cord motion in neurologic disorders of the spine. CITA
Medline
62.Greening J, Dilley A, Lynn B. In vivo study of nerve movement and mechanosensitivity of the median nerve in whiplash and non-specific arm pain patients. CITA
Medline
63.Hough A, Moore A, Jones M. Restricted excursion of the median nerve in carpal tunnel syndrome. Poster presentation, Manipulation Association of Chartered Physiotherapists conference, Edinburgh; 2005. CITA
64.Shacklock M. Positive upper limb tension test is a case of surgically proven neuropathy: analysis and validity. CITA
Medline