x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

SCOPUS, IBECS, IME

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Arthur Guyton

Arthur Guyton

T Quesada Pérez a, F J Salazar Aparicio a

a Departamento de Fisiología. Facultad de Medicina. Universidad de Murcia. Murcia.

Artículo

El pasado 5 de abril falleció el profesor Arthur Clifton Guyton en un accidente de tráfico y pocos días después lo hacía su esposa e inseparable compañera Ruth A. Weigle como consecuencia del mismo accidente.

Aunque, como muchos, conocíamos a Guyton por haber estudiado la fisiología en su libro, nosotros tuvimos el privilegio de compartir varios días con él cuando nos visitó durante el mes de abril de 1989 para ser investido Doctor Honoris Causa en Medicina por la Universidad de Murcia.

Arthur Guyton había nacido en septiembre de 1919 en la pequeña ciudad de Oxford (Mississippi) donde su padre tenía su consulta de oftalmología. Se graduó en 1943 en la Harvard Medical School y comenzó su actividad profesional como cirujano vascular en Boston. Posteriormente, en 1946, como consecuencia de una poliomielitis no pudo continuar su trabajo como cirujano vascular. Éste fue uno de los acontecimientos que más influyó en su vida ya que esta nueva situación le arrancó bruscamente el sueño de ser cirujano cardiovascular y le obligó, como él mismo reconocía, a plantearse una nueva orientación dentro del campo de la medicina. Posiblemente se perdió un gran cirujano, pero indiscutiblemente se ganó un extraordinario investigador en el campo de la fisiología y fisiopatología cardiovascular y renal. Su decisión de dedicarse a la fisiología fue debida a que siendo estudiante de medicina había colaborado con gran interés y dedicación en la realización de varios trabajos de investigación básica en fisiología cardiovascular. En 1948 fue nombrado Professor of Physiology and Biophysics y Chairman del Departamento del mismo nombre de la University of Mississippi Medical School . En ese puesto continuó hasta 1989, año en el que se jubiló. Sin embargo, y debido a su gran capacidad de trabajo e interés por continuar desarrollando la actividad profesional a la que dedicó una parte muy importante de su vida, Arthur Guyton seguía asistiendo diariamente al Departamento a trabajar. De hecho, el accidente que le costó la vida se produjo al final de una jornada de trabajo cuando su esposa Ruth acudió a recogerlo, como cada día hacía, a la salida de la Facultad de Medicina.

La pasión del doctor Guyton por la investigación y la docencia en fisiología ha quedado reflejada en sus más de 500 artículos publicados en las mejores revistas internacionales y en la publicación de varios libros. Uno de estos libros, el Tratado de fisiología médica fue publicado por primera vez en 1956 y actualmente está en la 10.ª edición, habiendo sido traducido a nueve idiomas y servido como manual de estudio para numerosas generaciones de médicos, biólogos y farmacéuticos de todo el mundo. Como reconocimiento de sus aportaciones científicas y docentes, el doctor Guyton recibió un elevado número de distinciones y premios por parte de multitud de sociedades científicas y de universidades de todo el mundo. Como señaló con acierto su biógrafa, Carroll Brinson: "Guyton... ha contribuido a los conocimientos que actualmente tenemos sobre la circulación sanguínea y los mecanismos que la regulan más que nadie lo había hecho desde William Harvey". Su capacidad para transmitir su interés por la docencia e investigación de gran calidad permitió que en su grupo se formaran un elevado número de investigadores de reconocido prestigio internacional. Varios de ellos son en la actualidad directores de los departamentos de fisiología de varias universidades americanas y lideres mundiales en sus respectivas áreas: A. W. Cowley (Milwakee, Wisconsin), D. N. Granger (Shreveport, Louisiana), J. E. Hall (sucedió a Guyton como Chairman en Jackson, Mississippi), H. J. Granger (Temple, Texas), L. G. Navar (New Orleáns, Louisiana)...

El interés de Arthur Guyton por los problemas circulatorios y especialmente por el estudio de la etiología de la hipertensión arterial comenzó siendo alumno interno en el Massachussets General Hospital y trabajando con uno de los mejores cirujanos vasculares de la época, el doctor Reginald Smithwick. Como el propio Guyton nos explicó durante su discurso de investidura como Doctor Honoris Causa por nuestra Universidad, asistió como ayudante a más de 60 intervenciones en la que el doctor Smithwick realizaba una simpatectomía quirúrgica en enfermos hipertensos: "...cuando se seccionaba el último nervio simpático la presión arterial descendía bruscamente, demostrando el importante papel del sistema nervioso en el mantenimiento de los altos niveles de presión". Sin embargo, dos circunstancias llevaron a Guyton a revisar los esquemas entonces aceptados: la primera, que la presión arterial volvía gradualmente hasta los niveles previos a la intervención en los enfermos hipertensos simpatectomizados, y la segunda, que era imposible provocar una hipertensión neurogénica en animales de experimentación. Lo cierto es que, pese a que ahora nos puede costar entenderlo, en los años cincuenta no existía una teoría sólida sobre la circulación y Guyton se planteó la necesidad de desarrollar nuevas hipótesis con las que comprender cómo se controla la presión arterial. Entre las numerosas preguntas que necesitaban respuesta previa se encontraban algunas tan aparentemente simples como: ¿qué mecanismos controlan el gasto cardíaco?, ¿cuál es la contribución relativa de la actividad cardíaca y de los factores periféricos al control de la circulación?, ¿cómo se regula el retorno venoso? y ¿qué factores intervienen en el control de la perfusión tisular y el intercambio transcapilar? Si el conjunto de estas cuestiones ya implicaba un planteamiento original y una profunda revisión de las hipótesis manejadas hasta el momento, su método de trabajo, desde el diseño experimental hasta el tratamiento de los resultados, resultó extraordinariamente adecuado. En efecto, dadas las complejas interrelaciones existentes entre tantas variables, como son, por ejemplo, las que intervienen en el control del volumen, el gasto cardíaco o la presión arterial, Guyton empleó el análisis gráfico para el desarrollo de sus teorías, y cuando estuvo disponible a partir de 1966 utilizó el análisis con los primeros computadores analógicos.

Una de las teorías más novedosas planteadas por el doctor Guyton que han recibido mayor apoyo por la comunidad científica es la que sugiere que los riñones intervienen de una forma esencial en la regulación crónica de la presión arterial. Sus hipótesis de que los riñones regulan la presión arterial mediante el mecanismo de la presión-natriuresis y que la hipertensión sólo se puede mantener cuando se alteran los mecanismos que regulan la relación presión-natriuresis han sido confirmadas por un elevado número de trabajos experimentales y clínicos. Como resultado de sus innumerables estudios, Arthur Guyton publicó numerosos artículos y libros. Tres de estos libros están considerados entre los mejores editados hasta la fecha para poder entender la fisiología y fisiopatología cardiovascular y renal: Circulatory physiology: cardiac output and Its regulation (1963), Dinamics of the body fluids (1970) y Arterial pressure and hypertension (1980). En ellos se resumen las teorías sobre las que aún basamos parte de nuestro trabajo experimental y clínico en hipertensión arterial.

Como afirma Carroll Brinson: "Arthur Guyton posee lo que Albert Einstein llamaba "bendita curiosidad", ...la curiosidad y la atrevida autoconfianza para saber, reflexionar y opinar sobre temas de educación, ciencia, literatura, arte, exploración y descubrimiento y transferir a los que le rodean el entusiasmo por aprender".