x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.medcli.2009.07.048

Crecimiento y maduración de los pacientes con hipotiroidismo congénito detectados por el programa de cribado neonatal en Cataluña (1986–1997)

Growth and maturation in the patients with congenital hypothyroidism detected by the neonatal screening program in Catalonia, Spain (1986–1997)

Anna Gibert Agulló a, , Enric Vicens-Calvet a, Antonio Carrascosa Lezcano a, María Bargadá Esteve b, Neus Potau Vilalta c

a Servicio de Pediatría y Endocrinología Pediátrica, Hospital Universitari Vall d’Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
b Servicio de Paidopsiquiatría, Hospital Universitari Vall d’Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
c Laboratorio Hormonal, Hospital Universitari Vall d’Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España

Palabras Clave

Hipotiroidismo congénito. Cribado neonatal. Crecimiento y desarrollo. Test de inteligencia.

Keywords

Congenital hypothyroidism. Neonatal screening. Growth and development. Intelligence tests.

Resumen

Fundamento y objetivo

En muchos países se han establecido programas de detección precoz del hipotiroidismo congénito (HC) que consiguen un crecimiento y un cociente intelectual normales. El objetivo de este estudio es realizar el seguimiento de los casos de HC detectados mediante el programa de detección precoz del HC en Cataluña.

Pacientes y método

El estudio es descriptivo, longitudinal, de una serie de 136 casos de HC detectados mediante el programa de detección precoz en Cataluña del año 1986 al año 1997 y controlados en el Hospital Materno-infantil Vall d’Hebron de Barcelona. Se han valorado los parámetros que indican la intensidad y duración del hipotiroidismo neonatal. Se ha hecho el seguimiento del crecimiento y una exploración psicológica (test de McCarthy y la escala de inteligencia de Wechsler para niños).

Resultados

Los niños (30 casos, el 22,1%) y las niñas (106 casos, el 77,9%) con HC de este estudio han tenido un crecimiento, peso e índice de masa corporal que no son distintos de los de la población actual de Barcelona. La talla se ha situado 0,5 DE por encima de los valores de Tanner de 1966 y el índice de masa corporal se ha situado una DE por encima de los valores de Roland-Cachera de 1982. Esta aceleración secular del crecimiento se ha observado en todos los países desarrollados. En una muestra del 37,5% de los casos, el desarrollo psicológico no ha diferido del de la población de referencia. Sin embargo, una mayor intensidad del hipotiroidismo neonatal y la normalización más tardía de éste ha correlacionado negativamente con la puntuación en los test psicológicos.

Conclusiones

Una vez conseguida la normalización del crecimiento y del desarrollo psicológico, se debería optimizar el programa de detección precoz para el HC en Cataluña e iniciar el tratamiento lo más precozmente posible para evitar que algunos niños no alcancen su potencial intelectual completo.

Artículo

Introducción

El hipotiroidismo congénito (HC) es una endocrinopatía debida a la falta de hormonas tiroideas al final del embarazo y en el período neonatal. El diagnóstico clínico al nacer es difícil. Las graves secuelas neurológicas, sensoriales y de desarrollo que se derivan del tratamiento tardío, asociado al hecho de su prevención si el tratamiento es precoz, han hecho que a partir de 1975 se establecieran programas de detección precoz del HC en muchos países1.

Los niños con HC detectados por estos programas de detección precoz tienen un crecimiento normal2,3,4,5. También se consigue que tengan un cociente intelectual (CI) dentro de la normalidad, pero se ha observado que estos niños puntúan peor en los test de inteligencia que los grupos control6,7. Programas en Europa y Canadá han confirmado estos resultados8,9,10. Un metaanálisis publicado en 199611 que incluyó a 675 pacientes y 570 controles de Norteamérica y Europa mostró una diferencia significativa del CI de 6,3 puntos. Esto significa que con los programas de detección precoz persiste el riesgo de pequeños déficits neurocognitivos selectivos debido al período de falta de hormonas tiroideas que empieza in útero hasta que se alcanza la situación de eutiroidismo12,13. A partir de estos resultados se han ido modificando las recomendaciones para el tratamiento del HC. Actualmente se utilizan dosis iniciales de L-tiroxina (T4) más elevadas para conseguir corregir antes los valores de T414.

Hemos estudiado los casos de HC diagnosticados por el programa de detección precoz en Cataluña desde 1986 a 1997 y que se han controlado en la unidad de seguimiento del Hospital Materno-infantil Vall d′Hebron de Barcelona hasta el año 2002 con los siguientes objetivos: valorar la evolución del crecimiento (talla, peso e índice de masa corporal [IMC]), la evolución neurológica y la evolución psicológica. Hemos buscado correlaciones entre la intensidad y duración del hipotiroidismo neonatal con el desarrollo neurológico y psicológico.

Pacientes y método

El estudio es descriptivo y longitudinal, de una serie de casos de HC detectados por el programa de detección precoz en Cataluña desde el año 1986 al año 1997 y cuya confirmación diagnóstica y seguimiento se han llevado a cabo en el Hospital Materno-infantil Vall d′Hebron de Barcelona.

Se excluyeron los casos con retraso de crecimiento intrauterino y con enfermedades o malformaciones que puedan afectar al crecimiento.

Pacientes

De los 354 casos positivos en el test de detección precoz, 113 casos (31,9%) se etiquetaron como transitorios en la primera visita y 177 casos (50%), como hipotiroidismos definitivos (población objeto de estudio). De 59 casos no se ha podido encontrar ninguna información, bien porque fueran casos transitorios que no quedaron adecuadamente registrados o bien porque fueran directamente a otros centros. Estos casos se concentran sobre todo en los 3 primeros años de estudio. Cinco pacientes fallecieron en el período neonatal.

De los 177 casos de HC definitivo, 148 casos se controlaron en el Hospital Materno-infantil Vall d′Hebron hasta el momento del estudio y 29 casos interrumpieron el seguimiento en este centro. Se incluyó a los 148 pacientes cuyo seguimiento fue completo y que corresponden al 83,6% de todos los casos de HC con diagnóstico definitivo. Se excluyeron 12 casos: 4 casos por enfermedades asociadas y 8 casos por retraso de crecimiento intrauterino. Los 136 casos restantes corresponden a la muestra real de este trabajo.

Método

Se recogieron los siguientes datos que constan en la historia clínica de los 136 pacientes objeto de este estudio:

  • • Antecedentes y datos del recién nacido: edad de gestación, longitud y peso al nacimiento.

  • • Exploración física y anamnesis para valorar el índice clínico de Dussault: índice basado en la comparación de síntomas entre niños hipotiroideos y controles sanos. La puntuación máxima es de 12,5 y se considera significativo un índice superior a 415.

  • • Cribado de tirotropina y T4: resultado del cribado en papel de filtro.

  • • T4 (μg/dl) y tirotropina (mUI/l) iniciales: en suero, mediante técnica de enzimoinmunoanálisis y radioinmunoanálisis inmunométrico (IRMA), respectivamente.

  • • Superficie de los núcleos de osificación de la rodilla: a partir de una radiografía anteroposterior de la rodilla izquierda se calculó la superficie de los núcleos de osificación inferior del fémur (núcleo de Beclard) y superior de la tibia (núcleo de Todd). Se consideró un criterio de gravedad y antigüedad del hipotiroidismo prenatal16.

  • • Días de vida al inicio del tratamiento, en la primera visita.

  • • Dosificación inicial de L-tiroxina por kg de peso.

  • • Días de vida cuando T4=10μg/dl y T4=12μg/dl. Se calcularon los días de vida cuando los valores de T4 alcanzan valores de 10 y 12μg/dl. Supone una relación lineal entre los valores de T4 y los días de vida. Se definió como la duración del hipotiroidismo posnatal. Se consideró el valor 10 porque era el nivel de T4 que se consideraba normal al inicio de este estudio, y 12 porque posteriormente este límite aumentó a 1214.

Se hizo el seguimiento del crecimiento a los 3 meses de edad, a los 6 meses de edad, al año y a partir de este momento cada 6 meses. Los datos valorados en cada período son los que se refieren a continuación:

  • • Talla: durante los 2 primeros años de vida se midió la longitud en decúbito supino con un infantómetro Harpenden. A partir del segundo año se midió la talla en ortostatismo con un estadiómetro Harpenden.

  • • Peso: con una balanza horizontal con sensibilidad de 10g para los niños de menos de 2 años y una báscula SECA digital con sensibilidad de 100g a partir de los 2 años.

  • • IMC: se calculó según la fórmula 100×(P/T2)/(Pm/Tm2) (índice de Quetelet). Los pesos y tallas medios (Pm y Tm) son los correspondientes al centil 50 de los estándares de Tanner-Whitehouse para la edad y el sexo.

en cada visita se practicó una exploración neurológica base y para valorar el desarrollo psicomotor se pasó el test de Llevant, según el protocolo de seguimiento del niño sano del Departament de Salut17. Cuando se detectó alguna anomalía, el caso se derivó al Servicio de Neurología para su valoración.

La exploración psicológica se llevó a cabo en el Servicio de Psiquiatría infantil del Hospital Materno-infantil Vall d′Hebron mediante entrevista personal dirigida y estructurada. Se consideraron los resultados de los test:

  • • Escalas McCarthy de aptitudes y psicomotricidad18: test que miden, a los 4–5 años de edad, diferentes conductas cognitivas y motoras. Consta de 6 escalas: verbal, perceptivomanipulativa, numérica, general cognitiva, memoria y motricidad. Estas 6 escalas se sintetizan en una evaluación cognitiva (capacidades verbales, perceptivomanipulativas y numéricas) y proporciona un índice general cognitivo, una escala de motricidad y otra de memoria.

  • • Escala de inteligencia de Wechsler para niños (Wechsler Intelligence Scale for Children-Revised [WISC-R])19: mide el CI total a partir de los 6 años de edad. Se divide en 2 grandes escalas que miden capacidades verbales y capacidades de ejecución. Cada una consta de 6 subtest que proporcionan un perfil de diversas capacidades del niño: CI verbal, CI manipulativo y CI global.

Análisis estadístico

Los estadísticos media aritmética y desviación estándar (DE) se utilizaron para presentar los resultados de los valores de talla y peso. Los valores de IMC se refirieron como SDS (standard deviation score), es decir, valores Z tipificados. Consiste en calcular en cuántas desviaciones típicas o DE se halla el valor problema por encima o por debajo de la media. Se calcularon a partir de los estándares de Roland-Cachera20 (normalizados previa transformación logarítmica). Todos estos cálculos se realizaron con la ayuda del programa informático Target 2000.

Para la comparación de medias de las siguientes variables se aplicó la prueba estadística “t de Student”:

  • • Talla: con los patrones de referencia de la población general de Tanner de 196621,22 y de la población actual de Barcelona de Carrascosa23.

  • • Peso: con los patrones de referencia de la población actual de Barcelona de Carrascosa23.

  • • IMC en SDS: con los patrones de referencia de población general de Roland-Cachera de 198220.

Los resultados de los test de WISC-R y McCarthy se han comparado con los valores de la población española de referencia (comparación de medias, t de Student)18,19. Se han estudiado las correlaciones entre los distintos índices de hipotiroidismo prenatal y posnatal y el resultado del test de McCarthy y de WISC-R (mediante correlación de Pearson para variables que siguen una distribución normal y de Spearman para las que no siguen una distribución normal).

Los cálculos estadísticos se han realizado con el programa informático SPSS versión 11.0 (SPSS, Inc., Chicago EE. UU.) para Windows.

Resultados

De los 136 casos, 30 casos (22,1%) son niños y 106 casos (77,9%) son niñas.

En la tabla 1 se muestran los resultados de los datos obtenidos en la primera visita. La media de la puntuación en el índice clínico de Dussault fue de 2,49, inferior a 4, que es el valor a partir del cual se considera indicativo de hipotiroidismo. La superficie de los 2 núcleos de osificación de la rodilla fue menor que la referida para una población normal16, con una diferencia estadísticamente significativa en ambos casos (t de Student, p<0,001).

Tabla 1. Datos valorados en la primera visita

  n Media DS Rango
TSH cribado (mUI/l) 136 287,12 149,58 55–794,7
TSH 1.a visita (mUI/l) 107 305,17 345,23 24,4–2455,0
T4 cribado (μg/dl) 133 3,21 2,16 0,1–13
T4 1.a visita (μg/dl) 119 3,03 2,99 0–10,7
Índice clínico de Dussault 130 2,49 ¿ 2,25 0–11
Superficie núcleo osificación inferior fémur (mm2) 128 14,4 14,6 0–60
Superficie núcleo osificación superior tibia (mm2) 128 6,83 11 0–50

T4: tiroxina; TSH: tirotropina.

¿ Se considera indicativo de hipotiroidismo a partir de 4.

La dosificación inicial media de L-tiroxina por kg de peso fue de 9,03μg/kg. Al analizar este resultado durante los años, vemos que la dosificación utilizada ha ido aumentando progresivamente de los 8 a los 9–10μg/kg. La primera visita en el Hospital Materno-infantil Vall d′Hebron de los casos positivos del programa de detección precoz tuvo lugar a una edad promedio (DE) de 25 (7,98) días de vida. En la figura 1 vemos cómo la media de los días de vida en la primera visita tiene tendencia a acortarse: de los 28 días en los primeros años a los 20 días a partir del año 1993. El cálculo de los días de vida cuando los valores de T4 alcanzaron el valor de 10μg/dl dio una media de 50 días para los 136 casos. Si se considera cuando los valores de T4 alcanzaron el valor de 12μg/dl, la media fue de 88,9 días.

Días de vida en la primera visita para cada año incluido en el estudio.

Figura 1. Días de vida en la primera visita para cada año incluido en el estudio.

Evolución de la talla y el peso en las niñas: la figura 2A y la tabla 2 muestran la media±1 y 2 DE de la talla en cm de los casos estudiados comparados con los valores de Tanner. Puede observarse cómo de los 2 años y medio de edad hasta los 11 años, la talla en SDS de los casos estudiados está 0,5 DE por encima de los valores de Tanner, tanto para la media como para la +1, +2, −1 y −2 DE. Estas diferencias son estadísticamente significativas en muchos de los puntos estudiados. A partir de los 11 años los resultados son más dispersos y pierden significación estadística. Si se compara la talla de los casos estudiados con las curvas de población actual de Barcelona (Carrascosa et al, 2004) (figura 2B y tabla 2) se observa que las medias son prácticamente iguales, sin diferencias significativas, a excepción de algún punto aislado.

Talla en el grupo de niñas (media±1 y 2 DE) en relación con los valores de Tanner (A) y Carrascosa (B).

Figura 2. Talla en el grupo de niñas (media±1 y 2 DE) en relación con los valores de Tanner (A) y Carrascosa (B).

Tabla 2. Talla en cm del grupo de niñas en relación con Tanner y Carrascosa. Comparación de medias mediante la t de Student

Edad Media (casos) n (casos) SD (casos) Tanner 21,22 Carrascosa 23
        t p t p
0,5 65,4 105 3,6 0,16 NS 0,05 NS
1 74,2 106 3,2 0,00 NS 0,05 NS
1,5 80,0 103 3,1 0,88 NS 3,08 <0,05
2 85,7 101 3,4 0,16 NS 4,05 <0,05
2,5 90,3 102 3,7 2,07 <0,05 1,70 NS
3 94,6 97 3,6 2,34 <0,05 1,21 NS
3,5 98,5 98 3,9 2,31 <0,05 0,69 NS
4 102,7 98 4,3 2,88 <0,05 0,61 NS
4,5 105,5 91 4,5 2,01 <0,05 0,14 NS
5 109,0 86 4,5 2,07 <0,05 1,83 NS
5,5 111,8 82 4,7 1,64 NS 1,89 NS
6 115,8 74 5,1 2,41 <0,05 0,45 NS
6,5 118,4 76 5,3 1,95 NS 0,86 NS
7 121,3 70 5,5 1,85 NS 0,77 NS
7,5 124,2 64 5,9 1,73 NS 0,81 NS
8 126,9 59 5,9 1,60 NS 1,25 NS
8,5 130,1 52 6,2 1,82 NS 0,29 NS
9 133,0 57 6,7 1,83 NS 0,60 NS
9,5 136,5 48 6,8 2,17 <0,05 0,70 NS
10 137,4 42 6,9 0,69 NS 0,44 NS
10,5 140,9 45 7,6 0,91 NS 0,62 NS
11 143,2 31 7,8 0,29 NS 1,49 NS
11,5 147,6 27 7,2 0,82 NS 0,75 NS
12 149,8 21 6,6 0,26 NS 1,30 NS
12,5 154,0 21 7,8 0,75 NS 0,45 NS
13 156,6 12 7,1 0,48 NS 0,66 NS
13,5 155,4 12 7,7 1,11 NS 2,41 <0,05
14 156,3 5 10,4 1,02 NS 1,77 NS

NS: no significativo; SD: standard deviation (desviación típica).

En cuanto al IMC (figura 3A y tabla 3), hay diferencias estadísticamente significativas en relación con los estándares de Roland-Cachera en todas las edades. El SDS del IMC de los casos estudiados está, a partir de los 6 años de edad, prácticamente una DE por encima de la media. Si comparamos el peso en kg de los casos con las curvas de población de Barcelona (Carrascosa et al) (figura 3B y tabla 3) vemos que las curvas son bastante superponibles, con diferencias estadísticamente significativas en algunos puntos, básicamente durante los 3-4 primeros años de vida.

Índice de masa corporal en <i>standard deviation score</i> (media±1 DE) en relación con Roland-Cachera (A) y peso (media±1 y 2 DE) en relación a Carrascosa (B) en el grupo de niñas.

Figura 3. Índice de masa corporal en standard deviation score (media±1 DE) en relación con Roland-Cachera (A) y peso (media±1 y 2 DE) en relación a Carrascosa (B) en el grupo de niñas.

Tabla 3. Índice de masa corporal en standard deviation score y peso del grupo de niñas en relación con Roland-Cachera y Carrascosa. Comparación de medias mediante la t de Student

Edad Media (casos) n (casos) SD (casos) t p
A. Comparación del IMC en relación con Roland-Cachera 17
0,5 0,81 104 1,02 6,75 <0,001
1 0,54 105 1,10 4,32 <0,001
1,5 0,42 102 1,15 3,20 <0,001
2 0,61 101 1,19 4,52 <0,001
3 0,44 96 1,12 2,90 <0,001
4 0,75 98 1,23 5,10 <0,001
5 0,96 86 1,30 6,08 <0,001
6 1,10 74 1,30 6,58 <0,001
7 1,24 70 1,51 6,68 <0,001
8 1,30 58 1,37 6,89 <0,001
9 1,22 57 1,37 6,37 <0,001
10 1,06 41 1,32 5,14 <0,001
11 0,99 31 1,30 4,41 <0,001
12 1,23 21 1,43 4,65 <0,001
13 1,00 12 1,36 2,95 <0,001
14 0,51 5 1,28 1,07 NS
 
B. Comparación del peso en relación con Carrascosa 20
0,5 7,67 103 1,10 2,91 <0,05
1 10,04 104 1,19 2,65 <0,05
1,5 11,23 103 1,36 1,31 NS
2 12,60 100 1,52 0,99 NS
2,5 13,77 102 1,87 2,12 <0,05
3 14,87 96 1,97 2,49 <0,05
3,5 16,13 98 2,19 1,72 NS
4 17,52 98 2,56 3,32 <0,05
4,5 18,34 91 2,57 1,67 NS
5 19,86 86 3,23 1,59 NS
5,5 20,75 81 3,33 0,77 NS
6 22,62 74 3,73 1,41 NS
6,5 23,80 76 4,21 2,45 <0,05
7 25,31 70 4,86 2,03 <0,05
7,5 27,15 64 5,35 0,54 NS
8 28,64 58 5,74 0,66 NS
8,5 30,55 52 6,06 0,81 NS
9 32,42 57 6,93 0,27 NS
9,5 35,62 47 8,40 1,51 NS
10 34,99 41 7,38 0,26 NS
10,5 38,76 45 9,16 0,32 NS
11 39,56 31 9,41 1,06 NS
11,5 44,78 27 10,18 1,47 NS
12 46,06 20 11,27 0,89 NS
12,5 54,15 11 11,77 2,26 <0,05
13 51,54 12 10,81 0,06 NS
13,5 47,69 7 7,88 1,64 NS
14 51,28 5 14,95 0,22 NS

IMC: índice de masa corporal; NS: no significativo; SD: standard deviation (desviación típica).

Evolución de la talla y el peso en los niños: la figura 4A y la tabla 4 muestran la media±1 y 2 DE de la talla en cm de los casos estudiados comparados con los valores de Tanner. Puede observarse, al igual que en las niñas, que la talla de los niños estudiados está aproximadamente desplazada 0,5 DE por encima del grupo de Tanner. Las diferencias, sin embargo, no son estadísticamente significativas, probablemente debido a ser menor el número de casos. La figura 4B y la tabla 4 muestran la talla (media±1 y 2 DE) de los niños con HC objeto de este estudio, comparada con las curvas de la población de Barcelona (Carrascosa et al). Puede apreciarse cómo a partir de los 3 años y medio las líneas son prácticamente superponibles.

Talla en el grupo de niños (media±1 y 2 DE) en relación con los valores de Tanner (A) y Carrascosa (B).

Figura 4. Talla en el grupo de niños (media±1 y 2 DE) en relación con los valores de Tanner (A) y Carrascosa (B).

Tabla 4. Talla en cm del grupo de niños en relación con Tanner y Carrascosa. Comparación de medias mediante la t de Student

Edad Media (casos) n (casos) SD (casos) Tanner 21,22 Carrascosa 23
        t p t p
0,5 67,9 30 2,7 0,52 NS 0,36 NS
1 76,2 29 3,0 0,15 NS 0,21 NS
1,5 81,2 30 2,9 1,31 NS 2,65 <0,05
2 87,6 28 3,4 0,89 NS 1,77 NS
2,5 92,1 30 4,0 2,19 <0,05 1,15 NS
3 94,9 28 4,1 0,75 NS 3,90 <0,05
3,5 99,7 25 3,8 1,74 NS 0,82 NS
4 103,2 26 4,4 1,52 NS 0,57 NS
4,5 107,0 26 4,7 1,80 NS 0,66 NS
5 110,1 23 4,6 1,52 NS 0,34 NS
5,5 113,5 18 4,0 1,54 NS 0,21 NS
6 117,0 19 4,5 1,79 NS 0,89 NS
6,5 119,7 20 5,0 1,51 NS 0,94 NS
7 122,5 15 4,5 1,29 NS 0,48 NS
7,5 125,0 13 4,2 0,96 NS 0,07 NS
8 127,9 11 4,0 0,93 NS 0,07 NS
8,5 130,2 14 4,1 0,78 NS 0,44 NS
9 132,5 11 4,3 0,47 NS 0,94 NS
9,5 136,1 11 4,8 0,91 NS 0,39 NS
10 137,6 9 5,1 0,36 NS 1,00 NS
10,5 141,0 8 5,0 0,71 NS 0,42 NS
11 140,5 6 2,6 0,51 NS 1,96 <0,05
11,5 144,2 5 5,6 0,16 NS 1,14 NS

NS: no significativo; SD: standard deviation (desviación típica).

La media del IMC de los niños está situada una DE por encima de los estándares de Roland-Cachera, con diferencias estadísticamente significativas en todas las edades (figura 5A y tabla 5). No se encuentran diferencias estadísticamente significativas si se compara el peso de los niños con HC y los valores de referencia del estudio de Carrascosa (figura 5B y tabla 5).

Índice de masa corporal en <i>standard deviation score</i> (media±1 DE) en relación a Roland-Cachera (A) y peso (media±1 y 2 DE) en relación con Carrascosa (B) en el grupo de niños.

Figura 5. Índice de masa corporal en standard deviation score (media±1 DE) en relación a Roland-Cachera (A) y peso (media±1 y 2 DE) en relación con Carrascosa (B) en el grupo de niños.

Tabla 5. Índice de masa corporal en standard deviation score y peso del grupo de niños en relación con Roland-Cachera y Carrascosa. Comparación de medias mediante la t de Student

Edad Media (casos) n (casos) SD (casos) t p
A. Comparación del IMC en relación con Roland-Cachera 17
0,5 0,74 30 1,18 3,73 <0,01
1 0,55 29 1,17 2,72 <0,01
1,5 0,49 30 1,35 2,37 <0,05
2 0,58 28 1,20 2,78 <0,01
3 0,52 28 1,31 2,28 <0,05
4 0,83 26 1,40 3,65 <0,01
5 1,24 23 1,87 4,78 <0,01
6 1,41 19 2,07 4,86 <0,01
7 1,39 15 2,12 4,31 <0,01
8 1,05 11 2,05 2,96 <0,01
9 1,48 11 1,65 4,38 <0,01
10 1,11 9 1,55 2,91 <0,01
11 1,39 6 1,76 3,01 <0,01
 
B. Comparación del peso en relación con Carrascosa 20
0,5 8,41 30 0,97 1,23 NS
1 10,79 29 1,35 1,38 NS
1,5 11,85 30 1,53 0,22 NS
2 13,31 28 1,63 1,38 NS
2,5 14,56 30 1,86 0,80 NS
3 15,15 28 1,80 0,88 NS
3,5 16,82 25 2,13 0,50 NS
4 17,99 26 2,34 0,82 NS
4,5 19,20 26 2,78 0,59 NS
5 20,89 23 3,78 1,33 NS
5,5 22,82 18 4,74 1,17 NS
6 23,87 19 5,09 1,91 NS
6,5 25,83 20 6,29 2,95 <0,05
7 26,57 15 5,14 0,91 NS
7,5 28,62 13 6,59 1,02 NS
8 28,81 11 5,91 0,29 NS
8,5 30,51 14 5,38 1,29 NS
9 32,53 11 5,15 0,27 NS
9,5 33,16 11 5,42 0,82 NS
10 34,94 9 5,18 0,79 NS
10,5 37,94 8 5,01 0,10 NS
11 38,73 6 6,66 0,66 NS
11,5 40,42 5 6,73 0,61 NS

NS: no significativo; SD: standard deviation (desviación típica).

Estos datos indican que las niñas y los niños con HC diagnosticados y tratados mediante el programa de detección precoz en Cataluña han crecido al mismo ritmo que la población actual de nuestro medio y por encima de los valores de referencia de Tanner (aproximadamente 0,5 DE por encima). También muestran que, al igual que la población general de Barcelona, estas niñas y niños tienen un IMC superior al referido en el estudio precedente de Roland-Cachera.

En los 136 casos se practicó una exploración neurológica base en cada visita. En 5 casos se detectaron alteraciones que precisaron estudio y seguimiento en el Servicio de Neurología (y Psiquiatría). Uno de ellos es una niña nacida en 1987 que presentaba trastornos compatibles con una distonía de ambas extremidades superiores. En esta niña, los valores de T4 iniciales fueron de 1,9μg/dl y alcanzó los 10μg/dl a los 26,4 días de vida. Dos casos presentaban un retraso en el lenguaje. Se trata de una niña nacida en 1987 y un niño de 1988; los valores de T4 iniciales fueron de 1,4μg/dl y 0,3μg/dl y alcanzaron los 10μg/dl a los 65,1 y 47,4 días, respectivamente. Los otros 2 casos presentaban un retraso cognitivo y corresponden a los 2 casos que más han tardado en normalizar los valores séricos de T4. Uno de ellos es un niño nacido en 1993 con una T4 inicial de 1,3μg/dl. Se visitó por primera vez a los 16 días pero fue muy difícil conseguir el equilibrio terapéutico por presentar los padres una enfermedad mental y una grave problemática familiar acompañante. El otro caso con retraso cognitivo es el de un niño nacido en 1995 que inició el tratamiento a los 18 días de vida pero que mantuvo valores de T4 de alrededor de 8μg/dl durante el primer año por problemas en la preparación de la medicación.

En un total de 51 casos (41 niñas y 10 niños) se realizó una valoración psicológica. El test de WISC-R se pasó a 29 sujetos con un resultado medio de 101,36 (11,24). El test de McCarthy se ha pasado a 22 sujetos con un resultado medio de 102,86 (11,74). En ambos casos no se encontraron diferencias estadísticamente significativas en relación con una población de referencia (p>0,5).

Se buscaron correlaciones entre los resultados del test de WISC-R y de McCarthy y los distintos indicadores de la duración e intensidad del hipotiroidismo prenatal y neonatal (tabla 6) y se encontraron las siguientes correlaciones estadísticamente significativas: WISC-R con los días de vida en el momento en que los valores de T4 alcanzan el valor de 10μg/dl, y McCarthy con los valores séricos iniciales de T4.

Tabla 6. Correlación entre el resultado de la escala de inteligencia de Wechsler para niños y el test de McCarthy, y los indicadores de gravedad del hipotiroidismo y con variables del tratamiento

  WISC-R McCarthy
Índice clínico de Dussault
Coeficiente correlación −0,224 −0,102
p 0,262 0,668
n 27 20
 
Superficie núcleo osificación inferior fémur (mm2)
Coeficiente correlación 0,230 0,225
p 0,239 0,326
n 28 21
 
Superficie núcleo osificación superior tibia (mm2)
Coeficiente correlación 0,213 0,204
p 0,276 0,374
n 28 21
 
Edad (días) cuando T4=10μg/dl
Coeficiente correlación −0,455 −0,223
p 0,013 0,319
n 29 22
 
Edad (días) cuando T4=12μg/dl
Coeficiente correlación −0,337 −0,314
p 0,074 0,155
n 29 22
 
T4 inicial (μg/dl)
Coeficiente correlación 0,297 0,473
p 0,158 0,035
n 24 20
 
TSH inicial (mUI/l)
Coeficiente correlación 0,183 −0,339
p 0,440 0,169
n 20 18
 
Edad primera visita (días)
Coeficiente correlación −0,330 0,112
p 0,081 0,619
n 29 22
 
Dosificación L-tiroxina/kg inicial (μg/kg)
Coeficiente correlación −0,045 0,026
p 0,818 0,910
n 29 22

Correlación de Pearson para la edad en la primera visita y dosificación de L-tiroxina/kg inicial. Correlación de Spearman para el resto de las variables.
WISC-R: escala de inteligencia de Wechsler para niños.

Discusión

Los niños y niñas con HC detectados mediante el programa de detección precoz de este estudio tienen una talla, un peso y un IMC que no son distintos de los de la población actual de Barcelona y que están por encima de los valores de referencia de Tanner de 1966 y de Roland-Cachera de 1982. En los casos estudiados, el desarrollo psicológico no difiere del de la población de referencia. Sin embargo, una mayor intensidad del hipotiroidismo neonatal y la normalización más tardía de éste correlacionan negativamente con la puntuación en los test psicológicos (WISC-R y McCarthy).

Este estudio es una serie de casos. La selección de los casos no fue al azar, ya que se estudiaron los casos de HC detectados mediante el programa de detección precoz en Cataluña entre 1986 y 1997 y que se controlaron en el Hospital Materno-infantil Vall d’Hebron de Barcelona.

Para el estudio del crecimiento, consideramos que la muestra estudiada, que corresponde al 83,6% de todos los casos de HC en Cataluña durante estos años, es representativa de la población objeto de estudio.

La exploración psicológica se realizó sólo en 51 de los 136 casos (37,5%). La selección de estos 51 casos tampoco fue al azar: son los casos cuyos padres acudieron a la cita del Servicio de Paidopsiquiatría. Hay que tener en cuenta que esto obligaba a un nuevo desplazamiento que algunos consideraron innecesario. Creemos necesario remarcar que el sesgo que puede significar este factor es a favor de los casos patológicos. Éstos tienen más probabilidades de estar entre los estudiados, ya que seguramente sus padres sí lo consideraron oportuno.

La media de la puntuación en el índice clínico de Dussault fue de 2,49, inferior a 4, que es el valor a partir del cual se considera indicativo de hipotiroidismo. Esto indica que la mayoría de estos niños tenían una apariencia clínica normal y el índice clínico no los habría detectado.

La aceleración secular del crecimiento descrita en este estudio se ha observado en otros países desarrollados y en vías de desarrollo24,25,26,27. Estos resultados concuerdan también con todos los estudios publicados sobre crecimiento en el HC detectado precozmente2,3,4,5. Otras publicaciones sobre estudios en la población general27,28 observan la misma aceleración secular del peso que la descrita en este estudio.

Los 5 casos con afectación neurológica son distintos y por su número no podemos llegar a conclusiones estadísticamente significativas. Remarcamos que los 2 casos que presentan retraso cognitivo corresponden a los 2 casos que más tardaron en normalizar los valores séricos de T4, y que los otros 3 casos que presentan alteraciones neurológicas nacieron en los primeros años del estudio y tuvieron valores iniciales de T4 muy bajos.

Dos correlaciones entre los índices de la intensidad y duración del hipotiroidismo prenatal y neonatal y los resultados de los test psicológicos son estadísticamente significativas (WISC-R con los días de vida en el momento en que los valores de T4 alcanzan el valor de 10μg/dl, y McCarthy con los valores séricos iniciales de T4). En el resto de las correlaciones, la tendencia que se observa siempre es hacia una menor puntuación en los test psicológicos cuanto mayor es la intensidad y duración del hipotiroidismo prenatal y neonatal (tabla 6).

La media de la edad en el momento de la primera visita e inicio del tratamiento en los casos de HC definitivo en Cataluña según los resultados de este estudio fue de 25 días. Este valor ha descendido de los 28 días en 1986 a 20 días a partir del año 1993 y a 18 días en el 2003. En España, la media de la edad a la detección para HC en aquellos centros que tienen estrategia de extracción única de sangre, como es el caso de Cataluña, en el año 1996 fue de 14,92 días29. Posteriormente, esta media ha descendido: 11,5 días en 1999 y 12,21 días en 2003.

Los resultados de este estudio indican que los niños o niñas con HC detectados mediante el programa de detección precoz tienen un crecimiento normal. También indican que algunos casos puede que no estén alcanzando su potencial intelectual completo. Como las pautas terapéuticas recomendadas actualmente14 son más intensivas que las que se utilizaron al inicio del programa y los días de vida al inicio del tratamiento han descendido, probablemente los recién nacidos detectados ahora tienen un pronóstico intelectual y neurológico mejor.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

Recibido 27 Enero 2009
Aceptado 1 Julio 2009

Autor para correspondencia. agibert.cp.ics@gencat.cat

Bibliografía

1.Vicens-Calvet E, Bargadá M. Cribado, diagnóstico definitivo y seguimiento del hipotiroidismo congénito. Endocrinol Nutr. 2002; 49:84-7.
2.Heyerdahl S, Ilicki A, Karlberg J, Kase BF, Larsson A. Linear growth in early treated children with congenital hypothyroidism. Acta Paediatr. 1997; 86:479-83.
Medline
3.Salerno M, Micillo M, Di Maio S, Capalbo D, Ferri P, Lettiero T, et-al. Longitudinal growth, sexual maturation and final height in patients with congenital hypothyroidism detected by neonatal screening. Eur J Endocrinol. 2001; 145:377-83.
Medline
4.Ruibal Francisco JL, Pérez Rodríguez O, Dorado Moles Mª.J, Piñero Martínez E, Jiménez Álamo Mª.L, Bueno Lozano G. Estudio longitudinal y retrospectivo del desarrollo puberal en mujeres con hipotiroidismo congénito primario. An Esp Pediatr. 2001; 54:13-7.
Medline
5.Bain P, Toublanc J.E. Adult height in congenital hypothyroidism: Prognostic factors and the importance of compliance with treatment. Horm Res. 2002; 58:136-42.
Medline
6.Mayayo E. El tiroides ante el siglo xxi. An Esp Pediatr. 2000; 52:23-33.
Medline
7.Ilicki A, Larsson A. Psychomotor development of children with congenital hypothyroidism diagnosed by neonatal screening. Acta Paediatr Scand. 1988; 77:142-7.
Medline
8.Wasniewska M, De Luca F, Cassio A, Oggiaro N, Gianino P, Delvecchio M, et-al. In congenital hipothyroidism bone maturation at birth may be a predictive factor of psychomotor development during the first year of life irrespective of other variables related to treatment. Eur J Endocrinol. 2003; 149:1-6.
Medline
9.Rovet J, Daneman D. Congenital hypothyroidism: A review of current diagnostic and treatment practices in relation to neuropsychologic outcome. Paediatr Drugs. 2003; 5:141-9.
Medline
10.Rovet J.F. Children with congenital hypothyroidism and their siblings: Do they really differ?. Pediatrics. 2005; 115:e52-7.
Medline
11.Derken-Lubsen G, Verkerk P.H. Neuropsychologic development in early treated congenital hypothyroidism: Analysis of literature data. Pediatr Res. 1996; 39:561-6.
Medline
12.Rovet J.F. Congenital hypothyroidism: Long-term outcome. Thyroid. 1999; 9:741-8.
Medline
13.Hanukoglu A, Perlman K, Shamis I, Brnjac L, Rovet J, Daneman D. Relationship of etiology to treatment in congenital hypothyroidism. J Clin Endocrinol Metab. 2001; 86:186-91.
Medline
14.American Academy of Pediatric.s, American Thyroid Associatio.n, Lawson Wilkins Pediatric Endocrine Society. Update of newborn screening and therapy for congenital hypothyroidism. Pediatrics. 2006; 117:2290-303.
Medline
15.Letarte J, Garagorri J.M. Congenital hypothyroidism: Laboratory and clinical investigation of early detected infants. En: Collu R., Ducherme J.R., Guyda H.S., editors. Pediatric endocrinology. 2 ed. New York: Raven Press; 1989. 449-71.
16.Rochiccioli P, Dutau G, Despert F, Roge B, Sablayrolles B, Enjaume C. La surface des épiphyses du genou: Index d′ancienneté de l′hypothyroïdie néonatale. Arch Fr Pediatr. 1984; 41:329-32.
Medline
17.Departament de Sanitat i Seguretat Social. Protocols de medicina preventiva a l’edat pediàtrica. Programa de seguiment del nen sa. Barcelona: Generalitat de Catalunya; 1995.
18.McCarthy C. Escalas de McCarthy de psicomotricidad para niños. Traducción y adaptación: TEA Ediciones SA: Madrid; 1988.
19.Wechsler D. Escala de Inteligencia de Wechsler para niños (WISC). Traducción y adaptación. Madrid: TEA Ediciones SA; 1988.
20.Rolland-Cachera MF, Sempé M, Guilloud-Bataille M, Patois E, Péquignot-Guggenbuhl F, Fautrad V. Adiposity indices in children. Am J Clin Nutr. 1982; 36:178-84.
Medline
21.Tanner JM, Whitehouse RH, Takaishi M. Standards from birth to maturity for height, weight, height velocity, and weight velocity: British children, 1965. Part I. Arch Dis Child. 1966; 41:454-71.
Medline
22.Tanner JM, Whitehouse RH, Takaishi M. Standards from birth to maturity for height, weight, height velocity, and weight velocity: British children, 1965. Part II. Arch Dis Child. 1966; 41:613-35.
Medline
23.Carrascosa A, Yeste D, Copil A, Gussinye M. Aceleración secular del crecimiento. Valores de peso, talla e índice de masa corporal en niños, adolescentes y adultos jóvenes de la población de Barcelona. Med Clin (Barc). 2004; 123:463-5.
24.Fredriks AM, Van Buuren S, Burgmeijer RJ, Meulmeester JF, Beuker RJ, Brugman E, et-al. Continuing positive secular growth change in the Netherlands 1955–1997. Pediatr Res. 2000; 47:316-23.
Medline
25.Shen T, Habicth JP, Chang Y. Effect of economic reforms on child growth in urban and rural areas of China. N Engl J Med. 1996; 335:400-6.
Medline
26.Padez C. Secular trend in stature in the Portuguese population (1904–2000). Ann Hum Biol. 2003; 30:262-78.
Medline
27.Krawczynski M, Walkowiak J, Krzyzaniak A. Secular changes in body height and weight in children and adolescents in Poznan, Poland, between 1880 and 2000. Acta Paediatr. 2003; 9:277-82.
28.Thomson AM, Baxter-Jones AD, Mirwald RL, Bailey D.A. Secular trend in the development of fatness during childhood and adolescence. Am J Human Biol. 2002; 14:669-79.
29.Programas de cribado neonatal en España. Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular. 2002. Disponible en: www.seqc.es.