x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1157/13092319

Diferencias geográficas en la prevalencia del síndrome metabólico. El caso de las Islas Canarias

Geographical differences in metabolic syndrome prevalence. The case of Canary Islands (Spain)

Mauro Boronat-Cortés a, Francisco Javier Nóvoa-Mogollón a

a Sección de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Insular. Las Palmas de Gran Canaria. España.

Artículo

Sr. Editor: Hemos leído con gran interés el excelente estudio epidemiológico en el que Martínez-Larrad et al1 proporcionan una estimación de la prevalencia del síndrome metabólico en áreas rural y urbana de la provincia de Segovia. En su discusión de los resultados, los autores hacen referencia a las diferencias observadas en la prevalencia del síndrome metabólico dentro de las diversas poblaciones estudiadas hasta la actualidad. Más en concreto, y en relación con otras áreas geográficas españolas, aluden a los resultados de la Encuesta Nutricional de Canarias (ENCA), un estudio en el cual se estudió la prevalencia del síndrome metabólico en una muestra poblacional representativa de la población general de la Comunidad Autónoma de Canarias2. Como se describe en el trabajo de Martínez-Larrad et al1, la prevalencia estimada en el estudio realizado en las Islas Canarias fue del 24,4%, frente al 17% observado en Segovia.

Aunque las diferencias entre ambos índices son ya considerables, los autores no mencionan 2 circunstancias que contribuyen a minusvalorarlas. En primer lugar, la edad de la muestra poblacional del estudio ENCA comprendía un rango de edad entre los 18 y los 75 años, mientras que los participantes en el estudio de Segovia eran mayores de 35 años. Obviamente esto subestima la prevalencia encontrada en el estudio canario, dado que es sobradamente conocido que el síndrome metabólico se hace más frecuente con la edad. En segundo lugar, el estudio ENCA utilizó los criterios diagnósticos originalmente propuestos en el año 2001 por el tercer informe del programa norteamericano para la detección, evaluación y tratamiento de la hipercolesterolemia en adultos (ATP-III)3, mientras que Martínez-Larrad et al utilizaron una modificación de estos mismos criterios, introducida en el año 20044. De acuerdo con esta modificación, el umbral para la consideración de glucemia alterada en ayunas, uno de los criterios para el diagnóstico del síndrome metabólico, desciende de 110 a 100 mg/dl (de 6,1 a 5,6 mmol/l). Resulta también evidente que, con la aplicación de los nuevos criterios, la prevalencia observada en el estudio ENCA hubiese sido mayor. Sirva como ejemplo que en el Third National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES III), realizado en EE.UU., la aplicación de los nuevos criterios ATP-III supuso un incremento de 5 puntos porcentuales respecto a la prevalencia inicialmente estimada con los criterios originales del año 20015.

La posibilidad de que la prevalencia del síndrome metabólico pueda ser excepcionalmente elevada entre la población canaria parece confirmarse con la publicación de nuevos trabajos. En el Estudio Telde6, un estudio epidemiológico transversal de índole poblacional realizado por nuestro grupo en el municipio de Telde (Gran Canaria), se estudió una muestra de 1.030 personas mayores de 30 años. Utilizando los mismos criterios que Martínez-Larrad et al1, el Estudio Telde arrojó una prevalencia ajustada del síndrome metabólico del 28,2%, más de 10 puntos por encima de la encontrada en Segovia.

Estos resultados son concordantes con los datos que sitúan a la comunidad canaria entre aquellas con un mayor índice de diabetes mellitus7,8 y mortalidad por enfermedad cardiovascular9, y siguen señalando la necesidad de profundizar en las posibles causas que justifiquen este fenómeno.

Bibliografía

1.Martínez-Larrad MT, Fernández-Pérez C, González-Sánchez JL, López A, Fernández-Álvarez J, Riviriego J, Serrano-Ríos M. Prevalencia del síndrome metabólico (criterios ATP-III). Estudio de base poblacional en áreas rural y urbana de la provincia de Segovia. CITA
2.Álvarez-León E, Ribas-Barba L, Serra-Majem L. Prevalencia del síndrome metabólico en la población de la Comunidad Canaria. CITA
3.Executive Summary of the Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detectio.n, Evaluation and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). CITA
Medline
4.Grundy SM, Brewer HB Jr, Cleeman JI, Smith SC Jr, Lenfant C. Definition of metabolic syndrome: report of the National Heart, Lung, and Blood Institute/American Heart Association conference on scientific issues related to definition. CITA
Medline
5.Ford ES, Giles WH, Mokdad AH. Increasing prevalence of the metabolic syndrome among U.S. adults. CITA
Medline
6.Boronat M, Chirino R, Varillas VF, Saavedra P, Marrero D, Fábregas M, Nóvoa FJ. Prevalence of the metabolic syndrome in the island of Gran Canaria: comparison among three major diagnostic proposals. CITA
Medline
7.De Pablos-Velasco PL, Martínez-Martín FJ, Rodríguez-Pérez F, Anía BJ, Losada A, Betancor P. Prevalence and determinants of diabetes mellitus and glucose intolerance in a Canarian Caucasian population ­ comparison of the 1997 ADA and the 1985 WHO criteria. The Guia Study. CITA
Medline
8.Boronat M, Varillas VF, Saavedra P, Suárez V, Bosch E, Carrillo A. Diabetes mellitus and impaired glucose regulation in the Canary Islands (Spain): prevalence and associated factors in the adult population of Telde, Gran Canaria. CITA
Medline
9.Villar Álvarez F, Banegas Banegas JR, Rodríguez Artalejo F, Del Rey Calero J. Mortalidad cardiovascular en España y sus comunidades autónomas (1975-1992). CITA