x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Efecto nocebo: la otra cara del placebo

Nocebo effect: the other side of placebo

Jordi Ferreres a, Josep-Eladi Baños b, Magí Farré a

a Unitat de Farmacologia. Institut Municipal d'Investigació Mèdica (IMIM). Barcelona. Universitat Autónoma de Barcelona (UAB). Barcelona.
b Departament de Ciències Experimentals i de la Salut. Universitat Pompeu Fabra. Barcelona. España.

Palabras Clave

Efecto nocebo. Efecto placebo. Reacciones adversas. Tratamiento farmacológico.

Keywords

Nocebo effect. Placebo effect. Adverse reactions. Drug therapy.

Resumen

La administración de medicamentos se acompaña de la aparición de efectos beneficiosos e indeseables que no siempre son debidos al mecanismo farmacológico. Los primeros se conocen como efecto placebo, mientras que los segundos se denominan efecto nocebo. Este último es mucho menos conocido a pesar de que puede constituir una fuente importante de reacciones adversas que se atribuyen al tratamiento farmacológico. Se postulan algunos mecanismos que podrían estar implicados en su aparición. En el ámbito psicológico, es importante la consideración de las expectativas, el aprendizaje y el condicionamiento clásico. Menos conocido es su sustrato neuroquímico, pero se han planteado las posibles interacciones entre opioides endógenos y colecistocinina. En la práctica clínica, debe considerarse la presencia de efecto nocebo en los pacientes que presentan trastornos inespecíficos frecuentes asociados a la administración de medicamentos y que somatizan con facilidad. Su detección temprana puede contribuir a la prevención del efecto nocebo.

Artículo

La administración de placebo en el marco de ensayos clínicos puede producir efectos beneficiosos e indeseables. Al conjunto de los primeros se les denomina efecto placebo y a los segundos, efecto nocebo. Mientras que el placebo y el efecto placebo han sido objeto de atención progresiva en la bibliografía médica, ya sea por sus aspectos metodológicos o éticos, las publicaciones sobre el fenómeno nocebo son escasas. Así, en una búsqueda reciente en la base de datos MEDLINE, la palabra clave «placebo» resultó citada en 92.861 documentos, mientras que «nocebo» sólo lo fue en 45 (fig. 1). Cabe mencionar que placebo y placebo effects son términos MESH, mientras que nocebo no lo es. La mitad de las citas pertenecen a los últimos 5 años, lo que revela un interés creciente. El objetivo de este artículo es revisar el concepto de efecto nocebo y algunos de los procesos implicados en su aparición, así como analizar su relación casi inseparable con el efecto placebo.

Fig. 1. Citas obtenidas en MEDLINE con los términos «placebo» y «nocebo». Se utilizó el descriptor en todos los campos de la base de datos para todo el período cubierto (búsqueda realizada en PubMed el 26-11-2003).

Algunas definiciones

El efecto placebo (del latín placebo, primera persona del singular del futuro imperfecto del indicativo de placebo, y traducido por «te complaceré», «te ayudaré») es un componente inseparable de toda respuesta terapéutica (farmacológica, psicoterapéutica o quirúrgica), que actúa siempre en beneficio del paciente sumando sus efectos positivos a los del resto de elementos que configuran el efecto global producido por el tratamiento1.

El efecto nocebo (del latín nocebo, primera persona del singular del futuro imperfecto del indicativo de noceo, y traducido por «te haré daño», «te perjudicaré») es un componente no específico de la respuesta al tratamiento pero, a diferencia del efecto placebo, es de características adversas o perjudiciales2. Actúa, pues, en contra del propio paciente, sumando sus características indeseadas a las del resto de adversidades que pueda generar la intervención terapéutica. Igual que en el caso del efecto placebo, es el sistema nervioso central el encargado de generar su acción, aunque sus mecanismos aún son menos conocidos. Nos referimos a nocebo como un concepto «universal», pues, desde un punto de vista asimismo teórico, forma parte de cualquier respuesta terapéutica y, en principio, todo paciente puede verse afectado.

Sustancia inactiva, sustancia innocua o inocua (del latín innocuus, «que no hace daño») o bien sustancia inerte (del latín iners, inertis, «inactivo», «incapaz de reacción») es todo principio que se emplea como medicamento pero que presuntamente carece de actividad farmacológica. Es aquella que se administra a los individuos de un grupo control en un ensayo clínico, simulando la administración de un fármaco, con el objetivo de comparar sus efectos con los que produce el verdadero medicamento en los individuos del grupo experimental. Es importante entender que la sustancia inactiva, en este contexto, puede activar el efecto placebo/nocebo, de forma similar a como actuaría cualquier tratamiento en un contexto real.

En el lenguaje común, se utiliza de forma sinónima «placebo» y sustancia inactiva. Por ejemplo, el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española define placebo como «sustancia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo en el enfermo si este la recibe convencido de que esa sustancia posee realmente tal acción». Estamos en desacuerdo con tal definición por 3 razones: pues induce al pensamiento erróneo de que la sustancia inerte sólo activa el efecto placebo (cuando también activa el efecto nocebo), crea confusión al igualar los vocablos «placebo» y «efecto placebo» y pasa por alto el hecho de que las sustancias activas también pueden tener efecto placebo. Se habla incluso de «respuesta al placebo» para referirse a todos los efectos (tanto beneficiosos como perjudiciales) que produce la sustancia inerte, pero, repetimos, consideramos que debe extremarse la cautela con estos términos. El mencionado diccionario no incluye ninguna definición de nocebo. Esta confusión aparece también, por ejemplo, en la definición de «nocebo» que establece el Diccionari de la Llengua Catalana del Institut d'Estudis Catalans: «Conjunto de cambios negativos o contraproducentes que experimenta una persona en su estado de salud y que se relacionan con la administración de un placebo». Pensamos que una buena manera de resolver esta disputa es utilizar los siguientes términos: «objeto placebo» para referirse a la sustancia inactiva y «efecto placebo» y «efecto nocebo» para definir el resultado de la acción de dicha sustancia. De esta forma se diferencian los 2 aspectos clave a tener en cuenta en el fenómeno placebo/nocebo: el objeto (o sustancia que causa la acción) y el efecto (o resultado de la acción)3.

Sustancia activa es la que tiene actividad farmacológica (hablamos, pues, de principios activos farmacodinámicos). Generalmente se trata de medicamentos ya conocidos o en investigación. En ocasiones, se han utilizado sustancias activas como objeto placebo, cuando se emplean en situaciones en las cuales el mecanismo de acción farmacológico conocido no afecta a la etiología o fisiopatología del síntoma o enfermedad.

En la mayoría de los ensayos clínicos se comparan 2 grupos: el grupo experimental (que recibe siempre una sustancia activa) y el grupo control (que recibe la sustancia control). La sustancia control engloba los diferentes conceptos que hemos utilizado hasta ahora en este apartado: inerte, inocua, inactiva o activa. No hace referencia a la capacidad farmacológica de la sustancia administrada, sino a la necesidad de establecer un punto de referencia a partir del cual se pueda estudiar el efecto real de la sustancia activa «controlando», asimismo, los posibles errores (sesgos), para poder medir con acierto las variables que son el objeto de estudio4. Como ya hemos comentado, en ocasiones se utiliza como punto de referencia un medicamento ya conocido y no una sustancia inactiva. En la comparación entre los 2 grupos (experimental y control) podemos aprender, por ejemplo, sobre la magnitud de los efectos específicos del fármaco en los individuos, y también descubrir que existen efectos inespecíficos (no específicos) como el fenómeno placebo/nocebo.

Si definimos el efecto nocebo como uno de los tipos universales de reacciones adversas que nos podemos encontrar en todo tratamiento, es interesante que definamos, pues, el significado de reacción adversa. El término «reacciones adversas», en el ámbito farmacológico, se emplea para definir todos los efectos nocivos o indeseados que se presentan tras la administración de un fármaco en las dosis utilizadas normalmente para la profilaxis, el diagnóstico, el tratamiento de una enfermedad o para la modificación de una función fisiológica5. Consideramos los términos «reacción adversa» y «efecto indeseable» como sinónimos. Más recientemente, y con motivo de la entrada en vigor de la legislación que regula los ensayos clínicos, comienza a utilizarse con frecuencia el término «acontecimiento adverso» para referirse a cualquier reacción indeseable que aparece en los pacientes que participan en un ensayo clínico sin que necesariamente exista una relación causal con los medicamentos administrados5; así pues, según esta definición, el efecto nocebo puede considerarse uno de los tipos de acontecimientos adversos que pueden aparecer en la resolución de un ensayo clínico.

Debe recordarse que todo medicamento genera, a la par, tanto efectos beneficiosos como efectos adversos, consecuencia de lo que podríamos llamar «imparcialidad» de los efectos farmacológicos. Es el médico quien decide en cada situación qué es beneficioso y qué no. Por ejemplo, los efectos astringentes de la codeína pueden ser deseables en presencia de diarrea e indeseados en el tratamiento del dolor o de la tos. Es decir, todo acto farmacoterapéutico y, en general, todo acto terapéutico puede producir beneficio y perjuicio a la vez.

El nocebo es un componente más de esta complicada serie de piezas. Centrados en la farmacología, todo fármaco presenta efectos específicos, propios de su acción farmacodinámica, algunos de los cuales son beneficiosos y otros adversos, y efectos inespecíficos, no explicados por su acción farmacodinámica conocida, que dependen de otros factores ajenos al fármaco, y que, por lo tanto, no son dependientes de la dosis, algunos de los cuales son beneficiosos y otros, como el efecto nocebo, adversos2,6-8.

Los efectos inespecíficos en los ensayos clínicos

Desde un punto de vista científico, se demuestra la existencia del fenómeno placebo/nocebo y se puede cuantificar su magnitud gracias a los ensayos clínicos. Éstos pueden ser de varios tipos, pero quizá la mejor aproximación posible al objeto de estudio se realiza en los experimentos aleatorizados, con enmascaramiento doble ciego y divididos en 3 grupos: el grupo experimental, que recibe el tratamiento en estudio; un grupo de comparación, o grupo control, que recibe una sustancia inactiva como sustancia control, y un segundo grupo de comparación cuyos individuos ni se tratan ni reciben sustancia control, es decir, individuos en los que se observa la historia natural de la enfermedad. Así, en los individuos de los 2 primeros grupos se activa el fenómeno placebo/nocebo, mientras que en el tercero permanece sin activar conscientemente. Cuando comparamos el grupo control con el experimental aprendemos, por ejemplo, cuán eficaz es el efecto específico del fármaco; pero cuando comparamos ese mismo grupo control con los individuos que cursan la historia natural de la enfermedad, aprendemos sobre los efectos inespecíficos de ese tratamiento, es decir, las cuestiones que no se derivan de la acción farmacodinámica del medicamento y que dependen de otros factores1.

Cuando se estudian los efectos inespecíficos de una intervención en un ensayo comparativo, debe tenerse en cuenta que existen diferentes elementos que pueden influir en el resultado además de los efectos placebo y nocebo, como los que se refieren a la historia natural de la enfermedad. Sin embargo no debe descartarse la posibilidad que otros tipos de efectos inespecíficos desconocidos se encuentren asociados al procedimiento terapéutico (fig. 2). En resumen, los efectos inespecíficos y beneficiosos de un tratamiento no son sinónimo de efecto placebo, y asimismo, los efectos inespecíficos y adversos no son sinónimo de efecto nocebo2,6. Desafortunadamente, muchos autores confunden bien los términos, bien su significado, y lo atribuyen todo al efecto placebo. El problema que se observa cuando se analizan los diferentes tipos de efectos inespecíficos en un ensayo clínico comparativo es que se presentan agrupados en una única respuesta, y si no se establecen análisis más detallados, no será posible distinguir, por ejemplo, entre la historia natural de la enfermedad (estudio de la evolución sin tratamiento) y el efecto nocebo. Kirsch y Sapirstein9 realizaron un metaanálisis de 19 estudios sobre tratamiento antidepresivo y demostraron que un 51% de la respuesta favorable al tratamiento corresponde a efecto placebo, un 25% al efecto específico farmacodinámico y un 24% a la historia natural de la enfermedad; es decir, la respuesta a la sustancia de comparación suma un 75% (un 51% de efecto placebo más el 24% de historia natural). Sería interesante realizar un metaanálisis semejante que analizara los diferentes tipos de efectos adversos con el objetivo de cuantificar la importancia del efecto nocebo.

Figura 2. Componentes de los efectos beneficiosos y adversos de una intervención farmacológica (el tamaño de las casillas es hipotética y tiene una intención didáctica).

La historia natural de una enfermedad depende de las características idiosincrásicas del paciente, de las características propias de la entidad o agente agresor, del ambiente que rodea al individuo y de un fenómeno denominado «regresión a la media»10. Todas estas cuestiones influyen de manera positiva o negativa en la resolución de la enfermedad pero, repetimos, no deben confundirse ni con efecto placebo ni con efecto nocebo. La regresión a la media se refiere a la capacidad que tiene toda variable como, por ejemplo, una enfermedad, de «atraer» a los individuos situados en los extremos de una distribución normal hacia la media poblacional a medida que transcurre el tiempo, de tal manera que los pacientes que presentan valores anormales más extremos tienden a mejorar más que los demás (lo que podría interpretarse erróneamente como efecto placebo) y, a su vez, los pacientes que presentan valores extremos más favorables tienden a empeorar con el tiempo (y confundirse con el efecto nocebo), mientras que los individuos intermedios permanecen en la misma situación10. Dicho de otra forma, podría conjeturarse que el fenómeno de la regresión a la media es una fuerza peculiar y exclusiva de la naturaleza que evita que los individuos de una población se escapen de la «mediocridad» en cualquiera de sus variables, que favorece que tanto los mejores como los peores «regresen» a posiciones más intermedias y que estimulan un cambio progresivo hacia valores más comunes conforme pasa el tiempo, y todo ello sin tener nada que ver con los efectos placebo y nocebo. La regresión a la media actúa tanto antes como durante y después de la administración del tratamiento, mientras que los efectos placebo y nocebo se activan justo después de la administración.

Por último, debemos mencionar las conclusiones de la revisión sistemática de Hróbjartsson y Gotzsche11, en las que se duda de la existencia del efecto placebo. Tras análisis estadísticos realizados en 114 ensayos clínicos cuyos individuos fueron aleatorizados en 3 grupos (experimental, control e historia natural), se observó en la mayoría de los casos estudiados que no había diferencias entre el efecto placebo del grupo control y el efecto del grupo sin tratamiento en el que se analizaba la historia natural de la enfermedad, con la excepción de los estudios del efecto analgésico11. Sin duda, estos resultados no dejan indiferentes y estimulan a investigar más y mejor sobre dicha cuestión.

Los acontecimientos adversos y el efecto nocebo

Supongamos que administramos una sustancia inerte o inactiva como objeto placebo a un grupo de voluntarios completamente sanos en el marco de un ensayo clínico doble ciego sin finalidad terapéutica. En este contexto, ¿se producen cambios?, ¿aparecen acontecimientos adversos?; en caso de producirse, ¿qué proporción y cuáles de ellos corresponden a efecto nocebo?

En 1993, Rosenzweig et al12 publicaron un artículo en el que analizaron los acontecimientos adversos producidos en individuos sanos tras la administración de una sustancia inerte como objeto placebo. En concreto, estudiaron a 1.228 voluntarios asignados a los grupos control de 109 ensayos clínicos. Encontraron que la incidencia de acontecimientos adversos durante la administración del objeto placebo fue del 19%, con el siguiente orden de frecuencia: cefalea (7%), somnolencia (5%), astenia (4%), mareos (1,1%) y náuseas y vómitos (0,7%), entre otros. Además, comprobaron que eran más frecuentes en individuos de entre 65 y 80 años (26,3%) que en los de 18 a 40 años (17,8%), y también en todos los voluntarios que recibieron una segunda dosis de la sustancia de comparación. Observaron igualmente que la frecuencia varió según el fármaco en estudio (recordemos que nos referimos a personas en buen estado de salud como componentes de un grupo de comparación). Así, se observó una mayor frecuencia de acontecimientos adversos en los individuos control de ensayos con fármacos para el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso central y del sistema cardiovascular en comparación con el resto de enfermedades asociadas a otros aparatos y sistemas. No investigaron, sin embargo, qué proporción del total de acontecimientos adversos se correspondía con cada una de las diferentes clases de efectos inespecíficos; dicho de otra forma, no informaron de qué proporción del efecto pertenecía al efecto nocebo12. El resultado anterior no parece un hallazgo fortuito, y los diversos acontecimientos adversos encontrados en el estudio comentado se observan también en el de Sibille et al13, que estudiaron los acontecimientos adversos producidos por objeto placebo en 1.015 voluntarios sanos descritos en 54 ensayos clínicos de fase I. Estas observaciones, ¿son fruto de la casualidad o, por el contrario, indican un «rol» de expresión clínica común a toda respuesta terapéutica?; si se demuestra que existe este rol, ¿es el efecto nocebo su responsable?

En el caso de los ensayos clínicos con finalidad terapéutica, es decir, aquellos en los que se administra placebo como grupo de comparación a enfermos, también se observa efecto nocebo. Los principales síntomas y su frecuencia de aparición parecen relacionados con los producidos por el fármaco activo. Así, si el tratamiento produce muy pocos efectos indeseables, el efecto nocebo tiene una baja frecuencia. No puede descartarse que la información que se suministra a los participantes influya de forma decisiva en la aparición de síntomas muy frecuente como los gastrointestinales, la cefalea o el cansancio14.

En los ensayos clínicos de eficacia, la aparición de un efecto placebo similar al del fármaco activo indica ineficacia terapéutica, mientras que una incidencia similar de acontecimientos adversos entre ambas intervenciones indica una excelente tolerabilidad. De hecho, en muchas ocasiones se considera, por analogía con el efecto placebo, que las reacciones adversas realmente causadas por un fármaco son las resultantes de la diferencia entre las que se observan tras su administración y las que se observan tras placebo. La descripción detallada de las reacciones adversas y de su frecuencia en los ensayos clínicos se realiza muchas veces de forma peculiar y no ayuda a una correcta interpretación. Sólo en ocasiones, en las fichas técnicas de los medicamentos aprobados o en los manuales del investigador de los fármacos en investigación, se encuentran datos extensos sobre el tema. En las publicaciones de la mayoría de los ensayos clínicos habitualmente sólo se describen los efectos indeseables que aparecen con una frecuencia mayor del 10% o cuando son graves. También existe la costumbre de describir las reacciones que se han presentado con mayor frecuencia con el tratamiento activo que con placebo, de forma que si hay un síntoma o signo que es más frecuente con placebo que con el fármaco activo, muchas veces ni siquiera se menciona. Cuando la incidencia es baja o similar al efecto nocebo, las descripciones son muy limitadas o nulas. Globalmente, los síntomas del efecto nocebo que aparecen con una frecuencia mayor del 10% en ensayos clínicos de diferentes enfermedades son la cefalea, el cansancio, la dificultad para concentrarse, la somnolencia, las náuseas, la sequedad de boca, la diarrea, el estreñimiento, los vómitos, la sudación excesiva, los mareos, el cansancio y la astenia2,7.

Entre los componentes del efecto nocebo y de las reacciones adversas específicas debe considerarse un variado número de síntomas que están presentes de forma natural en la población sin necesidad de tomar fármacos. Así, en las encuestas a personas aparentemente sanas o en los que padecen enfermedades sin tratar, destaca la presencia de algunos síntomas como cansancio, cefalea, congestión nasal o somnolencia15. Estos síntomas de nuevo coinciden con los que se observan con frecuencia tras el tratamiento farmacológico.

Mecanismos psicológicos del efecto placebo y nocebo

Los mecanismos que explican tanto el efecto nocebo como el efecto placebo no se conocen con exactitud. La forma concreta por la cual una sustancia inerte produce un efecto beneficioso o indeseable es aún un misterio16. No obstante, se sabe que el sistema nervioso central es el encargado de producirlos y que, en principio, todo ser humano es susceptible de expresarlos.

El efecto placebo/nocebo es una respuesta del sistema nervioso a un estímulo (a un tratamiento). Según esta definición, las neurociencias, y en concreto la psicología y la neurofisiología, ofrecen un buen punto de partida para empezar a entender cuáles son los mecanismos íntimos de acción que se esconden tras dicho fenómeno. Es importante que se tenga en cuenta que sus distintos modelos teóricos y prácticos no son mutuamente excluyentes, sino que se complementan con el objetivo de explicar una única forma de expresión. Los investigadores los utilizan como herramientas didácticas para entender un proceso complejo, pero hay que recordar que no son más que piezas de un mismo rompecabezas. Los lectores apreciarán el mismo trato para el efecto nocebo que para el efecto placebo, puesto que ambos son integrantes de un mismo fenómeno que puede expresarse en su vertiente negativa (nocebo) o positiva (placebo).

En el ámbito de la psicología se sabe que existe una serie de mecanismos implicados en los efectos placebo y nocebo. Estos mecanismos son: los procesos cognitivos (incluyen la información que recibe el paciente así como las instrucciones verbales administradas en los experimentos) y los mecanismos básicos del aprendizaje como el condicionamiento clásico y el condicionamiento instrumental. Algunos autores argumentan en favor de la persuasión verbal, mientras que otros prefieren centrarse en el condicionamiento clásico. Por ejemplo, Ströhle17 demostró que con una simple instrucción verbal se puede generar efecto nocebo (en este experimento, ansiedad y ataques de pánico) a pacientes, varones y mujeres, a los que se administra una solución salina. Por su parte, Voudouris et al18 han señalado que la combinación de manipulación verbal más condicionamiento, o bien el condicionamiento solo, es más eficaz que la instrucción verbal sola en la producción de efecto placebo. En un experimento distinto, Amanzio y Benedetti19 hallaron que la suma de los 2 modelos (aprendizaje y persuasión verbal) es más potente que el condicionamiento solo. Dejando de lado esta discusión, uno de los aspectos psicológicos más importantes que debe recordarse es que, si el paciente no es consciente de que está recibiendo tratamiento, el fenómeno placebo/nocebo no se activa en el individuo y, además, esa ausencia de activación es independiente del fármaco administrado20.

Finalmente debe recordarse el concepto de «expectativas del paciente», que puede ser controvertido, al menos tal y como lo han utilizado algunos autores para explicar el mecanismo de acción del efecto placebo y nocebo. La definición exacta de expectativa es compleja y a veces constituye un cajón de sastre que puede incluir los procesos cognitivos, los emocionales, o incluso ambos a la vez. Para algunos autores las expectativas y creencias forman parte de los procesos cognitivos antes citados. Las expectativas y su manipulación pueden producir modificaciones en el efecto de los tratamiento activos y en los efectos placebo y nocebo. Hahn21 ha escrito que el efecto nocebo podría estar causado por las expectativas que tiene el paciente y por su asociación a estados emocionales. Es difícil separar la influencia del condicionamiento previo, consciente o inconsciente, en la expectativa. Aunque se han propuesto algunos modelos experimentales para estudiar la influencia de la expectativa en los ensayos clínicos22,23, no puede aislarse fácilmente la influencia del condicionamiento. Algunos autores han intentado diferenciar entre el papel de la expectativa y el condicionamiento en la respuesta a placebo. Así, Benedetti et al24 conjeturan que las respuestas a placebo estarían mediadas por el condicionamiento cuando lo que está implicado son funciones fisiológicas inconscientes (p. ej., secreción hormonal), mientras que la expectativa, actuando sobre la base del condicionamiento, sería la responsable en el caso de los procesos fisiológicos conscientes (p. ej., dolor).

Mecanismos de acción

La mayoría de los trabajos publicados corresponden al mecanismo de acción del placebo, especialmente en el campo de la analgesia. Existen muy pocos trabajos sobre el efecto nocebo. En un estudio reciente, Leuchter et al25 han utilizado métodos cuantitativos electroencefalográficos en pacientes diagnosticados de depresión mayor y han observado que el patrón neurofisiológico de los pacientes que responden con efecto placebo a una sustancia inerte es diferente del de todos los pacientes antes de empezar el estudio, y también del de los que no responden a la medicación y, por último, de los que no responden a la sustancia inerte. Estos datos inducen a pensar en la existencia de unos mecanismos fisiológicos propios y diferenciados para el efecto placebo, aunque la expresión clínica sea la misma que en otras circunstancias. En otro estudio, Mayberg et al26 determinaron el consumo de glucosa cerebral de pacientes con depresión mediante la tomografía por emisión de positrones. Los resultados indicaron la existencia de diferencias en el metabolismo de distintas regiones cerebrales entre los pacientes que responden favorablemente a la fluoxetina y los que responden con efecto placebo a una sustancia inactiva. Mediante tomografía por emisión de positrones, se ha observado un aumento de las concentraciones de dopamina en los núcleos caudado y putamen en respuesta a una inyección subcutánea de solución salina en pacientes con enfermedad de Parkinson tras la activación del efecto placebo. Además, se observó que la magnitud de la respuesta a la sustancia control era similar a la respuesta de dosis terapéuticas de levodopa. Los autores de este artículo refieren que existen probadas interacciones entre la dopamina y los opioides endógenos en el cerebro humano, lo que indica una relación entre ambos sistemas en el efecto placebo27,28.

En otro estudio, Benedetti et al29 estudiaron el fenómeno placebo/nocebo en el dolor utilizando la colecistocinina y la proglumida. La colecistocinina (CCK) actúa como un antagonista funcional de los opioides endógenos y la proglumida inhibe la acción de la CCK. Demostraron que el efecto placebo en la analgesia se potenciaba tras administrar dosis cada vez más elevadas de proglumida, lo que revela el papel que desempeña el equilibrio entre opioides y CCK en el efecto placebo. En otro experimento distinto, el mismo grupo de autores observó que se puede provocar efecto nocebo a pacientes que reciben una inyección de solución salina tras recibir las instrucciones verbales adecuadas, argumentando que esa solución de cloruro sódico causaba dolor. Además, comprobaron que ese mismo efecto nocebo desaparecía tras inyecciones de proglumida. La administración posterior de naloxona no modificó los efectos de la proglumida sobre el nocebo30. Los resultados plantean la duda de si el nocebo y el placebo actúan bajo mecanismos moleculares independientes, o bien si presentan mecanismos reguladores separados. Los autores señalan que la respuesta hiperalgésica al nocebo podría deberse a la acción ansiogénica de la CCK. En un estudio en el que se provocaba dolor experimental en voluntarios sanos, se informó a los sujetos de que recibirían una inyección de una sustancia que incrementaría (nocebo) o reduciría el dolor (placebo); en ambos casos se administró una inyección de solución salina. Como grupo control se tomaron sujetos a los que no se informó ni se les administró ninguna inyección (grupo evolución natural). Los resultados demostraron una ligera disminución del dolor en los que recibieron placebo, mientras que el nocebo provocó un mayor aumento del cortisol plasmático sin cambios significativos en la intensidad del dolor. Las concentraciones plasmáticas de betaendorfina se incrementaron de forma similar en los 3 grupos31.

Conclusiones

Tal como se ha comentado, el efecto nocebo se ha estudiado extensamente en la investigación clínica, pero se desconoce cuál puede ser su relevancia en el ámbito asistencial. Sin embargo, es muy probable que el efecto nocebo pueda constituir un factor importante que distorsione notablemente el tratamiento farmacológico. La aparición de reacciones adversas no atribuibles a las propiedades farmacológicas, pero que el paciente asocia a éstas, puede ser una causa importante de falta de cumplimiento terapéutico, de gasto innecesario de medicamentos o de aumento de las visitas médicas2. Puede además llevar a la administración de nuevos medicamentos para contrarrestar los síntomas causados por el efecto nocebo. Por tanto, las implicaciones clínicas potenciales son evidentes y el médico debería tenerlas en cuenta de forma sistemática. Por ejemplo, la aparición de síntomas imprecisos y de elevada prevalencia en la vida diaria en personas con antecedentes frecuentes de reacciones adversas farmacológicas, con conductas ansiosas y que manifiestan temor a que los fármacos prescritos puedan causarles efectos indeseables, debe inducir a sospechar la posibilidad del efecto nocebo.

También es aconsejable que se identifique preventivamente a los pacientes que puedan presentar efecto nocebo con más frecuencia. De nuevo, quienes somatizan con frecuencia, los afectados de ansiedad o depresión y con antecedentes de reacciones adversas son firmes candidatos a experimentar el efecto nocebo. Una vez que se establece la sospecha, deben iniciarse las estrategias para reducir esta posibilidad o, al menos, para que los pacientes comprendan que no es una situación grave y que puede ir desapareciendo con el tiempo. Una explicación detallada sobre las razones por las que puede ocurrir ayuda a tranquilizar al paciente y hacer que el tratamiento sea más aceptable. Barsky et al2 han ofrecido diversas posibilidades para afrontar esta situación.

En conclusión, cuando se administra un tratamiento a cualquier individuo, se obtiene una respuesta global compleja como resultado. Si se analiza con detalle, esta respuesta está formada por una suma de beneficio y adversidad. Una de las piezas adversas de esa suma es el efecto nocebo que, dada su relación con el efecto placebo («la otra cara de la misma moneda»), debería estudiarse conjuntamente. El efecto nocebo es un fenómeno curioso: es el propio paciente quien lo genera («se hace daño a sí mismo»). Las instrucciones verbales recibidas y las leyes psicológicas del aprendizaje ayudan a entender su génesis, pero aún se desconoce su verdadera naturaleza.

Bibliografía

1.García-Alonso F, Guallar E, Bakke OM, Carné X. El placebo en ensayos clínicos con medicamentos. CITA
2.Barsky AJ, Saintfort R, Rogers MP, Borus JF. Nonspecific medication side effects and the nocebo phenomenon. CITA
Medline
3.Lachaux B, Lemoine P. Objeto placebo, acción placebo, efecto placebo. En: Lachaux B, Lemoine P, editores. Placebo: un medicamento que busca la verdad. Madrid: McGraw-Hill-Interamericana CITA
4.Rodríguez JL, Casado A. Doble ciego. El control de los sesgos en la realización de ensayos clínicos. Contradicciones, insuficiencias e implicaciones. CITA
5.Baños JE, Farré M. Reacciones adversas a los medicamentos. En: Baños JE, Farré M, editores. Principios de farmacología clínica: bases científicas de la utilización de medicamentos. Barcelona: Masson CITA
6.Papakostas YG, Daras MD. Placebos, placebo effect, and the response to the healing situation: the evolution of a concept. CITA
Medline
7.Emilien G, Maloteaux JM, Seghers A, Charles G. Use of a placebo in clinical trials. CITA
Medline
8.Macedo A, Farré M, Baños JE. Placebo effect and placebos: what are we talking about? Some conceptual and historical considerations. CITA
Medline
9.Kirsch I, Sapirstein G. Listening to Prozac but hearing placebo: a meta-analysis of antidepressant medication. Prevention & Treatment 1998. Disponible en: http://www.journals.apa.org/prevention/volume1/pre0010002a.html CITA
10.Guallar E, Jiménez FJ, García-Alonso F, Bakke OM. La regresión a la media en la investigación y práctica clínica. CITA
11.Hróbjartsson A, Gotzsche PC. Is the placebo powerless?: an analysis of clinical trials comparing placebo with no treatment. CITA
Medline
12.Rosenzweig P, Brohier S, Zipfel A. The placebo effect in healthy volunteers: influence of experimental conditions on the adverse events profile during phase I studies. CITA
Medline
13.Sibille M, Deigat N, Janin A, Kirkesseli S, Vital Durand D. Adverse events in phase-I studies: a report in 1015 healthy volunteers. CITA
Medline
14.Myers MG, Cairns JA, Singer J. The consent form as a possible cause of side effects. CITA
Medline
15.Reidenberg MM, Lowenthal DT. Adverse nondrug reactions. CITA
16.Baños JE, Farré M. Efecto placebo. En: Baños JE, Farré M, editores. Principios de farmacología clínica: bases científicas de la utilización de medicamentos. Barcelona: Masson CITA
17.Ströhle A. Increased response to a putative panicogenic nocebo administration in female patients with panic disorder. CITA
Medline
18.Voudouris NJ, Peck CL, Coleman G. The role of conditioning and verbal expectancy in the placebo response. CITA
Medline
19.Amanzio M, Benedetti F. Neuropharmacological dissection of placebo analgesia: expectation-activated opioide systems versus conditioning-activated specific subsystems. CITA
Medline
20.Amanzio M, Pollo A, Maggi G, Benedetti F. Response variability to analgesics: a role for non-specific activation of endogenous opioids. CITA
Medline
21.Hahn RA. The nocebo phenomenon: concept, evidence, and implications for public health. CITA
Medline
22.Camí J, De la Torre R, García-Sevilla L, Ugena B, Knobel H, Segura J. Alcohol antagonism of hypercortisolism induced by naloxone. CITA
Medline
23.Camí J, Guerra D, Ugena B, Segura J, De la Torre R. Effect of subject expectancy on the THC intoxication and disposition from smoked hashish cigarettes. CITA
Medline
24.Benedetti F, Pollo A, Lopiano L, Lanotte M, Vighetti S, Rainero I. Conscious expectation and unconscious conditioning in analgesic, motor, and hormonal placebo/nocebo responses. CITA
Medline
25.Leuchter AF, Cook IA, Witte EA, Morgan M, Abrams M. Changes in brain function of depressed subjects during treatment with placebo. CITA
Medline
26.Mayberg HS, Silva JA, Brannan SK, Tekell JL, Mahurin RK, McGinnis S, et al. The functional neuroanatomy of the placebo effect. CITA
Medline
27.Fuente-Fernández R De la, Stoessl AJ. The placebo effect in Parkinson's disease. CITA
Medline
28.De la Fuente-Fernández R, Thomas J, Sossi V, Schulzer M, Calne DB, Stoessl AJ. Expectation and dopamine release: mechanism of the placebo effect in Parkinson's disease. CITA
Medline
29.Benedetti F, Amanzio M, Maggi G. Potentiation of placebo analgesia by proglumide. CITA
Medline
30.Benedetti F, Amanzio M, Casadio C, Oliano A, Maggi G. Blockade of nocebo hyperalgesia by the cholecystokinin antagonist proglumide. CITA
Medline
31.Johansen O, Brox J, Flaten MV. Placebo and nocebo responses, cortisol, and circulating beta-endorphin. CITA
Medline