x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Eutanasia pasiva

Passive eutanasia

José F Solsona a, Alexandra Sucarrats a

a Servicio de Medicina Intensiva. Hospital del Mar. Barcelona.

Artículo

Sr. Editor: Tanto nuestra condición de profesionales sanitarios que trabajan en el área de cuidados intensivos como nuestro interés por la bioética nos proporcionan una perspectiva muy cercana al tema de la eutanasia, cuestión que fue planteada en el artículo de Sanz Ortiz1, publicado recientemente en su Revista. En primer lugar, queremos decir que estamos de acuerdo con casi todo lo planteado en su excelente artículo, a excepción de lo referente a la ambigüedad del término eutanasia pasiva.

En nuestra opinión, creemos que se debe restringir el término eutanasia al acto directo, activo y voluntario, y abandonar la expresión eutanasia pasiva; es decir, denominar eutanasia a la petición voluntaria de una persona a otra persona, para que la segunda, mediante un acto directo y activo, acabe con la vida de la primera, en el supuesto de graves padecimientos de ésta. Y decimos esto no sólo por la muy distinta implicación moral de las dos clases de eutanasia (activa y pasiva), sino porque la existencia de esta doble denominación puede inducir a equívocos a los individuos de nuestra sociedad, incluyendo a los profesionales sanitarios. Si no se administra un tratamiento indicado, se llamará negligencia; si un paciente tiene un grado elevado de dolor (p. ej., el dolor oncológico) y muere en el intento de calmarlo, estaremos hablando del principio del doble efecto, y si se administra un tratamiento no indicado, entonces, el acto será etiquetado de fútil o, en última instancia, distanasia o encarnizamiento terapéutico. Creemos que, en sentido estricto, a todos los individuos que fallecen se les aplica la eutanasia pasiva, ya que la ciencia médica, con sus continuos avances tecnológicos, siempre puede administrar alguna medida terapéutica más como, por ejemplo, iniciar un tratamiento de hemodiálisis a un paciente en estadio terminal con insuficiencia renal y metástasis diseminadas. A este acto no se le puede denominar con un término que empiece por eutanasia.

Bibliografía

1.San Ortiz J. CITA