x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1157/13128729

Forma juvenil de lipofuscinosis neuronal ceroidea (enfermedad de Batten)

Juvenile neuronal-lipofuscinosis (Batten disease)

Fernando Mareque Rivas a

a Medicina Familiar y Comunitaria. Consultorio de Meicende-Arteixo. A Coruña. España.

Artículo



Sr. Editor: En la consulta de atención primaria es posible que se presenten enfermedades muy poco frecuentes que pueden pasar inadvertidas. La demora en su diagnóstico y tratamiento puede llevar consigo repercusiones muy negativas tanto para el paciente como para sus familiares. El caso que presento es un claro ejemplo de un inexcusable retraso en el diagnóstico de una enfermedad hereditaria rara. Mediante el estudio y consecuente consejo genético a los familiares se podría evitar la transmisión de la enfermedad a generaciones futuras. Es imprescindible una actitud activa por parte de los profesionales de la salud ante cualquier enfermedad, evitando posiciones conformistas y cómodas, así como una continua actualización de conocimientos, por ejemplo, en nuevas técnicas de diagnóstico, que en el caso que nos ocupa no estaban disponibles en el momento del comienzo de los síntomas, pero sí con posterioridad.

Varón de 26 años con un cuadro de deterioro cognitivo muy avanzado que le impedía realizar cualquier actividad básica de la vida diaria. Su hermana mayor, a los 8 años de edad, comenzó con un déficit progresivo de la visión hasta llegar a la ceguera. Se la examinó en el servicio de oftalmología. En el fondo de ojo destacaban palidez en las papilas y cambios pigmentarios en la retina, en la zona macular. En ese momento los análisis de sangre, la exploración neurológica y los estudios radiológicos eran normales. El electroencefalograma mostraba un registro basal mal organizado, con actividad paroxística tipo Lennox. El electrorretinograma se encontraba muy disminuido en ambos ojos para todos los tiempos de adaptación. Los potenciales evocados visuales registraban una acusada disminución de la amplitud. En estudios posteriores de sangre periférica se apreciaban numerosos linfocitos vacuolados. Ante la sospecha de enfermedad por depósito, se enviaron muestras de piel y conjuntiva para estudio de microscopia electrónica. No pudo comprobarse la presencia de depósitos en ninguna de las muestras. Más tarde aparecieron convulsiones y progresivamente un deterioro cognitivo, hasta llegar al fallecimiento de la paciente a los 13 años de edad.

En el menor de los hermanos la enfermedad comenzó durante la infancia, al igual que en su hermana mayor, con disminución de la agudeza visual hasta llegar a la ceguera, convulsiones y finalmente deterioro cognitivo hasta el fallecimiento con 28 años. La segunda hermana, de 35 años, no presenta ningún síntoma ni signo de la enfermedad.

Ante la sospecha de la forma juvenil de lipofuscinosis neuronal ceroidea (enfermedad de Batten) se realizó un estudio genético de los 2 hermanos vivos. El estudio confirmó la sospecha diagnóstica de enfermedad de Batten en el varón; el análisis de deleción mostró que es homocigoto para la deleción de 1,02 kb del gen CLN3, mientras que la hermana sana es heterocigota. Como en la actualidad no existe ningún tratamiento curativo para esta enfermedad, en el caso del paciente varón se realizaron cuidados paliativos hasta su fallecimiento por una infección respiratoria. Se dio consejo genético a su hermana sana.

La forma juvenil de lipofuscinosis neuronal ceroidea (enfermedad de Batten, enfermedad de Spielmeyer-Vogt-Sjögren) es una enfermedad neurodegenerativa que se transmite de manera autosómica recesiva. Aproximadamente el 72% de los casos tiene una mutación en el gen CLN3, localizado en el cromosoma 16p11.2-121,2. Este gen codifica una proteína hidrófuga transmembranaria de la membrana lipídica de lisosomas, endosomas, sinapsosomas y membranas celulares. Su ausencia causa alteraciones en la regulación del pH y en el transporte de arginina, así como apoptosis. En los estudios de anatomía patológica se observan depósitos de pigmentos lipídicos (lipofuscina ceroidea) en el cerebro y otros tejidos, incluidos linfocitos de sangre periférica, junto con atrofia cerebral. Clínicamente se caracteriza por pérdida de visión3, que comienza entre los 4 y 10 años de edad, convulsiones, deterioro cognitivo y de las funciones motoras. No hay tratamiento curativo en la actualidad4.

Bibliografía

1.Kitzmüller C, Haines RL, Codlin S, Cutler DF, Mole SE. A function retained by the common mutant CLN3 protein is responsible for the late onset of juvenile neuronal ceroid lipofuscinosis. CITA
Medline
2.De los Reyes E, Dyken PR, Phillips P, Brodsky M, Bates S, Glasier C, et al. Profound infantile neuroretinal dysfunction in a heterozygote for the CLN3 genetic defect. CITA
Medline
3.Collins J, Holder GE, Herbert H, Adams GG. Batten disease: features to facilitate early diagnosis. CITA
Medline
4.Rakheja D, Narayan SB, Bennett MJ. Juvenile neuronal ceroid-lipofuscinosis (Batten disease): a brief review and update. CITA
Medline