x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.medcli.2010.05.034

Grosor íntimo-medial carotídeo y su relación con la función SCORE en España

Intima-media thickness and its relation with the SCORE function in Spain

Antonio Luis Aguilar-Shea a, , Elpidio Calvo Manuel b, José Luis Zamorano c

a Medicina Familiar y Comunitaria, Centro de Salud Espronceda, Área 7, Madrid, España
b Servicio de Medicina Interna I, Hospital Clínico San Carlos, Madrid,España
c Instituto Cardiovascular, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Palabras Clave

Aterosclerosis. Riesgo cardiovascular. Grosor íntimo-medial carotídeo. Placa carotídea.

Keywords

Atherosclerosis. Cardiovascular risk. Carotid intima-media thickness. Carotid plaque.

Resumen

Fundamento y objetivo

La estimación del grosor íntimo-medial carotídeo (GIM) es un método que se ha propuesto para la detección de la aterosclerosis subclínica dentro de la estrategia de prevención cardiovascular. Los objetivos del estudio son describir la asociación entre el GIM y la presencia de otros factores de riesgo cardiovascular (RCV), así como describir la asociación entre el GIM y el RCV según SCORE.

Sujetos y método

Estudio descriptivo realizado sobre la población general. Participaron 1.118 individuos a los que se les calculó el RCV según la función SCORE. Se escogió a 467 participantes a quienes se les realizó un eco-doppler carotídeo estimando el GIM y la presencia de placas ateroscleróticas.

Resultados

De los 467 individuos, el 24, 49 y 27% pertenecieron a los grupos de RCV bajo, medio y alto, respectivamente. El GIM promedio fue de 0,63745mm. La media del GIM en los grupos de RCV bajo, medio y alto fue de 0,5629, 0,66269 y 0,66016mm, respectivamente. El GIM aumenta con la edad y está asociado a otros factores de RCV. En el 13% de las ecografías carotídeas realizadas se encontraron placas de aterosclerosis. El mayor porcentaje de individuos con placas de aterosclerosis se encontró en los grupos de RCV medio y alto.

Conclusiones

Los resultados de este estudio muestran valores similares del GIM y de presencia de placas ateroscleróticas entre los grupos de RCV medio y alto. Existe una asociación directa entre un GIM aumentado y la edad, el peso y la diabetes.

Artículo

Introducción

La aterosclerosis se considera una enfermedad de afectación sistémica. En el momento actual hay un creciente interés por la detección temprana de la aterosclerosis. La búsqueda de procedimientos no invasivos para la evaluación de la lesión aterosclerótica subclínica se ha propuesto como complemento a las escalas de valoración del riesgo cardiovascular (RCV). El objetivo es identificar a individuos con un alto riesgo de desarrollar una complicación cardiovascular1, 2, 3. La medición del grosor íntimo-medial carotídeo (GIM) es un método no invasivo basado en el ultrasonido, que se ha propuesto para la detección de la aterosclerosis subclínica. El GIM representa un marcador independiente, separado de los factores de riesgo tradicionales, de enfermedad cardiovascular y eventos cerebrovasculares4. Un GIM elevado está asociado a un mayor riesgo de morbimortalidad cardiovascular5, 6, 7. La determinación del GIM es la prueba de elección para la detección de la aterosclerosis subclínica debido a que es una prueba no invasiva, fiable, reproducible y de bajo coste. El GIM nos permite estratificar el RCV más allá de los factores de RCV (FRCV) convencionales8, 9.

En el momento actual, no se conocen los valores normales del GIM ajustados por edad y sexo en la población española, ni su utilidad en la práctica clínica.

Los objetivos principales del estudio son describir la asociación entre el GIM y la presencia de otros FRCV, y describir la asociación entre el GIM y el grado de RCV según la función SCORE. Los objetivos secundarios son describir el GIM en los grupos de edad establecidos y describir la asociación entre presencia de placas de aterosclerosis y grado de RCV.

Material y método Población de estudio y diseño

Se trata de un estudio descriptivo transversal, observacional y sin intervención terapéutica. Para su realización se habilitaron 4 carpas en el área periférica de Madrid (Parla, Vallecas, Alcobendas y Mostóles). La población de estudio la constituyen los individuos mayores de 18 años que circulaban por la zona cercana a dichas carpas. Estos fueron invitados a participar en el estudio, de forma consecutiva a lo largo del día del estudio. Participaron un total de 1.118 individuos de ambos sexos. No se excluyó a ningún individuo. Sobre éstos, se escogió de manera aleatoria una muestra de 467 participantes a quienes se les realizó un eco-doppler carotídeo mediante el cual se determinó el GIM y se valoró la presencia o no de placas ateroscleróticas. Todos los pacientes fueron objeto de un interrogatorio dirigido acorde con la Guía Europea de Prevención Cardiovascular10 que incluía antecedentes personales de tabaquismo, hipertensión arterial (HTA), diabetes mellitus (DM), dislipidemia y antecedentes de enfermedad cerebrovascular y cardiopatía isquémica. Se realizó una exploración física que comprendía la talla, el peso y toma de presión arterial no invasiva acorde al Seventh Report of the Joint National Committee (JNC-7)11; se determinaron los valores séricos de colesterol total mediante una muestra capilar con un equipo Cardiocheck y se determinó el RCV a 10 años de acuerdo con las tablas de RCV del proyecto SCORE para poblaciones del sur de Europa12. Para el cálculo del riesgo a los sujetos de más de 65 años se les consideró como si tuviesen 65 años. Los sujetos de riesgo alto, intermedio y bajo de mortalidad cardiovascular a los 10 años son aquellos con SCORE mayor o igual a 5%, 3-4% y menor de 3%, respectivamente (Figura 1). Aquellos individuos diabéticos o con enfermedad cardiovascular fueron considerados de alto riesgo. El estudio se financió a través del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos.

Función SCORE de bajo riesgo para el cálculo del riesgo cardiovascular.

Figura 1. Función SCORE de bajo riesgo para el cálculo del riesgo cardiovascular.

Ecografía carotídea

La ecografía carotídea se realizó en modo B de alta resolución midiéndose el GIM en ambas carótidas comunes, con el paciente en decúbito supino con una ligera hiperextensión del cuello, de acuerdo con el Consenso de Mannheim13. Se utilizó un equipo de ultrasonido General Electric “Vivid q” fabricado en Israel con sistema operativo de alta resolución en modo bidimensional, con transductor lineal con frecuencias > 7MHz, foco de profundidad a 40mm, una velocidad de cuadro de 25Hz, optimización de las ganancias (para obtener un mínimo artefacto intraluminal) y compensación de ganancias alrededor de 60dB, prestando especial cuidado para conseguir un brillo simétrico entre la pared proximal y distal de la arteria, disminuyendo si era necesario la ganancia en la parte media del campo para evitar artefactos intraluminales. Primero se midió el lado derecho y luego el izquierdo de ambas carótidas comunes en la pared más distal al transductor, por lo menos 5mm por debajo del bulbo carotídeo, en una región libre de placa donde se observase el patrón de doble línea. A lo largo de un mínimo de 10mm de segmento arterial se obtuvo una imagen de alta calidad. El GIM, definido como la distancia existente entre la interfaz luz carotídea-íntima y la interfaz media-adventicia de la pared distal, se calculó como la media del GIM carotídeo derecho e izquierdo. Los valores medios del GIM en cada carótida se promediaron a través de toda la distancia en estudio mediante un sistema automático del equipo de ultrasonido, obteniendo 200 medidas en un segmento de 10mm de carótida común. Las placas se definieron cualitativamente como engrosamientos focales superiores a 1,5mm respecto del GIM adyacente con protrusión hacia la luz vascular. Todos los estudios carotídeos fueron realizados por cardiólogos expertos en sonografía especialmente entrenados para el estudio, quienes desconocían el RCV de los participantes. La variabilidad interobservador se examinó en 20 individuos. El coeficiente de variación del GIM medio entre 2 observadores fue del 5,9%.

Análisis estadístico

En el caso de las variables cuantitativas, los datos se muestran como media (desviación estándar, DE), tras confirmar que se ajusta a una distribución normal. Las variables categóricas se muestran como número absoluto y porcentaje. Para la comparación entre grupos en el caso de variables categóricas se empleó el test de la ji al cuadrado y para las cuantitativas se utilizó la t de Student. Para describir la asociación entre el GIM y la presencia de otros FRCV se realizó un análisis multivariante, siendo la variable dependiente el GIM y las variables independientes los FRCV contemplados en el estudio. Se consideró que las diferencias eran estadísticamente significativas si el valor de p era inferior a 0,05. Se utilizó el paquete estadístico SPSS para Windows versión 16.0.

Consideraciones éticas

El presente trabajo es considerado como un estudio de investigación sin riesgo. En todos los casos se obtuvo consentimiento informado verbal del paciente garantizando el anonimato y la confidencialidad de todos los datos individuales. A la finalización de su participación en el estudio, todos los participantes fueron informados de sus resultados y a aquellos con valores alterados, según las guías de prevención cardiovascular, se les aconsejó que acudiesen a su médico de Atención Primaria.

Resultados

De los 1.118 participantes, se escogieron 467 (41,8%) de forma aleatoria y se les determinó el GIM. Las características de la población seleccionada se describen en la Tabla 1.

Tabla 1. Características generales de la población de estudio (n=467)

Variables Media (DE)
Edad (años) 59,1 (13,1)
Talla (cm) 164,5 (8,9)
Peso (Kg) 73,1 (13,1)
IMC (Kg/m2) 27 (2)
PAS 141,5 (22,1)
PAD 79,9 (12,2)
Colesterol (mg/dl) 198,9 (45,8)
 
Variables N (%)
Sexo Varones 259 (55,5%); mujeres 208 (44,5%)
Diabéticos 46 (10%)
Tabaquismo 73 (15,6%)
CI 26 (5,6%)
ACVA 9 (1,9%)
HTA 133 (28,5%)
Dislipidemia 140 (30%)

ACVA: accidente cerebrovascular agudo; CI: cardiopatía isquémica; HTA: hipertensión arterial; IMC: índice de masa corporal; PAD: presión arterial diastólica; PAS: presión arterial sistólica.

La población de estudio se clasificó acorde al SCORE Europeo de RCV, estando los resultados de este análisis expuestos en la Tabla 2. Se puede apreciar que aproximadamente la mitad de los participantes pertenecieron al grupo de RCV medio y que el resto de ellos se distribuyó entre los grupos de RCV bajo y alto de forma similar.

Tabla 2. Distribución de riesgo cardiovascular (n=467)

SCORE Europeo n %
RCV bajo 113 24%
RCV medio 229 49%
RCV alto 124 27%
Total n=467 100%

RCV: riesgo cardiovascular. RCV alto SCORE: mayor o igual a 5%. RCV intermedio SCORE: 3-4%. RCV bajo SCORE: menor de 3%.

La media (DE) de GIM fue de 0,63745 (0,13859) mm. Al analizar el GIM promedio en los distintos grupos según el RCV (Tabla 3), encontramos diferencias estadísticamente significativas entre los grupos (p<0,001). Sin embargo, al analizar los grupos dos a dos, las diferencias estadísticamente significativas (p<0,001) se encuentran entre los grupos bajo/medio y bajo/alto. No existieron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos alto/medio (p=1,00).

Tabla 3. Valores de grosor íntima-media promedio según riesgo cardiovascular

SCORE Europeo n GIM Desviación estándar
RCV bajo n=113 0,5629 0,10779
RCV medio n=229 0,66269 0,13723
RCV alto n=124 0,66016 0,14219
Total n=467 0,63745 0,13859

GIM: grosor íntimo-medial; RCV: riesgo cardiovascular.

En el análisis multivariable, las variables que se asocian al GIM son diabetes, edad y peso (Tabla 4).

Tabla 4. Análisis multivariado. Factores asociados a grosor íntimo-medial

Variable B IC 95% p
Edad (años) 0,005 0,004-0,006 < 0,001
Peso (Kg) 0,002 0,001-0,002 < 0,001
Diabetes (presencia de diabetes) 0,05 0,04-0,06 0,008

B: coeficiente B no estandarizado; GIM: grosor íntimo-medial; IC 95%: intervalo de confianza del 95%; p: grado de significación.

Al analizar cómo se comporta el GIM en los distintos grupos de edad, observamos que este aumenta a medida que aumenta la edad (p<0,0001) (Figura 2).

Grosor íntimo-medial en la población de estudio por grupos de edad.

Figura 2. Grosor íntimo-medial en la población de estudio por grupos de edad.

En el 13% de las ecografías carotídeas realizadas se apreció la presencia de placas ateroscleróticas. El mayor porcentaje de individuos con placas de aterosclerosis se encontró en los grupos de RCV medio y alto. El grupo donde hubo menor porcentaje de individuos con placas de aterosclerosis fue el de RCV bajo (Tabla 5). Estas diferencias fueron estadísticamente significativas (p<0,05).

Tabla 5. Distribución de placas de aterosclerosis según riesgo cardiovascular

RCV Total pacientes Sin placa Con placa
RCV bajo 113 110 (97%) 3 (3%)
RCV medio 229 192 (84%) 37 (16%)
RCV alto 124 105 (85%) 19 (15%)

RCV: riesgo cardiovascular.

Discusión Grosor íntimo-medial carotídeo y factores de riesgo cardiovascular

En nuestro estudio los individuos han sido distribuidos según el RCV SCORE y se ha valorado la relación entre el GIM y los FRCV. Al comparar nuestros valores del GIM con los obtenidos por otros estudios realizados en España encontramos resultados similares14, 15, 16, 17. De igual forma, nuestros valores de GIM son similares a los encontrados en la población francesa18, 19, 20 y griega21. Sin embargo, el GIM fue inferior al hallado en Asia, África/Oriente Medio y Suramérica22, EE.UU.23, 24, 25, países nórdicos19, 26, centro Europa27, 28 y Reino Unido29.

La determinación del GIM permite detectar cambios estructurales tempranos en la pared vascular30, 31 y medir la aterosclerosis en individuos asintomáticos32. Con la edad, el GIM aumenta y este incremento está influenciado por los FRCV33, 34.

Nuestro estudio correlaciona el GIM con el RCV. Los valores de GIM más elevados se encuentran en los grupos de RCV medio y alto. Además, existe una asociación directa entre los valores aumentados del GIM y la edad, el peso y diabetes.

Al comparar estos resultados con los descritos en la literatura científica, encontramos asociaciones similares.

Touboul et al, en el estudio PARC18 realizado en Francia sobre una población de 6.416 individuos, encontraron que el GIM aumenta a medida que aumenta la estratificación del RCV según Framingham. Asociaron incrementos del GIM con la edad, presión arterial sistólica (PAS), colesterol total, tabaquismo y HTA. Ferriers et al20, también en un estudio en Francia sobre una población de alrededor de 1.000 sujetos de mediana edad sin enfermedad cardiovascular, encontraron que el GIM se relaciona con la edad, tabaquismo, PAS, colesterol y alcohol.

En Grecia, Stamatelopoulos et al21 determinaron el GIM en 81 individuos asintomáticos, observando un ascenso de los valores de GIM a medida que aumenta la estratificación del RCV según Framingham.

Salonen et al26, en un estudio en Finlandia sobre una población de 1.224 sujetos, relacionaron los valores incrementados del GIM con PAS, tabaquismo y colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL).

En España, Soriano et al16 realizaron un estudio relacionando los FRCV y el GIM. Un total de 80 individuos, con una edad media de 41 años, participaron en el estudio. No presentaban enfermedad cardiovascular y las características poblaciones fueron similares a las del presente estudio. El GIM se incrementó con el número de FRCV, encontrándose mayores valores del GIM en el grupo con más FRCV. También en España, Campuzano et al14 realizaron un estudio en el que 52 individuos sin enfermedad cardiovascular fueron clasificados según la presencia o no de FRCV. Al analizar los valores del GIM entre los dos grupos encontraron valores de GIM más elevados en el grupo con FRCV.

Nuestros resultados son concordantes con los encontrados en la bibliografía, en los que el GIM aumenta con la edad y se asocia con otros FRCV.

Placas de aterosclerosis

Al analizar las placas de aterosclerosis, en nuestro estudio las encontramos en el 13% de las ecografías carotídeas, siendo más frecuentes en los grupos de RCV medio y alto. Este porcentaje es inferior al encontrado por otros autores. Sin embargo, la distribución según el RCV es similar al encontrado en otros trabajos. En el estudio PARC-AALA22 se encontraron placas en el 25,5% de la población. En el estudio de Soriano et al15 se encontraron placas en el 23,3% de los individuos, asociándose con el grupo en el que los individuos presentaban FRCV; además, a mayor número de FRCV, mayor porcentaje de individuos con placas de ateroma. Juvent et al15 encontraron placas de ateroma en el 27,6% de la población estudiada. Estos resultados son similares a los encontrados en Francia, Japón e Italia e inferiores a los encontrados en individuos de mayor edad y con enfermedad coronaria19, 35, 36, 37, 38.

Se ha establecido una relación entre el RCV o los FRCV y la presencia de placas de aterosclerosis, por lo que a medida que aumenta el número de FRCV o la estratificación de RCV en el individuo, aumenta la probabilidad de encontrar placas de aterosclerosis en la ecografía carotídea. Diversos estudios han demostrado que la presencia de placas de aterosclerosis está asociada con valores de GIM aumentados y con la aparición de eventos cardiovasculares32, 39, 40. El cribado de enfermedad vascular carotídea está recomendado por las principales sociedades internacionales en pacientes con FRCV41, 42, 43. La Sociedad Americana de Neuroimagen recomienda el cribado en pacientes con al menos 65 años y 3 o más FRCV. La Sociedad Americana de Cirugía Vascular recomienda el cribado en pacientes con al menos 55 años de edad con FRCV o enfermedad vascular conocida43. La presencia de placas ateroscleróticas es un signo de daño aterosclerótico e implica un RCV aumentado.

En nuestro estudio, a diferencia de los anteriores realizados en Europa y en España, hemos utilizado la función de riesgo cardiovascular SCORE, siendo ésta la función de RCV recomendada en nuestra área geográfica10. Consideramos muy importante este hecho, puesto que nos acerca a la realidad diaria de nuestras consultas. La mayoría de los estudios utilizaron la función Framingham para el cálculo del RCV.

La utilización adecuada de pruebas complementarias va dirigida a la modificación de la actitud médica. En este estudio llama la atención que tanto el GIM como la presencia de placas de aterosclerosis sea similar entre los grupos de RCV alto y medio. Consideramos que este hecho se podría explicar por la detección, mediante ecografía carotídea, de individuos de alto RCV no detectados por la función SCORE. Por lo tanto, es en estos individuos donde la ecografía carotídea podría cambiar la actitud terapéutica. La visualización directa de las lesiones ateroscleróticas sería, por tanto, el resultado último del efecto a lo largo del tiempo de los FRCV.

En cualquier caso, la utilidad del GIM como complemento a las funciones de RCV está aún por demostrar, siendo necesarios estudios longitudinales que incluyan al GIM en el algoritmo de estratificación del RCV.

Como limitaciones del estudio, se han identificado desventajas en relación a la medición del GIM debido a que se requiere un alto nivel de experiencia técnica para una cuantificación precisa. En particular, ésta es necesaria cuando las medidas se utilizan en estudios multicéntricos, dado que la precisión de los estudios depende de las mediciones de diferencias extremadamente pequeñas en el grosor, y a una incompleta estandarización de los equipos, con varios dispositivos y frecuencias empleadas en diferentes centros. Por otra parte, la determinación de colesterol se realizó al azar sin el ayuno recomendado habitualmente. También entendemos como otra limitación el uso de una única determinación de colesterol y de presión arterial para la estimación del RCV y asumimos que algunos individuos sin enfermedad cardiovascular pueden estar controlados farmacológicamente y, por tanto, pueden presentarse con un RCV bajo o medio cuando realmente tienen un RCV alto.

Conclusiones

Los resultados de este estudio muestran valores similares del GIM carotídeo y de presencia de placas ateroscleróticas entre los grupos de RCV medio y alto. En este estudio existe una asociación directa entre un GIM carotídeo aumentado y la edad, peso y diabetes. No se encontró asociación entre la presencia de un GIM carotídeo aumentado y el género, tabaquismo, hipercolesterolemia o cifras de presión arterial obtenidas en el momento del estudio.

La estimación del GIM en la práctica habitual podría tener utilidad en individuos en los cuales se vaya a modificar la estrategia de prevención cardiovascular, por lo que se excluirían aquellos individuos con un RCV alto. Los futuros estudios deben ir dirigidos a la incorporación del GIM en la estrategia de prevención cardiovascular.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Agradecimientos

A la Dra. Sofía Garrido por su inestimable apoyo a la investigación.

Recibido 23 Febrero 2010
Aceptado 13 Mayo 2010

Autor para correspondencia. antonioaguilarshea@gmail.com

Bibliografía

1.Naghavi M, Falk E, Hecht HS, Jamieson MJ, Kaul S, Berman D, et-al. From vulnerable plaque to vulnerable patient. Part III. Executive summary of the Screening for Heart Attack Prevention and Education (SHAPE) Task Force report. Am J Cardiol. 2006; 98:2-15.
2.Greenland P, Smith SC, Grundy SM. Improving coronary heart disease risk assessment in asymptomatic people: role of traditional risk factors and noninvasive cardiovascular tests. Circulation. 2001; 104:1863-7.
3.Smith SC, Greenland P, Grundy SM. AHA conference proceedings. Prevention conference V: beyond secondary prevention: identifying the high-risk patients for primary prevention: executive summary. Circulation. 2000; 101:111-6.
4.Sharma K, Blaha MJ, Blumenthal RS, Musunuru K. Clinical and research applications of carotid intima-media thickness. Am J Cardiol. 2009; 103:1316-20.
5.Lorenz MW, Markus HS, Bots ML, Rosvall M, Sitzer M. Prediction of clinical cardiovascular events with carotid intima-media thickness: a systematic review and metaanalysis. Circulation. 2007; 115:459-67.
6.Roman M, Naqvi T, Gardin J, Gerhard-Herman M, Jaff M, Mohler E. Clinical application of noninvasive vascular ultrasound in cardiovascular risk stratification: a report from the American Society of Echocardiography and the Society for Vascular Medicine and Biology. Vascular Medicine. 2006; 11:201-11.
7.Arévalo Lorido JC, Carretero Gómez J. Proteína C reactiva y grosor íntima-media carotídeo en pacientes con ictus isquémico aterotrombótico. Med Clin (Barc). 2009; 133:496-500.
8.Ros E, Zambón D, Gilabert R. Técnicas de diagnóstico de aterosclerosis preclínica y su utilización para mejorar la predicción del riesgo cardiovascular. Clin Invest Arterioscler. 2002; 14:187-97.
9.Kastelein JJP, De Groot E, Sakatsing R. Atherosclerosis measured by B-mode ultrasonography: effects of statin therapy on disease progression. Am J Med. 2004; 116(Suppl 6):S31-36.
10.Cuarto Grupo de Trabajo Conjunto de la Sociedad Europea de Cardiología y otras Sociedades sobre Prevención de la Enfermedad Cardiovascular en la Práctica Clínica. Guías de práctica clínica sobre prevención de la enfermedad cardiovascular: versión resumida. Rev Esp Cardiol. 2008; 61:82.e1-82.e49.
11.The Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure: the JNC 7 report. JAMA. 2003; 289:2560-2572.
12.Conroy RM, Pyorala K, Fitzgerald AP, Sans S, Menotti A, De Backer G, et-al. Estimation of ten-year risk of fatal cardiovascular disease in Europe: the SCORE project. Eur Heart J. 2003; 24:987-1003.
13.Touboul PJ, Hennerici MG, Meairs S, Adams H, Amarenco P, Bornstein N. Mannheim Carotid Intima-Media Thickness Consensus (2004-2006). Cerebrovasc Dis. 2007; 23:75-80.
14.Campuzano R, Moya JL, García-Lledó A, Salido L, Guzmán G, Tomas JP, et-al. Asociación de la disfunción endotelial y el grosor mediointimal carotídeo con los factores de riesgo coronario en pacientes sin evidencia clínica de aterosclerosis. Rev Esp Cardiol. 2003; 56:546-54.
15.Junyent M, Gilabert R, Núñez I, Corbella E, Vela M, Zambón D, et-al. Carotid ultrasound in the assessment of preclinical atherosclerosis. Distribution of intima-media thickness values and plaque frequency in a Spanish community cohort. Med Clin (Barc). 2005; 125:770-4.
16.Soriano E, Balongo R, Sabaté J, López A. Relación entre el grosor íntima-media y los factores de riesgo cardiovascular en adultos menores de 60 años asintomáticos. Clin Invest Arterioscl. 2005; 17:153-8.
17.Jarauta E, Mateo-Gallego R, Bea A, Burillo E, Calmarza P, Civeira F. Carotid intima-media thickness in subjects with no cardiovascular risk factors. Rev Esp Cardiol. 2010; 63:97-102.
18.Touboul PJ, Vicaut E, Labreuche J, Belliard JP, Cohen S, Kownator S, et-al. Correlation between the Framingham risk score and intima media thickness: the Paroi Artérielle et Risque Cardio-vasculaire (PARC) study. Atherosclerosis. 2007; 192:363-9.
19.Zureik M, Touboul PJ, Bonithon-Kopp C, Courbon D, Berr C, Leroux C, et-al. Cross-sectional and 4-year longitudinal associations between brachial pulse pressure and common carotid intima-media thickness in a general population. The EVA study. Stroke. 1999; 30:550-5.
20.Ferrieres J, Elias A, Ruidavets JB, Cantet C, Bongard V, Fauvel J, et-al. Carotid intima-media thickness and coronary heart disease risk factors in a low-risk population. J Hypertens. 1999; 17:743-8.
21.Stamatelopoulos KS, Kalpakos D, Protogerou AD, Papamichael CM, Ikonomidis I, Tsitsirikos M, et-al. The combined effect of augmentation index and carotid intima-media thickness on cardiovascular risk in young and middle-aged men without cardiovascular disease. J Hum Hypertens. 2006; 20:273-9.
22.Touboul PJ, Hernández-Hernández R, Küçükoğlu S, Woo KS, Vicaut E, Labreuche J, et-al. Carotid artery intima media thickness, plaque and Framingham cardiovascular score in Asia, Africa/Middle East and Latin America: the PARC-AALA study. Int J Cardiovasc Imaging. 2007; 23:557-67.
23.O’Leary DH, Polak JF, Kronmal RA, Manolio TA, Burke GL, Wolfson SK. Carotid-artery intima and media thickness as a risk factor for myocardial infarction and stroke in older adults. Cardiovascular Health Study Collaborative Research Group. N Engl J Med. 1999; 340:14-22.
24.Wyman RA, Fraizer MC, Keevil JG, Busse KL, Aeschlimann SE, Korcarz CE, et-al. Ultrasound-detected carotid plaque as a screening tool for advanced subclinical atherosclerosis. Am Heart J. 2005; 150:1081-5.
25.Chambless LE, Heiss G, Folsom AR, Rosamond W, Szklo M, Sharrett AR, et-al. Association of coronary heart disease incidence with carotid arterial wall thickness and major risk factors: the Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) Study, 1987-1993. Am J Epidemiol. 1997; 146:483-94.
26.Salonen R, Salonen JT. Determinants of carotid intima-media thickness: a population-based ultrasonography study in eastern Finnish men. J Intern Med. 1991; 229:225-31.
27.Allan P, Mowbray P, Lee A, Fowkes G. Relationship between carotid intima-media thickness and symptomatic and asymptomatic peripheral arterial disease. The Edinburgh Artery Study. Stroke. 1997; 28:348-53.
28.Van der Meer I, Bots M, Hofman A, Iglesias del Sol A, van der Kuip D, Witterman J. Predictive value of non-invasive measures of atherosclerosis for incident myocardial infarction. The Rotterdam study. Circulation. 2004; 109:1089-94.
29.Ebrahim S, Papacosta O, Whincup P, Wannametheee G, Walker M, Nicolaides A, et-al. Carotid plaque, intima media thickness, cardiovascular risk factors, and prevalent cardiovascular disease in men and women. The British Regional Heart Study. Stroke. 1999; 30:841-50.
30.Amato M, Montorsi P, Ravani A, Oldani E, Galli S, Ravagnani PM, et-al. Carotid intima-media thickness by B-mode ultrasound as surrogate of coronary atherosclerosis: correlation with quantitative coronary angiography and coronary intravascular ultrasound findings. Eur Heart J. 2007; 28:2094-101.
31.Bae JH, Kim WS, Rihal CS, Lerman A. Individual measurement and significance of carotid intima, media, and intima-media thickness by B-mode ultrasonographic image processing. Arterioscler Thromb Vasc Biol. 2006; 26:2380-5.
32.Bard RL, Kalsi H, Rubenfire M, Wakefield T, Fex B, Rajagopalan S, et-al. Effect of carotid atherosclerosis screening on risk stratification during primary cardiovascular disease prevention. Am J Cardiol. 2004; 93:1030-2.
33.Zanchetti A, Crepaldi G, Bond MG, Gallus GV, Veglia F, Ventura A, et-al. Systolic and pulse blood pressures (but not diastolic blood pressure and serum cholesterol) are associated with alterations in carotid intima-media thickness in the moderately hypercholesterolaemic hypertensive patients of the Plaque Hypertension Lipid Lowering Italian Study. PHYLLIS Study Group. J Hypertens. 2001; 19:79-88.
34.Junyent M, Gilabert R, Núñez I, Corbella E, Cofána M, Zambón D, et-al. Ecografía femoral en la evaluación de la aterosclerosis preclínica. Distribución de valores del grosor íntima-media y frecuencia de placas de ateroma en una cohorte comunitaria española. Med Clin (Barc). 2008; 131:566-71.
35.Homma S, Hirose N, Ishida H, Ishii T, Araki G. Carotid plaque and intima-media thickness assessed by B-Mode ultrasonography in subjects ranging from young adults to centenarians. Stroke. 2001; 32:830-5.
36.Prati P, Vanuzzo D, Casaroli M, Di Chiara A, De Biasi F, Feruglio GA, et-al. Prevalence and determinants of carotid atherosclerosis in a general population. Stroke. 1992; 23:1705-11.
37.Fabris F, Zanocchi M, Bo M, Fonte G, Poli L, Bergoglio I, et-al. Carotid plaque, aging, and risk factors. A study of 457 subjects. Stroke. 1994; 25:1133-40.
38.Fernández Miranda C, Aranda JL, Paz M, Núñez V, Gómez González P, Díaz Rubio P, et-al. Aterosclerosis subclínica de la arteria carótida en pacientes con enfermedad coronaria. Med Clin (Barc). 2001; 116:441-5.
39.Stork S, van den Beld AW, von Schacky C, Angermann CE, Lamberts SW, Grobbee DE, et-al. Carotid artery plaque burden, stiffness, and mortality risk in elderly men: a prospective, population-based cohort study. Circulation. 2004; 110:344-8.
40.Honda O, Sugiyama S, Kugiyama K, Fukushima H, Nakamura S, Koide S, et-al. Echolucent carotid plaques predict future coronary events in patients with coronary artery disease. J Am Coll Cardiol. 2004; 43:1177-84.
41.Goldstein LB, Adams R, Alberts MJ, Appel LJ, Brass LM, Bushnell CD, et-al. Primary prevention of ischemic stroke: a guideline from the American Heart Association/American Stroke Association Stroke Council: cosponsored by the Atherosclerotic Peripheral Vascular Disease Interdisciplinary Working Group; Cardiovascular Nursing Council; Clinical Cardiology Council; Nutrition, Physical Activity, and Metabolism Council; and the Quality of Care and Outcomes Research Interdisciplinary Working Group: the American Academy of Neurology affirms the value of this guideline. Stroke. 2006; 37:1583-633.
42.Qureshi AI, Alexandrov AV, Tegeler CH, Hobson 2nd RW, Baker JD, Hopkins LN , Multidisciplinary Practice Guidelines Committee of the American Society of Neuroimaging; Society of Vascular and Interventional Neurology. Highlights of the guidelines for screening of extracranial carotid artery disease: a statement for healthcare professionals from the Multidisciplinary Practice Guidelines Committee of the American Society of Neuroimaging; cosponsored by the Society of Vascular and Interventional Neurology. J Endovasc Ther. 2007; 14:469-74.
43.Society for Vascular Surgery. SVS Position Statement on Vascular Screening. 2008. [consultado el 26 de mayo de 2009]. Disponible en: www.vascularweb.org/patients/screenings/SVS_Position_Statement_on_Vascular_Screenings.html.