x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Incidencia de nuevas infecciones por el VIH: importancia del grupo de transmisión heterosexual

Incidence of new HIV infections: the importance of heterosexual transmission group

Pere Godoy a, Manuel Rubio b, Antoni Artigues c, David Estallo d

a Delegación Territorial del Departamento de Sanidad y Seguridad Social de Lleida. Lleida.
b Facultad de Medicina. Universidad de Lleida. Lleida.
c Delegación Territorial del Departamento de Sanidad y Seguridad Social de Lleida. Lleida. Facultad de Medicina. Universidad de Lleida. Lleida.
d Centre Penitenciari de Ponent. Lleida. España.

Artículo

Sr. Editor: La introducción de los tratamientos antirretrovirales ha comportado que los registros de sida todavía sean menos representativos de la verdadera incidencia de las nuevas infecciones por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)1-5. El registro oficial de casos de sida en España todavía señalaba como la principal vía de transmisión para el año 2002 el uso de drogas por vía parenteral (un 54% en varones y un 45% en mujeres)6, pero existen indicios de que la vía sexual puede contribuir actualmente con un número importante de nuevas infecciones4,5,7. El objetivo de esta comunicación es presentar la incidencia de nuevos diagnósticos de la infección por el VIH y las características de los casos del grupo de transmisión heterosexual en la provincia de Lleida.

Se realizó un estudio descriptivo de la incidencia anual de nuevos diagnósticos de la infección por el VIH para los años 2001 y 2002. Los pacientes del estudio se detectaron mediante un sistema de declaración voluntaria de nuevas infecciones, basado en un identificador que permitió asegurar la confidencialidad y detectar duplicidades5. Los centros declarantes fueron el Hospital Universitario Arnau de Vilanova, el Hospital de Santa María y el Centro Penitenciario de Ponent de Lleida. Para cada caso nuevo, el médico que realizó el diagnóstico de la infección rellenó una encuesta epidemiológica por entrevista.

Se detectaron 82 nuevas infecciones por el VIH, de las cuales 76 correspondían a residentes de la provincia de Lleida. De ellos, el 75,0% eran varones (57/76), la media de edad (DE) fue de 37,1 (10,8) años, un 39,5% procedía de otro país (30/76) y el 65,8% pertenecía al grupo de transmisión heterosexual (50/76).

Las causas más frecuentes de la transmisión heterosexual fueron mantener relaciones con múltiples parejas (62%; 31/50), mantener relaciones con un infectado por el VIH (12%; 6/50) y con bisexuales 8%; 4/50). Sólo en el 2% (1/50) el posible origen fue mantener relaciones con un usuario de drogas por vía parenteral. La tasa de incidencia de infecciones por el VIH por 100.000 personas-año fue de 10,8 (intervalo de confianza del 95%, 7,8-14,6). La transmisión heterosexual fue más frecuente en mujeres, inmigrantes y no coinfectados por el virus de la hepatitis C (tabla 1). También los pacientes del grupo por transmisión heterosexual presentaron una carga viral superior y una media de linfocitos CD4 inferior respecto al resto de casos (tabla 1), lo cual indica un mayor retraso diagnóstico de la infección en estos pacientes.

El estudio ha permitido estimar que la incidencia de nuevos diagnósticos de infección por el VIH en la provincia de Lleida es del 10,8 por 105 habitantes, la cual se considera elevada. Este resultado presenta las limitaciones de la declaración voluntaria y además el retraso diagnóstico de la infección5,7. Éste, a su vez, puede estar ocasionado por un acceso limitado a las pruebas, tal como han señalado otros estudios7.

La incidencia estimada del 10,8 por 105 habitantes es similar a la que se puede estimar en el estudio de López de Murain et al8 para la comarca sanitaria de Bilbao (12 por 105 habitantes) y algo inferior a la detectada en el conjunto de las comunidades de Asturias, Navarra y La Rioja (16,6 por 105 habitantes)9. En Cataluña, para el año 2001, con este mismo sistema se detectaron 446 nuevas infecciones, lo que implicaría una tasa de 7,4 por 105 habitantes5. En cualquier caso, esta incidencia se debe considerar en la banda alta de la observada en otros países europeos2 como Inglaterra (7,3), Noruega (3,6), Suecia (3,1), Finlandia (2,5) o Alemania (1,6).

La principal aportación de este trabajo se refiere a la importancia de la vía de transmisión heterosexual (65,8%) en una provincia semirrural como Lleida. Este porcentaje, que es incluso mayor en las mujeres (84,2%), indica que esta modalidad de transmisión ya no está circunscrita a las parejas de los usuarios de drogas por vía parenteral, sino que presenta niveles de transmisión elevados en la población general con posibles casos secundarios y terciarios después de producirse una infección por esta vía10. De hecho, la causa más frecuente fue mantener relaciones con parejas múltiples (62%).

La importancia de la vía de transmisión heterosexual todavía no ha sido puesta de manifiesto con esta crudeza por los sistemas de registro de sida6 y éste constituye uno de los argumentos de peso para que definitivamente se instaure la infección por el VIH como otra enfermedad de declaración obligatoria en nuestro país. El estudio señala colectivos que deberían ser objeto de una atención especial por los programas de prevención: los inmigrantes y las mujeres. Finalmente, el retraso diagnóstico subraya la importancia de mejorar el acceso a las pruebas tanto desde la atención primaria7 como mediante estrategias más activas de investigación de contactos desde la salud pública4,10.

Bibliografía

1.Detels R, Muñoz A, McFarlane G, Kingsley LA, Margolick JB, Gioegis J, et al. Effectiveness of potent antiretroviral therapy on time to AIDS and death in men with HIV infection duration. JAMA 1998;280:1497-503.
Medline
2.Semaille C, Alix J, Downs AM, Hamers FF. The infection in Europe: large east-west disparity. Eurosurveillance 2003;8:57-64.
Medline
3.WHO. HIV/AIDS surveillance and global estimates (part II). Week Epidemiol Rec 2002;77:425-32.
4.CDC Advancing HIV prevention. New strategies for a changing epidemic United States, 2003. MMWR 2003; 52:329-32.
Medline
5.Casabona J, Romaguera A, Almeda J, Blanch C, Caylà JA, Miró JM, et al. La declaración de los nuevos diagnósticos de VIH en Cataluña: ¿es posible el consenso técnico? Gac Sanit 2003; 17:75-82.
Medline
6.Registro Nacional de Sida. Vigilancia epidemiológica del sida en España. Situación a 31 de diciembre de 2002. Boletín Epidemiológico Semanal 2002;10:269-76.
7.Castilla J, Noguer I, Belza MJ, Del Amo J, Sánchez F, Guerra L. ¿Estamos diagnosticando a tiempo a las personas infectadas por el VIH? Aten Primaria 2002;29:20-5.
Medline
8.López de Munain J, Cámara M, Santamaría JM, Zubero Z, Baraia-Etxaburu J, Muñoz J. Características clinocoepidemiológicas de los nuevos diagnósticos de infección por el virus de la inmunodeficencia humana. Med Clin (Barc) 2001; 117:654-6.
9.Redondo Martín S, Morquecho Gil M, Berbel Hernández C, Viña Simón MC. Solicitud y realización del test del VIH en atención primaria. Estudio de la Red de Médicos Centinelas de Castilla y León 1990-1996. Gac Sanit 2002;16:114-20.
Medline
10.Gilbart VL, Evans BG. Heterosexual cluster of HIV infection. Comm Dis Public Health 2002;5: 266-8.