x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1157/13124264

Inercia terapéutica: importancia de la percepción en el grado de control de la presión arterial

Therapeutic inertia: importance of the perception in the blood pressure control

Vivencio Barrios a, Carlos Escobar a

a Instituto de Enfermedades del Corazón. Hospital Ramón y Cajal. Madrid. España.

Artículo



Sr. Editor: Las recientes guías europeas de hipertensión arterial establecen claramente que en los hipertensos con un mayor riesgo cardiovascular, como aquéllos con cardiopatía isquémica crónica, el manejo debería ser más agresivo para lograr un control adecuado de las cifras de presión arterial (PA)1. A pesar de que en los últimos años este control ha mejorado, todavía dista mucho de ser ideal2. Se han postulado muchas razones para explicar esta falta de control y una de las que más se señalan es la inercia terapéutica, esto es, que a pesar de que el paciente no presenta un control adecuado de la PA, el médico no modifica el tratamiento3. Aunque son varios los motivos que se apuntan como causa de esta actitud, es posible que la incorrecta percepción, tanto por los médicos como por los pacientes, del adecuado control de la PA pudiera influir de manera significativa en este hecho.

CINHTIA (Cardiopatía Isquémica cróNica e HiperTensIón Arterial en la práctica clínica en España) es un estudio diseñado para conocer el perfil clínico de los pacientes hipertensos con cardiopatía isquémica crónica atendidos en consultas de cardiología. Su método y diseño se han descrito en otra publicación4. Brevemente, para la realización del presente estudio se contó con la participación de 112 cardiólogos distribuidos por todo el territorio nacional. El estudio se realizó en el segundo trimestre de 2006. Cada investigador debía incluir por muestreo consecutivo a pacientes de ambos sexos de 18 años o más con diagnóstico establecido de hipertensión arterial y cardiopatía isquémica crónica. Se excluyó a aquéllos con síndrome coronario agudo en los 3 meses previos a la inclusión en el estudio. La medición de la PA se realizó siguiendo las recomendaciones de las guías internacionales, con un esfigmomanómetro de mercurio o aparato semiautomático validado según la disponibilidad5. Para la medida de la PA el paciente debía estar al menos 5 min en reposo; posteriormente se realizaban 2 determinaciones y se tomaba la media de ambas. Se consideró buen control de la PA cuando los valores eran menores de 140/90 mmHg y menores de 130/80 mmHg en los diabéticos5.

Se incluyó a un total de 2.024 pacientes (un 31,7% mujeres) con una edad media (desviación estándar) de 66,8 (10,1) años. La PA sistólica media fue de 142,7 (17,9) mmHg y la diastólica, de 81,8 (11,3) mmHg. El 99,7% de los pacientes estaba tomando al menos un antihipertensivo, siendo el más frecuente los bloqueadores beta (67,1%), seguido de los antagonistas del calcio (44,4%), los inhibidores de la enzima conversiva de la angiotenina (43,5%), los diuréticos (35,1%), los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (32,8%) y los bloqueadores alfa (4,3%). El 40,5% tenía la PA controlada. Sin embargo, al analizar la percepción que tenían los cardiólogos y los mismos pacientes del grado de control de la PA, los médicos consideraban que el 55,5% de sus pacientes tenía la PA bien controlada, cifra que aumentaba hasta el 75,5% cuando eran éstos los que valoraban su propio grado de control (fig. 1).

Fig. 1. Estimación del grado de control de presión arterial según los médicos y los pacientes y comparación con la tasa real de control.

La inercia terapéutica supone una de las principales causas de fracaso en el control de la hipertensión arterial. Los pacientes que no alcanzan los objetivos de PA se encuentran insuficientemente tratados y, sin embargo, un número significativo de médicos no realizan ningún cambio en su actitud terapéutica3. El estudio PRESENAP6, que analizó el grado de consecución de objetivos de control de los factores de riesgo en prevención secundaria de los pacientes que habían tenido un episodio coronario, señaló cómo los médicos cuyos objetivos planteados eran más adecuados y los que estaban satisfechos con los resultados obtenidos, se relacionaron con una mayor probabilidad de alcanzar un control óptimo de los factores de riesgo. Nuestros datos indican que los médicos, pero sobre todo los pacientes, tienen una percepción excesivamente positiva sobre el grado de control de PA de los segundos. Esto podría explicar en parte esta tendencia a no introducir cambios en el tratamiento. Sin embargo, una limitación importante a la que se enfrentan los médicos es la medición de la PA en la consulta, ya que una excesiva reacción de alerta en el paciente disminuiría la validez de la determinación. Para reducir esta limitación, en nuestro estudio se fue muy cuidadoso con la medida de la PA y se siguieron escrupulosamente las recomendaciones vigentes1,5.

En consecuencia, son necesarios más esfuerzos encaminados a que tanto los médicos como los pacientes sean más conscientes de cuáles son los objetivos reales de control de PA a fin de efectuar un manejo más adecuado de la hipertensión arterial y conseguir que disminuyan actitudes tan negativas para el paciente, como es la inercia terapéutica.

Bibliografía

1.Mancia G, De Backer G, Dominiczak A, Cifkova R, Fagard R, Germano G, et al. 2007 guidelines for the management of arterial hypertension: the Task Force for the Management of Arterial Hypertension of the European Society of Hypertension (ESH) and of the European Society of Cardiology (ESC). J Hypertens. 2007;25:1105-87.
Medline
2.Barrios V, Banegas JR, Ruilope LM, Rodicio JL. Evolution of blood pressure control in Spain. J Hypertens. 2007;25:1975-7.
Medline
3.Basile J, Black HR, Flack JM, Izzo JL Jr. The role of therapeutic inertia and the use of fixed-dose combination therapy in the management of hypertension. J Clin Hypertens (Greenwich). 2007; 9:636-45.
4.Barrios V, Escobar C, Bertomeu V, Murga N, De Pablo C, Calderón A, et al. Control de los factores de riesgo en los pacientes hipertensos con cardiopatía isquémica crónica atendidos en las consultas de cardiología. Estudio CINHTIA. Eur Heart J. 2007;28:867.
5.European Society of Hypertension-European Society of Cardiology Guidelines Committee. 2003 European Society of Hypertension ­ European Society of Cardiology guidelines for the management of arterial hypertension. J Hypertens. 2003; 21:1011-53.
Medline
6.Tranche S, López I, Mostaza JM, Soler B, Mantilla MT, Taboada M, et al. Control de factores de riesgo coronario en prevención secundaria: estudio PRESENAP. Med Clin (Barc). 2006;127: 765-9.