x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Intoxicación por quetiapina

Quetiapine poisoning

Mercedes Galdós Barroso a, Mariano Ulla Anés a, Salvador Martínez Vicente a, Javier Arozemena Baquerizo b

a Medicina Interna. Hospital General de Lanzarote.
b Psiquiatría. Hospital General de Lanzarote.

Artículo

Sr. Editor: La quetiapina es un nuevo antipsicótico de estructura similar a la clozapina indicado en el tratamiento de la esquizofrenia. Su efecto está fundamentalmente mediado por el antagonismo de receptores serotoninérgicos (5HT2) y dopaminérgicos (D2), y difiere de los antipsicóticos clásicos en que tiene una afinidad más de dos veces superior con los receptores 5HT2, una afinidad moderada con los receptores D2 y baja con los D1. Además tiene menor capacidad de antagonizar los receptores alfa-1 y muscarínicos. Aunque el uso de la quetiapina está ganando popularidad respecto a la clozapina, la experiencia clínica con su sobredosificación es limitada1-4, por lo que exponemos un caso ocurrido recientemente.

Mujer de 30 años con un trastorno esquizotípico de la personalidad que acudió a urgencias tras la ingestión voluntaria de 54 comprimidos de 100 mg de queatiapina en los 30 min previos. A su llegada se encontraba asintomática y hemodinámicamente estable, y se inició lavado gástrico y carbón activado. A la media hora presentó hipotensión arterial (89/68 mmHg), taquicardia sinusal (170 lat/min y una crisis tonicoclónica generalizada que precisó la administración de diazepam intravenoso.

La paciente quedó estuporosa, requiriendo oxigenoterapia a alto flujo (FiO2 0,6) para mantener una saturación de oxígeno en rango normal. A los 40 min presentó una segunda crisis convulsiva tonicoclónica generalizada, que cedió de nuevo con diazepam intravenoso. A las 6 h de la ingestión de quetiapina remitió el estupor, y 14 h más tarde la paciente se encontraba en un estado normal de conciencia. Entre las pruebas complementarias, el hemograma y el estudio de coagulación fueron normales, al igual que el estudio bioquímico (incluyendo pruebas de función hepática), salvo una glucemia de 143 mg/dl. En el ECG se evidenciaba una taquicardia sinusal a 145 lat/min con descenso del ST de 2 mm de V2 a V5 y un QRS de 286 ms. El EEG puso de manifiesto un ritmo basal alfa a 11 ciclos/s, con amplitudes máximas inferiores a 75 mcV, con integración simétrica sin descargas y con una respuesta normal a la hiperventilación. Asimismo, se realizó una resonancia magnética craneal que no objetivó alteraciones significativas.

 

La quetiapina es un antipsicótico nuevo cuyo uso se está imponiendo al de la clozapina, al carecer de los efectos adversos hematológicos de ésta. Así mismo, no provoca los efectos extrapiramidales de los antipsicóticos clásicos, su potencia antipsicótica es mayor y parece tener un mejor perfil de seguridad5. Su absorción es rápida, y alcanza la concentración plasmática máxima a las 1 o 2 h. La vida media de eliminación es de 7 h, y sus metabolitos carecen de actividad significativa. Su toxicidad se relaciona con el bloqueo de los receptores alfadrenérgicos e histaminérgicos. Los efectos principales de la intoxicación son hipotensión, taquicardia y disminución del umbral de conciencia6.

Los datos disponibles en la bibliografía médica avalan la seguridad de la quetiapina en caso de sobredosis. Pese a la magnitud de las dosis ingeridas, hasta 50 veces la dosis máxima diaria en el adulto, no se produjeron sucesos fatales, recuperándose todos los pacientes6. Hasta el momento, la mayor sobredosis aguda documentada1 ha sido de 20 g en una paciente que perdió la consciencia dos horas y media después de la ingestión y hubo de ser intubada. A las 16 h despertó agitada y alerta.

En la paciente aquí referida, 18 horas después de la ingestión: el ECG evidenciaba una taquicardia sinusal que se mantuvo aproximadamente 40 h. Los trastornos del ritmo cardíaco, la prolongación del intervalo QT y la disminución del nivel de conciencia, llegando a precisar intubación orotraqueal y ventilación asistida, se han descrito en otros casos de intoxicación por quetiapina1-4,7,8. Aunque en la ficha técnica del fármaco aparecen las convulsiones como posibles efectos adversos, nuestro caso es el primero en el que se describe una intoxicación por quetiapina con convulsiones, además de lo signos comunes de presentación como la hipotensión arterial, la taquicardia y la disminución del nivel de conciencia. En el paciente el QT no estaba alargado y la recuperación del estado de alerta fue más rápida que en los casos descritos con anterioridad.

Bibliografía

1.Harmon TJ, Benítez JG, Krenzelok EP, Cortes BE. Loss of consciousness from acute quetiapine overdosage. J Toxicol Clin Toxicol 1998; 36: 599-602.
Medline
2.Nudelman E, Vinueña L, Cohen C. Safety of overdose of quetiapine: a case report. J Clin Psychiatry 1998; 59: 433.
3.Fredric M, Hustery. Acute quetiapine poisoning. J Emergency Med 1999, 17: 995-997.
4.Pollak PT, Zbuk K. Quetiapine fumarate overdose: clinical and pharmacokinetic lessons from extreme conditions. Clin Pharmacol Ther 2000; 681: 92-97.
5.Seroquel: a putative atypical antipsychotic drug with serotonin and dopamine receptor antagonist properties. Preclinical and early clinical trials in schizophrenia. J Clin Psychiatry 1995; 56: 438-445.
Medline
6.Seroquel. Monografía del producto. ZENECA Farma.
7.Green B. Focus on quetiapine. Curr Med Res Opin 1999; 15: 145-151.
Medline
8.Gajwani P, Pozuelo L, Tesar GE. QT interval prolongation associated with quetiapine (Seroquel) overdose. Psychosomatics 2000, 41: 63-65.