x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1157/13096319

La canela como posible tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2

Cinnamon as posible treatment of diabetes mellitus type 2

Daniel A de Luis a, Rocío Aller a, Enrique Romero a

a Instituto de Endocrinología y Nutrición Clínica. Facultad de Medicina. Universidad de Valladolid. Sección de Endocrinología y Nutrición Clínica. Unidad de Apoyo a la Investigación. Hospital Universitario del Río Hortega. Valladolid. España.

Artículo



Sr. Editor: Uno de los tratamientos alternativos para la diabetes mellitus es la suplementación de la dieta con canela, que adquirió un gran auge a raíz de la publicación de Khan et al1 y que se ha defendido que posee un efecto similar al de la insulina. Sin embargo, la literatura médica existente al respecto es controvertida, por lo que nos proponemos revisar la evidencia disponible.

El primer trabajo publicado sobre el tema fue el de Khan et al1, que en un total de 60 pacientes con diabetes tipo 2, con índice de masa corporal (IMC) medio desconocido, compararon dosis de canela de 1, 3, y 6 g con placebo durante 40 días de tratamiento y 20 días de seguimiento sin tratamiento. Se detectó una disminución significativa de las concentraciones séricas de glucosa (18-29%), triglicéridos (23-30%), colesterol unido a lipoproteínas de baja intensidad (7-27%) y colesterol total (12-26%). Como críticas metodológicas a este trabajo cabe mencionar que no se controló qué tipo de tratamiento farmacológico contra la diabetes habían recibido los pacientes ni durante cuánto tiempo; no se evaluaron las posibles modificaciones de dosis de los fármacos durante el seguimiento, y tampoco se controlaron la ingesta dietética ni el ejercicio físico de ninguno de los grupos. Sin embargo, como puntos fuertes del trabajo puede citarse la ausencia de efectos adversos y que el efecto en la glucemia se mantuvo hasta 20 días después de retirar el tratamiento.

En el siguiente trabajo, publicado por Suppapitiporn et al2, se evaluó a un total de 60 pacientes con diabetes tipo 2 e IMC medio desconocido. La dosis utilizada fue de 1,5 g/día de canela, comparada con placebo, durante 12 semanas. No se apreciaron diferencias en el descenso de la hemoglobina glucosilada (HbA1C), pero el número de pacientes que alcanzaron cifras inferiores al 7% fue superior en el grupo suplementado con canela (un 35 frente a un 15%). No hubo diferencias en las concentraciones de glucosa ni en las de lípidos. Este trabajo también presenta deficiencias en su diseño: no hubo control del tratamiento primario frente a la diabetes mellitus y tampoco se controlaron la ingesta dietética ni el ejercicio físico de ninguno de los grupos. Como datos positivos del estudio, cabe mencionar la ausencia de efectos adversos y la disminución de las transaminasas en el grupo que recibió canela.

El mismo año, Mang et al3 estudiaron en 79 pacientes con diabetes tipo 2 e IMC medio de 28 la administración de 1 g de canela durante 4 meses, comparada con placebo. En el grupo que recibió canela se redujo la glucemia basal un 10,3% (pasó de 166 a 146 mg/dl), frente a un 3,4% en el grupo de placebo. No hubo diferencias en los cambios de colesterol, triglicéridos y HbA1C. Este estudio presenta los mismos problemas metodológicos que los anteriores: no se controlaron el tratamiento primario frente a la diabetes, el ejercicio ni la dieta de los pacientes. También ese mismo año Vanschoonbeek et al4 estudiaron en 25 mujeres con diabetes tipo 2 e IMC medio de 30,4 la administración de 1,5 g/día de canela frente a placebo durante 6 semanas. No se observaron cambios significativos en ningún parámetro metabólico. Este trabajo presenta los mismos problemas metodológicos que los 3 anteriores. No obstante, las determinaciones se hicieron tras una cena estándar para todos los pacientes (con el mismo contenido calórico y de distribución de macronutrientes).

Recientemente se ha publicado un trabajo realizado en 58 pacientes con diabetes tipo 2 e IMC medio de 32, en el que se comparó la administración de canela (500 mg, 2 veces al día) durante 3 meses frente a placebo, sin que se hallara ninguna diferencia estadísticamente significativa5. El mismo año, Altschuler et al6 efectuaron un trabajo con 72 pacientes con diabetes mellitus tipo 1 no obesos (edad media: 15 años; un 50% de mujeres), en el que compararon 1 g/día de canela frente a placebo durante 90 días. La única diferencia fue que se observó un mayor porcentaje de hipoglucemias en los pacientes que tomaron canela, sin que se registraran diferencias en los parámetros metabólicos. Como en anteriores estudios, no se controlaron la dieta ni el ejercicio físico que realizaron los pacientes. Sin embargo, sí hubo un control estricto de la dosis de insulina durante todo el estudio.

En otros trabajos no sólo se ha valorado el efecto de la canela en la glucemia, sino también otros posibles efectos fisiológicos. De ese modo, Hlebowicz et al7 administraron a 14 personas sanas una comida de prueba y valoraron el vaciamiento gástrico tras 6 g de canela frente a la misma comida sin canela. Los resultados mostraron que el vaciamiento gástrico disminuye y la glucemia posprandial también, medida como área bajo la curva.

En el último trabajo de la literatura médica, que se ha publicado este año8 y que revisa 5 de los ensayos clínicos de la bibliografía, se concluye que el uso de canela no modifica significativamente la HbA1C, la glucemia en ayunas ni otros parámetros en pacientes con diabetes mellitus tipos 1 o 2.

En definitiva, los estudios realizados en humanos son escasos, de poca calidad metodológica, al no controlar el ejercicio físico ni la ingesta dietética basal de los pacientes, y al no estratificar o controlar el tratamiento farmacológico de la diabetes u otros factores metabólicos, como la presión arterial o los valores de lípidos.

Bibliografía

1.Khan A, Safdar M, Ali Khan MM, Khattak KN, Anderson RA. Cinnamon improves glucose and lipids of people with type 2 diabetes. Diabetes Care. 2003;26:3215-8.
Medline
2.Suppapitiporn S, Kanpaksi N, Suppapitiporn S. The effect of cinnamon cassia powder in type 2 diabetes mellitus. J Med Assoc Thai. 2006;89:S200-S5.
Medline
3.Mang B, Wolters B, Schmitt B, Kelb K, Lichtinghagen R, Stichtenoth DO, et al. Effects of a cinnamon extracto on plasma glucosa, HbA1C and serum lipids in diabetes mellitus type 2. Eur J Clin Invest. 2006;36:340-4.
Medline
4.Vanschoonbeek K, Tomasen BJ.W, Senden JM, Wodzig WK.H, Van Loon LJC. Cinnamon supplementation does not improve glycemic control in postmenopausal type 2 diabetes patients. J Nut. 2006;20:977-80.
5.Blevins SM, Leyva MJ, Brown J, Wright J, Scofield R, Aston C. Effect of cinnamon on glucosa and lipid levels in non-insulin-dependent type 2 diabetes. Diabetes Care. 2007;30:2236-7.
Medline
6.Altschuler JA, Casella SJ, MacKenzie TA, Curtis KM. The effect of cinnamon on A1C among adolescents with type 1 diabetes. Diabetes Care. 2007; 30:813-6.
Medline
7.Hlebowicz J, Darwiche G, Björgell O, Almer LA. Effect of cinnamon n postprandial blood glucose, gastric emptying, and saciety in healthy subjects. Am J Clin Nutr. 2007;85:1552-6.
Medline
8.Baker WL, Gutiérrez-Williams G, White CM, Kluger J, Coleman CI. Effect of cinnamon on glucose control and lipid parameters. Diabetes Care. 2008; 31:41-3.
Medline