x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.medcli.2009.07.050

Neumonía típica y atípica: ¿utilidad clínica?

Typical and atypical pneumonia: Clinical usefulness?

Francisco Javier Martín-Sánchez a, , Juan González Del Castillo b, Pablo Herrero c, Rafael Perelló d

a Servicio de Urgencias, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España
b Servicio de Urgencias, Hospital de Fundación Alcorcón, Madrid, España
c Servicio de Urgencias, Hospital Central de Asturias, Oviedo, España
d Área de Urgencias, Hospital Clínic, Barcelona, España

Artículo

Sr. Editor:

Se ha leído con interés el documento de consenso sobre el estudio y tratamiento de las neumonías de adquisición comunitaria (NAC) en adultos1, en el que los autores distinguían 4 grandes grupos: neumonía con sospecha de etiología neumocócica, neumonía con sospecha de gérmenes atípicos, neumonía donde no existe una orientación hacia una etiología concreta y neumonía por aspiración. Ellos sostenían que esta clasificación podría resultar de utilidad desde un punto de vista clínico, ya que permitiría una aproximación teórica a la etiología y al tratamiento. A este respecto, se quiere realizar 2 puntualizaciones.

En primer lugar, se quiere manifestar cierto grado de discrepancia con esta clasificación, ya que en los servicios de urgencias hospitalarios (SUH) el diagnóstico se basa en la presencia de clínica de infección aguda y signos radiológicos de un infiltrado pulmonar y es complicado diferenciar entre las entidades previas. Esto es debido a la existencia de un amplio abanico de síntomas y signos de presentación de la enfermedad, a la superposición frecuente de rasgos clínicos de neumonía “típica” y “atípica”, a la frecuente atipicidad de presentación en los pacientes ancianos de las enfermedades infecciosas y a la combinación de la clínica de neumonía con la sintomatología de enfermedades crónicas subyacentes descompensadas2,3,4. Por otra parte, cabe recordar que en función de las series consultadas, existe desde un 15 hasta un 30% de neumonías que presentan coinfección por patógenos típicos y atípicos. Todo lo anterior provoca que estas distinciones no sean útiles en nuestro lugar de trabajo.

Las clasificaciones de la neumonía según su ubicación (neumonía ambulatoria, neumonía que requiere ingreso y neumonía que ingresa en unidades de cuidados intensivos) descritas en las ultimas guías5,6 facilitarían un mejor tratamiento asistencial en los SUH, ya que tras el diagnóstico inicial se debe abogar por la administración precoz del antibiótico, por la aplicación de un índice pronóstico de gravedad y por la valoración global del paciente, médica, funcional, cognitiva y socialmente (p. ej.: la incapacidad de tomar la medicación oral, las enfermedades de base descompensadas, o los problemas que puedan impedir el cumplimiento terapéutico). Teniendo en cuenta los aspectos anteriormente mencionados, se debe establecer un plan de cuidados individualizado, tanto farmacológico como de la ubicación idónea adaptada al perfil de cada paciente7,8, y no debe basarse exclusivamente en su perfil de NAC típica y atípica.

En segundo lugar, los autores de esta carta creen que se tendría que hacer mención dentro de la clasificación a la neumonía asociada a la institución sanitaria (nursing home)9, ya que requiere, desde los SUH, una aproximación clínica, diagnóstica y terapéutica distinta, pues difiere de la NAC tradicional por el alto riesgo de infección por microorganismos resistentes o poco frecuentes10.

Autor para correspondencia. fjjms@hotmail.com

Bibliografía

1.Pachón J, Alcántara-Bellón J, Cordero-Matía E, Camacho-Espejo A, Lama-Herrera C, Rivero-Román A, por Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI) y la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFYC). Estudio y tratamiento de las neumonías de adquisición comunitaria en adultos. Med Clinc (Barc). 2009; 133:63-73.
2.Moya MS, Pérez-Cecilia E, Picazo J.J. Manejo de la infección respiratoria en los servicios de urgencias españoles hospitalarios. Opinión de los médicos españoles. Emergencias. 2004; 16:53-9.
3.Álvarez-Sala JL, Serrano R. Neumonía en el anciano. Med Clin (Barc). 2001; 117:454-6.
4.Ruiz A, Falguera M, Sacristán O, Vallverdú M, Cabré X, Pérez J, et al. Neumonía adquirida en la comunidad: utilidad de la presentación clínica para la elección del tratamiento antibiótico. Med Clin (Barc). 2002; 119:641-3.
5.Alfageme I, Aspa J, Bello S, Blanquer J, Blanquer R, Borderia L, et al. Normativas para el diagnóstico y tratamiento de la neumonía adquirida en la comunidad. Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SPAR). Arch Bronconeumol. 2005; 41:272-89.
Medline
6.Mandell LA, Wunderink RG, Anzuelo A, Bartlett JG, Campbell GD, Dean NC, et-a.l, Infectious Diseases Society of America/American Thoracic Society. Consensus guidelines on the management of community-acquired pneumonia in adults. Clin Infect Dis. 2007; 44:S27-72.
Medline
7.Torres A, Menéndez R. Decisión de ingreso hospitalario en la neumonía adquirida en la comunidad. Med Clin (Barc). 131:216–7.
8.Llorens P, Murcia J, Laghzaoui F, Martínez-Beloqui E, Pastor R, Marquina V, et al. Estudio epidemiológico de la neumonía adquirida en la comunidad, diagnosticada en un servicio de urgencias: ¿influye el índice de Fine en la toma de decisiones?. Emergencias. 2009; 21:247-54.
9.Abrahamian FM, Debliex PM, Emerman CL, Kollef MH, Kupersmith E, Beeper KV, et al. Health care-associated pneumonia: Identification and inicial management in the ED. Am J Emerg Med. 2008; 26:1-11.
Medline
10.Carratalá J, Mykietiuk A, Fernández-Sabe N, Suárez C, Dorca J, Verdaguer R, et al. Health care-associated pneumonia requiring hospital admission. Arch Intern Med. 2007; 167:1393-9.
Medline