x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2012

1,399
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2012

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Neuralgia amiotrófica asociada a infección por el virus de Epstein-Barr

Neuralgic amytrophy induced by Epstein-Barr virus infection

Francisco Padilla Ruiz a, Pilar Anguita Sousa b, Carmen Peinado Alonso c

a Especialista en Medicina de Familia. Centro de Salud Salvador Caballero. Granada.
b MIR de Medicina de Familia. Unidad Docente de Medicina Familiar de Granada. España.
c Especialista en Medicina del ejercicio físico y del deporte.

Artículo

Sr. Editor: La neuralgia amiotrófica, plexopatía braquial idiopática o síndrome de Parsonage-Turner es un proceso neurológico infrecuente caracterizado por el comienzo súbito de dolor en uno o ambos hombros, la rápida aparición de debilidad y posterior atrofia de los músculos de la cintura escapular y brazo, y un buen pronóstico1. La mayoría de los pacientes se encuentran bien en el momento de su aparición, pero en otros puede existir el antecedente de una enfermedad infecciosa aguda2-4, vacunación, cirugía reciente, traumatismo5 o procesos neoplásicos6. El virus de Epstein-Barr (VEB) se ha asociado con diversas complicaciones neurológicas, como encefalitis, meningitis, parálisis de nervios craneales, mononeuritis múltiple, síndrome de Guillain-Barré, mielitis transversa y psicosis.

Presentamos el caso de una neuralgia amiotrófica asociada a una infección por el VEB.

 

Varón de 34 años de edad, profesor de profesión, con antecedentes personales de sinusitis de repetición, no fumador ni bebedor de alcohol, que presentó un cuadro febril (hasta 38,5 °C), cefalea holocraneal e importante astenia. Dos días después apareció un intenso dolor en la axila derecha, no relacionado con los movimientos de la extremidad. Un día más tarde, el paciente advirtió que era incapaz de peinarse y que, al intentar escribir en una pizarra, la escápula derecha le sobresalía llamativamente. En la exploración física se constató impotencia funcional para la abducción activa del brazo y la presencia de escapula alata al colocar la extremidad superior derecha hacia delante en horizontal apoyada contra la pared. Los reflejos tendinosos de dicha extremidad y la sensibilidad no se alteraron. No se observaron signos inflamatorios ni adenopatías en la axila. El resto de la exploración física fue normal. En la analítica plasmática encontramos: hematíes, 5,2 x 1012/l; hemoglobina, 156 g/l; hematócrito, 0,45 l/l; leucocitos, 13,7 x 109/l (18% bandas, 26% neutrófilos, 49% linfocitos, 4% monocitos, 2% basófilos, 1% eosinófilos); plaquetas, 198 x 109/l; VSG, 18 mm/h; AST, 46 U/l; ALT, 39 U/l; GGT, 40 U/l; bilirrubina total, 0,5 mg/dl; CK, 63 U/l; creatinina 1 mg/dl; urea, 49 mg/dl; Ca, 10,7 mg/dl; P, 2,2 mg/dl; PCR, 0,4. El sedimento de orina y el urocultivo fueron negativos, al igual que las serologías de virus de hepatitis A, B y C y toxoplasma. Los anticuerpos IgM frente a VEB y citomegalovirus resultaron positivos, con cultivo de orina en fibroblastos humanos negativo para citomegalovirus. Tras la primera semana el paciente continuó con febrícula durante 10 días más. El dolor intenso duró 12 h y persistió, con una menor intensidad y extendido a cara lateral del hemitórax derecho, durante 6 semanas. Se realizó una electromiografía en la que se informó de afectación del nervio torácico largo derecho con importante reducción del volumen axonal y conducción conservada. Posteriormente fue valorado por los servicios de neurología y de rehabilitación. A los 6 meses persistía la impotencia funcional descrita

La neuralgia amiotrófica es un proceso neurológico con una incidencia anual estimada de 1,64 casos/100.000 personas1. Las dos características más sobresalientes del proceso son el dolor y la debilidad muscular. El dolor suele ser intenso y constante, no modificándose con los movimientos del cuello ni maniobras de Valsalva. Se localiza habitualmente en la región del hombro, pero puede extenderse por la cara lateral del brazo y antebrazo y la cara lateral del cuello. En un tercio de los casos existe una afectación bilateral, con aparición simultánea del dolor o en el transcurso de las primeras 24 h. Típicamente el dolor dura de varias horas a dos o tres semanas. La otra característica del cuadro es el rápido desarrollo de debilidad muscular con posterior atrofia, que puede coincidir con la aparición del dolor o en las primeras dos semanas. La debilidad muscular afecta sobre todo a los músculos de la cintura escapular, fundamentalmente el deltoides, supraespinoso e infraespinoso, conjunta o aisladamente, y con menor frecuencia el serrato mayor, bíceps y tríceps. Se han descrito casos de afectación aislada del nervio radial, frénico y recurrente laríngeo1. En dos tercios de los pacientes puede encontrarse alteración de la sensibilidad en los territorios afectados. En aproximadamente dos tercios de los casos se produce una mejoría de la fuerza muscular en los primeros meses y más del 90% se han recuperado a los tres años.

Ni los estudios de laboratorio ni las técnicas de imagen, como la tomografía computarizada y la resonancia magnética, son relevantes para el diagnóstico. La electromiografía muestra habitualmente neuropatía axonal con velocidad de conducción conservada, con un patrón de afectación de nervios periféricos aislados (p. ej., nervio supraescapular, torácico largo, axilar, interóseo anterior e incluso frénico) o combinados como mononeuritis múltiple (sobre todo de las ramas que proceden de los troncos superiores del plexo braquial), aunque en muchas ocasiones las lesiones son difusas y disociadas7.

El nervio torácico largo se origina de las raíces C5-C7 e inerva el músculo serrato mayor. Su lesión impide la elevación del brazo hacia delante por encima de la horizontal y provoca una escapula alata al apoyar los brazos elevados y rectos hacia delante contra una pared. La plexopatía braquial y la afectación aislada de diversos nervios por el VEB han sido descritas por diversos autores8,9. Consideramos que el interés de este caso radica en la afectación aislada del nervio torácico largo por este virus.

Bibliografía

1.McGuire EJ. Neurology. En: Joynt RJ, Griggs RC, editors. Clinical neurology. Rochester: Lippincott Williams and Wilkins, 1998;4:63-5.
2.Sundkvist T. Cytomegalovirus infection complicated by neuralgic amyotrophy N Engl J Med 1983; 308:461.
3.Ara JR, Oliveiros A. Neuralgia amiotrófica del hombro asociada con brucelosis sistémica. Med Clin (Barc) 1992;99:794-5.
4.Pellas F, Olivares JP, Zandotti C, Delaraque A. Neuralgic amyotrophy after parvovirus B19 infection. Lancet 1993;342:503-4.
Medline
5.Tejerizo LC, Tejerizo A, García RM, Sánchez M, Leiva A, Morán E, et al. Neuralgia amiotrófica o síndrome de Parsonage-Turner de aparición en el postparto. Toko-Ginecología Práctica 2001;60:371-5.
6.Molins C, Manzano H, Maestu I, Montalar J. Neuralgia amiotrófica y carcinoma microcítico broncopulmonar. Med Clin (Barc) 1993;100:319.
7.McGuire EJ. Neurology. En: Joynt RJ, Griggs RC, editors. Clinical neurology. Rochester: Lippincott Williams and Wilkins,1998;4:12.
8.Brown JL. Brachial neuritis following infection with Epstein-Barr virus. J Infect 1987;15:173-6.
Medline
9.Parano E, Pavone L, Musumeci S, Giambusso F, Trifeletti RR. Acute palsy of recurrent laryngeal nerve complicating Epstein-Barr virus infection. Neuropediatrics 1996;27:164-6.
Medline