x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Réplica

Reply

María Teresa Martín a, Carles Codina a, Montserrat Tuset a, Xavier Carné b

a Farmacia. Hospital Clínic de Barcelona. Universidad de Barcelona.
b Farmacología. Hospital Clínic de Barcelona. Universidad de Barcelona.

Artículo

Sr. Editor: En respuesta a la carta enviada por Capellà et al, en primer lugar deseamos agradecer el interés con el que han leído el artículo. A continuación queremos realizar algunas aclaraciones que tal vez no se habían comentado con suficiente profundidad.

Por lo que hace referencia al primer punto, coincidimos en que el título del primer subapartado de la sección «Resultados» debería ser «Ingresos por efectos adversos», tal como aparecía en el manuscrito original, no «Ingresos debidos a problemas relacionados con la medicación», que engloba tanto los efectos adversos como el resto de PRM; si no aparece correctamente ha sido debido a un error editorial.

También han observado correctamente que el porcentaje de efectos adversos es del 6%, tal como consta en el texto; sin embargo, entre paréntesis figura 115 en vez de 108.

Tal como se comenta en «Material y método», se han evaluado todos los medicamentos que estaba tomando el paciente en el momento del ingreso, no únicamente los fármacos que habían sido prescritos.

Como es de suponer, muchos de los problemas relacionados con la medicación han sido debidos a la combinación de varios fármacos. Si la tabla 2 suma 108 fármacos es porque hemos realizado una ponderación, para evitar dar más peso a los ingresos producidos por varios medicamentos. Por ejemplo, si tenemos un ingreso debido a la interacción de dos AINE y les damos el mismo peso, podría parecer que han estado implicados en dos ingresos cuando en realidad sólo han estado implicados en uno.

El número de casos evitables por mal cumplimiento es superior al de las tablas 3 y 4 porque se refieren a conceptos diferentes, tal como está indicado en el texto. En las tablas 3 y 4 se recoge el número de ingresos por fracaso terapéutico relacionado con la dosis debido a mal cumplimiento y suman 91 casos. Los 96 casos corresponden al número de casos evitables debidos a la falta de adhesión al tratamiento, ya sea un fracaso terapéutico por tomar una dosis menor a la prescrita (n = 91) o una reacción adversa por tomar una dosis mayor a la prescrita (n = 6). Volviendo al caso de los AINE, podemos poner como ejemplo el ingreso de un paciente con antecedentes de úlcera por AINE al que le habían suspendido el tratamiento con estos fármacos. El paciente, por decisión propia, continuó tomándolos e ingresó de nuevo por úlcera. Este caso ha sido clasificado como reacción adversa, pero ha sido incluido en los ingresos evitables por mal cumplimiento.

Finalmente, queremos destacar que no todos los AINE eran de prescripción, muchos eran automedicación, y por eso el número de ingresos evitables es elevado.

Teniendo en cuenta los resultados del estudio, creemos que es importante que todos los profesionales sanitarios participemos activamente en la información y formación de los pacientes para poder garantizar un uso correcto de la medicación.