x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Factor de Impacto:
2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Réplica

Reply

María L Iglesias Lepine a, Juan Pedro-Botet b

a Servicio de Urgencias. Hospital del Mar. Universidad Autónoma de Barcelona. Barcelona. España.
b Servicio de Medicina Interna. Hospital del Mar. Universidad Autónoma de Barcelona. Barcelona. España.

Artículo

Sr. Editor: La intención de nuestra carta no era alarmar de la llegada al mercado ilegal de la fenciclidina como droga de abuso de primera línea, sino llamar la atención de que en determinados acontecimientos sociales en los que se reúnen jóvenes procedentes de muy distintos países, como en el caso que describimos1, pueden compartirse diferentes drogas de abuso. Estamos de acuerdo en que los especialistas médicos debemos evitar las alarmas innecesarias en la opinión pública sensibilizada. Sin embargo, dejar de comunicar las observaciones científicas nuevas en un medio adecuado por temor a dicha alarma no nos parecería una actitud correcta.

Tanto la fenciclidina como el cannabis o la metadona pueden desencadenar un cuadro de psicosis esquizofrénica que fue descrito por primera vez en el año 19752. Sin embargo, en nuestro caso había un consumo de unas «pirulas brillantes» que no coincidían por su descripción ni con el cannabis ni con la venlafaxina, la ketamina, el dextrometorfán, la doxilamina, la tioridazina, la difenhidramina o la metadona, fármacos ya reseñados en la bibliografía médica por interferir, produciendo falsos positivos, con la fenciclidina en el test de inmunoanálisis3-9, tal como habíamos reseñado1. Este hecho, obviamente, se consideró antes de emitir el juicio clínico, fruto de la experiencia que representa la asistencia médica en el servicio de urgencias de un hospital universitario, en el que las urgencias médicas por consumo de drogas de abuso representan el 0,8%.

Coincidimos con Nogué et al en que la búsqueda bibliográfica efectuada no ha revelado ninguna referencia de autores españoles, lo que, junto al hecho de que la Unidad de Toxicología del Hospital Clínic de Barcelona no ha identificado su presencia en un número importante de muestras de orina, hace pensar que la fenciclidina es una droga de abuso poco utilizada en España, por lo que se justifica plenamente la notificación de nuestro caso1. Asimismo, y a pesar de la escasa frecuencia de su uso, queremos destacar que en la Monografía de drogas recreativas, subvencionada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas10, se hace referencia a la fenciclidina en numerosas ocasiones, y textualmente en el apartado de las arilhexilaminas dice: «el representante más conocido y típico de esta familia química es la fenciclidina». Por otra parte, debemos recordar que el derecho español considera drogas ilegales a casi la totalidad de los productos utilizados como sustancias de uso recreativo, entre las que incluye la fenciclidina.

Por último, agradecemos a Nogué et al su información sobre la disponibilidad de las técnicas de cromatografía líquida de alta resolución en su Unidad de Toxicología, para que en un futuro, además de la identificación de drogas de abuso por barrido mediante inmunoanálisis, podamos realizar una confirmación por un método alternativo, en el caso de drogas de abuso de uso inhabitual en nuestra área de influencia.

Bibliografía

1.Iglesias Lepine ML, Pallás Villaronga O, López Casanovas MJ, Pedro-Botet J. Fenciclidina, PCP o «polvo de ángel»: la droga olvidada. Med Clin (Barc) 2004;122:276.
2.Rainey JM, Crowder MK. Prolonged psychosis attributed to phencyclidine: report of three cases. Am J Psychiatry 1975;132:1076-8.
Medline
3.Long C, Crifasi J, Maginn D. Interference of thioridazine (Millaril) in identification of phencyclidine. Clin Chem 1996;42:1885-6.
Medline
4.Burns MM, Law T. Over-the-counter cough and cold preparations: at what concentration do they produce a positive urine toxicologic screen? Acad Emerg Med 2001;8:442-3.
5.Levine BS, Smith ML. Effects of diphenhydramine on immunoassays of phencyclidine in urine. Clin Chem 1990;36:1258.
Medline
6.Ragan FA Jr, Samuels MS, Hite SA, Ory R. Diphenhydramine interferes with determination of phencyclidine by gas-liquid chromatography. Clin Chem 1980;26:785-6.
Medline
7.Schaldenbrand JD, McClatchey KD, Patel JA, Muilenberg MJ. Doxylamine: a cause for false-positive gas chromatographic assay for phencyclidine. Ther Drug Monit 1981;3:181-3.
Medline
8.Sena Sf, Kaximi S, Wu AH. False-positive phencyclidine immunoassay results caused by venlafaxine and O-desmethylvenlafaxine. Clin Chem 2002;48:676-7.
Medline
9.Shannon M. Recent ketamine administration can produce a urine toxic screen which is falsely positive for phencyclidine. Pediatr Emerg Care 1998;14:180.
Medline
10.Bobes J, Sáiz PA. Monografía de drogas recreativas. Adicciones 2003;15(Supl 2):1-387 [consultado 15/06/2004]. Disponible en: http://www. mir.es/pnd/publica/pdf/drog_recreativas/pdf