x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Suplementación periconcepcional de ácido fólico para la prevención de los defectos del tubo neural

Folic acid supplementation in the prevention of neural tube defects

Concepción Nieto a

a Departamento Médico. Italfármaco S.A. Alcobendas. Madrid.

Artículo

Sr. Editor: En el artículo publicado en su Revista el pasado mes de julio bajo el título «Efecto del ácido levofolínico sobre las concentraciones de homocisteína plasmática en la mujer joven y sana en la consulta preconcepcional», los doctores Fabre et al1 refieren que «la mujer que no ha estado tomando folatos antes de iniciar la gestación debe ser informada de la conveniencia de iniciar la suplementación con ácido levofolínico inmediatamente después de la ausencia de menstruación». Los autores justifican esta recomendación a partir de la hipótesis de la hiperhomocisteinemia como factor de riesgo para desarrollar defectos del tubo neural, así como a la vista de uno de los resultados obtenidos en su estudio: la disminución de un 14,6% de los valores de homocisteína al segundo día de tratamiento con ácido levofolínico en un grupo de 30 mujeres no gestantes sanas.

Desde nuestro punto de vista, esta recomendación carece de rigor científico por varias razones. En primer lugar, la teoría de la homocisteína como agente potencialmente causal de los defectos del tubo neural en las situaciones carenciales de folatos no es hasta el momento más que una hipótesis, que no será confirmada hasta que se conozca con certeza en qué momento y de qué manera interfiere la homocisteína en la formación embrionaria del tubo neural. Recurrir a la acción hipohomocisteinémica del ácido levofolínico para justificar su utilización en la prevención de los defectos del tubo neural es, por tanto, un planteamiento científicamente inaceptable para establecer recomendaciones.

Asimismo pensamos que es incorrecta la asunción como cierta, sin la verificación mediante estudios clínicos adecuados, de que una reducción de los valores de homocisteína de un 14,6 a un 23% (después de dos a 10 días de tratamiento con ácido levofolínico) pueda resultar suficiente para la prevención de defectos del tubo neural en las mujeres que comienzan la suplementación a partir de la tercera semana de gestación; que es improcedente la extrapolación que hacen los autores de los resultados obtenidos en un grupo reducido de mujeres no gestantes a la población de mujeres gestantes, y que es poco realista la presunción de que las mujeres que no hayan planificado su embarazo consultan a su médico inmediatamente después de la ausencia de menstruación o, en cualquier caso, antes de que se haya completado el cierre del tubo neural.

De acuerdo con el estado actual del tema, al tratar cualquier asunto relacionado con la prevención de los defectos del tubo neural resulta obligado insistir en el cumplimiento de las recomendaciones internacionales: administración de 400 µ g diarios de ácido fólico desde al menos un mes antes de la concepción hasta el final del primer trimestre de la gestación en mujeres sin antecedentes, y 4-5 mg en mujeres con antecedentes de defectos del tubo neural2-5. A menos que se encuentre rigurosamente respaldada, cualquier recomendación que no incida expresamente en la suplementación preconcepcional carece de responsabilidad y evidencia, a nuestro parecer, una falta de coherencia científica.

Como profesionales de la salud y conocedores de los asuntos relacionados con el ácido fólico, nos parece importante transmitir en su Revista estas puntualizaciones. Nos preocupa la confusión que dicho artículo puede haber creado entre los profesionales sanitarios en una cuestión tan importante como es la prevención de los defectos del tubo neural, asunto sobre el que las autoridades sanitarias internacionales se muestran unánimes y claras: debe realizarse una suplementación periconcepcional de ácido fólico desde al menos un mes antes de la concepción y durante el primer trimes tre de la gestación.

Bibliografía

1.Fabre E, Gallo M, Lou AC, Juste G, Romero MS, Blasco C, et al. Efecto del ácido levofolínico sobre las concentraciones de homocisteína plasmática en la mujer joven y sana en la consulta preconcepcional. Med Clin (Barc) 2001;117:211-5.
2.Recomendaciones sobre la suplementación de ácido fólico para la prevención de defectos del tubo neural. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo, 2001;25(2).
3.Centers for Disease Control and Prevention (1992). Recommendations for the use of folic acid to reduce the number of cases of spina bifida and other neural tube defects. MMWR 1992;41:1-7.
Medline
4.Expert Advisory Group. Folic acid and the prevention of neural tube defects. United Kingdom: Department of Health, 1992.
5.Committee on Medical Aspects of Food and Nutrition Policy (COMA). Folic acid and the prevention of disease. (ISBN: 0 11 322304 8). United Kingdom, 2000.