x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Ácidos grasos omega-3 y enfermedades neuropsiquiátricas

Omega-3 fatty acids and neuropsychiatric disorders

José Francisco Navarro a, María Cavas a, Francisca B García a

a Departamento de Psicobiología y Metodología. Facultad de Psicología. Universidad de Málaga. Málaga. España.

Palabras Clave

Ácidos grasos omega-3. Esquizofrenia. Depresión. Trastorno bipolar.

Keywords

Omega-3 fatty acids. Schizophrenia. Depression. Bipolar disorder.

Resumen

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 desempeñan un destacado papel en el correcto funcionamiento de la membrana neuronal. Numerosos estudios sugieren que el consumo de suplementos de estos compuestos (especialmente ácido eicosapentanoico [EPA] y ácido docosahexanoico [DHA]) podría producir una mejoría clínica en algunas enfermedades neuropsiquiátricas. En este trabajo se presenta una revisión actualizada de la evidencia disponible en relación con el uso de ácidos grasos omega-3 en el tratamiento de la esquizofrenia, la depresión, el trastorno bipolar y otras enfermedades neuropsiquiátricas.

Artículo

INTRODUCCIÓN

Nuestro organismo sintetiza numerosos ácidos grasos, denominados "ácidos grasos no esenciales" debido a que no son necesarios que estén incluidos en la dieta. Sin embargo, no es capaz de producir todos los tipos de ácidos grasos que requiere, por lo que algunos de ellos deben ser aportados por los alimentos. Son los llamados ácidos grasos esenciales o EFA (essential fatty acids). Se conocen actualmente 2 familias de EFA: los ácidos grasos omega-3 (n-3) y omega-6 (n-6). Ambos grupos son ácidos grasos poliinsaturados (PUFA). Los ácidos grasos omega-3 son absolutamente necesarios para el desarrollo y el correcto funcionamiento del cerebro. De hecho, estos ácidos grasos esenciales, como el ácido docosahexanoico (de la familia de los omega-3), desempeñan un destacado papel en el correcto funcionamiento de la membrana neuronal. La composición fosfolipídica de una membrana puede influenciar la actividad de los canales iónicos y las actividades enzimáticas. Asimismo, la actividad de los transportadores y receptores también es sensible a cambios en el ambiente lipídico y, por tanto, puede afectar la composición fosfolipídica de la membrana a la neurotransmisión1-3. En la tabla 1 se presenta un resumen de algunos de los principales representantes de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6.

La ingesta de PUFA se refleja en diversos líquidos plasmáticos y en los eritrocitos. Los modelos animales sugieren que la composición de PUFA en eritrocitos puede ser utilizada como indicador de la composición en membranas celulares, y se ha demostrado que la deficiencia de los valores de dichos ácidos grasos produce una alteración de la composición y la función cerebral4.

Numerosos trabajos publicados en los últimos 10 años sugieren que el consumo de suplementos de ácidos grasos omega-3 podría ser clínicamente beneficioso en algunas enfermedades neuropsiquiátricas, especialmente en la esquizofrenia y la depresión.



ESQUIZOFRENIA

La observación de que las alteraciones en las concentraciones de los ácidos grasos omega-3 podrían desempeñar un papel relevante en la esquizofrenia se apoya básicamente en 3 hechos. En primer lugar, diversos autores han comunicado la existencia de concentraciones más bajas de ácidos grasos esenciales en los eritrocitos de pacientes esquizofrénicos, en comparación con los controles5-7. En segundo lugar, se han establecido correlaciones entre una reducción en dichos ácidos grasos y la gravedad de síntomas negativos8,9. Por último, los resultados de las distribuciones bimodales de las concentraciones de ácido araquidónico (AA o 20:4n6), ácido eicosapentanoico (EPA o 20:5n3) y ácido docosahexanoico (DHA o 22:6n3), entre pacientes esquizofrénicos, ha suscitado la posibilidad de poder identificar distintos subgrupos de esquizofrenias sobre la base de las alteraciones en la composición lipídica8,10. No obstante, en conjunto, la evidencia disponible en la actualidad dista todavía de ser consistente11 (tabla 2).

La reducción de los valores de PUFA en los pacientes esquizofrénicos plantea al menos 2 cuestiones: a) si dichas reducciones están relacionadas con una deficiente ingesta de PUFA, y b) si sería posible tratar a estos pacientes utilizando suplementos de PUFA29 (tabla 2). En relación con la primera cuestión, Mellor et al30 realizaron un análisis nutricional en 20 pacientes esquizofrénicos. Para la evaluación clínica se utilizaron 2 escalas: la Positive and Negative Syndrome Scale (PANSS) y la Abnormal Involuntary Movement Scale (AIMS). Sus resultados revelaron que la reducida ingesta de EPA correlacionaba con una psicopatología más grave y con una peor evolución de las discinesias tardías. Estos pacientes fueron tratados con un aceite de pescado concentrado (MaxEPA) como terapia añadida para su esquizofrenia, observándose una disminución significativa de la puntuación obtenida en el PANSS y en el AIMS.

Esta reducción de EFA descrita en la esquizofrenia ha conducido a evaluar la efectividad de suplementos de EFA en pacientes con dicha enfermedad (tabla 2). Los resultados de la mayoría de los ensayos realizados con PUFA-3 han demostrado la existencia de mejorías clínicas en los pacientes en diversas escalas de evaluación. Así, Peet et al22 compararon los suplementos de EPA con los de ácido DHA y encontraron que el EPA produjo una mejoría significativamente mayor en el PANSS, en comparación con DHA y placebo. En un estudio posterior, estos autores25 establecieron la dosis de 2 g/día como la más efectiva, frente a las de 1 y 4 g/día, en consonancia con los resultados preliminares publicados por otros investigadores con anterioridad18.

Hay evidencia de que el EPA podría estar mediando su efecto terapéutico a través de la modulación del receptor 5-HT2 de serotonina. Recientemente, Yao et al28 examinaron a 12 pacientes con esquizofrenia crónica tras la administración de 2 g/día de E-EPA durante 6 meses como suplemento a la medicación con neurolépticos. El EPA incrementó notablemente la "responsividad" a la 5-HT evaluada mediante la magnitud de amplificación de 5-HT sobre la agregación plaquetaria inducida por adenosina difosfato (ADP). Estos mismos autores habían demostrado previamente una correlación inversa significativa entre la respuesta a la 5-HT y la gravedad de la psicosis en pacientes con esquizofrenia no medicados31.

Algunos de los ácidos grasos omega-3, como el DHA, se localizan en concentraciones particularmente elevadas en las células fotorreceptoras de la retina. Warner et al20 examinaron los electrorretinogramas (ERG) de un grupo de 9 pacientes esquizofrénicos (8 no medicados) y 9 controles, emparejados en edad y sexo. Los sujetos con esquizofrenia mostraron una reducción significativa en la amplitud de la onda a del ERG, que se considera refleja la actividad de los fotorreceptores, en comparación con los controles. Estos resultados apoyan la hipótesis de que los sujetos con esquizofrenia presentan alteraciones de la función del fotorreceptor, que puede ser consecuencia de sus reducidos valores de EFA n-3 en la membrana celular.

DEPRESIÓN Y TRASTORNO BIPOLAR

En los ensayos abiertos realizados para examinar el efecto de los PUFA omega-3 sobre la depresión se han encontrado resultados dispares (tabla 3). Marangell et al43 no observaron una mejoría clínica en una grupo de mujeres con una historia de depresión posparto tratadas con suplementos de EPA (1,73 g/día) y DHA (1,23 g/día). Por el contrario, Osher et al46 han comunicado efectos beneficiosos tras el tratamiento con 1,5-2 g/día de EPA en un grupo de 12 pacientes con depresión bipolar. En concreto, 8 de los 10 pacientes que completaron como mínimo 1 mes de tratamiento lograron al menos una reducción del 50% en las puntuaciones obtenidas en el HRSD. De los 5 sujetos que pudieron ser evaluados durante el seguimiento a los 6 meses, todos mantenían la mejoría clínica.

Hasta la fecha se han publicado media docena de ensayos doble-ciego, aleatorizados, que investiguen el efecto de los suplementos de PUFA omega-3 sobre la depresión. En 4 de ellos, además, se ha examinado el efecto de EPA solo35, DHA solo37, o EPA+DHA39,47 sobre la depresión unipolar. En dos de las investigaciones se encontraron resultados estadísticamente significativos35,39, mientras que en otro de los estudios no se observó ningún efecto relevante del DHA sobre la depresión posparto48.

El embarazo conlleva la depleción o la reducción de algunos ácidos grasos (p. ej., 22:6n-3). Aunque los resultados no han sido siempre consistentes, en general, las mujeres embarazadas con un mayor riesgo de desarrollar depresión posparto podrían beneficiarse de un tratamiento preventivo con PUFA n-3, como una combinación de 20:5n-3 y 22:6n-338.

El trastorno bipolar también ha sido relacionado con los valores de ácidos grasos (tabla 3). Recientemente, se ha encontrado que las sales de litio y el ácido valproico ­2 de los fármacos más utilizados en el trastorno bipolar­ actúan reduciendo el turnover del ácido araquidónico (AA), el principal ácido graso graso poliinsaturado de la familia omega-6 en el cerebro49. En esta línea, Stoll et al50 han comunicado un efecto clínico positivo tras la administración de suplementos de PUFA omega-3 en pacientes con trastorno bipolar, en comparación con el grupo tratado con placebo. Por otro lado, al igual que en la depresión, también se han descrito alteraciones en la composición de los ácidos grasos en sujetos con un trastorno bipolar. Así, los resultados derivados del estudio de Chiu et al36 han revelado una reducción significativa de los valores de AA (20:4n-6) y DHA (22:6n-3) en las membranas de los eritrocitos de un grupo de pacientes bipolares, en comparación con los controles. En conjunto, estos datos sugieren que los PUFA, al igual que las sales de litio y muchos fármacos anticonvulsivos, parecen desempeñar un destacado papel en el mecanismo responsable de la estabilización del estado de ánimo.

OTROS TRASTORNOS

En la tabla 4 se presenta un resumen de los principales hallazgos en otras enfermedades diferentes a la esquizofrenia y trastornos del estado de ánimo.

Dado que la disregulación de los sistemas de neurotransmisión en el trastorno de ansiedad social comparte aspectos comunes con la depresión, se ha planteado también la posibilidad de que haya alteraciones en la composición de PUFA en estos pacientes. En este sentido, Green et al55 han publicado recientemente un estudio en el que analizan la "hipótesis fosfolipídica" en un amplio grupo de sujetos. En concreto examinaron la concentración de PUFA en los eritrocitos de 27 pacientes (no medicados) diagnosticados de ansiedad social (AS) y 22 controles. La gravedad de la AS se evaluó con la Escala de Ansiedad Social de Liebowitz (EASL). Las concentraciones de la mayoría de PUFA n-3 fue significativamente más baja en el grupo de pacientes con AS: 18:3n-3 (32%), 20:3n-3 (34%), 20:5n-3 (36%) y 22:6n-3 (18%). Asimismo, se obtuvieron correlaciones inversas significativas entre los niveles de PUFA n-3 y las puntuaciones del EASL. La confirmación en estudios posteriores de estos hallazgos abriría nuevas opciones terapéuticas en sujetos con AS.

El trastorno de hiperactividad con déficit atencional (ADHD) ha sido también asociado con una reducción en los niveles de ácidos grasos omega-3. Recientemente, Younga et al53 determinaron los efectos de la administración de suplementos de dosis altas (60 g) de aceites del lino y de pescado sobre los niveles de ácidos grasos en sangre y la razón AA/EPA en 30 sujetos japoneses adultos con ADHD. Los suplementos de aceite de lino provocaron un incremento en el alfa-LNA así como un ligero descenso en la razón AA/EPA, mientras que los suplementos con aceite de pescado produjeron incrementos en los EPA, DHA y ácidos omega-3 totales, junto con una disminución de las ratio AA/EPA. Estos resultados sugieren que para incrementar los niveles de EPA y DHA en pacientes con ADHD y reducir la razón AA/EPA resulta más apropiado el consumo de aceites de pescado.

En algunos trastornos de personalidad la administración de suplementos de ácidos grasos omega-3 también podría ser de utilidad. En este sentido, Zanarini y Frankenburg51 han investigado el efecto de la administración de 1 g de E-EPA, o placebo, en 20 mujeres diagnosticadas con "trastorno límite de la personalidad". Sus resultados indicaron que el E-EPA redujo significativamente la agresión y la gravedad de los síntomas depresivos, sugiriendo que podría ser una forma efectiva de tratamiento en estos pacientes.

Por último, los pacientes con epilepsia también podrían beneficiarse de un suplemento de ácidos grasos omega-3. Así, Yuen et al54 examinaron recientemente el efecto de la administración de 1 g de EPA y 0,7 g de DHA en 57 pacientes con epilepsia tratados durante 12 semanas, utilizando un diseño doble-ciego con placebo. La frecuencia de las crisis se redujo a lo largo de las primeras 6 semanas de tratamiento en el grupo tratado con EPA y DHA, pero dicho efecto no se mantuvo. El suplemento con ambos ácidos grasos produjo, además, una reducción de las concentraciones de ácido araquidónico y linoneico. Futuros trabajos que evalúen el efecto de diferentes PUFA omega-3, con diferentes dosis, mayor duración de los tratamientos y muestras más amplias son necesarios para confirmar la posible mejoría clínica en estos pacientes.

Bibliografía

1.Moyad MA. An introduction to dietary/supplemental omega-3 fatty acids for general health and prevention (I). CITA
Medline
2.Moyad MA. An introduction to dietary/supplemental omega-3 fatty acids for general health and prevention (II). CITA
Medline
3.Sontrop J, Campbell MK. Omega-3 polyunsaturated fatty acids and depression: a review of the evidence and a methodological critique. CITA
Medline
4.Makrides M, Neumann MA, Byard RW, Simmer K, Gibson RA. Fatty acid composition of brain, retina and erythrocytes in breast­ and formula-fed infants. CITA
Medline
5.Yao JK, Van Kammen DP, Welker JA. Red blood cell membrane dynamics in schizophrenia. II. Fatty acid composition. CITA
Medline
6.Peet M, Laugharne J, Rangarajan N, Horrobin D, Reynolds G. Depleted red cell membrane essential fatty acids in drug-treated schizophrenic patients. CITA
Medline
7.Assies J, Lieverse R, Vreken P, Wanders RJ, Dingemans PM, Linszen DH. Significantly reduced docohexaenoic and docopentanoic acid concentrations in erythrocyte membranes from schizophrenic patients compared with a carefully matched control group. CITA
8.Glen AI, Glen EM, Horrobin DF, Vaddadi KS, Spellman M, Morse-Fisher N, et al. A red cell membrane abnormality in a subgroup of schizophrenic patients: evidence for two diseases. CITA
Medline
9.Yao JK, Van Kammen DP, Gurklis J. Red blood cell membrane dynamics in schizophrenia (III). Correlation of fatty acid abnormalities with clinical measures. CITA
Medline
10.Peet M, Laugharne JD, Horrobin DF, Reynolds GP. CITA
11.Hibbeln JR, Makino KK, Martin CE, Dickerson F, Boronow J, Fenton WS. Smoking, gender, and dietary influences on erythrocyte essential fatty acid composition among patients with schizophrenia or schizoaffective disorder. CITA
Medline
12.Rudin DO. The major psychoses and neuroses as omega-3 essential fatty acid deficiency syndrome: substrate pellagra. CITA
Medline
13.Holman CP, Bell AFJ. A trial of evening primrose oil in the treatment of chronic schizophrenia. CITA
14.Vaddadi KS, Gilleard CJ, Mindham RH.S, Butler RA. A controlled trial of prostaglandin E precursor in chronic neuroleptic-resistant schizophrenic patients. CITA
Medline
15.Wolkin A, Jordan B, Peselow E, Rubenstein M, Petrosen J. Essential fatty acid supplementation in tardive dyskinesia. CITA
Medline
16.Vaddadi KS, Courtney P, Gilleard CJ, Manku MS, Horrobin DF. A double-blind trial of essential fatty acid supplementation in patients with tardive dyskinesia. CITA
Medline
17.Peet M, Laugharne J, Rangarajan N, Horrobin DF, Renolds GP. Essential fatty acid deficiency in erythrocyte membranes from chronic schizophrenic patients, and the clinical effects of dietary supplementation. CITA
18.Puri BK, Richarsdon AJ. Sustained remission of positive and negative symptoms of schizophrenia after treatment with eicosapentanoic acid. CITA
Medline
19.Shah S, Vankar GK, Telang SD, Ramchand CN, Peet M. Eicosapentanoic acid (EPA) as an adjunct in the treatment of schizophrenia. CITA
20.Warner R, Laugharne J, Peet M, Brown L, Rogers N. Retinal function as a marker for cell membrane omega-3 fatty acid depletion in schizophrenia: a pilot study. CITA
Medline
21.Fenton WS, Dickerson F, Boronow J, Hibbeln JR, Knable MA. Placebo-controlled trial of omega-3 fatty acid (ethyleicosapentanoic acid) supplementation for residual symptoms and cognitive impairment in schizophrenia. CITA
Medline
22.Peet M, Brind J, Ramchand CN, Shah S, Vanka GK. Two double-blind placebo-controlled pilot studies of eicosanpentanoic acid in the treatment of schizophrenia. CITA
Medline
23.Su KP, Shen WW, Huang SY. Omega-3 fatty acids as a psychotherapeutic agent for a pregnant schizophrenic patient. CITA
Medline
24.Emsley RA, Mybury CC, Oosthuizen PP, Van Rensburgh SJ. Randomised placebo-controlled study of ethyl-eicosapentanoic acid as supplemental treatment in schizophrenia. CITA
Medline
25.Peet M, Horrobin DF. A dose-ranging exploratory study of the effects of ethyl eicosapentanoate in patients with persistent schihzophrenic symptoms. CITA
26.Arvindakshan M, Ghate M, Ranjekar PK, Evans DR, Mahadik SP. Supplementation with a combination of omega-3 fatty acids and antioxidants (vitamins E and C) improves the outcome of schizophrenia. CITA
27.Richardson AJ, Cyhlarova E, Ross MA. Omega-3 and omega-6 fatty acid concentrations in red blood cell membranes relate to schizotypal traits in healthy adults. CITA
Medline
28.Yao JK, Magan S, Sonel AF, Gurklis JA, Sanders R, Reddy RD. Effects of omega-3 fatty acid on platelet serotonin responsivity in patients with schizophrenia. CITA
29.Peet M. Nutrition and schizophrenia: beyond omega-3 fatty acids. CITA
30.Mellor JE, Laugharne JD.E, Peet M. Omega-3 fatty acid supplementation in schizophrenia patients. CITA
31.Yao JK, Van Kammen DP, Moss HB, Sokulski DE. Decreased serotonergic responsivity in platelets of drug-free patients with schizophrenia. CITA
Medline
32.Maes M, Smith R, Christophe A, Cosyns P, Desnyder R, Meltzer H. Fatty acid composition in major depression: decreased *3 fractions in cholesteroyl esters and increased C20:4o6/C20:5*3 ratio in cholesteryl esters and phospholipids. CITA
Medline
33.Edwards R, Peet M, Shay J, Horrobin D. Omega-3 polyunsaturated fatty acid levels in the diet and in red blood cell membranes of depressed patients. CITA
Medline
34.Peet M, Murphy BM, Shay J, Horrobin D. Depletion of omega-3 fatty acid levels in red blood cell membranes of depressive patients. CITA
Medline
35.Nemets B, Stahl Z, Belmaker RH. Addiction of omega-3 fatty acid to maintenance medication treatment for recurrent unipolar depressive disorder. CITA
Medline
36.Chiu C, Huang SY, Su KP, Lu ML, Huang MC, Chen C, et al. Polyunsaturated fatty acid deficit in patients with bipolar mania. CITA
Medline
37.Marangell LB, Martínez JM, Zboyan HA, Kertz B, Kim HF, Puryear LJ. A double-blind, placebo-controlled study of the omega-3 fatty acid docohexaenoic acid in the treatment of major depression. CITA
Medline
38.De Vriese SR, Christophe AB, Maes M. Lowered serum n-3 polyunsaturated fatty acid (PUFA) levels predict the occu-rrence of postpartum depression: further evidence that lowe-red n-PUFAs are related to major depression. CITA
39.Su KP, Huang SY, Chiu C, Shen WW. Omega-3 fatty acids in major depressive disorder. A preliminary double-blind, placebo-controlled trial. CITA
40.Assies J, Lok A, Bockting CL, Weverling GJ, Lieverse R, Visser I, et al. Fatty acids and homocysteine levels in patients with recurrent depression: an exploratory pilot study. CITA
Medline
41.Frasure-Smith N, Lespérance F, Julien P. Major depression is associated with lower omega-3 fatty acid levels in patients with recent acute coronary syndromes. CITA
Medline
42.Hirashima F, Parow AM, Stoll AL, Demopulos CM, Damico KE, Rohan ML, et al. Omega-3 fatty acid treatment and T-2 whole brain relaxation times in bipolar disorder. CITA
Medline
43.Marangell LB, Martínez JM, Zboyan HA, Chong H, Puryear LJ. Omega-3 fatty acids for the prevention of postpartum depression: negative data from a preliminary, open-label pilot study. CITA
44.Suzuki S, Akechi T, Kobayashi M, Taniguchi K, Goto K, Sasaki S, et al. Daily omega-3 fatty acid intake and depression in Japanese patients with newly diagnosed lung cancer. CITA
Medline
45.Browne JC, Scott KM, Silvers KM. Fish consumption in pregnancy and omega-3 status after birth are not associated with postnatal depression. CITA
Medline
46.Osher Y, Bersudsky Y, Belmaker RH. Omega-3 eicosapentanoic acid in bipolar depression: report of a small open-label study. CITA
Medline
47.Silvers KM, Woolley CC, Hamilton FC, Watts PM, Watson RA. Randomised double-blind placebo-controlled trial of fish oil in the treatment of depression. CITA
Medline
48.Llorente AM, Jensen CL, Voigt RG, Fraley JK, Berretta MC, Heird WC. Effect of maternal docosahaenoic acid supplementation on postpartum depression and information processing. CITA
49.Chang MC, Contreras MA, Rosenberg TA, Rintala JJ, Bell JM, Rapoport SI. Chronic valproate treatment decreases the in vivo turnover of arachidonic acid in brain phospholipids: a possible common effect of mood stabilizers. CITA
Medline
50.Stoll AL, Locke CA, Marangell LB, Severus WE. Omega-3 fatty acids and bipolar disorder: a review. CITA
Medline
51.Zanarini MC, Frankenburg FR. Omega-3 fatty acid treatment of women with borderline personality disorder: a double-blind, placebo-controlled pilot study. CITA
Medline
52.Weinstock-Guttman B, Baier M, Park Y, Feichter J, Lee-Kwen P, Gallagher E, et al. Low fat dietary intervention with omega-3 fatty acid supplementation in multiple sclerosis patients. CITA
Medline
53.Younga GS, Conquer JA, Thomas R. Effect of randomized supplementation with high dose olive, flax or fish oil on serum phospholipid fatty acid levels in adults with attention deficit hyperactivity disorder. CITA
54.Yuen AW.C, Sander JW, Fluegel D, Patsalos PN, Bell GS, Johnson T, et al. Omega-3 fatty acid supplementation in patients with chronic epilepsy: a randomized trial. CITA
55.Green P, Hermesh J, Monselise A, Marom S, Presburger G, Weizman A. Red cell membrane omega-3 fatty acids are decreased in nondepressed patients with social anxiety disorder. CITA
Medline