x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

IME, Eventline, Bibliomed, Sedbase, CINAHL, SciVerse Scopus, Pascal, IBECS

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.rh.2010.04.005

Tratamiento rehabilitador en la miositis aguda benigna infantil

Rehabilitation treatment in benign acute childhood myositis

M.B. Zaldibar-Barinaga a, , M.I. Hernández-Sendin b, C. Múgica-Samperio c, A. San Sebastián-Herrero d

a Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, Hospital de Gorliz, Gorliz, Bizkaia, España
b Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, Hospital de Mendaro, Mendaro, Gipuzkoa, España
c Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, Hospital de Cruces, Barakaldo, Bizkaia, España
d Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, Hospital de Santiago, Vitoria-Gasteiz, Araba, España

Palabras Clave

Miositis aguda benigna infantil. Tratamiento. Rehabilitación.

Keywords

Benign acute childhood myositis. Treatment. Rehabilitation.

Resumen

La miositis aguda benigna infantil es un proceso poco frecuente, transitorio y autolimitado que afecta a niños en edad escolar (predominantemente chicos) tras una infección respiratoria de vías altas. Se caracteriza por el inicio súbito de dolor intenso en las extremidades inferiores y dificultad o imposibilidad para caminar con elevación sérica de niveles de creatinquinasa. Presentamos el caso de una niña de 8 años afecta de miositis aguda benigna infantil. Describimos el cuadro clínico, las claves para el diagnóstico diferencial con otros procesos más graves que asocian incapacidad para caminar y evaluamos los beneficios del tratamiento rehabilitador en los casos atípicos o complicados para facilitar la resolución del proceso y evitar las complicaciones.

Abstract

Benign acute childhood myositis (BACM) is a rare, temporary and self-limited condition, affecting school-age children (generally boys) after upper respiratory infection. It is characterized by sudden onset of severe pain in the legs and difficulty or inability to walk, with increase in serum creatine kinase (CK) levels. We present the case of an 8-year-old girl with BACM and describe the clinical picture, keys for the differential diagnosis with other more serious disorders that associate inability to walk. We evaluate the benefits of rehabilitation treatment in the atypical or complicated cases in order to provide the solution to the condition and avoid complications.

Artículo

Introducción

La miositis aguda benigna infantil (MABI) es un proceso poco frecuente, transitorio y autolimitado que afecta a niños en edad escolar tras una infección respiratoria de vías altas. Se caracteriza por el inicio súbito de dolor intenso en las extremidades inferiores y dificultad o imposibilidad para caminar con elevación sérica de los niveles de creatinquinasa (CK). La etiología es desconocida y se atribuye a un proceso inflamatorio muscular que sigue a la invasión viral directa o inducida por un mecanismo inmunológico1,2.

El tratamiento de soporte se basa en reposo, hidratación y antiinflamatorios no esteroideos y en la mayor parte de los casos las manifestaciones clínicas se resuelven entre 3–7 días y la alteración analítica se normaliza en aproximadamente un mes; únicamente menos del 5% de los casos presenta episodios recurrentes o formas atípicas prolongadas3.

El objetivo de este trabajo es describir un caso clínico de MABI, realizar una revisión bibliográfica sobre el tema y evaluar los beneficios del tratamiento rehabilitador en el caso que presentamos.

Caso clínico

Presentamos el caso de una niña de 8 años que tras una infección respiratoria leve desarrolló a las 72h un cuadro súbito de dolor intenso en las extremidades inferiores asociado a imposibilidad para mantener bipedestación y deambulación. En los antecedentes personales no había historia reciente de vacunación, tampoco traumatismo o ejercicio intenso ni existía historia familiar de enfermedades neuromusculares. En la exploración inicial presentaba temperatura de 37,8°C, buen estado general, rinorrea, hipersensibilidad a la movilización de las extremidades inferiores, sin alteraciones sensitivas, sin aumento de temperatura local ni signos inflamatorios en la exploración, rehusando cualquier intento de mantener bipedestación.

La analítica realizada en urgencias revelaba CK de 7.600UI (30–140), resto de hemograma y electrolitos normales, urea y creatinina normales y analítica de orina sin alteraciones. Se diagnosticó de posible MABI y se prescribió hidratación oral, reposo e ibuprofeno (200mg/8h), permaneciendo 48h en observación. En la 2.a analítica, los niveles de CK aumentaron hasta 12.441UI, permaneciendo el resto de la analítica dentro de los valores normales y sin experimentar ningún cambio en su estado general.

Tras 15 días sin cambios en su estado general, su pediatra decidió remitirla al servicio de medicina física y rehabilitación por persistir la incapacidad para la marcha.

En la exploración presentaba imposibilidad para deambulación, actitud en flexo de las caderas-rodillas y equino de los tobillos, balance articular pasivo libre con dolor exacerbado con la dorsiflexión de los tobillos, hipersensibilidad a la palpación muscular de los cuádriceps, los gemelos y los sóleos, signo de Homans negativo, reflejos osteotendinosos presentes y simétricos con ausencia de alteraciones sensitivas. El balance muscular no era valorable por el dolor.

Dada la persistencia de los síntomas (22 días) y la imposibilidad de la paciente para realizar marcha se decidió iniciar tratamiento rehabilitador que consistió en estiramientos musculares, ejercicios activoasistidos y resistidos con banda elástica, corrección de postura anómala, reeducación de marcha con cargas parciales progresivas y aplicación de frío local para aliviar las mialgias. No fue necesario utilizar ortesis correctoras para iniciar la marcha. El tratamiento se prolongó durante 3 semanas con resolución completa del proceso.

Discusión

En 1957, Lundberg1 describió los primeros casos de MABI a los que denominó «myalgia cruris epidemica», detallando las características clínicas del síndrome durante una epidemia de gripe y diferenciando el cuadro clínico de las mialgias características que preceden o coinciden con la infección gripal.

La incidencia en la población general se desconoce y aunque se manifiesta en ambos sexos, el número de casos es ligeramente superior en varones y presenta un claro predominio estacional en los meses invernales (enero–marzo)2,3,4. El virus influenza tipo B aparece como el más frecuentemente asociado al desarrollo de MABI, aunque se han descrito otros virus implicados en este proceso5 (tabla 1).

Tabla 1. Virus implicados en el desarrollo de la miositis aguda benigna infantil ordenados de mayor a menor frecuencia

Influenza B y A
Parainfluenza
Paramixovirus (sarampión-parotiditis)
Coxsackie
Enterovirus
Adenovirus
Virus respiratorio sincitial
Coronavirus

El diagnóstico es fundamentalmente clínico apoyado por los hallazgos de laboratorio: elevación importante de los niveles de CK y alteración ocasional de otros parámetros (aumento de transaminasas y velocidad de sedimentación, trombopenia y neutropenia)2,6,7.

El diagnóstico diferencial debe realizarse con procesos más graves, tales como dermatomiositis y polimiositis infantil, rabdomiolisis, polineuropatías y síndrome de Guillain-Barré; la mayoría pueden descartarse con una exploración física minuciosa y por los hallazgos de laboratorio6,7 (tabla 2).

Tabla 2. Diagnóstico diferencial de miositis aguda benigna infantil

  Similitudes con MABI Diferencias con MABI
Rabdomiolisis Inicio brusco, mialgias, CK↑↑↑ Antecedente de traumatismo, ejercicio o inmovilización, mioglobinuria, alteración electrolítica
Síndrome de Guillain-Barré Afecta a EEII, mialgias, infección previa Debilidad simétrica ascendente, ROT↓ o abolidos, inicio subagudo
Dermatomiositis Mialgias, CK↑ Debilidad muscular objetiva, inicio subagudo (proximal), rash cutáneo característico
Polimiositis Mialgias, CK↑ Debilidad muscular objetiva, inicio subagudo (proximal)
Distrofia muscular Mialgias, CK↑, afecta inicialmente a EEII Inicio insidioso con progresión a cronicidad, debilidad muscular objetiva, ROT↓, posibles antecedentes familiares
Dengue Mialgias, CK↑ Antecedente de viaje/residencia en zona tropical, fiebre, cefalea, dolor ocular, artralgias y rash cutáneo

CK: creatinquinasa; EEII: extremidades inferiores; MABI: miositis aguda benigna infantil; ROT: reflejos osteotendinosos.

Algunos autores recomiendan la utilización de la resonancia magnética para el diagnóstico de exclusión de otras causas más graves de miositis, aunque en el caso que describimos no se realizaron pruebas de imagen8,9.

En la revisión bibliográfica efectuada no hemos encontrado ninguna pauta de tratamiento rehabilitador específica para este proceso, lo que es comprensible dado el carácter autolimitado del cuadro, pero en algunas series se describen casos en los que la duración de los síntomas se puede prolongar más de 1 mes2,8. Por ello, consideramos que en los casos de mayor duración los niños se pueden beneficiar de actuaciones generales para mantener el recorrido articular y el trofismo muscular con buenos resultados en el caso de la MABI descrita10.

En conclusión, la MABI es un proceso poco frecuente, agudo, con síntomas alarmantes, aunque benigno y autolimitado, que generalmente tiende a la resolución en poco tiempo, que debe conocerse y tenerse en cuenta para evitar exploraciones invasivas e ingresos innecesarios y que en los casos atípicos o complicados puede beneficiarse del tratamiento rehabilitador para facilitar la resolución del proceso y evitar las posibles complicaciones.

Recibido 30 Noviembre 2009
Aceptado 29 Abril 2010

Autor para correspondencia. bzalbar@terra.es

Bibliografía

1.Lundberg A. Myalgia cruris epidemica. Acta Paediatr Scand. 1957; 46:18-31.
2.Sonmez FM, Çakir M, Yayla S, Boz C. Benign acute childhood myositis. Med Princ Pract. 2004; 13:227-9.
Medline
3.Barasz M. Benign acute myositis. Am J Emerg Med. 2000; 18:735-6.
Medline
4.Rubín de la Vega E, Flores-Rodríguez C, Pascual-Bonilla L, De la Rubia-Fernández L, Monsalve-Sainz M, Montes-Cidad M.I. Características clínico epidemiológicas de la miositis aguda de la infancia en un servicio de urgencias pediátricas. Boletín de la Sociedad de Pediatría de Asturias, Cantabria, Castilla y León. 2008; 48:371-2.
5.Ruff RL, Secrist D. Viral studies in benign acute childhood myositis. Arch Neurol. 1982; 39:261-3.
Medline
6.Mackay MT, Kornberg AJ, Shield LK, Dennett X. Benign acute childhood myositis: Laboratory and clinical features. Neurology. 1999; 53:2127-31.
Medline
7.Rennie LM, Hallam NF, Beattie T.F. Benign acute childhood myositis in an accident and emergency setting. Emerg Med J. 2005; 22:686-8.
Medline
8.Panghaal V, Ortiz-Romero S, Lovinsky S, Levin T.L. Benign acute childhood myositis: An unusual cause of calf pain. Pediatr Radiol. 2008; 38:703-5.
Medline
9.Kawarai T, Nishimura H, Taniguchi K, Saji N, Shimizu H, Tadano M, et al. Magnetic resonance imaging of biceps femoris muscles in benign acute childhood myositis. Arch Neurol. 2007; 64:1200-1.
Medline
10.Heikkillä S, Viitanen JV, Kautiainen H, Rajamaki T, Mantyvuo P, Harju T. Rehabilitation in myositis. Physiotherapy. 2001; 87:301-9.