x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

IBECS, IME, LATINDEX, CINAHL y SCOPUS

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Campos magnéticos pulsantes de baja frecuencia

Low frequency pulsating magnetic fields

C N Zibecchi a

a

Palabras Clave

Campos magnéticos; Fisioterapia.

Keywords

Magnetic fields; Physiotherapy.

Artículo

Artículo


Campos magnéticos pulsantes de baja frecuencia

Low frequency pulsating magnetic fields

C. N. Zibecchi1

1 Profesor Dr. Carlos N. Zibecchi.
Kinesiólogo.
Profesor de Fisioterapia II
y Climatoterapia
Universidad de Buenos Aires.

Correspondencia:

Carlos N. Zibecchi
Tucumán 893, 3.o I
1049 Buenos Aires
Argentina


RESUMEN

Es un breve relato de la aplicación terapéutica de los campos magnéticos de baja frecuencia.

En este trabajo se ha tratado de reunir la mayor cantidad de datos sobre su historia antigua y reciente desde su utilización en tiempos remotos de forma empírica, hasta las aplicaciones terapéuticas actuales, pasando por las importantes investigaciones, aún en pleno desarrollo, que abarcan temas tan diversos como su aplicación en el tratamiento del dolor, su implicación en procesos de índole psicológica, pasando por investigaciones sobre su accionar en procesos neoplásicos.

La gran ventaja que presenta esta nueva terapia es la de carecer casi por completo de contraindicaciones formales, de poder combinarse con casi todas las energías físicas, y además potenciarlas en su accionar terapéutico.

De acuerdo con sus potencialidades presentes, es lícito pensar en este agente físico, como un elemento de aplicación cada vez más frecuente y con aplicaciones cada vez más amplias, abarcando campos de tratamiento impensados en la actualidad.

PALABRAS CLAVE

Campos magnéticos; Fisioterapia.

ABSTRACT

This is a brief summary about the therapeutic applications of magnetic fields pulsed of low frequency.

Colleting as much information as possible about it''s past it''s in the experimental stage to it''s current therapeutic applications througth important reserch still in development about objets as diverses as it''s applications in the treatment of pain, the imp1ication in it''s psichological processesand reserch on it''s effects in neoplasic processea. The advantage of this new therapy it doesn''t present any formal side effects, it''s able to combine with all the physical energies and also to improve it''s therapeutic action.

In accordance to it''s current potentialities, it''s right to regard this physical agent as an element utilized more frequently with more usages, covering fields that are unthought of today.

KEY WORDS

Magnetic fields; Physiotherapy.


INTRODUCCIÓN

Las propiedades terapéuticas de los campos magnéticos pulsantes eran conocidas desde la antigüedad. Puede decirse que entre los asirios y persas y en el Egipto faraónico ya se utilizaban técnicas curativas basadas en el magnetismo. También en textos hindúes y chinos (s. II a.C.) se menciona el uso terapéutico de los imanes naturales.

Homero, Platón y Aristóteles también los mencionan en varias de sus obras. Ya en nuestra era es Paracelso (s. XVI) quien les da un impulso considerable. Antes que él, Alexandre de Tralles (s. VI) utilizaba los imanes para tratar dolores articulares.

Pero fue el médico y físico ingles Williams Gilbert (1554-1603) quien dio cuerpo doctrinario a la acción terapéutica de los campos magnéticos. Publicó en el año 1600 su libro «De Magnete», donde volcó sus experiencias y observaciones.

A principios de siglo, primero Danilewsky y luego D''Arsonval, comenzaron los estudios científicos de los campos electromagnéticos, sus acciones biológicas y sus técnicas de aplicación.

Esas investigaciones llevaron a D''Arsonval, Meyer, Saidman, entre otros, por el camino de las altas frecuencias y a determinar las técnicas de diatermia por ondas largas y por ondas cortas, ya por todos conocidas.

Por el contrario, el camino elegido por Danilewsky y posteriormente por Lakosky, Yasuda, Pilla, los llevó a profundizar en la acción de los campos magnéticos pulsantes de baja frecuencia, especialmente sobre el colágeno y las proteínas.

Yasuda y Fukuda dan a conocer, en el año 1954, en Japón, sus descubrimientos sobre el fenómeno piezoeléctrico que los CMPBF ocasionan en el hueso seco, generando campos eléctricos negativos en la concavidad y positivos en la convexidad.

Basándose en estas experiencias, Basset, en Estados Unidos, aplica los campos magnéticos pulsantes en el hueso vivo, y considera que este fenómeno contribuye a la regeneración ósea.

En el año 1970, Fellus complementa estas investigaciones constatando la propiedad de recargar el potencial bioeléctrico celular, sus acciones antiflogísticas y antiedematosas, aumento en la acción cinética enzimática y la aceleración de los procesos de regeneración ósea, entre otros.

En Rusia, Yuri Kholodov determinó que campos magnéticos entre 100 y 200 gauss, aplicados a ratones, producían reas de células muertas en el tejido cerebral.

Friedman, de EE.UU., repitió las experiencias rusas. También en este caso, los informes de laboratorio señalaron la presencia de un par sito cerebral, peculiar de los ratones. En la mitad de la muestra, este parásito había sido controlado por el sistema inmunológico del animal. En la muestra expuesta a los CMPBF se encontraron la mayoría de las lesiones cerebrales. Friedman halló que los campos estaban causando un estrés generalizado, lo que produjo un debilitamiento de las defensas inmunológicas.

El mismo investigador reprodujo la experiencia en monos, sometiendo éstos a CMPBF de 200 gauss durante cuatro horas diarias. Se constata respuesta al estrés durante seis días. Luego de este tiempo desaparecieron los síntomas, surgiendo una adaptación al estímulo.

Tal adaptación al estímulo constante, sin embargo, es ilusoria. Si el estrés continúa, los niveles bajan de lo normal, es decir, se descompensan, y se es mucho más susceptible a las agresiones.

Una de las conclusiones que se pueden extraer de estas investigaciones es la de remarcar la importancia que tiene la dosificación precisa en todos los agentes físicos; tanto es así, que a veces supera la elección del mismo. Como se puede apreciar, en las experiencias realizadas sobre ratones y monos la relación intensidad-peso corporal debe influir necesariamente en los resultados obtenidos.

En el año 1978 se realiza el Primer Congreso Internacional de Magnetomedicina en Rapallo, Italia. En 1992 se realizó el Congreso Internacional de Magnetoterapia en Orlando, USA, donde se concretaron normas generales respecto de la dosificación. Aconsejando la utilización de campos de hasta 50 gauss de intensidad y 50 herz de frecuencia como dosis máximas orientativas.

Según el grado de comportamiento de las sustancias frente a la acción de un campo magnético, éstas pueden clasificarse en diamagnéticas, paramagnéticas o ferromagnéticas.

Para comprender mejor el comportamiento de los cuerpos sometidos al estímulo magnético primeramente se debe determinar las características del campo magnético de las mismas sobre la base de:

1. La rotación del electrón alrededor del núcleo, momento del dipolo magnético.

2. El electrón no sólo gira alrededor del núcleo, también lo hace sobre sí mismo (spin electrónico), y genera un campo magnético adicional, denominado momento magnético del spin electrónico.

3. A esto hay que sumarle el campo, muy débil, generado por el núcleo al girar sobre sí mismo (spin nuclear), y que al igual que en el caso del spin electrónico, su momento puede ser igual o diferente a cero. Dependiendo de la relación protón-neutrón, de acuerdo al principio de exclusión de Paulí.

El principio de exclusión de Paulí en mecánica cuántica dice que el dipolo del spin electrónico queda anulado cuando los electrones que circulan alrededor del núcleo son pares. En este caso, el momento magnético es igual a cero.

Al contrario, cuando el número de electrones es impar, sus efectos espaciales se desacoplan, el dipolo del spin tiene una magnitud diferente de cero.

En resumen, la gradación del campo magnético está en estrecha relación con:

a) La rotación del electrón alrededor del núcleo. «Momento del dipolo magnético».

b) SPIN del electrón. «Momento magnético del spin electrónico».

c) SPIN nuclear. «Momento magnético del spin nuclear».

SPIN (trompo): movimiento de rotación del electrón sobre su eje.

De acuerdo al grado de comportamiento de los cuerpos frente a la acción de un campo magnético, éstos pueden ser clasificados en diamagnéticos, paramagnéticos y ferromagnéticos.

Cuerpos diamagnéticos (cuarzo, feldespato, cloruro de sodio): son los cuerpos menos susceptibles a la acción de un campo magnético de baja frecuencia (CMBF), repelen las líneas de flujo del campo magnético al que son sometidos. No es afectado por la temperatura.

Cuerpos paramagnéticos: poseen un campo magnético propio moderado y al estar sometidos a la influencia de un CMBF externo reaccionan aumentando el propio. En el cuerpo humano existe gran cantidad de sustancias paramagnéticas, tales como hierro, zinc, manganeso, cobalto, molibdeno. El grado de paramagnetismo disminuye con el aumento de la temperatura.

Cuerpos ferromagnéticos: poseen un spin muy alto y gran cantidad de átomos no apareados, por lo tanto reaccionan con la mayor aceptación frente al estímulo de un CMBF externo. Con el aumento de la temperatura puede disminuir el ferromagnetismo.

En el cerebro de palomas, abejas y algunas bacterias se ha encontrado una sustancia llamada magnetosoma, compuesto por magnetita (Fe3O4). Esto podría explicar el sentido de orientación de palomas y abejas que se guían por el campo magnético terrestre.

Colocando palomas mensajeras en jaulas, en las que se ha eliminado por completo el campo magnético terrestre, se observa la total falta de orientación.

En 1983, R. Baker et al hallaron depósitos de magnetosoma cercanos a las glándulas pineal y pituitaria, en los senos del hueso etmoides.

El magnetosoma es el único elemento ferromagnético que se ha encontrado en tejidos animales.

MECANISMOS DE ACCION

Los mecanismos de acción actualmente considerados son múltiples y muy variados. Simplificando, diremos que las acciones biológicas derivan principalmente de:

01. Recarga energética celular.

02. Estimulación de las defensas orgánicas.

03. Aumento de las gamma-globulinas.

04. Aumento de los leucocitos.

05. Aumento en la producción de endorfinas.

06. Acrecentamiento de la actividad del cayo óseo.

07. Mejora en la restricción hídrica.

08. Efecto analgésico sobre terminales nerviosas.

09. Aumento del flujo circulatorio regional.

10. Disminución de radicales libres.

11. Orientación de los dipolos celulares.

12. Aumento de la PO2 en las zonas de máxima intensidad de campo.

13. Aumento en la síntesis del ADN.

14. Aumento de la síntesis del colágeno.

15. Aumento en la salida de sodio en los eritrocitos.

Se ha comprobado que las fluctuaciones del campo ante el influjo de los CMPBF indican que la membrana plasmática podría traducir esta señal física en un efecto químico, el que a su vez incidiría en la actividad enzimática.

La aplicación de CMPBF a intensidades muy bajas en inflamaciones agudas experimentales demostró disminución del edema, con aumento significativo de globulinas, sin alteraciones hematológicas de relevancia.

ACCIONES BIOLOGICAS

Como se sabe, los imanes poseen polaridad fija e inalterable. El polo sur y el polo norte. La acción de estos polos es diferente desde el punto de vista terapéutico en cada uno de ellos. Mientras que el polo sur es analgésico y antiálgico, el polo norte es miorrelajante y bioestimulante.

La acción miorrelajante consiste en devolver el tono normal a aquellos músculos que estén hipertónicos. Sobre musculatura normal no provoca hipotonía.

Existe una tendencia que considera que el valor terapéutico de los CMPBF deriva de la acción conjunta de los dos polos en forma alternante, es decir, que en los generadores la alternancia norte-sur debe ser continua y constante.

TÉCNICAS DE APLICACION

Las técnicas de aplicación varían con el tipo de generadores. Se pueden clasificar en tres tipos básicos. Equipos grandes (de camilla), que suelen presentar terminales tipo solenoide de hasta un metro de diámetro y de largo, y solenoides más pequeños, para aplicaciones en miembros superiores e inferiores.

Camillas con lechos generadores de CMPBF, donde el paciente se acuesta sobre ellos. Equipos medianos, portables, que tienen electrodos tipo placa o cinta, de aplicación a ambos lados o en forma longitudinal a la zona a tratar. Y los equipos manuales, de aplicación directa sobre la región a tratar.

Según los últimos informes de investigaciones clínicas europeas, refieren que es mayor la efectividad de los CMPBF en aquellas terminales que están en contacto con la piel del paciente.

DOSIFICACION

Hasta ahora, la comunidad científica mundial no se ha puesto de acuerdo respecto de la dosificación de los CMPBF. Las propuestas mayoritariamente aceptadas indican que el máximo de potencia se encuentre alrededor de los 50 gauss de potencia y 50 herz de frecuencia.

En cuanto al tiempo de aplicación, para todos los tipos de generadores, éste oscila entre los 20 minutos como mínimo a 40 minutos máximo.

En los generadores manuales se recomienda utilizar en combinación de aplicaciones previas de onda corta axial. En este caso, la dosificación de onda corta axial será de 15 minutos, a intensidad baja (dosis I o II, según Sliephakque). Mientras que la dosificación de los CMPBF será de cinco minutos a frecuencia mínima.

En general, y siguiendo los alineamientos de todas las energías que se manejan en fisioterapia, se sugiere comenzar por las dosis mínimas en aquellos pacientes que presentan patologías agudas, y dosis mayores para las patologías crónicas.

PRECAUCIONES

Se recomienda controlar constantemente al utilizarlo en pacientes con implantación de marcapasos, mujeres embarazadas durante los tres primeros meses de gestación, en pacientes con diagnóstico de tumores malignos y en portadores de metales intraorgánicos.

CONTRAINDICACIONES

Aparte de su contraindicación en pacientes con patología micótica (actualmente en discusión), y en casos de TBC activa, prácticamente carece de contraindicaciones formales.

INDICACIONES

Si bien no es norma de esta cátedra mencionar indicaciones de los agentes electrofísicos, el caso muy especial de los CMPBF, por la juventud de esta energía de tratamiento, es que se va a mencionar especialmente su indicación en osteoporosis, su utilización ha demostrado ser uno de los tratamientos más exitosos, avalado por una vasta experiencia a nivel nacional e internacional. También es de elección en úlceras varicosas y por decúbito, y en el aumento de la circulación cerebral, demostrado por investigaciones llevadas a cabo por esta cátedra.

COMENTARIO

Siempre se dice que, cuando aparece una nueva forma de energía, ésta «cura» todas las enfermedades. A medida que su utilización se hace más extensa y hay mayor experiencia clínica, se va limitando su campo de acción hasta que queda confinado a lo que realmente le corresponde.

Hasta ahora, con los campos magnéticos pulsantes de baja frecuencia está ocurriendo un fenómeno inverso, cada vez se le encuentran nuevas aplicaciones o nuevos campos de acción.

Es muy probable que en un futuro no muy lejano los campos magnéticos de baja frecuencia lleguen a reemplazar en las indicaciones tradicionales a las ondas cortas, fundamentalmente por carecer casi por completo de contraindicaciones formales y por la ampliación de sus campos de acción.


BIBLIOGRAFÍA

01. Dudchenki MA, Veseskii ISh, Shtompel V. The effect of combined treatment with us of magnetotherapy on the systemic hemodynamics of patients with ischemic disease and spinal osteochondrosis. Vrach-Delo 1992. p. 40-3.

02. Kirilov IuB, Shvab PG, Latushkin AV, Baranov VM, Sigaev AA, Zueva GV. Magnetotherapy in oblitrating vascular diseases of the lower extremities. Vopr-Kurortol-Fizioter-Lech-Kult 1992;3:14-7.

03. Hillman L, Burns MT, Chandler A, Tai YM. The management of craniofacial pain relief unit. 43 Anesth-Pain-Control-Dent 1992;1(2):85-9.

04. Smith Agreda V, Ferres TE, Montesinos CGM, Martínez SF. Magnetoterapia Departamento de Ciencias Morfológicas. Fac. de Medicina. U. de Valencia.

05. Becker RO, Selden G. The Body Electric. Electromagnetism and Foundation of Life. USA; 1985.

06. Sodi-Pallares D. Magnetoterapia y tratamiento metabólico. México; 1994.

07. Bistolfi F. Campi magnetici in medicina. Italia: Torino; 1983.

08. Valencio, Daniel A. El magnetismo de las rocas. Argentina: Buenos Aires, Eudeba; 1980.

09. Zibecchi, Carlos N. Manual de terapéutica electrofísica aplicada. Argentina: Buenos Aires: Ed Centro Editor Argentino; 1995.

10. Zibecchi, Carlos N. Campos magnéticos de baja frecuencia, su aplicación en cráneo y su repercusión circulatoria cerebral. España: Santander. VIII Congreso Nacional de Fisioterapia; 1994.