x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Scopus, ISOC, IME, IBECS, Latindex, Psicondoc, EMBASE/Excerpta Medica, PSYCINFO, REDINED

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.rlfa.2011.12.002

Resultados de terapia de lenguaje con niños del espectro autista

Language therapy results with children of the autism spectrum

Fernanda Dreux Miranda Fernandes a, , Cibelle Albuquerque De La Higuera Amato a, Daniela Regina Molini-Avejonas a

a Departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional y Logopedia, Foniatría y Audiología, Facultad de Medicina, Universidad de São Paulo, São Paulo, Brasil

Artículo Relacionado

Resultados de terapia de lenguaje con niños del espectro autista

Language therapy results with children of the autism spectrum

Fernanda Dreux Miranda Fernandes, Cibelle Albuquerque De La Higuera Amato, Daniela Regina Molini-Avejonas
Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología. 2012;32:2-6.

Palabras Clave

Autismo. Comunicaci¨®n. Logopedia. Terapia de lenguaje.

Keywords

Autism. Communication. Language therapy. Speech-language pathology.

Resumen

Los trastornos de comunicación en niños del espectro autista posiblemente persistirán a lo largo de sus vidas, especialmente si no reciben atención especializada en comunicación y lenguaje. El objetivo principal de esta investigación consiste en identificar modificaciones en el perfil funcional de comunicación (iniciativa, interacción, funciones y medios) y en el desempeño sociocognitivo (intención comunicativa vocal y gestual, imitación vocal y gestual, uso de instrumentos y de juego combinatorio y simbólico) después de 6meses de terapia de lenguaje. La muestra estuvo compuesta por 50niños y adolescentes (edad media 9,3años) con un diagnóstico dentro del espectro autista realizado por un psiquiatra infantil; todos los participantes estaban incluidos en un programa especializado de terapia de lenguaje de la Universidad de São Paulo (Brasil). Además, la totalidad de los sujetos fueron filmados en 2 ocasiones, con un intervalo de 6meses entre cada registro, y después de 6meses del comienzo de la terapia de lenguaje. Los datos fueron analizados estadísticamente con tests no paramétricos y nivel de significación del 0,5%. Los resultados mostraron que todos los participantes presentaron alguna mejoría, y que el 96% de ellos lo hicieron en el perfil funcional de comunicación. Ello sugiere que es posible identificar indicios objetivos de mejoría tras un periodo relativamente corto de terapia de lenguaje en personas con trastornos del espectro autista. La información objetiva sobre resultados terapéuticos puede favorecer una mejor integración de procedimientos terapéuticos y aumentar así las posibilidades de alcanzar mejorías más profundas.

Artículo

Introducción

Los puntos de vista pragmáticos han aportado elementos para el análisis de los aspectos funcionales de la comunicación y su relación con otros aspectos del desarrollo de los niños dentro del espectro autista durante algunas décadas (Bates, 1976, Bates, 1979, Eigsti et al., 2007, Halliday, 1978, Ingersoll y Schreibman, 2006, Keen et al., 2007, Prizant, 1996, Rogers y Benetto, 2001, Rutter, 1983, Sutera et al., 2007, Tomasello et al., 1999, Wollner y Geller, 1982).

Varios autores sostienen que las dificultades lingüísticas y comunicativas de los niños con autismo probablemente persistirán a lo largo de sus vidas, especialmente si estos no reciben atención especializada (Grela y Mclaughlin, 2006, Koegel, 2000, Rogers et al., 2006, Rutherford et al., 2007, Seroussi, 2002, Sigafoos et al., 1994, Whalen et al., 2006).

Asimismo, la cuestión de la posibilidad de establecer la mejor estrategia terapéutica para los niños con autismo se ha comentado con frecuencia en las publicaciones especializadas (DiLalla y Rogers, 1994, Fernandes, 2000a, Fernandes, 2000b, Giddan et al., 1995, Kuschner et al., 2007, Partington y Sundberg, 1998, Wetherby et al., 2001).

Varios autores sugieren que parece prematuro suponer que haya solo una estrategia terapéutica más eficaz que las otras y afirman que no existe un modelo que resulte eficaz para todos los niños. Se propone que la intervención sea individualizada, en el sentido de identificar el nivel actual de desarrollo de cada niño y el perfil de puntos fuertes y débiles de cada uno de ellos (Gothem et al., 2007, Klin, 2002, Prelock, 2002, Prizant y Rubin, 1999, Rubin y Laurent, 2002). Esta idea respalda la aplicación de un programa de terapia de lenguaje diseñado individualmente pero enfocado a las habilidades comunicativas funcionales y al desempeño sociocognitivo (DSC) espontáneo.

El objetivo general de este estudio fue verificar si existen indicadores específicos de progreso a los que se deba prestar más atención a la hora de evaluar los resultados a corto plazo de la terapia de lenguaje con niños dentro del espectro autista. Los objetivos específicos son la identificación de los cambios observados en el perfil funcional de comunicación (PFC) y en el DSC de 50niños con diagnóstico psiquiátrico dentro del espectro autista, después de un periodo de 6meses de terapia de lenguaje, y la verificación de si existen índices de progreso similares para un número significativo de sujetos.

Material y métodos

La investigación fue analizada y aprobada por el Comité de Ética e Investigación de la institución, y los padres de todos los sujetos firmaron el documento de consentimiento aprobado antes del inicio del estudio.

Los sujetos fueron 50niños y adolescentes (edad media 9,3años) inscritos en programas de terapia del lenguaje en el Laboratorio de Investigación de Trastornos del Habla y el Lenguaje del Espectro Autista de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (Brasil). Su diagnóstico psiquiátrico se determinó según los criterios que propone el DSM-IV TR (APA, 1995). Durante la evaluación inicial también se utilizaron la lista de verificación del comportamiento autista (Autistic Behavior Checklist; (Krug et al., 1980)) y la escala de evaluación del autismo infantil (Childhood Autism Rating Scale, (Pereira et al., 2008, Schopler et al., 1988)) y todos los sujetos presentaron puntuaciones dentro del espectro autista.

Las enormes variaciones en los síntomas lingüísticos y conductuales que presentan los niños del espectro autista justifican una metodología en la que cada sujeto sea su propio control o referencia. Por consiguiente, las comparaciones se realizaron entre 2 momentos de la terapia del lenguaje, con cada sujeto.

Se filmó a cada uno de los sujetos durante una situación de juego que le es familiar con el logopeda, durante 30min, en 2 momentos diferentes (después de 6 y 12meses del inicio de la terapia).

La terapia de lenguaje consistió en sesiones semanales individuales durante las cuales el logopeda utilizó juguetes y actividades elegidas por el paciente para fomentar situaciones interactivas en las que se pueden mejorar las habilidades sociales y lingüísticas.

Las muestras filmadas se utilizaron para determinar el PFC y el DSC de cada sujeto en cada momento.

El análisis del PFC hace referencia al número de actos comunicativos expresados por minuto y las funciones comunicativas que expresan (petición de objeto, petición de acción, petición de rutina social, petición de consentimiento, petición de información, protesta, expresión de protesta, comentario, reconocimiento del otro, exhibición, exclamación, narración, juego conjunto, exploratoria, juego, no centrada, reactiva, performativa, denominativa y autorreguladora). Estas funciones comunicativas fueron divididas en más interpersonales y menos interpersonales según (Cardoso y Fernandes, 2007). El PFC también tiene en cuenta los medios comunicativos utilizados para expresar cada acto comunicativo: verbal (emisiones con más del 75% de la forma correcta), vocal (emisiones con menos del 75% de la forma correcta) y gestual (movimientos faciales y corporales).

La evaluación del DSC identifica el mejor desempeño observado en 7 áreas: intención comunicativa vocal, intención comunicativa gestual, uso de instrumentos, imitación vocal, imitación gestual, juego combinatorio y juego simbólico (Wetherby et al., 2001).

Los índices de mejora que se tuvieron en cuenta fueron:

  • - Aumento del número de actos comunicativos producidos por minuto.

  • - Aumento de la proporción de comunicación interpersonal.

  • - Aumento del número de funciones comunicativas.

  • - Aumento de la proporción de uso del medio comunicativo verbal.

  • - Aumento de la proporción de uso del medio comunicativo vocal en niños no verbales y disminución de la proporción de uso del medio comunicativo vocal en niños verbales.

  • - Disminución de la proporción de uso del medio comunicativo gestual.

  • - Aumento de cada una de las puntuaciones del DSC.

Para el análisis estadístico se utilizó la prueba t de Student emparejada y la prueba no paramétrica de Kruskal-Wallis con un nivel de significación del 0,5% (0,05).

Resultados

Todos los sujetos presentaron al menos un índice de mejora en como mínimo uno de los aspectos analizados, pero ninguno de ellos presentó progreso en todas las áreas observadas. La Figura 1 muestra que, aunque el 12% de los sujetos no presentaron progreso en al menos una área de DSC, todos ellos mejoraron su PFC.

Número de índices de mejora por número de sujetos.

Figura 1. Número de índices de mejora por número de sujetos.

El análisis estadístico, que se presenta en la Tabla 1, mostró variaciones positivas significativas (nivel de significación del 5%) en el uso de medios comunicativos verbales y vocales y en las áreas de DSC de intención comunicativa vocal y gestual, imitación gestual y vocal y juego combinatorio y simbólico.

Tabla 1. Comparación de los dos momentos: análisis estadístico

  Media Desviación estándar t de Student Valor p Kruskal-Wallis (p ajustado)
  Momento 1 Momento 2 Momento 1 Momento 2    
Actos comunicativos por minuto 3,71 3,78 2,07 1,35 0,821 0,503
Comunicación interpersonal 43,02 48,44 25,45 25,48 0,141 0,531
Número de funciones comunicativas 9,10 9,14 2,96 3,00 0,929 0,267
Uso de medio comunicativo verbal 19,04 22,12 25,86 26,67 0,051 0,010
Uso de medio comunicativo vocal 14,52 19,28 15,27 15,23 0,044 0,027
Uso de medio comunicativo gestual 74,34 73,45 58,63 22,35 0,133 0,141
Intención comunicativa gestual 3,56 4,06 1,31 1,28 0,014 0,026
Intención comunicativa vocal 3,86 4,58 1,80 1,67 0,003 0,002
Uso de instrumentos 1,64 1,78 1,29 1,34 0,558 0,389
Imitación gestual 2,08 2,16 1,45 1,39 0,723 0,009
Imitación vocal 1,64 1,90 1,27 1,34 0,108 0,001
Juego combinatorio 3,70 3,88 1,87 1,42 0,434 0,005
Juego simbólico 3,30 3,58 1,90 1,71 0,176 0,001

En negrita: p≤0,05.

Discusión

Sin lugar a dudas, los datos más relevantes se refieren al hecho de que fue posible identificar algunos índices de mejora en el perfil comunicativo del 96% de los sujetos después de un periodo tan corto de terapia de lenguaje. Esto subraya la importancia de la terapia de lenguaje para esta población, tal como indican (Sigafoos et al., 1994), (Koegel, 2000) y (Wetherby et al., 2001), y asimismo pone de relieve que es posible identificar resultados positivos a corto plazo incluso en los casos en que la terapia de lenguaje se inició de forma tardía, como en el caso de los adolescentes.

El hecho de que más del 50% de los sujetos tuvieran entre 8 y 12años puede asociarse al retraso en la determinación del diagnóstico y, por lo tanto, en la inclusión a la terapia, tal como menciona (Seroussi, 2002).

Muy pocos estudios presentan resultados de programas de terapia de lenguaje con niños del espectro autista. Los que informan de resultados positivos después de periodos de aproximadamente 12meses (DiLalla y Rogers, 1994, Fernandes, 2000a, Fernandes, 2000b, Giddan et al., 1995) describen enfoques terapéuticos similares a los utilizados en el Laboratorio de Investigación del Habla y el Lenguaje sobre los Trastornos Psiquiátricos Infantiles de la Universidad de São Paulo. El presente estudio demuestra que es posible identificar progresos después de un periodo de 6meses, lo cual significa que, si fuera necesario, el programa de intervención podría contar con un acompañamiento más estrecho o una revisión más a fondo.

Se pudo observar ausencia de comunicación verbal en el 36% de los sujetos de este estudio, lo que está en consonancia con la observación de (Klin, 2002) de que, aunque el número de niños autistas sin comunicación verbal es menor actualmente que hace 10años, sigue estando en torno al 30%. El hecho de que estos sujetos presentaran progreso sugiere que esta intervención debería iniciarse lo antes posible, pero también debe estar a disposición de los individuos que no tuvieron antes esta oportunidad.

La posibilidad de identificación de estas variables en un periodo de tiempo corto indica una de las ventajas del procedimiento de investigación utilizado en comparación con los otros (Bates, 1976, Bates, 1979, Halliday, 1978, Partington y Sundberg, 1998, Wollner y Geller, 1982).

Las correlaciones entre la evolución en el DSC y en el PFC parecen reflejar la asociación entre aspectos cognitivos concretos y el lenguaje, tal como proponen (Rutter, 1983), (Prizant, 1996), (Tomasello et al., 1999) y (Rogers y Benetto, 2001). Por lo tanto, la intervención en el lenguaje probablemente influirá también en la adaptación social del individuo.

El modelo utilizado, además de permitir un análisis individual profundo y detallado que pueda respaldar los procedimientos terapéuticos diseñados para cada paciente tal como sugería (Klin, 2002), hace posible identificar pequeñas variaciones tras intervalos de tiempo cortos. Este estrecho seguimiento de los programas terapéuticos resulta fundamental para que los procedimientos sean los adecuados y para comprender mejor cada caso clínico, ya que coincidimos en que no existe un modelo terapéutico que sea totalmente eficaz con todos los pacientes (Prelock, 2002, Prizant y Rubin, 1999, Wetherby et al., 2001).

Conclusión

La información objetiva sobre los resultados terapéuticos puede favorecer una mejor integración de todo el contexto en el que el niño se encuentra inmerso. Para el logopeda, el seguimiento sistemático y objetivo de los programas terapéuticos hace posible la identificación de los problemas en el programa y permite su mejora.


☆ Full English text available from: www.elsevier.es/logopedia .

Recibido 7 Octubre 2010
Aceptado 22 Julio 2011

Autor para correspondencia. fernandadreux@usp.br

Bibliografía

American, Psychiatric, Association., 1995. Manual de diagnóstico e estatística de transtornos mentais — DSM-IV.
Bates, E., 1976. Language and context: the acquisition of pragmatics.
Bates, E., On the evolution and development of symbols. pp. 7-93.
Cardoso, C., Fernandes, F.D.M., Communication process in autistic spectrum children — behavior in different communicative situations. pp. 115-121.
DiLala, D.L., Rogers, S.J., 1994. Domains of the childhood autism rating scale: relevance for diagnosis and treatment. Journal of Autism and Developmental Disorders 24,2-13.
Eigsti, I.M., Bennetto, L., Dadlani, M.B., 2007. Beyond pragmatics: morphosyntactic development in autism. Journal of Autism and Developmental Disorders 37,1007-1023.
Medline
Fernandes, F.D.M., 2000. Sistematização de dados referentes à atuação fonoaudiológica em hospital-dia infantil — o perfil comunicativo como indicador do desempenho. Pró-Fono Revista de Atualização Científica 12,1-9.
Fernandes, F.D.M., 2000. Sistematização de dados referentes à atuação fonoaudiológica em hospital-dia infantil — o desempenho sócio-cognitivo. Pró-Fono Revista de Atualização Científica 12,10-16.
Giddan, J.J., Wahl, J., Brogan, M., 1995. Importance of communication training for psychiatric and residents and mental health trainees. Child Psychiatry and Human Development 26,128-135.
Gothem, K., Risi, S., Pickles, A., Lord, C., 2007. The autism diagnostic observation schedule: revised algorithms for improved diagnostic validity. Journal of Autism and Developmental Disorders 37,613-627.
Medline
Grela, B.G., Mclaughlin, K.S., 2006. Focused stimulation for a child with autism spectrum disorder: a treatment study. Journal of Autism and Developmental Disorders 36,753-756.
Medline
Halliday, M.A.K., 1978. Language as Social Semiotic — the social interpretation of language and meaning.
Ingersoll, B., Schreibman, L., 2006. Teaching reciprocal imitation skills to young children with autism using a naturalistic behavioral approach: effects on language, pretend play and joint attention. Journal of Autism and Developmental Disorders 36,487-505.
Medline
Keen, D., Rodger, S., Doussin, K., Waite, M.B., 2007. A pilot study of the effects of a social-pragmatic intervention on the communication and symbolic play of children with autism. Autism 11,63-71.
Medline
Klin, A., 2002. Clinical features, assessment, treatment and research on Asperger syndrome.
Koegel, L.K., 2000. Interventions to facilitate communication in autism. Journal of Autism and Developmental Disorders 30,383-391.
Medline
Krug, D.A., Arick, J., Almond, P., 1980. Behavior checklist for identifying severely handicapped individual with high levels of autistic behaviour. Journal of Child Psychology and Psychiatry 21,221-229.
Medline
Kuschner, E.S., Bennetto, L., Yost, K., 2007. Patterns of nonverbal cognitive functioning in young children with autism spectrum disorders. Journal of Autism and Developmental Disorders 37,795-807.
Medline
Partington, J.W., Sundberg, M.L., 1998. The Assessment of Basic Language and Learning Skills (ABLLS).
Pereira, A., Riesgo, R.S., Wagner, M.B., 2008. Autismo infantil : tradução e validação da Childhood Autism Rating Scale para uso no Brasil. Jornal de Pediatria 84,487-494.
Medline
Prelock, P., 2002. Interdisciplinary Assessment Model and Language- Based Curriculum for ASD.
Prizant, B., 1996. Brief report: communication, language, social and emotional development. Journal of Autism and Developmental Disorders 6,173-179.
Prizant, P., Rubin, E., 1999. Contemporary issues in interventions for autism spectrum disorders: a commentary. Journal of the Association of Persons with Severe Handicaps 24,199-208.
Rogers, S.J., Benetto, L., Intersubjectivity in autism — the roles of imitation and executive function. pp. 79-107.
Rogers, S.J., Hayedn, D., Hepburn, S., Charlifue-Smith, R., Hall, T., Hayes, A., 2006. Teaching young nonverbal children with autism useful speech: a pilot study of the Denver Model and PROMPT Interventions. Journal of Autism and Developmental Disorders 36,1007-1024.
Medline
Rubin, E., Laurent, A., 2002. The SCERTS model: a transactional-developmental intervention model for autism spectrum disorders.
Rutherford, M.D., Young, G.S., Hepburn, S., Rogers, S.J., 2007. A longitudinal study of pretend play in autism. Journal of Autism and Developmental Disorders 37,1024-1039.
Medline
Rutter, M., 1983. Cognitive deficits in the pathogenesis of autism. Journal of Child Psychology and Psychiatry 24,513-531.
Medline
Schopler, E., Reichler, R., Renner, B.R., 1988. The Childhood Autism Rating Schale (CARS).
Seroussi, K., 2002. Autism and pervasive developmental disorder.
Sigafoos, J., Roberts, P., Kerr, M., Couzens, D., Baglioni, G., 1994. Opportunities for communication in classrooms serving children with developmental disabilities. Journal of Autism and Developmental Disorders 24,423-431.
Sutera, A., Pandely, J., Esser, E.L., Rosenthal, M.A., Wilson, L.B., Barton, M., , et-al., 2007. Predictors of optimal outcome in toddlers diagnosed with autism spectrum disorders. Journal of Autism and Developmental Disorders 37,98-107.
Medline
Tomasello, M., Striano, T., Rochat, P., 1999. Do young children use objects as symbols?. British Journal of Developmental Psychology 17,563-584.
Wetherby, A., Prizant, B., Schuler, A.L., Understanding the nature of communication and language impairment. pp. 109-141.
Whalen, C., Schreibman, L., Ingersoll, B., 2006. The collateral effects of joint attention training on social initiations, positive affect, imitation and spontaneous speech for young children with autism. Journal of Autism and Developmental Disorders 36,655-664.
Medline
Wollner, S., Geller, E., Methods of assessing pragmatic abilities. pp. 135-159.