x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en
doi: 10.1016/S1138-3593(05)72944-0

El uso del cuestionario de Roland-Morris en los pacientes con lumbalgia asistidos en Atención Primaria

Use of Roland-Morris questionnaire in patients with low back pain seen in Primary Health Care

FM Kovacs a

a Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda.

Artículo

ANTECEDENTES
El cuestionario (o escala) de Roland-Morris sirve para determinar de manera fiable el grado de incapacidad física derivado de la lumbalgia inespecífica. A este respecto, la“incapacidad física” se define como la limitación en la realización de las actividades cotidianas.

Además de para hacer el seguimiento de la evolución de los pacientes, esa determinación es útil para identificar aquellos casos en los que el grado de incapacidad es exageradamente alto o persistente. En esos pacientes suelen existir factores psicosociales que conllevan una limitación mayor que la que justifica el dolor y aumentan el riesgo de cronificación1-7, por lo que conviene desdramatizar la situación dándoles información verbal o folletos contrastadamenteútiles para ese fin8. Sólo tiene sentido plantear la derivación a tratamiento psicológico, si está disponible, de aquellos casos en los que esos factores son múltiples y tienen un efecto intenso9.

Es importante señalar que la escala de Roland-Morris no sirve para medir la intensidad del dolor, ni siquiera de manera indirecta, puesto que dolor e incapacidad no se correlacionan bien; hay pacientes con lumbalgia muy intensa y poca incapacidad, y viceversa1-6.

La versión española del cuestionario (fig. 1) ha sido adaptada transculturalmente y validada en nuestro ámbito, demostrando ser comprensible, válida y fiable10. El estudio correspondiente fue realizado por un amplio equipo multidisciplinario en el que participaron numerosos médicos de Atención Primaria, y sus resultados corroboraron que es viable usarlo en condiciones asistenciales rutinarias.

Su corrección requiere al médico menos de 30 segundos, y el paciente lo cumplimenta solo, pudiéndolo hacer mientras espera y sin restar tiempo de consulta10.
En ese estudio no participó la industria sino que fue financiado por una Fundación sin ánimo de lucro ni actividad comercial10, que siendo la propietaria del copyright del cuestionario, cede gratuitamente su uso clínico a los médicos del Sistema Nacional de Salud.

El objetivo de esta publicación es resumir las condiciones de uso y poner el cuestionario a disposición de los médicos que quieran usarlo con sus pacientes.


CONDICIONES DE USO DEL CUESTIONARIO DE ROLAND-MORRIS


El cuestionario se tiene que usar en pacientes con lumbalgia que sepan leer, aunque lo hagan con dificultad o no tengan estudios, y está diseñado para ser usado especialmente en Atención Primaria.

Debe contestarlo directamente el paciente, preferiblemente solo, es decir, sin influencias de terceros ni necesidad de ayuda del personal sanitario o auxiliar. Para responderlo, simplemente tiene que señalar las frases que se aplican a su caso concreto en el momento en el que está respondiendo. Es importante que el paciente señale exclusivamente las frases que describen su situación en el momento en el que cumplimenta el cuestionario, y no las referidas a la situación en la que ha estado en el pasado o cree puede estar en el futuro.

Para determinar el grado de incapacidad, basta contar el número de frases señaladas por el paciente. Ése es el resultado. Los valores extremos oscilan entre 0 (ausencia de incapacidad por lumbalgia) y 24 (máxima incapacidad posible).

Una incapacidad por debajo de 4 puntos es muy leve. Una variación en la puntuación sólo tiene relevancia clínica si es de 2 ó más puntos11, aunque el dintel óptimo está entre 3 y 412,13. El uso clínico del cuestionario es libre y gratuito, y la entidad propietaria del copyright autoriza que sea fotocopiado, para fines clínicos y en el ámbito clínico del Sistema Nacional de Salud, tantas veces como sea preciso. Si el cuestionario se emplea en un contexto no puramente
clínico (por ejemplo, en un proyecto de investigación) sólo se tiene que indicar que el copyright pertenece a la Fundación Kovacs y citar su referencia bibliográfica, tal y como se muestra en el propio cuestionario.

Las dudas o comentarios referidos a su uso pueden dirigirse a la Secretaría de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (www.kovacs.org/
REIDE.asp).

Bibliografía

1.Kovacs FM, Abraira V, Zamora J, et al. Correlation between pain, disability and quality of life in patients with common low back pain. Spine. 2004;29:206-10.
Medline
2.Grönbald M, Jupli M, Wenestrand P, et al. Intercorrelation and testretest reliability of the pain disability index (PDI) and the Oswestry disability questionnaire (ODQ) and their correlation with pain intensity in low back pain patients. Clin J Pain. 1993;9:189-95.
Medline
3.Deyo RA, Centor RM. Assessing the responsiveness of functional scales to clinical change: an analogy to diagnostic test performance. J Chronic Dis. 1986;11:897-906.
4.Deyo RA. Comparative validity of the sickness impact profile and shorter scales for functional assessment in low back pain. Spine. 1986;11:951-4.
Medline
5.Rainville J, Ahem DK, Phalen I, et al. The association of pain with physical activities in chronic low back pain. Spine. 1992;17:1060-4.
Medline
6.Stratford PW, Bonkley J, Solomon P, et al. Assessing valid change over time in patients with low back pain. Phys Ther. 1994;74:528-33.
Medline
7.Waddell G, Newton M, Henderson I, et al. A fear-avoidance beliefs questionnaire (FABQ) and the role of fear-avoidance beliefs in chronic low back pain and disability. Pain. 1993;52:157-68.
Medline
8.Burton AK, Waddell G, Tillotson M, Summerton N. Information and advice to patients with back pain can have a positive effect. A randomized controlled clinical trial of a novel educational booklet in primary care. Spine. 1999;24:2484-91.
Medline
9.Van Tulder MW, Ostelo RW, Vlaeyen JW, Linton SJ, Morley SJ, Assendelft WJ. Behavioural treatment for chronic low back pain (Cochrane Review). En: The Cochrane Library. Issue 3. Chichester, UK; John Wiley & Sons, Ltd; 2004.
10.Kovacs FM, Llobera J, Gil del Real MT, et al. Validation of the Spanish version of the Roland-Morris questionnaire. Spine. 2002;27: 538-42.
Medline
11.Bombardier C, Hayden J, Beaton DE. Minimal clinically important difference in low back pain outcome measures. J Rheumatol. 2001;28:431-8.
Medline
12.Ostelo RW, de Vet HC, Knol DL, van den Brandt PA. 24-item Roland-Morris Disability Questionnaire was preferred of six functional status questionnaires for post-lumbar disc surgery. J Clin Epidemiol. 2004;57:268-76.
Medline
13.Stratford P, Binkley J, Solomon P, Finch E, Gill C, Moreland J. Defining the Minimum Level of Detectable Change for the Roland and Morris Questionnaire. Physical Therapy. 1996;76(4):359-65.
Medline