x

¿Aún no esta registrado?

Crea tu cuenta. Registrate en Elsevier y obtendrás:

Registrarme ahora
España | Cambiar
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Latindex, IBECS, IME, SCOPUS y MEDES

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.semerg.2010.12.006

Eritema indurado de Bazin: a propósito de un caso

Erythema induratum of Bazin: presentation of a case

A. Peña Irún a, , G. Santiago Ruiz a, A. González Santamaría b

a Medicina Interna, Hospital Comarcal Sierrallana, Torrelavega, Santander, España
b Medicina Familiar y Comunitaria, Servicio Cántabro de Salud, Santander, España

Palabras Clave

Paniculitis. Eritema indurado de Bazin. Tuberculosis.

Keywords

Panniculitis. Erythema induratum of Bazin. Tuberculosis.

Resumen

Consideramos el eritema indurado de Bazin como un tipo de paniculitis. Dentro de este concepto se incluyen diversas enfermedades inflamatorias del tejido adiposo con origen etiopatogénico diferente. El estudio histopatológico nos aportará información sobre el tipo de infiltrado, que junto a la anamnesis y otras pruebas complementarias nos llevará al diagnóstico.

Artículo

El eritema indurado de Bazin es una paniculitis, es decir, un proceso inflamatorio de la grasa subcutánea, de distribución lobulillar, que está causado por afectación de los vasos profundos del panículo.

Se presenta en forma de nódulos o placas bilaterales, de curso crónico y recurrente, localizados en la cara posterior y lateral de las piernas, con clara tendencia a la ulceración.

Se considera una lesión relacionada con el bacilo de la tuberculosis y es necesario su diagnóstico para realizar un tratamiento con fármacos tuberculostáticos.

Caso clínico

Presentamos el caso de una mujer de 73 años con antecedentes de síndrome depresivo e insuficiencia mitral severa por prolapso de válvula mitral. Estaba en tratamiento con venlafaxina, lormetazepam y un diurético. Acude a la consulta por un cuadro de 2 años de evolución de lesiones en las piernas en forma de nódulos y placas recidivantes de color rojo-violáceo y no dolorosas (Figura 1). En ningún momento presentaba síndrome general, fiebre u otros síntomas.

Nódulos y placas recidivantes de color rojo-violáceo y no dolorosos.

Figura 1. Nódulos y placas recidivantes de color rojo-violáceo y no dolorosos.

Con la sospecha inicial de eritema indurado, debido al aspecto de las lesiones y su evolución clínica, se solicitaron una serie de pruebas complementarias, entre las que se encontraban Mantoux de 25mm, velocidad de sedimentación globular (VSG) de 13, función renal y transaminasas normales, elemental y sedimento de orina normal, anticuerpos antinucleares (ANA) negativos y 2 pruebas de imagen (radiografía de tórax y ecografía de abdomen) sin hallazgos.

El diagnóstico lo confirmó la biopsia de uno de los nódulos, en la que se halló una paniculitis de predominio lobulillar que indicaba eritema indurado de Bazin.

Se inició tratamiento con isoniacida, rifampicina y pirazinamida durante 2 meses, dejando isoniacida y rifampicina hasta completar 6 meses. El tratamiento fue bien tolerado y las lesiones fueron desapareciendo progresivamente hasta la resolución, quedando únicamente zonas de atrofia e hiperpigmentación residual.

Comentario

Esta lesión fue descrita por primera vez por Bazin en 1861 y años más tarde se asoció al bacilo de la tuberculosis, no como una infección verdadera sino como una tubercúlide, que consiste en una reacción de hipersensibilidad a Mycobacterium tuberculosis (M. tuberculosis) diseminado o a alguno de sus antígenos1.

El fenómeno principal consiste en una vasculitis de vasos de pequeño y mediano calibre localizados en el panículo adiposo, siendo la paniculitis un efecto colateral isquémico con componente necroinflamatorio.

Como norma general, el cultivo del bacilo de Koch (BK) en la lesión será negativo. En los casos en que fuera positivo, no actuaría como patógeno directo sino como antígeno.

Se recomienda investigar la presencia de enfermedad subclínica asociada, ya que aunque no es frecuente se han visto casos de tuberculosis activa relacionada con el eritema indurado. Por lo tanto, es imprescindible hacer una buena historia clínica y examen físico así como una radiografía de tórax que nos ayudará a la detección de enfermedad tuberculosa. Debemos realizar una biopsia de la lesión con reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para M. tuberculosis y una prueba de Mantoux, para demostrar paniculitis lobulillar asociada a tuberculosis. También se tiene que solicitar una analítica general con hemograma, VSG, función hepática y podría ser útil añadir alfa 1 antitripsina, ANA y ecografía abdominal que nos ayudará en el diagnóstico diferencial con otras paniculitis (Tabla 1)2.

Tabla 1. Diagnóstico diferencial de paniculitis.

Septal Lobulillar
Con vasculitis Sin vasculitis Con vasculitis Sin vasculitis
Panarteritis nudosa Eritema nudoso Eritema indurado de Bazin Paniculitis lobulillar idiopática Por causas físicas Enfermedades sistémicas: Lupus Infecciones Histiocítico-citofágica Linfomas Paniculitis pancreática Déficit alfa 1 antitripsina

El diagnóstico3 definitivo viene dado por:

  • • Características clínicas e histopatológicas compatibles.

  • • Confirmación de la asociación con M. tuberculosis por Mantoux fuertemente positivo o detección por PCR. Si no se demuestra la asociación, entonces recibiría el nombre de vasculitis nodular.

  • • Buena respuesta a terapia antituberculosa. Lo confirmaría a posteriori.

El tratamiento debe ser a base de fármacos tuberculostáticos. Al tener baja carga de bacilos, si las resistencias4 primarias a fármacos de primera línea son bajas, podrían ser adecuadas pautas de isoniacida y rifampicina. El tratamiento en monoterapia con isoniacida, aunque eficaz en muchos casos, no se recomienda por el riesgo de desarrollo de resistencias. Sin embargo, el tratamiento de elección es la triple terapia antituberculosa (isoniacida, rifampicina y pirazinamida) en la pauta clásica de estos 3 fármacos durante 2 meses seguido de isoniacida y rifampicina 4 meses más. Esto resuelve las lesiones y evita las recaídas5.

Recibido 19 Septiembre 2010
Aceptado 27 Diciembre 2010

Autor para correspondencia. alvaro.pena@scsalud.es

Bibliografía

1.Mascaró JM, Baselga E. Erythema induratum of Bazin. Dermatol Clin. 2008; 26:439-45.
2.Miranda Filloy JA, Vázquez Rodríguez TR, García Porrúa C. Paniculitis. Concepto. Clasificación. Manifestaciones clínicas y diagnóstico. Medicine. 2009; 10:2199-204.
3.Victoria Sharon MD, Heidi Goodarzi MD. Erythema induratum of Bazin. Dermatol Online J. 2010;16:1.
4.García Rodríguez JF, Mariño Callejo A, Lorenzo García MV, Rodríguez Mayo M, Domínguez Domínguez D, Sesma Sánchez B, et al. Resistencias Mycobacterium tuberculosis en el Ferrol. Factores asociados. Med Clin (Barc). 1999; 113:572-4.
5.García Rodríguez JF, Monteagudo Sánchez B, Mariño Callejo A. Tuberculosis cutánea: estudio descriptivo de 15 años. Enf Infecc Microbiol Clín. 2008; 26:205-11.